Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1206 al 1225 
AsuntoAutor
230/03 - Los alcan Humboldt
236/03 - Quinto En Humboldt
237/03 - Quinto En Humboldt
235/03 - Programa Humboldt
232/03 - ¿Qué pien Humboldt
227/03 - La Estrat Humboldt
233/03 - Desarroll Humboldt
231/03 - La Trampa Humboldt
229/03 - Bush resp Humboldt
228/03 - Ecuador n Humboldt
239/03 - Visitas a Humboldt
238/03 - Guerra do Humboldt
234/03 - Un país p Humboldt
241/03 - Jornadas Humboldt
249/03 - Unión Geo Humboldt
248/03 - Ruidazo c Humboldt
245/03 - Población Humboldt
246/03 - Documento Humboldt
244/03 - Anguilla' Humboldt
243/03 - War Scena Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1383     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 228/03 - Ecuador no se escapa del desastre de la guerra
Fecha:Lunes, 31 de Marzo, 2003  19:01:40 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

NCeHu 228/03
 
Ecuador no se escapa del desastre de la guerra

Franklin Falconí
EDITOR GENERAL DEL PERIÓDICO OPCIÓN




Si a EE.UU. le va 'bien' en su invasión a Irak, a Ecuador le irá mal; si a EE.UU. le va mal, a Ecuador también le irá mal. Nuestro país, así como todos los pueblos del mundo, pierde con una agresión imperialista genocida como ésta.

 

            Es maquivélico y falso sugerir que a Ecuador le conviene la guerra porque así el precio del petróleo se mantendría alto. Nadie sabe con certeza qué mismo pasará desde que se inició la invasión a Irak, lo único que se puede hacer ahora es analizar los posibles escenarios, pero, en cualquiera de los casos, de que a Ecuador le irá mal con la guerra, le irá mal...

 

Veamos:

Primer escenario: si el plan de ataque de George Bush y sus halcones se cumple a la perfección, la invasión no durará más allá de unos días. En la última intervención en Afganistán, a la Casa Blanca le tomó no más de 45 días acabar militarmente con el Estado talibán, aunque aún se mantienen grupos guerrilleros que resisten. Con ello, como dice el economista Alberto Acosta, los primeros problemas vendrían en materia petrolera: "si la guerra es corta y EE.UU. logra controlar Irak y sus reservas petroleras, sin destrozos y sin respuestas de otros sectores de fuera de Irak, entonces van a tener en sus manos la posibilidad de incrementar la producción de petróleo de una manera sustantiva, esto representa no solo un incremento de la oferta que puede tener un efecto en términos de caída del precio del crudo, sino una pérdida del control de los países de la OPEP de un recurso tan estratégico como es el petróleo". Es decir, el crudo ecuatoriano, que actualmente tiene un precio de 36 dólares por barril -aunque con tendencia a la baja, por las reservas que los EE.UU. tienen para casos de emergencia-, luego de la guerra terminaría por debajo de los 12 dólares.

 

            Es importante tener presente que EE.UU., con su control sobre Irak, accedería a un crudo de 38 grados API, mientras que el crudo ecuatoriano es de 24 grados API, es decir, de menor calidad, por lo que a la hora de elegir en el mercado, el nuestro sería el crudo menos requerido.

 

Además de la guerra, hay más razones para que el precio del petróleo esté alto: la crisis política de Venezuela ha hecho que su oferta de crudo se reduzca notablemente; y el incremento de consumo que existe en EE.UU. por el fuerte invierno que atraviesa, provoca un consumo de combustible mayor para los calefactores. Estos dos factores, según los especialistas, son pasajeros, por lo que en cuanto se reduzca la demanda en el país del norte y la producción en Venezuela vuelva a la normalidad, los precios bajarán.

 

La reducción de ingresos por exportación petrolera traería serios problemas fiscales al Ecuador, tomando en cuenta que el valor presupuestado para este año es de 18 dólares por barril.

 

El ministro de Economía, Mauricio Pozo, ha dicho que el país puede estar tranquilo porque el excedente por la venta de crudo, mientras se mantenga, proveerá al Fondo de Estabilización de mayores recursos para enfrentar posibles efectos negativos de la guerra. Sin embargo, hay que tener presente que la decisión del Fondo Monetario Internacional (FMI) es mantener la presión para que todo cuanto exista de excedentes, ya sea por estas circunstancias internacionales o por incremento de la producción cuando entre en funcionamiento el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), se destine al pago de la deuda externa. Es decir, seguimos perdiendo...

 

Segundo escenario: si las cosas se le complican a EE.UU. y, por ejemplo, obtuviera una respuesta fuerte de Irak -hasta ahora las declaraciones de EE.UU van en el sentido de que la guerra duarará más de lo previsto, por la táctica de guerra de guerrilas aplicada por Husein-, o si otros países de la Unión Europea y de Asia, que tienen intereses económicos en Irak, deciden intervenir militarmente por el control de los principales pozos petroleros y porque el euro tiene la perspectiva de convertirse en la moneda referencial para el comercio del petróleo en el mundo; el Ecuador, con el actual esquema monetario, vería derrumbarse su economía. No habría inversionista que quiera arriesgar en un país que ve incrementar cada vez más los costos de producción y que tiene desventajas comparativas con el resto del mercado latinomaericano y mundial.

 

Además, en una situación de guerra prolongada, lo que más preocupa es que la economía estadounidense se comprima y los norteamericanos dejen de comprar productos suntuarios o poco indispensables como el banano, el camarón o las flores, que son los productos más importantes de exportación de Ecuador, y cuyo destino mayoritario es los Estados Unidos.

 

Los exportadores de banano agregan otro problema: el 6% de la exportación total tiene como destino a los países de Oriente medio, por lo que las vías por las que normalmente pasa el producto están cerradas. Ahora tienen que buscar alternativas, que incrementan notablemente los costos. Si la guerra se prolonga, básicamente ese mercado se cerraría.

 

Hasta ahora, la dolarización se ha mantenido porque ha coincidido que en estos años los precios del barril de petróleo se han mantenido altos y porque los dólares que envían los migrantes, sobre todo desde Europa, han sostenido el circulante monetario en el país. En el segundo caso, la tendencia actual es la reducción del envío de remesas, porque los migrantes han logrado cubrir sus deudas en el país y muchos optan por llevar a sus familias a Europa, antes que continuar manteniéndolas en un país más caro y con menores oportunidades y prestaciones sociales. Eso sin tomar en cuenta que España, como un país directamente involucrado en la guerra, tendría un escenario de incertidumbre que haría más difíciles las condiciones laborales de los ecuatorianos migrantes.

 En conclusión, Ecuador pierde, América Latina pierde y el mundo pierde con esta guerra, cuyo propósito es hegemonizar el poder económico mundial de Estados Unidos.

Fuente: Resumen Latinoamericano del 27 de marzo de 2003.