Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12320 al 12339 
AsuntoAutor
165/11 - Revueltas Noticias
166/11 -Nueve años Noticias
167/11 - Ni Facebo Noticias
168/11 - Sin traba Noticias
169/11 - Pasajeros Noticias
170/11 - VIAJANDO: Noticias
171/11 - Libia en Noticias
172/11 - Libia: ¿p Noticias
173/11 - La rebeli Noticias
174/11 - La izquie Noticias
175/11 - Túnez - R Noticias
176/11 - Pasajeros Noticias
177/11 - VIAJANDO: Noticias
178/11 - Argentina Noticias
179/11 - War porn Noticias
180/11 - Pasajeros Noticias
181/11 - PRIMERA C Noticias
182/11 - VIAJANDO: Noticias
183/11 - La Otan a Noticias
184/11 - Túnez, El Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12589     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 170/11 - VIAJANDO: Cruzando el Charquito
Fecha:Martes, 1 de Marzo, 2011  11:07:19 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 170/11
 

Cruzando el Charquito

 

En febrero del ‘75 crucé por primera vez el río de la Plata. Lo hice en un aliscafo rumbo a Colonia, para luego continuar en micro hasta Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay. El aliscafo es un vehículo que alcanza gran velocidad porque va como suspendido en el agua, haciendo equilibrio por la quilla que es muy profunda. No me resultó muy cómodo ya que tenía que estar atada con un cinturón de seguridad mucho más apretado que en un avión, pero en menos de cincuenta minutos estaba en la otra orilla.

El control de documentos fue bastante caótico a pesar de que los argentinos no necesitamos pasaporte para visitar a nuestros vecinos, y al llegar a la calle muchos “arbolitos” ofrecían a gritos cambiar la moneda. Los ómnibus estaban esperando y rápidamente tomamos la ruta a Montevideo. El tránsito estaba muy tranquilo y me agradaron mucho las palmeras del camino.

   La ciudad es diez veces más chica en población que el Área Metropolitana de Buenos Aires, pero alberga a la mitad de los uruguayos. Fue fundada casi doscientos años después de la primera fundación de Buenos Aires, por el Capitán de Corazas español Pedro Millán como defensa ante los conflictos de los españoles con los portugueses.

Hay muchas versiones sobre el origen del nombre Montevideo. Una de ellas afirma que este nombre viene de la expresión en portugués "Monte vide eu" que significa "Yo vi el monte". Otra dice que los españoles, consultaron en un mapa o carta portulana donde estaba ubicada geográficamente, y ya que el cerrito es el VI monte y se puede observar sobre la costa, navegando el Río de la Plata de Este a Oeste anotaron pues "Monte VI De Este a Oeste", y al pasar los años se juntaron las palabras y formaron MonteVIdeo. Otra es que Montevideo se halla asentada sobre el cerro homónimo que fue registrado por Hernando de Magallanes como Monte Vidi en el año 1520. Y hay quienes dicen que “Montevideo” derivaría de la voz charrúa “Ovitti” que significa “cerro puntiagudo”. Sin importar cuál es la versión más acertada, no caben dudas de que el cerro, de un modo u otro, es el que le da el nombre a la ciudad.

Y justamente el cerro fue considerado en el momento de su fundación por ser bastante elevado (132 m) como para avistar cualquier barco que se aproximara desde el Este y eventualmente colocar en él algunas piezas de artillería. Estaba al oeste de una pequeña bahía cerrada, con playas accesibles que poseía un excelente puerto natural. El territorio aledaño, eran praderas ligeramente onduladas, propicias para adjudicarlas a los colonos para emplearlas en diversos cultivos y ganadería; y no existían en las cercanías demasiadas poblaciones indígenas hostiles. Se asignó a la ciudad una jurisdicción que abarcó desde las costas del arroyo Cufré hasta las sierras de Maldonado, delimitada al norte por las nacientes de los Ríos Santa Lucía y San José; permaneciendo el resto de la Banda Oriental bajo la autoridad de Buenos Aires.

Como toda ciudad fundada por españoles en América, la plaza principal está rodeada por los principales edificios públicos. Hoy se llama Independencia. En su centro se levanta la gran estatua ecuestre de José Gervasio Artigas y se puede acceder por medio de escaleras al mausoleo subterráneo donde se conservan los restos del prócer en una urna. La estatua es obra del escultor italiano Angelo Zanelli. La base tiene un bajorrelieve en bronce con escenas del Éxodo del Pueblo Oriental. Hacia el oeste se encuentra la Puerta de la Ciudadela, testimonio del Montevideo colonial e inicio de la Peatonal Sarandí. En frente a la acera Sur se pueden encontrar la Torre Ejecutiva -actual sede del Poder Ejecutivo-, y el Palacio Estévez -hasta hace unas décadas, sede del mismo poder, que en el momento de ser construido era el edificio más alto de Sudamérica. En la vereda este, en la esquina con la avenida 18 de Julio se puede observar el Palacio Salvo.

Como todo lo quería registrar fotográficamente, comencé a buscar los mejores ángulos y para eso, estaba retrocediendo lentamente con mi ojo puesto en el visor de la cámara, cuando de pronto escucho un silbato. Era una mujer policía que venía preparando un taloncito de multa. Enseguida pensé que estaría prohibido tomar fotos a la Casa de Gobierno, como suele ocurrir en muchas partes… ¡Pero no…!, el problema era que había pisado el césped. Le dije que no sabía…, a lo que me respondió sin palabras, señalándome tremendo cartel que lo prohibía. Le dije que era argentina y con un gesto bastante despectivo, me perdonó la boleta diciendo: - ¡No tienen remedio!

Hacia el oeste se va hacia la ciudad vieja y el puerto, y hacia el este por la 18, al Centro Comercial. El ritmo es bastante apacible, por lo que para los habitantes de Buenos Aires constituye una muy buen opción de descanso. Casi todo es argentino, las revistas, los programas de televisión, la música… No así la radio. Los programas son mucho más hablados, con mayor cadencia y lenguaje muy cuidado.

En la ciudad vieja, tal cual lo que ocurre en el microcentro de Buenos Aires, abundan los bancos y casas financieras. Pero en Uruguay, la compra-venta de moneda extranjera es libre por lo que hay casas de cambio a cada paso. Gran parte de esas entidades vive del movimiento generado por los argentinos que prefieren ahorrar fuera del país.

Las callecitas de la ciudad vieja son angostas y empedradas, y en horario comercial se hace dificultoso caminar por sus veredas.

El puerto cuenta con un gran número de locales para comer, en especial pescados y pastas, pero las carnes están presentes en todos los menúes. Uruguay y Argentina son los países que tienen mejor calidad de carne y mayor consumo por habitante del mundo.

La avenida 18 de Julio, en honor a la fecha de Jura de la Constitución en 1830, recorre la ciudad de oeste a este, pasando por los principales monumentos, comercios, hoteles y restoranes. En su trayecto, la plaza Cagancha ofrece espectáculos improvisados y feria de artesanos. Circulan trolebuses y los viejos ómnibus ingleses Leyland. En algunos de ellos se sube por la puerta trasera donde está el guarda que vende los boletos, y hay que bajarse por la de adelante. Más de una vez los argentinos tratamos de subir por donde no corresponde.

El Estadio Centenario está en el barrio Parque Batlle. Es un lugar emblemático por las importantes competencias que allí se han organizado, pero lo que más me llama la atención es que a los partidos de fútbol concurren las familias enteras con sus respectivos equipos de mate, que ya forman parte cualquier uruguayo que se precie de tal.

El famoso cerro es otro lugar que me generó curiosidad por lo que lo subí hasta llegar al faro, atravesando los barrios construidos en su faldeo. Desde allí pude tomar muchas fotografías del río.

Otro atractivo de Montevideo es la playa de Pocitos, en plena ciudad. Se trata de un barrio con casas tradicionales, muy concurrido tanto de día como de noche. Pero mucho más elegante y refinado es Carrasco. Con chalets construidos con muy buen gusto y sencillez, rodeados de áreas parquizadas y comercios de  artículos de calidad. Uno de los dos casinos se encuentra en este sector de la ciudad.

En Uruguay, en la época colonial durante los días de Carnaval los esclavos negros solían vestirse con las ropas de sus amos, que usaban al revés para que no se dieran cuenta, con lo cual mostraban los colores brillantes del raso. Luego, siempre de noche, con tambores, faroles y velas se dirigían hasta las murallas de la ciudad donde cantaban y bailaban incansablemente hasta los primeros rayos del sol. En estos barrios marginales, que en Montevideo eran los barrios del Sur y Palermo, los negros batían sus tambores para producir una “llamada ancestral” y así lograr una unión entre todos. También estaban presentes “los lubolos”, que eran hombres blancos que se pintaban para participar de estos festejos.

Sin pintarme ni tocar tambores pude disfrutar de varias noches de carnaval, hasta que una terrible tormenta terminó con los festejos…

 


 

Ana María Liberali






BeRuby te regala un euro!
- SOLO PARA ESPAÑA - En BeRuby puedes ganar dinero haciendo lo que ya haces en la red
beruby