Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12360 al 12379 
AsuntoAutor
201/11 - Brasil - Noticias
202/11 - Pasajeros Noticias
203/11 - VIAJANDO: Noticias
204/11 - La OTAN, Noticias
205/11 - Pasajeros Noticias
206/11 - VIAJANDO: Noticias
207/11 - SISMOS DE Noticias
208/11- Largest an Noticias
209/11 - Magnitude Noticias
210/11 - Historic Noticias
211/11 - Terremoto Noticias
212/11 - Pasajeros Noticias
213/11 - RÉPLICAS Noticias
214/11 - Dicen que Noticias
215/11 - VIAJANDO: Noticias
216/11 - Los terre Noticias
217/11 - Un mundo Noticias
218/11 - Pasajeros Noticias
219/11 - Los estad Noticias
220/11 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12643     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 217/11 - Un mundo “desbocado”: los síntomas
Fecha:Sabado, 12 de Marzo, 2011  23:22:46 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 217/11

 

Un mundo “desbocado”: los síntomas

 

                                                                           Alfredo César Dachary

 

Leer un periódico en papel, en la red o ver un noticiero en la televisión o al escuchar noticias en el celular, nos encontramos que el común denominador de estas noticias son en su gran mayoría diferentes tipos de conflictos políticos económicos o sociales; no son generadoras de esperanzas y, por oposición, nos han creado un estado de temores e incertidumbres, que hacen del futuro en vez de un reto un gran interrogante con muchos temores.

El movimiento revolucionario de los pueblos de los países árabes del norte de África parece una noticia fuera de contexto, es más, ya nos habían vacunado con la indiferencia y no pensábamos en ver pueblos en lucha por su libertad, algo que hasta hace poco era impensable en un mundo bajo el control hegemónico de la mayor potencia militar y tecnológica de la historia. Hace dos décadas presenciamos a través de la información mundial en tiempo real algo similar en un escenario que podría ser una muestra de lo que es la caída de un imperio.  

Este hecho histórico es un acontecimiento excepcional  y  si estuviera solo en medio de un mar de malas noticias lo sería más, pero por una gran “coincidencia” está enmarcada en muchas otras noticias que sumadas nos están queriendo decir algo sobre el mundo en que vivimos, nos están alertando que algo está cambiando y que el precio de ese cambio será muy grande.

 El gran gendarme ya no tiene la fuerza de antes, la fuerza de la verdad se perdió en la mentira de las falsas armas de Irak, del peligro de Afganistán y otras guerras injustas a que los pueblos han sido sometidos; la fuerza moral la destrozaron las fotos de las cárceles de Irak y Guantánamo, donde los derechos humanos son basura y la termina de cerrar la verdad que saca Wikiliki. Pero el problema de fondo es la profunda crisis que se vive al interior del país más endeudado del planeta, el que emite moneda sin respaldo y está forzando a una crisis total.

 La hegemonía absoluta ha comenzado a declinar y, con ello, gran parte de un sistema basado en un mundo escandalosamente asimétrico. En el mes de febrero del 2011, China pasó a ser la segunda potencia mundial económica superando el PIB de Japón, algo inaceptable para la economía norteamericana que difícilmente, puede sostenerse en medio de una crisis estructural del sistema capitalista mundial, que implica su caída sin un cambio profundo y cuyos síntomas son cada vez más fuertes y, por ende, evidentes.   

Nos preguntamos con frecuencia, a veces abusando de la historia, por qué si esta época de comienzos de un nuevo siglo XXI se parece mucho al comienzo del siglo XX, donde también se dieron grandes cambios en la sociedad aunque quedaron muchos pendientes que se unieron en la primera gran guerra mundial, nos está planteando un escenario similar.

No tenemos una visión del pasado esperanzador como la planteó Julio Verne a fines del siglo XIX, pero creíamos que el gran desarrollo tecnológico iba a garantizar un largo período de prosperidad, pero de golpe apareció la crisis y nuevamente el fantasma del hambre vuela sobre un precio cada vez más elevado de los granos. Pero no ha sido una cuestión de creencias, sino de óptica, siempre hemos vivido en nuestra dimensión, no pasamos a ver las otras dimensiones del mundo, la mayoritaria, la de la pobreza, por ello nos sorprendemos, al final nuestra desvergüenza se transforma en una trampa, y el aparente “olvido” en miedo, lo que está mal se descubre cuando nos alcanza.

La migración, como las marcas, han unificado al mundo y las redes han unido a muchos pero a la vez separan a todos para encerrarlos en su individualismo, a disfrutar la medida que cada quien tiene en el mundo del consumo, estamos unidos en red en vez de estar en sociedad, donde la tecnología pretende, aún sin éxito, en transformarse en un referente similar a los grandes discursos del pasado, algo imposible porque al final es pura ideología.

Los grandes problemas ambientales se plantean superar con tecnología, pero ocurre lo mismo que cuando se dio la gran revolución en la producción agrícola de mitad del siglo pasado, los costos fueron muy elevados desde la contaminación con pesticidas al agotamientos de los acuíferos; hoy la tecnología pretende agotar la mente humana al reducir nuestro nivel de razonamiento como lo afirma Nicholas Carr en el espléndido libro “¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? Superficiales”.

El narcotráfico es hoy el signo más conocido de algo muy profundo, la economía criminal, cuyas principales fuentes de ingreso son la trata de personas y armas, la falsificación de todo, las drogas, la extorsión y el mundo criminal en toda su extensión.

No nos confundamos, no tiene nada que ver con la era de Al Capone, o más modernamente de otras mafias, ésta es la economía criminal del mundo global, cuyo principal aliado es el sistema capitalista mundial, que le da cabida en el mundo financiero en la parte más obscura pero legal del mismo: los paraísos fiscales, sin ello estas mafias no tendrían el poder mundial que hoy detentan.

El jurisconsulto y antiguo director de la Comisión Antimafia de Italia, Francesco Forgione, luego desplazado por el actual presidente Berlusconi, un claro ejemplo de político asociado a la mafia, sostiene en su último libro “Mafia Export” que la mafia en esta década controlará el mundo, algo que ya había anticipado el Banco Mundial cuando afirmó que más del 10% del PIB planetario lo generaba solamente el narcotráfico y que si éste se retiraba generaría una crisis muy grande en el sistema financiero mundial.

La toma de los barrios pobres de Río de Janeiro conocido como el Complexo do Alemao, en una guerra urbana de varios días y la actual situación de guerra interna en México, eran algo que se había pronosticado en la Escuela de Guerra de Estados Unidos, que definía los conflictos bélicos del siglo XXI como “…la guerra estará en las calles, en las alcantarillas, en los rascacielos y en las casas expandidas que forman las ciudades arruinadas del mundo…”, claramente descrito por Max G. Manwaring del Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra de Estados Unidos, Boston en 2005.

Estos hechos acelerados en la actualidad son frutos de lo que se denomina una tormenta perfecta, el aumento del desempleo en los jóvenes, la corrupción de los agentes del Estado y la salida laboral rápida y con dinero que plantea la economía criminal, la cual es promocionada todo el día por la televisión e Internet, a través de muchas series donde los criminales son al final los nuevos héroes.

Pero esto es una parte de la gran descomposición del actual mundo que nos está heredando la globalización sin límites, la que sólo busca el beneficio por el beneficio mismo, la otra gran fuente de la economía criminal es la esclavitud.

En Brasil, en la India y en África hay grandes denuncias de trabajo esclavo, pero eso ya ha sido superado, lo hay en Estados Unidos con inmigrantes indocumentados, lo hay en México y también en Argentina; la esclavitud ha vuelto de la mano de la droga, de la corrupción y la impunidad, si antes fue perversa hoy es trágica.

Pero eso es la primera parte de este otro capítulo negro de la actual sociedad planetaria, en el mundo hay aproximadamente, según reportes de organismos internacionales, 12.3 millones de adultos, mujeres y hombres junto a niños que son víctimas de este trabajo forzado y mayoritariamente de la explotación sexual.

El negocio de la denominada “trata de blancas”, esclavitud para el uso sexual de personas genera una media de 31,700 millones de dólares al año, algo parecido a lo que genera el tráfico de drogas, la otra importante ala de la economía criminal.

Éstas son la mayoría “producciones”, por ponerle un nombre de productos criminales, que mayoritariamente se generan en el mundo subdesarrollado y se consumen en el más desarrollado, pero también en este último hay graves problemas que junto a éstos dan el marco a este nuevo siglo, donde el progreso ha sido reemplazado por el miedo.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx