Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1186 al 1205 
AsuntoAutor
208/03 - El Niño Humboldt
215/03 - Trabajo y Humboldt
217/03 - Se necesi Humboldt
216/03 - La geogra Humboldt
209/03 - Maestría Humboldt
214/03 - La Geogra Humboldt
213/03 - LAS REDES Humboldt
212/03 - La Redefi Humboldt
211/03 - Revista R Humboldt
210/03 - Universit Humboldt
220/03 - Algodón y Humboldt
219/03 - Quinto En Humboldt
218/03 - Junta de Humboldt
226/03 - Datos a Humboldt
225/03 - El Espaci Humboldt
224/03 - Posgrado Humboldt
atentado a estudia olvidate
223/03 - Investiga Humboldt
222/03 - Impsa con Humboldt
221/03 - Uma Guerr Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1366     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 212/03 - La Redefinición Territorial del Área Metropol itana de Mendoza
Fecha:Sabado, 29 de Marzo, 2003  04:02:51 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

NCeHu 212/03

 
Departamento de Geografia - Universidade Estadual de Maringá
Revista GeoNotas
 

Volume 4 Número 4
Out/Nov/Dez 2000
ISSN 1415-0646

TÍTULO  LA REDEFINICIÓN TERRITORIAL DEL ÁREA METROPOLITANA DE MENDOZA EN EL CONTEXTO DE LOS ACTUALES PROCESOS DE TRANSFORMACIÓN.
AUTOR Ana Amélia Álvarez Mancini
ATIVIDADE 

Dra. en Geografía. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina


Resumen

Los actuales procesos mundiales vinculados con las innovaciones tecnológicas en el transporte y las comunicaciones, la producción y los servicios, están provocando transformaciones que inciden en la organización de los territorios en las distintas escalas geográficas y en la población.

En este contexto, las áreas metropolitanas, en las diferentes jerarquías, experimentan cambios acelerados, como así se comprueba en distintas ciudades latinoamericanas.

En esta ocasión hacemos referencia a una ciudad del centro-oeste argentino, Mendoza, metrópoli regional en la que es evidente la capacidad de respuesta a los requerimientos de la nueva dinámica urbana y regional. No obstante, son preocupantes los típicos problemas urbanos y la ausencia de política territorial, planificación y gestión eficaces.

A partir de lo antes expuesto, en consecuencia, presentamos a continuación algunas características de la realidad urbana, transformaciones de su estructura, la redefinición territorial del Área Metropolitana y la necesidad de pautas para su ordenamiento.

Palabras clave: Mendoza, Dinámica Urbana, Área Metropolitana


EL SURGIMIENTO DEL PROCESO DE METROPOLIZACION

El proceso de valoración y apropiación del territorio pone en evidencia que Mendoza, capital de la provincia homónima, evolucionó favorablemente configurándose una estructura lineal norte-sur a partir de su emplazamiento al pie de la cordillera de Los Andes. La disponibilidad de agua para riego en el medio semidesértico, la aptitud de los suelos para la agricultura y la laboriosidad de los habitantes nativos e inmigrantes procedentes de Italia, España, sobre todo, que llegaron desde fines del Siglo XIX y principios del XX, dieron origen e impulsaron el crecimiento del oasis norte de la provincia.

La posición geográfica de encrucijada en los dos ejes que vertebran el territorio nacional en sentido este-oeste, Ruta Nac. Nro.7 y norte-sur, Ruta Nac. Nro. 40, constituyó otra ventaja.

Palabras clave: Geografía, áreas metropolitanas, globalización, desarrollo territorial.

* Dra. en Geografía. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.

En 1991, último Censo Nacional de Población y Vivienda, el Área Metropolitana de Mendoza tenía 884.940 habitantes distribuidos en seis jurisdicciones municipales, cifra que representa el 63% del total provincial y el 62% de la población urbana. Si se incluye la población de los tres departamentos del Este, hacia los cuales extiende su área de influencia mediata, ésta se eleva a 1.092.955 habitantes, el 77.4% del total provincial.

En el marco del renovado interés por la integración regional en América Latina, la metrópoli regional, ubicada en el Corredor Bioceánico Central o Corredor Central de Comercio, que une con Buenos Aires y con Santiago de Chile y el puerto de Valparaíso, detenta una posición privilegiada en la macro-región Mercosur.

Sin duda, la interrelación entre las escalas geográficas pone en evidencia la estrecha coexistencia de las lógicas local, regional, nacional e internacional, al mismo tiempo que exigen redefiniciones territoriales y propenden a nuevas dinámicas espaciales, fenómenos de fuerte impacto en el Área Metropolitana de Mendoza.

Antes de explicitar hechos y procesos que en el contexto general de la globalización contribuyen a reforzar el protagonismo de las ciudades, en este caso de una ciudad intermedia, se considera oportuno proporcionar una breve referencia sobre la realidad metropolitana de ésta antes de los años 90.

El proceso de crecimiento demográfico y espacial de la ciudad desde su fundación por Don Pedro del Castillo en 1561, conquistador de Cuyo proveniente de la Capitanía General de Chile, fue muy lento en la época colonial e interrumpido brutalmente por un fuerte sismo en 1861. En aquel entonces, "el radio urbano se componía de 18 cuadras de largo y 6 de ancho, aproximadamente 100 manzanas y 1200 edificios. Se calculaban en 12.500 el número de habitantes. La ciudad fue completamente destruida y la cifra de víctimas se elevó a varios miles. En 1863 el proyecto presentado por el Ing. Julio Balloffet para el nuevo emplazamiento de la ciudad es aprobado" (Alvarez, Ana, 1977). Los departamentos que posteriormente con Capital formarían parte de la aglomeración, Godoy Cruz, Guaymallén, Las Heras, Luján de Cuyo y Maipú, fueron creados entre 1855 y 1871.

Factores y hechos diversos se entraman en la evolución urbana, algunos de éstos como la llegada del ferrocarril puesto al servicio público en 1885 y la afluencia de inmigrantes desde esa época, con el más alto flujo registrado en el censo de 1914, aceleran el proceso de desarrollo. La actividad vitivinícola, pilar de la economía regional, recibe gran impulso a partir de la llegada de mano de obra calificada, máquinas y nuevos insumos.

La expansión de la ciudad prácticamente no continúa el plano en damero y desde principios del siglo XX comienza la anarquía en el trazado.

Las actividades agroindustriales, la extensión de infraestructuras y servicios, facilitan las relaciones ciudad-campo, al tiempo que se incrementan los intercambios comerciales con otras regiones del país y el extranjero.

Las transformaciones que se producen dan origen a la aglomeración urbana que comienza a denominarse Gran Mendoza, desde fines de la década del 40. El Censo Nacional de Población y Vivienda de 1947 proporciona un total de 211.793 habitantes urbanos en las cuatro jurisdicciones político-administrativas en las que se extiende el espacio de edificación continua. Maipú, hacia el sureste, y Luján de Cuyo al sur, se consolidan como dinámicos centros satélites insertos en el próspero espacio agroindustrial circundante.

Las políticas públicas tratan de dar respuesta a la alta demanda de vivienda y servicios, frente a la atracción de la aglomeración urbana, metrópoli de la red de ciudades de la histórica región de Cuyo, integrada por Mendoza, San Juan y San Luis.

La bodega, el típico establecimiento industrial mendocino al que llegan ramales del ferrocarril, constituye hitos del paisaje que se urbaniza.

Un vertiginoso crecimiento de la edificación, tanto en sentido horizontal como vertical encuadrada en reglamentación específica para la construcción sismo-resistente desde los primeros años setenta, y la variedad de fuentes de empleo, dejan paso a una pujante aglomeración urbana que desde mediados de ese decenio engloba a las ciudades satélites, distantes aproximadamente a dieciocho kilómetros.

La figura urbana lineal se ensancha hacia el este, en el departamento de Guaymallén y hacia el sureste en Maipú.

La observación cartográfica permite apreciar formas ortogonales en numerosos barrios del Gran Mendoza, generalmente en los alrededores de las ciudades cabeceras departamentales, a las que se yuxtaponen trazados que no responden a decisiones que evidencien preocupación por una expansión planificada que favorezca el desenvolvimiento de actividades y, por ende, la fluidez de los desplazamientos vehiculares y el acortamiento de distancias y costos.

En la base de los típicos problemas urbanos que comienzan a suscitarse está la superposición de decisiones y un extenso mosaico de usos del suelo. Distintos organismos con competencias territoriales, nacionales, provinciales y municipales, y una gama de zonas con clara vocación, ya sea residencial, esparcimiento, cargas y transporte, industrial, servicios, promueven la elaboración de reglamentaciones en los municipios desde mediados de los años setenta. No obstante, la escasa y en muchos casos ausencia de voluntad de concertación entre los seis municipios y entre éstos y los agentes privados, repercuten negativamente en la construcción del Área Metropolitana en tanto sistema urbano.

En los primeros años del 80 el proceso de suburbanización continúa incorporando espacios para loteos y barrios. Pero el avance es indiscriminado, pues no responde a una política de completar la trama urbana y los espacios vacíos, sino que en la mayoría de los casos los barrios se diseminan sin previos estudios o no respetan normas municipales, a la vez que se destruyen las tierras cultivadas. El ritmo de este proceso luego disminuye; factores económicos, financieros y políticos afectan en la "década perdida" a las ciudades, regiones y países de América Latina.

La reestructuración del Estado y de la economía permite que hacia el umbral de los años noventa el gobierno nacional paulatinamente lograra emprender el camino hacia la consolidación de la democracia, el equilibrio de las cuentas fiscales y de los aspectos macroeconómicos. Se renueva el interés por las inversiones, la integración regional y el Mercosur comienza a cristalizar viejos anhelos sobre las posibilidades de mayor apertura hacia mercados lejanos.

LA METROPOLI REGIONAL DE MEDOZA EN LOS AÑOS 90

Para el desarrollo de este parágrafo se han seleccionado variables consideradas significativas en el proceso de transformación de la estructura urbana, forma y funciones, que nos permiten sustentar que también ciudades intermedias latinoamericanas, como es el ejemplo que nos ocupa, se están ajustando e insertando en las nuevas redes de flujos que impulsa el contexto de la globalización de la economía, los avances tecnológicos en las comunicaciones y la reestructuración de las economías en esta fase del capitalismo.

Se comprueba, en consecuencia, que el protagonismo mundial de algunas grandes ciudades, "las áreas metropolitanas principales", está acompañado por el de otras ciudades, el de las "áreas metropolitanas secundarias" (V Seminario Internacional de la Red Iberoamericana de Investigadores sobre Globalización y Territorio, Toluca, México, setiembre de 1999). En otras palabras, la rapidez e intensidad de los procesos actuales, en mayor o menor grado impactan en todas las jerarquías urbanas. A continuación se hace referencia a aspectos de la realidad urbana y a fenómenos que alientan el desenvolvimiento de los procesos actuales.

Se intensifica el proceso metropolitano de suburbanización

La población, la vivienda y el equipamiento social desde sus características más sobresalientes, se presentan a continuación, porque tanto en calidad de elementos como de factores de la estructura urbana están íntimamente relacionados con la base explicativa del proceso de suburbanización acelerada que se está verificando en el Área Metropolitana de Mendoza.

El Gran Mendoza ocupa el cuarto lugar en la jerarquía de ciudades del país.

La distribución de la población en el espacio de edificación continua, de aproximadamente 27 kilómetros de largo y 18 de ancho, denota la linealidad de la estructura.

Si bien son importantes los matices con respecto a la densidad de habitantes, el tratamiento de los datos sobre densidad bruta en radios censales permite conocer que prevalecen las densidades entre 61 y 157 habitantes por hectárea. Estas cifras no hacen sino poner de manifiesto la preferencia de las personas de habitar en viviendas individuales y el fenómeno típico de gran extensión y edificación baja en las ciudades latinoamericanas.

El análisis del ritmo del crecimiento demográfico indica que éste ha sido positivo en todos los departamentos. No obstante, se verifica también en este último censo la tendencia de disminución de la población en el Área Central de la aglomeración, el crecimiento intercensal 1991-80 fue del 2.2% (2.651habitantes). En los otros departamentos las cifras oscilan entre el 26.16% en Guaymallén (43.029 habitantes) y 40.09% en Luján de Cuyo (16.743 habitantes).

En estrecha relación con la distribución espacial y la cantidad de habitantes, la vivienda es otra variable estrechamente relacionada con la dinámica metropolitana.

En las áreas urbanas de los departamentos del Gran Mendoza la última variación intercensal muestra cifras que indican un incremento alto. En efecto, inclusive en el Área Central aumentó en un 14.54% (5.138) el número de viviendas, y como es lógico suponer, en el resto de los departamentos la construcción ha experimentado un fuerte crecimiento. Así, por ejemplo en Guaymallén el 32,88% (12.091 viviendas), que equivale al crecimiento en cifras absolutas más elevado de viviendas, y en Luján de Cuyo donde el aumento fue del 55.18% (4.053 viviendas). Cabe resaltar que en Guaymallén este hecho trae aparejado la destrucción del uso agrario del suelo, preocupante situación ya que constituye el sector de tierras de mayor aptitud y extenso del suburbio hortícola del Gran Mendoza. En los departamentos de Las Heras, con cultivos anuales y permanentes, y en Maipú y Luján de Cuyo, la construcción de barrios avanza sobre todo a expensas del cultivo de la vid. El cambio de valor de uso de la tierra es resultado de la ausencia de políticas del gobierno que preserven el equilibrio de los sistemas de actividades y el medio ambiente en el oasis, y la especulación inmobiliaria, la cual es alentada por el aumento constante de la población urbana y en consecuencia estimula la tendencia de la expansión espacial urbana.

La política de vivienda decididamente impulsada desde los gobiernos provincial y municipales, encuentra en estos últimos a partir de la descentralización de funciones, causas políticas, alta demanda, créditos hipotecarios accesibles, y agentes privados que promueven distintos tipos y categorías de barrios residenciales.

En suma, los incrementos de población urbana y de viviendas impulsan en el decenio de los noventa un proceso de suburbanización que amplía la mancha urbana hacia todos los puntos cardinales, con aciertos y muchos desaciertos en un accionar no planificado ni coordinado entre agentes públicos y privados, y donde la participación de la población, si bien escasa, se diluye a la hora de las decisiones.

Estimamos oportuno responder brevemente a la pregunta que después de lo antes expuesto el lector se hace. ¿Cuál es la realidad en relación con los equipamientos comunitarios? Para ello elegimos dos: educación y salud.

En todos los niveles educativos el departamento Capital es el que posee la cantidad más elevada de establecimientos. Al respecto hacemos notar que es el Área Central la principal receptora de alumnos, y con ello la localización del servicio educativo se convierte, entre otros, en factor de problemas para la circulación vehicular y la contaminación ambiental.

De todos modos es pertinente aclarar que tanto la oferta como la demanda educativa en los niveles primario y medio, hoy EGB y Polimodal, en los otros departamentos de la aglomeración urbana acusan ritmos distintos, según posibilidades y prioridades. No obstante, el gobierno provincial tiene definida su política educativa la que se concreta en áreas urbanas y rurales.

Un hecho histórico que señalamos es la presencia de establecimientos de prestigio para la enseñanza media en las ciudades cabecera de departamento, el que responde también a la importancia y radio de influencia de las mismas.

Específicamente en cuanto al nivel universitario, la jerarquía del equipamiento está en la base de la decisión del emplazamiento, tanto del ámbito público como del privado. Acotamos que el Campus de la Universidad Nacional de Cuyo, con casi el 60% de la matrícula del medio, 22.376 alumnos en 1999, se halla al oeste del departamento, en la franja del piedemonte.

En lo relativo a salud, los centros asistenciales de alta complejidad están casi todos en la ciudad de Mendoza. La instalación de hospitales y clínicas en Godoy Cruz y en Guaymallén los ha convertido en centros de atracción al respecto, por la calidad del servicio y las externalidades positivas que devienen de la accesibilidad y el número de líneas y frecuencias del transporte público automotor de pasajeros.

El dato que deseamos resaltar sobre el equipamiento salud es el que se obtuvo de la investigación realizada conjuntamente con la Lic. Gladys Ruiz de Lima sobre el número de camas disponibles por establecimiento. Lamentablemente se ha registrado una preocupante disminución paulatina, en 1990 había 1541 mientras que en 1998 el total descendió a 1393 camas en los hospitales públicos del Gran Mendoza.

Para finalizar este punto, compartimos las expresiones de Hiernaux (1999) cuando se refiere a las transformaciones de la estructura urbana en la metrópoli mexicana, que también ocurren en la nuestra en lo atinente a reconstrucción sobre sí misma y expansión periférica.

Otras características y problemáticas urbanas.

Los usos del suelo, el empleo y la estructura vial son otras variables que, desde nuestro análisis geográfico, contribuyen a la explicación de la complejidad y singularidades que hoy detenta el Área Metropolitana de Mendoza. La breve consideración sobre los usos del suelo se focaliza sólo en los tipos y su localización espacial. Así, el uso residencial dominante está acompañado por una zona comercial y Centro Cívico que identifica el Área Central, y que se extiende en arterias de alta circulación, y reducidos espacios que coinciden con la ciudad principal de los departamentos de la aglomeración. La mixtura de usos (residencial, comercial, servicios, pequeñas industrias, talleres, depósitos) sobresale en Godoy Cruz y Maipú por la extensión que ocupan. Se identifican tres grandes zonas industriales, la del norte, en Las Heras, muy relacionada con la construcción; la del sudeste, interdepartamental (Guaymallén, Godoy Cruz y Maipú) y la del sur, en Luján de Cuyo, ambas de manufacturas variadas y de base agraria. Al sudoeste, en la margen derecha del río Mendoza está instalado el Parque Industrial Provincial, cuyas actividades principales son la petroquímica y las ferroaleaciones. Usos puntuales y de diverso tipo salpican el espacio urbano, el que al este y sur preferentemente está en contacto con el espacio agrario. Resulta oportuno mencionar que el equipo de investigación que integramos, en lo relativo a este tema, pudo constatar la correspondencia que existe entre el relevamiento realizado sobre el terreno y la reglamentación de la zonificación de los usos del suelo obtenida en los municipios.

El empleo tiene una estrecha relación con las variables presentadas. La georeferenciación de los puestos de trabajo revela distribuciones concentrada, lineal y dispersa. Se ha comprobado que el Área Central, las cabeceras departamentales y la zona industrial del sudeste son los espacios donde se halla el más alto número de empleos. Según los datos proporcionados por la Dirección de Vías y Medios de Transporte del Gobierno de Mendoza elaborados sobre la base del Censo Económico 1993-94, aquéllas tienen entre 800 y 1530 empleos por radio censal.

Una situación que es de suma importancia, y deseamos enunciar, es la de analizar las relaciones entre puestos de empleo y servicio de transporte colectivo de pasajeros.

En el contexto de los actuales procesos de transformación remarcamos que en el Área Metropolitana de Mendoza se ha producido, como en prácticamente todas las ciudades de mayor jerarquía, una disminución acentuada de la cantidad de empleos en la industria, mientras que han aumentado notablemente en los servicios. Al comparar los Censos Económicos se extrae que Capital detentaba el 67% de las personas ocupadas en el comercio en 1984, la rama de actividad más destacada al respecto, mientras que la situación es diferente en 1993, pues son los servicios los que constituyen la principal fuente de empleo, el 55.57%. Comparado el departamento Capital con los otros cinco integrantes del Gran Mendoza inmediatamente se destaca su preeminencia en la cantidad total de personas ocupadas en los sectores comercio, industria y servicios en 1993, 34.344, le sigue Guaymallén con 20.486 y Godoy Cruz con 18.298.

Dos hechos a destacar: por un lado, el volumen diario de personas que se desplazan por razones de trabajo, a lo cual se agrega el ocasionado por la demanda de servicios, hacia el centro de la ciudad de Mendoza; por otro, que los rubros del incremento en servicios dejan de ser los tradicionales para ofrecer al mercado todo aquello que hoy la tecnología de la información, las comunicaciones, las finanzas, el turismo, las empresas requieren para alcanzar competitividad en este mundo actual de redes y flujos que desde las "ciudades informacionales" comandan los territorios.

La movilidad de personas y bienes se mide en distancia, tiempo, costo, de ahí que incorporemos algunas consideraciones sobre la estructura vial metropolitana y los medios de transporte.

En esta gran ciudad una de las problemáticas más graves, por los impactos negativos directos e indirectos que ocasiona, es la obsolescencia y colapso de la red de accesos a la ciudad de Mendoza. Algunas obras concretadas, como el "corredor del oeste", no son suficientes para paliar la falta de previsiones en materia de obra pública vial, por parte tanto del gobierno provincial como de los municipios.

Si a esto se agrega el uso masivo del automóvil, pues es el medio que los habitantes más eligen para desplazarse, la cantidad de líneas de transporte público de pasajeros cuyas unidades en el mayor número no reúnen las condiciones técnicas requeridas para contribuir a la sustentabilidad urbana, la elevada concentración de actividades, surge un acentuado contraste entre los sectores de la ciudad de los que los mendocinos nos orgullecemos y aquellos donde la congestión del tránsito, la contaminación ambiental, la inseguridad atentan contra la vida de las personas.

Hacia el final de los años noventa se hicieron importantes estudios a solicitud del gobierno provincial sobre vialidad, incremento del servicio de trolebuses, como así también recibió y aceptó en una primera instancia la propuesta de la empresa Tecnicagua S.A.I.C.A. de un "esquema multimodal de transporte público de pasajeros con medios no contaminantes". Ésta, plantea un proyecto ferrotranviario conectado con el servicio de ómnibus y playas de estacionamiento (Ecovías) para toda el Área Metropolitana.

Un capítulo aparte merecería el transporte de carga pesada, sobre todo porque es urgente la afectación de determinadas arterias y tramos para ello, desvíos, construcción de obras complementarias. En consecuencia, ordenar el flujo de cientos de camiones diarios que salen, llegan o pasan por el Área Metropolitana de Mendoza deviene una tarea muy compleja y de alto costo económico, pero impostergable dada la inserción del oasis norte en los territorios que participan en las nuevas dinámicas que fomenta la globalización y la internacionalización de la economía. No obstante, compartimos también el hecho de que "la globalización se vuelve una cuestión de escala y complejidad agregada, en un proceso que también está teniendo lugar en niveles más bajos de la jerarquía urbana y con una orientación nacional o regional, más que global" (Sassen, 1998).

La presencia de "artefactos de la globalización".

La morfología urbana ha sido impactada por "artefactos de la globalización" (De Mattos, 1999). Grandes equipamientos y nuevas inversiones encuentran en las externalidades positivas del Área Metropolitana de Mendoza el fundamento de las decisiones sobre los lugares de emplazamiento.

Las ventajas de la posición geográfica, de la accesibilidad, la oferta de servicios especializados, recursos humanos, mercado que se inscribe en las tendencias del consumo mundial, anhelos y apertura de los diferentes sectores de la población para continuar creciendo, sin desconocer y ocuparse de los problemas sociales, aunque no con la eficiencia y eficacia que desearíamos, son factores de indudable atracción para nuevos emprendimientos.

Hasta principios de los noventa, el centro de la ciudad era el lugar privilegiado por las decisiones económicas, hoy la tendencia se revierte en lo que se refiere a los nuevos tipos de equipamiento y su localización.

Los inversores eligen amplios espacios suburbanos para instalarse, acordes con las necesidades de la actividad a desarrollar y el uso del automóvil. Shoppings, hipermercados, malls, hoteles cinco estrellas de cadenas internacionales en construcción, deslumbran al habitante mendocino y a viajeros. Pero paralelamente, este fenómeno incide profundamente en el funcionamiento urbano en general y, en especial, en la economía de los pequeños comerciantes y prestadores de servicios cotidianos o corrientes para la población residente, tanto del Área Central como de los diferentes barrios de la aglomeración. Las posibilidades de precios más bajos, diversidad de rubros, entretenimientos, confort, vigilancia, sustentan la competitividad entre las firmas y el juego de la oferta y la demanda.

El marketing, la mercadotecnia, la movilidad de los capitales nacionales y extranjeros, contribuyen a concretar, en ciertos casos, decisiones políticas largamente esperadas por la comunidad, los gobiernos municipales, técnicos, planificadores, organizaciones o grupos de trabajo comprometidos en preservar el medio ambiente y lograr la mejor calidad de vida de la población.

Ejemplificamos lo expresado con la concreción del traslado de la estación de cargas del ferrocarril Gral. San Martín, hoy multimodal, la que con el pasar del tiempo quedó ubicada en el macrocentro de la ciudad donde coexistió con la de pasajeros, desde la llegada del ferrocarril a Mendoza hasta hace unos quince años, a la localidad de Palmira, en el departamento Gral. San Martín, distante unos 40 kilómetros al este de Mendoza. En la actualidad, las amplias playas para depósito de containers y movimiento de trenes y camiones nos indican que este lugar de América Latina también se ha insertado, en este caso desde algunas actividades económicas, en los nuevos modos de producción y desarrollo.

¿POR QUÉ LA REDEFINICIÓN TERRITORIAL DE LA METRÓPOLI? Algunas reflexiones y conclusiones

Desde la época colonial Mendoza tuvo un papel privilegiado en la construcción de la historia y el espacio regional y nacional.

Capital política, centro cultural, sede de la Universidad Nacional de Cuyo fundada en 1939, el polo económico más importante del centro-oeste argentino, Mendoza el lugar más importante en la jerarquía regional de ciudades. Hoy experimenta una serie de transformaciones territoriales que la redefinen.

Desde un primer punto de vista, tomamos el término redefinición en la acepción de afirmar, volver a definir. Esto significa para nosotros que nuestra metrópoli continúa detentando la primacía y funciones urbanas que prácticamente desde siempre desarrolló. Desde sus problemas y potencialidades endógenas se reafirma en su rol.

Desde un segundo punto de vista, en el actual contexto de las nuevas lógicas territoriales que "enmarcan procesos de cambio" (Álvarez, A., 1997), también el Área Metropolitana se redefine en el sentido de que ha receptado y da señales desde distintos aspectos. Las transformaciones de su forma, contenido y movimientos denotan respuestas a los desafíos del presente, desde la escala intraurbana a la escala mundo.

Finalmente, en un tercer punto de vista, consideramos que, desde el paisaje urbano y rururbano y desde los motivos, el volumen, frecuencia y disminución temporal en los desplazamientos de personas y bienes, la expansión territorial metropolitana alcanza sectores jurisdiccionales que se hallan más allá de aquellos seis municipios que conformaron el Gran Mendoza.

Precisamente, desde fines de los noventa el Área Metropolitana de Mendoza avanza expandida en el nuevo milenio. Los centros urbanos y sus respectivos suburbios de tres departamentos del Este, San Martín, Junín y Rivadavia dejaron de ser centros satélites, desde los resultados de nuestros estudios y reflexiones, para pasar a constituir partes interdependientes de la aglomeración urbana.

Si esta realidad urbana es aceptada por todos aquellos que nos sentimos co-responsables de su evolución y de la urgencia de convertir en marco legal principios generales que nos garanticen el funcionamiento de un sistema urbano, contextualizado desde el oasis y el desierto en toda la provincia y con las escalas regional, nacional y supranacional, podremos recorrer caminos y etapas para propender, con equidad y sustentabilidad ambiental, al desarrollo territorial.

BIBLIOGRAFIA

ÁLVAREZ, A. A. (1977): La croissance démographique et spatiale d'une ville de l'ouest argentine: Mendoza, Tesis de Doctorado, Universidad de Bordeaux III, Francia, (inédita).

Alvarez, A. A. (1999): "Los territorios en la era de la globalización. Del Mercosur a los departamentos de la provincia de Mendoza, Argentina", en: M. Panadero Moya, F. Cebrián Abellán, coordinadores, América Latina: lógicas locales, lógicas globales, Cuenca, España, ed. de la Universidad de Castilla-La Mancha, pp. 339-354.

CASTELLS, M. (1999): "La era de la información. Economía, sociedad y cultura", en: La sociedad red, Vol.1, Madrid, ed. Alianza.

HIERNAUX-NICOLÁS, D. (1999): "Los frutos amargos de la globalización: Expansión y reestructuración metropolitana de la ciudad de México", en: EURE (Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales), nº 76, Pontificia Universidad Católica de Chile.

SASSEN, S. (1998): "Ciudades en la economía global", en: EURE (Revista Latinoamericana de Estudios Urbano Regionales), nº 71, Pontificia Universidad Católica de Chile.