Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1226 al 1245 
AsuntoAutor
249/03 - Unión Geo Humboldt
248/03 - Ruidazo c Humboldt
247/03 - Proyectos Humboldt
251/03 - Nueva fas Humboldt
252/03 - El gobier Humboldt
255/03 - Posgrados Humboldt
250/03 - Nuevos me Humboldt
257/03 - Conferenc Humboldt
259/03 - MERIDIANO Humboldt
253/03 - Estancami Humboldt
256/03 - Geographi Humboldt
254/03 - ¿Megaciud Humboldt
260/03 - Curso a D Humboldt
258/03 - Eritrea: Humboldt
263/03 - Otra Geog Humboldt
267/03 - Master at Humboldt
264/03 - Secuelas Humboldt
265/03 - Una expan Humboldt
268/03 - Publicaci Humboldt
266/03 - Geografía Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1419     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 264/03 - Secuelas de la guerra en la economía gliobal
Fecha:Viernes, 4 de Abril, 2003  16:24:09 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 264/03

La guerra amenaza con dejar secuelas
en la economía global durante años

Entre las víctimas: la confianza de los consumidores y la inversión empresarial

Por Michael Sesit

NUEVA YORK — Estados Unidos y la Unión Soviética "se comportan como dos ciegos armados hasta los dientes, moviéndose a tientas en una habitación, creyendo que están siendo amenazados de muerte por su contrincante que, aseguran, tiene una visión perfecta", escribió Henry Kissinger en 1979. "Por supuesto, con el tiempo, incluso dos hombres ciegos armados en una habitación pueden hacerse mucho daño entre sí... y eso sin mencionar a la habitación".

Veinticuatro años después, la Unión Soviética ha desaparecido. EE UU, no, pero la habitación sigue siendo la misma. De todos modos, está cada vez más claro que incluso en un mundo en el que sólo existe una superpotencia, se puede causar mucho daño.

Llámelo daño colateral o, en algunos casos, ventaja colateral. La decisión de Estados Unidos de invadir Irak acompañado sólo de Gran Bretaña y un puñado de tropas australianas; su disposición a romper con sus aliados tradicionales y las divisiones que el conflicto iraquí originó en el seno de la Unión Europea han desencadenado fuerzas que podrían tener un impacto en la economía y los mercados financieros globales durante años.

Empecemos por la invasión. "Si esta guerra sigue mermando la confianza de los consumidores y las empresas, y las decisiones de gasto se ven afectadas, uno puede asumir que eso se verá reflejado en los precios de las acciones estadounidenses y todavía más en los de Europa y Japón", afirma George Magnus, economista jefe de UBS Warburg en Londres. Al señalar que los mercados europeos y japoneses están alrededor de un 7% a la baja en lo que va del año, y que el mercado accionarial de EE UU se ha mantenido prácticamente sin cambios, Magnus dice que "Wall Street todavía es quien lleva la voz cantante en todos los mercados mundiales".

Las economías de Japón y Europa también están pagando la factura. Golpeadas por una creciente sensación de inseguridad e inestabilidad geopolítica, las 12 economías de la zona euro y la de Japón ya se estaban tambaleando al borde de la recesión antes de la invasión de Irak. El segundo golpe se produjo a raíz de la ralentización de la economía estadounidense, y eso se debe a que Japón y Europa han confiado en sus exportaciones para mantener el ritmo económico en los últimos cinco años.

El tercer factor negativo es la caída del dólar, que ha retrocedido un 23% frente al euro y un 8,8% frente al yen desde principios de 2002. "Cuanto más se alarga la guerra, más se debilita el billete verde", afirma Magnus. "Eso hace que Europa y Japón sean menos competitivos, y supone un golpe adicional para los beneficios [corporativos]". En 12 meses, el economista de UBS Warburg pronostica que el dólar se debilitará un 9,5% ó 10,7% más frente al euro y el yen.

El panorama político no se ve mucho mejor. La guerra en Irak y las maniobras diplomáticas y disputas que las precedieron están sentando un precedente para transformar a un mundo encabezado por una única superpotencia en uno en el que "el núcleo de Europa" está refutando las prerrogativas de la única superpotencia, argumenta Bob McKee, economista jefe de Independent Strategy, en Londres.

Después de que el conflicto en Irak termine, pronostica McKee habrá disputas que conciernen a la Organización Mundial de Comercio (OMC), la actual ronda de negociaciones comerciales de Doha, los pasos para liberalizar aún más los flujos de capital internacional y qué papel (si le corresponde alguno) tendrá la Organización de Naciones Unidas en la resolución de las disputas políticas.

Para completar el panorama, podemos incluir al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y a las reuniones periódicas de jefes de Estado, ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del Grupo de los Siete (ocho si se incluye a Moscú).

"Si las instituciones de la Guerra Fría que gobiernan la economía global y las relaciones internacionales no funcionan, estamos hablando acerca de cierto estancamiento, quizás algún tipo de revés, en la tendencia hacia la globalización", advierte Magnus de UBS Warburg.

Lo mismo si el reloj se retrasa en lo que respecta al libre comercio, el movimiento internacional de capital y mercados abiertos. "Eso afectará las primas de riesgo en mercados financieros y el crecimiento", dice el economista. "Las consecuencias políticas de ser incapaces de resolver nuestras diferencias podrían ser muy duras".

Pero las placas tectónicas geopolíticas que están cambiando son más que una contienda entre EE UU, Francia y Alemania. La discordia en el seno de la Unión Europea acerca de Irak confirma que "la idea de una unión política más estrecha que nunca y que culmine con EE UU y Europa seguirá siendo una quimera por un largo tiempo", dice Joachim Fels, economista de Morgan Stanley en Londres. "El riesgo de una ruptura de la UE o de la Unión Monetaria Europea no es para nada insignificante".

Pero comprender quiénes son los ganadores y quiénes los perdedores en la apuesta intraeuropea no es tarea fácil.

McKee, de Independent Strategy, observa que en términos de Producto Interior Bruto, la fuerza económica de la alianza franco-alemana, que favorece hacer de Europa un contrapeso independiente a EE UU, es más fuerte que el otro lado de la moneda europea, encabezada por Gran Bretaña, España e Italia.

Pero con la ampliación de la UE programada para 2004, el grupo de 15 miembros incorpora a diez más. La mayoría respalda a Washington.

"Por otra parte, dos países [no europeos], Rusia y Turquía, se ha distanciado de EE UU y todavía está por verse si se unirán al eje franco-alemán", dice McKee. Y agrega que será difícil para los países europeos optar por ir solos cuando, en promedio, el 60% de su comercio es en dentro de Europa.

Ningún país europeo realiza más del 10% de su comercio con EE UU, salvo Gran Bretaña, que tiene alrededor del 17%. Incluso así, el 55% del comercio de Gran Bretaña es con el resto de la Unión Europea.

Mientras tanto, está la marcha a Bagdad. Una rápida victoria estadounidense podría silenciar a Jacques Chirac, pero un conflicto complicado podría envalentonar al presidente francés y a su socio alemán, el canciller Gerhard Schröder.

Desde una perspectiva de inversión, un conflicto difícil hace al dólar y a otros activos estadounidenses mucho menos atractivos, dice McKee. "Hará la moneda europea más atractiva y, dado que sus valores son ya relativamente baratos, eso podría aumentar su encanto".

Japón, por su parte, también saldría perdiendo si la guerra en Irak sale mal, debido en gran parte a su excesiva dependencia del petróleo importado.

La guerra seguirá pesando sobre los mercados "hasta que los inversores perciban correctamente que el cambio de régimen en Irak es inminente", dice David Fuller, estratega global de Stockcube Research Ltd. en Londres. "Eso provocará un repunte [accionarial] a medio plazo que durará de dos a seis meses" y hará que el precio del crudo caiga a entre US$15 y US$20 por barril.

Luego viene la mala noticia. Fuller dice que los movimientos del mercado serán principalmente laterales y se verán interrumpidos por bajas periódicas.


Fuente: Wall Street Journal of Americas, Updated April 3, 2003 4:09 p.m.