Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 12021 al 12040 
AsuntoAutor
496/10 - Revolució Noticias
497/10 - Cien años Noticias
499/10 - Bienvenid Noticias
498/10 - México - Noticias
490/10 - La socied Noticias
Fwd: Programa II C Santiago
500/10 - DÍA DEL G Noticias
Re: NoticiasdelCeH Gerusa D
501/10 - Corea: cr Noticias
502/10 - A 60 años Noticias
503/10 - El discur Noticias
504/10 - CONSULTA Noticias
505/10 - Focos roj Noticias
506/10 - El “nuevo Noticias
507/10 - La guerra Noticias
508/10 - A guerra Noticias
pedido Taty
Re: NoticiasdelCeH Marcela
RE: NoticiasdelCeH felipe r
Re: Contacto con e Precept
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12287     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 490/10 - La sociedad actual: miedo, amansamiento y rec alificación
Fecha:Domingo, 21 de Noviembre, 2010  11:46:19 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 490/10
 

La sociedad actual: miedo, amansamiento y recalificación

                                                                           Alfredo César Dachary

 

La sociedad que emerge a comienzos del siglo XXI ha tenido un fantasma, o sea, una amenaza que la cubre y se transforma en un referente obligado de la cotidianidad, y éste es el miedo derivado de la gran inseguridad ciudadana que tiene al terrorismo y la delincuencia organizada como sus principales agentes de operación o consecuencias, ya que las causas se encuentran dentro del asimétrico y contradictorio sistema que vivimos, hoy en crisis profunda o estructural.

En la segunda mitad del siglo XX, luego de los primeros cincuenta años con dos grandes guerras y la tragedia del exterminio de poblaciones enteras, emerge como fantasma el miedo o la amenaza del holocausto nuclear, el cual estuvo cerca de darse, y que se dio en el marco de la guerra fría, situación que sirvió de escenario a la consolidación de la hegemonía de Estados Unidos y al desarrollo y posterior caída de la URSS.

El comienzo del siglo XX, el cual fue iluminado con las ideas del progreso en occidente y el gran desarrollo industrial como demostración de fuerza y transformación, fue cerrado violentamente con la primera gran guerra mundial que luego se redefinió en la segunda gran guerra mundial y, entre ellas, el puente  de la gran crisis mundial del 29.

Sin amenazas visibles o invisibles no hay miedo colectivo y sin éste, uno de los principales ingredientes de la dominación que viene a reemplazar el miedo histórico que generó la religión, no se podría imponer el poder y sus reglas para poder controlar toda la sociedad “amenazada”.

Como se vislumbra esto no es nuevo y este modelo de miedo – poder  viene de muy lejos en el tiempo, desde los viejos imperios a las obscuras noches del Medievo donde el miedo era el “infierno” pregonado, teatralizado e impuesto por el poder religioso a las grandes masas de gente sin la menor educación, más allá de la religión que los controlaba, por ello la alianza de esa época pre moderna era entre el clero y el Estado.

Pero eso podría ser eterno y luego los ejércitos de curas, monjes y otros, fueron reemplazados por nuevos ejércitos que impondrían el miedo y la dominación con la fuerza de sus armas, la nueva razón también se basaba en el miedo a algo o alguien, que lo ejercía por encima de todos, el estado burgués.

Hoy, en pleno mundo altamente tecnificado y presumiblemente educado y concientizado, no debería existir ninguno de estos fantasmas, pero sin embargo se continúan como una larga procesión de imágenes y sueños, pesadillas de una sociedad informada pero poco educada como para poder romper con estos emisarios del largo pasado.

La guerra fría, obra maestra del control social para todos los ciudadanos, partió desde dentro de Estados Unidos con el macartismo, donde el estado policial podía detener, condenar y expulsar a cualquier persona que se considerara “peligrosa”, ya sea por sus ideas como por su forma de vida, y a todo ello se le había formado un infierno propio: el comunismo con satanás, también Stalin.

Hoy esto ha terminado; el enemigo: la URSS no existe, pero hay otro más fuerte que éste: China, bajo la dirección del Partido Comunista, pero aplicando un modelo capitalista con una visión más cercana al estado del bienestar, que hoy se bate en retirada en Europa y Estados Unidos, pero ese enemigo real no lo es porque sino el sistema terminaría de colapsar.

Pero el miedo subsiste, los fantasmas se reciclan y crean nuevos modelos de temores, cada vez más sofisticados, aunque a veces se repiten o reformulan como ahora una mezcla de religión con razas y culturas diferentes enfrentado al “occidente”, un cuento difícil de creer y, mucho más, de entender.

El nuevo miedo crea nuevos enemigos y nuevos dominadores, los ejércitos de guerreros son reemplazados por la seguridad privada, aunque los primeros son para el frente externo, salvo situaciones anómalas como fue el caso del cono sur en los setenta y ochenta, y en la actualidad es el caso de Colombia, Honduras y México, en América.

 

Miedo, amansamiento y obediencia

         Muchos autores creen que el contrato social, que une a las sociedades y por el cual éstas se organizan jerárquicamente, está entrando en una etapa de crisis por no decir que ya ha colapsado, y los ejemplos sobran, desde los que ya no creen en la eficiencia de la seguridad pública a los que promueven  la educación y la salud privada como nuevos productos de la sociedad del consumo. Esta ha generado la nueva ciudad dentro de la vieja ciudad, lugares privados y cerrados donde los servicios son del grupo de habitantes, aislados y segregados de los que la habitan.

         La combinación de individualismo y pérdida de la solidaridad social es el caldo de cultivo ideal para el modelo más egoísta y perverso que haya aplicado y se sigue aplicando en el mundo, el conocido como neoliberalismo, hoy promotor de la extinción del estado del bienestar.

Allí el miedo completa la tarea, miedo a los pobres, porque son diferentes y por ello peligrosos; miedo a los extranjeros porque vienen de otros lugares y mucho más porque vienen a buscar trabajo, algo que hoy es evidente en la Europa mediterránea.

El miedo ha llevado a la creación de ficciones como son los viajes virtuales, a la construcción de ciudades seguras y controladas como hoy es Las Vegas, a la práctica del aislamiento con los grandes costos de la pérdida de la sociabilidad, el reemplazo de los lugares públicos por los espacios privados para usos masivos pero selectivos por la necesidad del consumo.

Este es un largo camino que se ha llevado a cabo en un corto tiempo, luego del 11-S el mundo ha cambiado y el miedo se ha globalizado, siendo sus escenarios más dramáticos todas las zonas de frontera, ya sea entre los países, los aeropuertos y puertos.

El proceso de “amansamiento” del ciudadano comienza con los medios que van sembrando la semilla de la inseguridad y el miedo, del agobio y la desesperanza, y con ello creando el escenario ideal para un mayor control de la sociedad.

La sociedad vigilada por cámaras, los edificios controlados por cámaras, las oficinas supervisadas por ojos electrónicos, siempre hay algo que ve, que controla todo, desde el Internet a las llamadas en el celular, hemos perdido la privacidad y ésta es reemplazada por el control del hermano mayor, “el Estado policial”, que ya no trata de mediar o repartir, sólo controlar para mantener la asimetría actual.

El amansamiento se da todo el día, desde la televisión a los periódicos, siempre está la noticia violenta, y el miedo no deja de alimentarse, así al llegar al aeropuerto comienza el rito de la seguridad, el cual se repite al entrar en una oficina, en un banco, en todos los lugares donde se da la presencia masiva de personas.

¿Nos hemos acostumbrado? Hemos perdido la capacidad de respuesta, el miedo nos limita o la nueva cotidianidad nos parece “normal”. Cada día hay más limitaciones, viajar en avión es iniciar un periplo por las diferentes revisiones, un camino desde el manoseo a las personas a la humillación cuando creen encontrar algo “raro”.

Ejércitos privados ejerciendo un poder público, el de la revisión a los ciudadanos, ejércitos privados extranjeros como la empresa de seguridad del aeropuerto de la ciudad de México, revisando a nacionales, ¿una nueva manera de recolonización aceptada y a la vez pagada por los usuarios?

El miedo construye estos nuevos escenarios, que no son el común denominador del mundo, sino de los países con mayor desarrollo y sus periféricos, donde la nueva disciplina de la seguridad, implica una militarización de la sociedad y ésta ante el miedo, sólo calla.

Amansamiento y obediencia son los opuestos de una dicotomía, algo que ya hablaba Michel Foucault en “Vigilar y Castigar” al explicar el origen de las prisiones para los delincuentes. Hoy la nueva cárcel es el mundo del consumo rodeada del muro del miedo y la inseguridad y los infractores son los que se oponen a esta práctica que domina toda la sociedad o ponen en duda su legitimidad.

alfredocesar7@yahoo.com.mx