Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12360 al 12379 
AsuntoAutor
201/11 - Brasil - Noticias
202/11 - Pasajeros Noticias
203/11 - VIAJANDO: Noticias
204/11 - La OTAN, Noticias
205/11 - Pasajeros Noticias
206/11 - VIAJANDO: Noticias
207/11 - SISMOS DE Noticias
208/11- Largest an Noticias
209/11 - Magnitude Noticias
210/11 - Historic Noticias
211/11 - Terremoto Noticias
212/11 - Pasajeros Noticias
213/11 - RÉPLICAS Noticias
214/11 - Dicen que Noticias
215/11 - VIAJANDO: Noticias
216/11 - Los terre Noticias
217/11 - Un mundo Noticias
218/11 - Pasajeros Noticias
219/11 - Los estad Noticias
220/11 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12628     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 203/11 - VIAJANDO: Seminario en Montevideo
Fecha:Jueves, 10 de Marzo, 2011  03:01:52 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 203/11
 
 

 

Seminario en Montevideo

 

En el año 88, gané una beca del IPGH (Instituto Panamericano de Geografía e Historia), dependiente de la O.E.A., para asistir al Seminario Internacional sobre Migraciones en el Cono Sur de América. Era un tema que venía trabajando desde diez años atrás y había preparado una ponencia para presentar, por lo que me interesaba sobremanera participar.

Pero si bien el motivo no me quedó demasiado claro, el hecho es que la institución decidió hacerse cargo de solo el 30% de los gastos. En ese momento, el tipo de cambio no estaba favorable para los argentinos, por lo cual se me hacía muy onerosa la partida.

Las actividades se desarrollarían en los salones de la Universidad Católica del Uruguay, situada en un barrio residencial algo alejado del Centro.

Busqué un hotel “económico” sobre la avenida 18 de Julio desde donde me podía desplazar con comodidad y en un ómnibus me dirigí a la avenida Damaso A. Larrañaga. Además de los uruguayos, había representantes de Brasil, Chile y de diferentes universidades de Argentina. Entre ellos se encontraba Hernán Silva, conferencista de la Universidad Nacional del Sur y Elba Kloster, de la Universidad Nacional del Comahue, quienes eran invitados especiales. Otra de las argentinas era una profesora de Historia de la Universidad Nacional de San Juan, quien se encontraba en una situación financiera semejante a la mía.

Debido a que los hoteles en los que nos estábamos hospedando no eran tan económicos como nos habían informado y a que si compartíamos la habitación podríamos abaratar los costos, decidimos mudarnos a otro lugar más barato. Y a partir de una recomendación nos dirigimos a un hotel en la calle Convención, a pocos metros de la avenida 18. Por fuera nos pareció aceptable y por una empinada escalera llegamos a la conserjería. Los precios eran considerablemente menores a los que estábamos pagando y todo parecía limpio y ordenado.

Lo gracioso fue entrar en la habitación y encontrar dos camas relativamente anchas y que todas las lamparitas fueran rojas. Y más gracioso aun cuando pedimos que las cambiaran por blancas porque no podíamos leer, a lo que el encargado preguntó: - ¡¿Qué quieren leer?! De todos modos, nos complació, a pesar del asombro. Durante el día todo estaba tranquilo, nosotras salíamos con nuestros portafolios o carpetas en mano, y nadie rondaba por el lugar.

El Seminario fue muy interesante y se presentaron varios temas para la discusión. Una tarde fuimos a visitar el Archivo Histórico, donde además de consultar valiosa documentación, escuchamos con atención a su elocuente director, quien invitó a todos los asistentes a cenar a su casa.

Este Señor vivía en el Palacio Salvo, que se encuentra en la avenida 18 de Julio frente a la Plaza Independencia. Está emplazado donde una vez se levantó la Confitería La Giralda, lugar donde Gerardo Matos Rodríguez presentó el tango uruguayo más famoso y difundido del mundo, La Cumparsita. Fue construido para funcionar como hotel, cosa que tan solo ocurrió durante algunos años. Se trata de un edificio emblemático gemelo del Palacio Barolo que está en la avenida de Mayo en Buenos Aires. Ambos edificios se inspiran en la Divina Comedia del Dante. La idea original es del inmigrante italiano Barolo quien quiso unir el río de la Plata con un "puente de luz", ya que ambos palacios iluminaban la noche y su haz llegaba hacia la otra costa.

El departamento se encontraba en la cúpula, a la que tuvimos que subir por ascensor hasta un determinado piso y luego continuar por una escalera en caracol bastante reducida. La decoración era exótica, con gran cantidad de imágenes religiosas y espejos en casi todas las paredes, inclusive en el baño. Los muebles de estilo, muy antiguos. La vajilla y cristalería, de colección. Prácticamente un museo. La comida y bebida de la más alta calidad.

Pudimos ver toda la ciudad iluminada y conversar largamente con el anfitrión quien con placer nos explicaba la historia de cada uno de los objetos que se lucían en las repisas. Allí vivían solo él y su madre.

 

La velada se prolongó hasta muy tarde y por lo tanto, nuestros colegas quisieron acompañarnos hasta el hotel, a lo que nosotras nos negábamos. Pero de hecho, estaba de paso de los lugares donde ellos debían dirigirse. Así que fuimos todos juntos hacia allí.

A esa hora pudimos ver todo en plena actividad. Al lado había un cabaret, y no quieran pensar cuando nos acercamos al lugar, cómo las chicas se peleaban por llevar a nuestros compañeros a sus habitaciones.

¡Todos sorprendidos! Ellas al ver que subíamos solas y nuestros amigos por el lugar donde estábamos parando. Elba Kloster, quien tenía una personalidad introvertida y formal, no podía parar de reírse.

 

Pero esto no fue todo. Entre los asistentes había tres sociólogos de Sao Paulo: un muchacho y dos chicas (una rubia y la otra morena). Aparentemente allí había una pareja, por lo cual un argentino pretendió acercarse demasiado a la otra mujer. ¡La que se armó! El brasilero se ofendió y no aparecieron más a la hora de las salidas, ya que ambas eran suyas. Ellas dijeron que al faltar hombres, preferían compartir. Tudo beim!

 

 

Ana María Liberali