Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12021 al 12040 
AsuntoAutor
496/10 - Revolució Noticias
497/10 - Cien años Noticias
499/10 - Bienvenid Noticias
498/10 - México - Noticias
490/10 - La socied Noticias
Fwd: Programa II C Santiago
500/10 - DÍA DEL G Noticias
Re: NoticiasdelCeH Gerusa D
501/10 - Corea: cr Noticias
502/10 - A 60 años Noticias
503/10 - El discur Noticias
504/10 - CONSULTA Noticias
505/10 - Focos roj Noticias
506/10 - El “nuevo Noticias
507/10 - La guerra Noticias
508/10 - A guerra Noticias
pedido Taty
Re: NoticiasdelCeH Marcela
RE: NoticiasdelCeH felipe r
Re: Contacto con e Precept
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12296     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 506/10 - El “nuevo canal”
Fecha:Sabado, 27 de Noviembre, 2010  21:29:41 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 506/10
 
 
 

El “nuevo canal”

                                                                           Alfredo César Dachary

 

Cuando a comienzos de la década de los cuarenta del Siglo XIX se descubrió oro en California, Estados Unidos no tenía un sistema de transporte para atravesar los miles de kilómetros que separan a la costa este atlántica de la costa oeste del Pacífico, ya que el tiempo transcurrido se había consumido en la expansión de sus fronteras.

       El naciente imperio estadounidense se expandió durante todo el siglo XIX, primero hacia sus vecinos inmediatos como lo era México y ocurrió desde sus fronteras originales hacia afuera, de ahí su amplitud hasta el Caribe y el mismo Golfo de México.

        Desde mediados del siglo XVIII, los ingleses habían logrado triangular el Caribe continental occidental en base a las tres posesiones: el centro en Jamaica y los establecimientos coloniales en Mosquitia y Belize, por ello para 1775, el gobernador de Jamaica lo era también para las dos colonias en tierra firme.

        Los motivos que llevan a Inglaterra a mantener su presencia en Caribe occidental eran dos: el primero era la posibilidad de la explotación intensiva de la gran riqueza forestal existente que era utilizada en la gran industria y las otras manufacturas en pleno auge de la revolución industrial; la segunda era el motivo geopolítico, la posibilidad de controlar el futuro del canal interoceánico.

      A comienzos de 1840, en pleno auge expansivo de Estados Unidos, los británicos pretenden extender su control desde el reino de la Mosquitia hasta el actual Panamá, específicamente hasta la población de Boca del Toro, y en las costas de América del Sur hasta las bocas del Orinoco, lo que lleva a que Estados Unidos comience a considerar la actitud inglesa como un serio peligro de competencia en el futuro poder.

     Los ingleses habían llegado muy lejos y muy cerca de los límites de Estados Unidos, al lograr su mayor control y perspectiva de esta zona con el protectorado en la Mosquitia, de la isla de Roatán y el estallido de una guerra interna en Yucatán, de los mayas contra los mexicanos, que dejaba a toda la costa oriental de la Península bajo control maya-británico. Esta guerra, promovida y con pleno apoyo inglés, será la base de la consolidación de la futura colonia de Belize frente a un México invadido en el Norte y con un Yucatán en proceso de separación del país.

           Así la primera mitad del siglo XIX será, para el Caribe continental, el escenario del enfrentamiento entre Estados Unidos e Inglaterra por el control de la zona para poder construir un canal o paso interoceánico y el origen de esta disputa viene del Siglo XVIII, cuando ambas potencias comenzaron a estudiar esta posibilidad del canal interoceánico.

            En 1781 se había comisionado al ingeniero Manuel Galisteo para hacer un estudio sobre la posible canalización del istmo de Rivas y cuatro décadas después, en 1829, el gobierno de Nicaragua había suscrito con el general Verveer, representante del rey de Holanda, un contrato de excavación para un canal, el cual nunca se pudo implementar.

   Morazán, en 1837, había mandado a hacer un plano a los ingenieros Baily y Batres, y seis años después el obispo de El Salvador había hecho gestiones para firmar un contrato de construcción con los franceses, primero, y los belgas, después, lo que llevó al cónsul inglés Chatfield a intentar un mayor reconocimiento de su gobierno al reino de la Mosquitia.

 Los estadounidenses habían mandado a David White a realizar un estudio de factibilidad del futuro canal, mientras en Londres se publica la obra de Luis Bonaparte “Canal of Nicaragua, pero la situación se complica a causa del descubrimiento de oro en California, lo que obligaba a Estados Unidos a buscar un paso inmediato para el Pacífico.

   Es así como Estados Unidos entra de lleno al conflicto con Inglaterra a partir de lograr un contrato de exclusividad, por medio de la Accesory Transit Company, para el transporte interoceánico a través del río San Juan, lo cual se logra y el nuevo sistema interoceánico se inicia con el vapor Prometheus en 1850.

Hasta la inauguración del ferrocarril transoceánico en 1869, los estadounidenses debieron hacer un largo periplo para llegar a California por la vía de Nicaragua, controlada desde 1848 por el estadounidense Cornelius Vanderbil; así entre 1848 y 1868, hicieron el viaje a California 68,000 pasajeros de ¡da y de regreso 57,000, lo cual muestra la importancia de esta olvidada y aislada región.  Este primer sistema de paso transoceánico se había logrado a partir de una serie de alianzas logradas por el líder del proyecto en Nueva York  y que había integrado cuatro compañías controladas por él.

         La primera era la línea de vapores de Nueva York a San Juan del Norte, que llegaba dos veces al mes; allí se hacia un trasbordo a dos vapores chatos que irían de San Juan a Granada a través del río y lago de Nicaragua, y al terminar el recorrido se seguía por tierra de Granada al puerto de El Realejo, en carros tirados por mulas mientras se construía un ferrocarril.

 En este puerto nicaragüense del Pacífico estaban los vapores marítimos que se encargaban del transporte hacia las Californias y otros puntos del Pacífico, donde estaba consolidando Estados Unidos su verdadera conquista del oeste.

   El resto de la historia es muy conocido, el canal de Panamá reemplaza a esta vía, al ser inaugurado a comienzos del siglo XX bajo el control de Estados Unidos, frente a un imperio británico que ya comenzaba a dar muestras de agotamiento en su largo control de los mares y grandes colonias de ultramar.

   Dicen que la historia se repite y la diferencia que al comienzo es una tragedia y la segunda vuelta se transforma en comedia, sin embargo, en este tema tan complejo y que abarca, lo que se ha denominado y así lo es, el “patio trasero de Estados Unidos”, la América media, o sea, Centroamérica y el Caribe, el tema puede ser muy complejo y, a la vez, peligroso.

   Al final de esta primera década del siglo XXI, Estados Unidos no sólo está en una profunda crisis, de la que no han podido salir en dos años de grandes esfuerzos sino que además ya hay países que están camino a consolidarse y compartir la hegemonía del capitalismo global, lo cual hace más difícil la situación.

Por ello llama la atención que en el mes de julio de 2010, una flota de más de 40 buques de guerra, incluido porta-aviones, hayan desembarcado en Costa Rica, un país sin ejercito, a partir de un “permiso” logrado por el Parlamento con el voto contrario de la oposición. El “permiso parlamentario” autoriza a los militares de Estados Unidos a asentarse desde el 1 de julio al 31 de diciembre en el territorio de este país centroamericano con el pretexto de “apoyar” a la lucha contra el narcotráfico.

En el mes de noviembre, como salido de la nada, estalla un conflicto fronterizo entre Nicaragua y Costa Rica referente a la titularidad de una zona, que para los nicaragüenses es parte de su territorio y para los costarricenses es una isla bajo su soberanía: la Isla Calero.

La ocupación militar de la zona por el ejército de Nicaragua lleva a un enfrentamiento diplomático entre ambos países, primero al seno de la OEA, en el cual se plantean una vía diplomática y luego se pretende llevar a la ONU.

La causa del diferendo aparentemente era la posibilidad de dragar el río San Juan y reactivar el mismo como una vía para el transporte de mercancías al interior de Nicaragua desde el Caribe, algo que había sido muy importante a mediados del siglo XIX, como planteamos al comienzo de esta nota.

El hecho que el conflicto sea del lado del Caribe hace muy compleja la situación, ya que es la zona donde el narcotráfico es más fuerte, donde Nicaragua tiene un diferendo con Colombia por la isla de San Andrés y Providencia y cayos menores; en síntesis, una región compleja.

El tema hubiera seguido en el terreno de la especulación del conflicto del narcotráfico, lo cual le hubiera dado a Estados Unidos mayor cobertura o justificación para la ocupación temporal de territorio costarricense en la lucha contra este flagelo, sin embargo, aparecen nuevas interpretaciones que permiten entender con mayor claridad la presencia de ese país en Costa Rica.

El diario israelí Haaretz echa mucha leña a esta hoguera, al plantear que según sus fuentes latinoamericanas, la causa real del conflicto de límites entre estos dos países responde a “un ambicioso plan de Venezuela, Irán y Nicaragua para construir un canal interoceánico en suelo nicaragüense que rivalice con el actual canal de Panamá”.

La aseveración en muy grave ya que se trata de dos países enemigos de Estados Unidos en una zona de influencia de éste y, por ende, afecta su área de “defensa estratégica”. El tema así planteado nos da mayores indicios sobre el misterioso arribo y desembarco de marines en el mes de julio en Costa Rica, pero también nos plantea graves amenazas a la paz regional, en momentos en que Sudamérica se ha desmarcado y ha logrado reducir el impacto de la crisis mundial, que golpea fuertemente a América del Norte.

El tema está en la agenda actual, esperemos que no sea realidad lo que plantea el diario de Israel, porque ya Centroamérica tiene varias décadas perdidas por enfrentamientos derivados de la guerra fría, principalmente las décadas de los setenta a los noventa y aún está muy fresca en la memoria de la sociedad el alto costo que ha debido pagar y, actualmente, sigue pagando.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx


 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com