Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1246 al 1265 
AsuntoAutor
267/03 - Master at Humboldt
268/03 - Publicaci Humboldt
270/03 - Postgrado Humboldt
271/03 - Trama Geo Humboldt
272/03 - GEÓGRAFOS Humboldt
269/03 - Acción, n Humboldt
273/03 - Situación Humboldt
Re: NoticiasdelCeH marta ko
274/03 - Artículos Humboldt
280/03 - Ecos de l Humboldt
279 - Líneas de In Humboldt
278/03 - Manejo de Humboldt
277/03 - Semblanza Humboldt
276/03 - Revista G Humboldt
275/03 - Calidad d Humboldt
281/03 - Las Dos G Humboldt
287/03 - Paz en la Humboldt
288/03 - Proyecto Humboldt
GUERRA CONTRA IRAK Norma An
286/03 - A Invasao Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1440     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 281/03 - Las Dos Guerras de Bush
Fecha:Sabado, 5 de Abril, 2003  23:33:09 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 281/03
A la venta 

 
Por: Bob Herbert (The New York Times) (Fecha publicación:05/04/2003)
El 25 de marzo, el presidente George W. Bush pidió al Congreso la primera cuota de los cientos de miles de millones de dólares que necesita para financiar la guerra en Irak y sus secuelas.

Traducido por Zoraida J. Valcárcel


Entretanto, a poca distancia de la Casa Blanca, los profesores y alumnos de una escuela secundaria cumplían a duras penas su rutina cotidiana en un edificio ya centenario, sin cafetería, ni gimnasio, ni armarios individuales, ni siquiera una conexión eléctrica plenamente confiable. Semanas antes, habían caído varios ladrillos de la fachada.

Mientras persistimos en nuestro implacable bombardeo de Bagdad -preludio necesario para su salvación, según nos dicen los militares-, es justo preguntarnos cuándo empezará aquí, en nuestro país, la reconstrucción de escuelas públicas y otras instituciones esenciales. (No se pasmen, pero el dinero para esas cosas se ha evaporado por completo).

En favor de los más ricos

'Cuando llueve, el agua entra en algunas aulas', afirma la directora Sheila Mills Harris. La School Without Walls ('Escuela Sin Muros') es un establecimiento secundario riguroso que suele ocupar el primero o segundo lugar en los rankings del Distrito de Columbia, ha obtenido varios premios nacionales y ha sido visitado por Laura Bush.

Pero seamos francos: los laureles académicos y una visita de la primera dama nada importan en estos tiempos en que las inquietudes sociales tales como el apoyo a la enseñanza pública y el sistema de salud, y la necesidad de asistir a los pobres, los hambrientos y los desocupados, han sido arrinconadas en la conciencia popular. Esos temas cruciales para nuestro concepto de nosotros mismos como un pueblo justo y humanitario han sido devaluados y relegados a una vía muerta por un gobierno comprometido en una guerra desatinada que arruina el presupuesto, y un desfile devastador de recortes presupuestarios en favor de los más ricos.

Fijamos la atención en Irak, lugar de muerte y destrucción, y en la amenaza constante que soportan los nuestros en la zona de guerra, y apenas si reparamos en los otros problemas gravísimos que afronta el país. A fines de 2002, nos enteramos de que había aumentado el porcentaje de norteamericanos pobres y habían caído los ingresos de las familias de clase media.

Sabemos que la desocupación, en especial la prolongada, es un problema muy serio. Y ya sabíamos que nuestros estados encaran su peor crisis presupuestaria desde la Gran Depresión, circunstancia que, entre otras cosas, ha determinado recortes drásticos en la ayuda para la educación. A su vez, estas podas agobian los presupuestos de los distritos escolares en el área de la enseñanza pública.

El presupuesto social

Estos asuntos ni siquiera se discuten en forma adecuada. El gobierno de Bush toca a rebato para la guerra y trompetea clamando por reducciones tributarias, y el Congreso, sin pensarlo dos veces, lleva adelante los inevitables recortes en los programas internos. La propaganda de guerra y el miedo a parecer antipatrióticos silencian, de hecho, a los que los censuran.

Distraída así la atención del pueblo, el gobierno y sus aliados del Congreso han presentado una serie de propuestas destinadas a debilitar los programas de asistencia a los norteamericanos necesitados.

En su presupuesto de febrero, Bush sugirió un plan que dificultaría aún más a las familias de bajos recursos la obtención de bonificaciones impositivas, ayuda a comedores escolares y otros beneficios estatales. En marzo, según informó Robert Pear en The New York Times , el gobierno propuso cambios en el programa Medicare. De aprobarse, les costará mucho más a los ancianos, muchos de ellos de salud frágil, apelar la denegación de beneficios tales como la atención médica domiciliaria y la de enfermeras especializadas.

Aterra ver hasta qué extremos estas reducciones apuntan a los norteamericanos más vulnerables. Se han propuesto recortes de miles de millones de dólares en los programas de estampillas de distribución de alimentos, nutrición infantil y atención médica para los pobres. En conjunto, son las mayores podas que se hayan postulado en nuestra historia. Hasta han puesto sobre el tapete los programas para veteranos, ¡en medio de una guerra!

En realidad, el gobierno está librando dos guerras: una contra Irak y otra contra la idea misma de un gobierno federal sensible y humano. Algún día, que esperamos sea cercano, la guerra contra Irak terminará. Entonces, los norteamericanos podremos mirar a nuestro alrededor y advertiremos, azorados, en qué aprieto nos hemos metido. Contemplaremos los enormes costos de la ocupación de Irak, en la posguerra, y nuestro disloque socioeconómico interno. Y observaremos el estado desastroso del presupuesto federal. Estaremos en bancarrota y nos preguntaremos, una y otra vez: '¿Qué hemos hecho?'.


Fuente: ARGENPRESS.info, del 5 de abril de 2003.