Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12161 al 12180 
AsuntoAutor
21/11 - Argentina Alexande
=?utf-8?B?MjIvMTEg Alexande
RE: NoticiasdelCeH BRANDENB
=?utf-8?B?MjMvMTEg Alexande
24/11 - Lumumba, e Alexande
25/11 - Egipto: un Noticias
26/11 - Egipto, la Noticias
27/11 - Brasil - R Noticias
28/11 - "Al lado d Noticias
29/11 - Crisis en Noticias
30/11 - Egipto - P Noticias
31/11 - Egipto y l Noticias
32/11 - PRIMERA C Noticias
33/11 - Pasajeros Noticias
34/11 - VIAJANDO: Noticias
35/11 - Movimiento Noticias
36/11 - La revoluc Noticias
37/11 - Tengo un s Noticias
38/11 - Ganadores Noticias
39/11 - PASAJEROS Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12444     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 41/11 - Pasajeros de Proa: Turrón Japonés
Fecha:Lunes, 7 de Febrero, 2011  01:07:36 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 41/11
 

Turrón Japonés

 

Preparaba una barra de color indefinido, con vetas color chocolate, muy dulce pero no empalagosa. Era una fórmula propia. Se la quisieron comprar y le ofrecieron buena plata de aquella fuerte y escasa, de una estabilidad de años. No la vendió. Prometió no hacerlo. Me la llevaré a la tumba conmigo. No la venderé a nadie… -dijo- y cumplió. Esa mezcla de azúcar con… vaya uno a saber, era albán, o algo así.

Turrón Japonés era griego. Los únicos momentos en que no se lo veía con su carga dulce era cuando amarraba en puerto algún buque de su patria lejana. Entonces, con sus compatriotas, amenizaba las reuniones en el Bar Griego de la calle Siches, al lado del Orfeón Español y la Farmacia de Morán, muy cerca de la farmacia de otro griego ilustre de White, don Marcos Mardirós, y bailaban una danza que años después popularizó Anthony Quinn, en “Zorba el griego”. ¿El pericón del Olimpo?

Turrón Japonés cortaba su mercadería con herramientas muy parecidas a un pequeño cortafierro al que golpeaba con un martillito. Envolvía el menjunje en un papel encerado y cobraba los 10 centavos. La cantidad siempre distinta y además irregular, estaba directamente relacionada con la cara del comprador.

Muchos años después apareció en Buenos Aires un personaje que fue muy popular en las canchas de fútbol. Se llamaba… Chuenga. Sólo nos enteramos de su nombre civil, José Eduardo Pastor, cuando los diarios dieron la noticia de su muerte en 1984. Nadie lo recuerda. Para todos, seguirá siendo Chuenga. Era un tipo simpático, cordial, afectivo. Pasaba entre las barras de fanáticos de todos los equipos sin resistencia. Nunca lo agredieron. Siempre le compraron. Y le pagaron.

Lo que vendía Chuenga se asemejaba bastante a aquel Turrón japonés que habíamos conocido de pibe los whitenses. No sería, tal vez, la fórmula del griego pero algo tenían en común: también la cantidad estaba en relación a la cara del comprador. Cuando Chuenga le vendía a algún capo de la barra brava… perdía plata. Cosa que nunca le pasó a nuestro inefable Turrón.

 

 

Extraído de Liberali, Ampelio M. “Historietas Whitenses”. Edición de la Cocina del Museo del Puerto de Ingeniero White. Bahía Blanca, Argentina - 1994.

 

 





Crea tu propia Red de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com