Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1206 al 1225 
AsuntoAutor
230/03 - Los alcan Humboldt
236/03 - Quinto En Humboldt
237/03 - Quinto En Humboldt
235/03 - Programa Humboldt
232/03 - ¿Qué pien Humboldt
227/03 - La Estrat Humboldt
233/03 - Desarroll Humboldt
231/03 - La Trampa Humboldt
229/03 - Bush resp Humboldt
228/03 - Ecuador n Humboldt
239/03 - Visitas a Humboldt
238/03 - Guerra do Humboldt
234/03 - Un país p Humboldt
241/03 - Jornadas Humboldt
249/03 - Unión Geo Humboldt
248/03 - Ruidazo c Humboldt
245/03 - Población Humboldt
246/03 - Documento Humboldt
244/03 - Anguilla' Humboldt
243/03 - War Scena Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1387     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 232/03 - ¿Qué piensan los argentinos sobre la Cien cia?
Fecha:Lunes, 31 de Marzo, 2003  20:12:46 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
 
 
NCeHu 232/03

 

DEBATE

¿Qué piensan los argentinos sobre la Ciencia?

 

Luis Ouesada Allué: Aunque no he podido analizar con calma los números de la encuesta y tengo dudas sobre el tipo de preguntas, me parece que no se evitó un típico error que se comete cuando se habla de ciencia: meter en la misma bolsa ciencia y tecnología. Ello resulta bastante evidente cuando se analiza lo dicho por los encuestados sobre medicina, y explica el que vean a la Fundación Favaloro como un lugar de investigación por antonomasia. La confusión se extiende al ejercicio de ciertas profesiones. No solo es común, pues, confundir ciencia con tecnología; tampoco se distingue esta del simple ejercicio de determinadas profesiones. Así, es común que se vea a un ingeniero como alguien que hace ciencia (ni siquiera innovación tecnológica: ciencia). Por ello convendría ser cautelosos con algunos aspectos de la encuesta porque, en realidad, la gente no sabe muy bien acerca de qué está contestando.


    

Elena Chiozza: Lo fundamental, en mi opinión, es llevar a la escuela el conocimiento científico que se elabora en las universidades o los centros de investigación. CIENCIA HOY permite cruzar la fosa que separa el conocimiento que se publica en las revistas científicas y el que está al alcance de los educadores, tengan o no un televisor o acceso a la Internet. Y en los últimos números de la revista se incluyó una guía para educadores, que indica qué artículos son apropiados para qué temas de los programas.
 
    
 

 

 


Ennio Candotti:
Acerca de la observación de Colombo, de que se alcanza un número pequeño de personas con el medio escrito, quiero señalar el gran esfuerzo que demanda hacer divulgación científica por televisión. Si sacar un número de la revista requiere, digamos, unas cien horas de trabajo, hacer un programa de televisión de pocos minutos insume unas trescientas y necesita partir de un texto como el que sale en aquella. La revista proporciona material que otros pueden multiplicar, que permite a periodistas hacer artículos que lean centenares de miles de personas, que la televisión puede retomar. Hay algo que pocas veces se dice pero que con frecuencia se piensa: que los investigadores deben aprender a escribir textos de divulgación sobre lo que hacen. Es un aprendizaje que lleva años y es un paso previo a la posibilidad de llegar a la televisión. En los Estados Unidos hace cien años que lo están haciendo; aquí C
IENCIA HOY lleva diez años en la actividad, pero acelerar la historia es muy difícil e ingrato.

 

Armando Bertranou: Primero, en nombre del CONICET, quiero agradecer el esfuerzo hecho por CIENCIA HOY para realizar la encuesta que comentamos. Más allá de lo preocupante de sus datos, ella nos índica el enorme trabajo que tenemos por delante para cambiar la realidad que describen sus números. Comparto el punto de vista de que estamos ante una situación de carácter político. Es, en realidad, asunto de todos, no sólo de los científicos, pues afecta a la sociedad en su conjunto.
 
   
 

 

    
 

 

 
Horacio Ceva: Estoy muy satisfecho con CIENCIA HOY y espero que llegue a los cien años. Tengo, sin embargo, una crítica que realizarle. En la medida en que la revista quiera dirigirse a lectores jóvenes, su presentación debería resultarle atractiva a estos, cosa que tal vez no suceda. Creo que CIENCIA HOY les resulta algo acartonada, comparada, por ejemplo, con Scientific American.

Alfredo Pucciarelli: No me extrañan los resultados de esta encuesta y no creo que CIENCIA HOY, por sí misma, pueda hacer mucho por cambiarlos. Sería temerario pensar que un órgano de difusión cultural -o incluso una serie de ellos-, por excelente que fuese, como es el presente caso, pueda llegar a círculos de población mucho más amplios que los actualmente enrolados como lectores de la revista. Hay una restricción a la posibilidad de divulgar el conocimiento científico que no está dado por la poca de difusión de este, sino por la dificultad de recibirlo. De la población cuyas opiniones buscó conocer la encuesta, definida como el conjunto de personas con estudios secundarios completos, ¿qué fracción estará realmente en condiciones de comprender los artículos que salen en CIENCIA HOY? No discuto su calidad, pero señalo lo difícil que sin duda les resultarán algunos de ellos a quienes carezcan de familiaridad con la respectiva disciplina.Me refiero, por ejemplo, a ciertas notas sobre física teórica, bioquímica, biología molecular, etc. 
 

Ello me hace pensar que no será sencillo que CIENCIA HOY pueda tener muchos más lectores de los que actualmente tiene. Por otra parte, no sólo estamos ante el fenómeno de descreimiento de los jóvenes por la ciencia, o de una falta de conocimiento de la gente porque no se preocupa en leer. Hay también una restricción económica, pero analizarla me llevaría demasiado lejos. Termino con un sugerencia: sería interesante medir el efecto real de CIENCIA HOY mediante una encuesta comparativa que determine la actitud ante la ciencia y los conocimientos de la población lectora de la revista y los compare con iguales determinaciones en un grupo de control que no la lea.
      
 
 

Rodolfo Casamiquela: Puerto Madryn tiene menos de 50.000 habitantes y hay un club de ciencias al que pertenecen 400 chicos. Es maravilloso. ¿Por qué? Porque allí existe un centro del CONICET que ha sensibilizado a la población. Y aprovechando la presencia en la sala del presidente de la entidad, me permito señalar que, para incentivar la actividad de divulgación entre los científicos, seria oportuno otorgar a la tarea algún puntaje cuando se realizan evaluaciones. Su actitud cambiaría y hasta podría aparecer quien tuviese interés en dedicar un importante esfuerzo a la actividad. Después de todo, alguien tiene que hacer divulgación científica.


José Carlos Chiaramonte:
Una vez me encontré con un miembro de la redacción de una revista científica norteamericana y en la conversación me atribuí, orgullosamente pero de forma un tanto abusiva, el carácter de periodista científico. Me preguntó: ¿cuántas horas dedica usted por semana a la revista? Medio avergonzado contesté: la tarde de los jueves, ¿y usted? Cuatro horas por día. En ese momento percibí que la importante diferencia entre ambos era que él recibía una remuneración y yo trabajaba de manera voluntaria. Una de las características de C
IENCIA HOY es que constituye el producto del trabajo de un conjunto de voluntarios. Otra es la convivencia (no voy a analizar con qué grado de comodidad) de las ciencias naturales con las sociales, las llamadas duras con las denominadas blandas. Creo que la dualidad no pudo incluirse satisfactoriamente en la encuesta.

Fuente: CIENCIA HOY - Revista de Divulgación Científica y Tecnológica de la Asociación Ciencia Hoy - Volumen 9 - Nº51 MARZO-ABRIL 1999