Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11801 al 11820 
AsuntoAutor
347/10 - PANEL PRO Noticias
348/10 - TERCERA D Noticias
349/10 - La imposi Noticias
351/10 - MEGAMINER Noticias
350/10 - Estados U Noticias
=?utf-8?Q?RE:_Noti =?utf-8?
352/10 - SIMPOSIO Noticias
353/10 - PRE-INSCR Noticias
354/10 - O lugar d Noticias
355/10 - SIMPOSIO Noticias
I SIMPÓSIO INTERNA Charles
356/10 - Jornadas Noticias
357/10 - PANEL AMÉ Noticias
358/10 - Bodas de Noticias
359/10 - SIMPOSIO Noticias
360/10 - XII ENCUE Noticias
361/10 - PANEL GEO Noticias
362/10 - LICENCIA Noticias
363/10 - CLAUSURA Noticias
=?utf-8?B?Q3Vyc28g Charles
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12059     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 350/10 - Estados Unidos: ocaso o crisis (Tercera parte)
Fecha:Sabado, 11 de Septiembre, 2010  20:29:30 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 350/10
 

Estados Unidos: ocaso o crisis

(Tercera parte)

 

         “ ..Oh, Estados Unidos de ensueño, ¿era la misión de la civilización terminar en obsenidad y trivialidad?” Salman Rushdie.

                                                                             Alfredo César Dachary

 

         Así como hay una visión maniquea de la vida y de las cosas en esta gran sociedad formada por gente de diferentes razas y credos, hay elementos aglutinadores como ideas centrales que los hacen ondear como elemento fundamental a las banderas, cantar el himno o recordar a los caídos en las diferentes contiendas bélicas.

Hay una visión que es aceptada por grandes pensadores de Estados Unidos como Anatol Lieven de la New American Fundation y George Stone de la Universidad de Chicago, que se le llama la Teoría del Péndulo y que es también una visión maniquea pero de la historia, períodos malos que desatan fuerzas para regresar a buenos, acción - reacción y nunca caída, es una visión optimista del futuro de la nación.

Pero para Berman, la Teoría del Péndulo ha sido refutada por la realidad y la síntesis de estas respuestas son las siguientes:

·         Hay un problema de desintegración cultural formado por la alienación, la violencia y la ignorancia que hoy predominan en el país, por lo cual no existe la posibilidad de una reacción popular ante la crisis profunda y estructural.

·         La crisis de las libertades civiles ha formado una sociedad vigilada, donde la privacidad está amenazada de desaparecer, el reino de la tecnología, de la vigilancia operada por el Estado y las empresas que negocian los datos haciendo de los sujetos números y metas del mercado. Esto permite control y represión como algo fácil de operar.

·         Se ha pasado de una nación de leyes y principios a una de hombres e intereses, se ha tenido que reescribir la historia para hacer legal la tortura, los fraudes electorales y, ante todo ello, la ciudadanía no ha respondido por lo que se transforma en “un paisaje natural”.

·         Para Lieven como para Stone, el 11-S dañó el patrón de auto-reparación pendular de la historia, y así se inició una guerra contra el terror, un estado de guerra permanente sin un enemigo específico y con el riesgo que las restricciones a la libertad del acta patriótica se transformen en una constante en la vida de la sociedad.

Para el historiador inglés Arnold Toynbee, el proceso de declive de una civilización puede tener, de vez en cuando, un tiempo de recuperación pero en última instancia lo que determina el resultado final son las propiedades estructurales de la situación.

Pero hay dos temas que cierran este círculo desde lo más profundo: uno, la crisis del dólar y otro, la guerra como una forma posible de mantener la hegemonía en un mundo cada vez más multipolar.

Al final de la II Guerra Mundial, en la Conferencia de Bretton Woods se fijó el valor del oro en 35 dólares la onza, convirtiéndose en el estándar internacional de mediciones de las divisas, y con él, el dólar comenzó a consolidar su reinado.

 En 1971, el presidente Richard Nixon , con el fin de evadir la gran deuda acumulada por Estados Unidos, decide sacar al dólar el respaldo del patrón fijo oro, por lo que a partir de entonces, el dólar en vez de caer se consolidó como el único instrumento monetario global sin respaldo efectivo, más que la confianza en la economía norteamericana.

De allí en más y hasta la fecha, Estados Unidos tiene el poder de imprimir el dólar, algo que cualquier otro país tiene denegado porque cambiaría el valor de su moneda, que para contaminar todo el sistema finnaciero mundial los países respaldan sus monedas en éste, haciendo del dólar una moneda mundial.

Esto ha llevado a que no haya una relación entre el valor del dólar y su economía real, la de un país endeudado, que ha sacado su industria y vive más de los servicios. Por ello es que el valor de la moneda está en función de la economía de cada país, no puede utilizarse “la máquina de hacer dinero” sin alterar su valor. Esto no sucede con el dólar porque es la moneda mundial del comercio, adquiriendo así un valor fiduciario basado en la garantía que se supone que le da la solidez económica norteamericana. En síntesis, ¿una ficción?

Es así como el poderoso dólar ha reinado en los últimos años, antes de la llegada del euro, ganando cada vez más poder, logrando a finales de la década de 1990, estar presente en más del 80% del comercio en moneda extranjera y el 50% de las exportaciones mundiales se hacían en dólares, ya que es la moneda que opera el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.
             La deuda norteamericana, en abril del 2002, era de 6,021 trillones de dólares, cuando su PIB anual era de sólo 10,5 trillones de dólares. Esta relación entre lo que se produce y lo que se debe significaría la ruina en cualquier otro país, o de cualquier empresa. ¿Cuánto puede durar esto?

Estados Unidos se beneficia de esta situación, por ejemplo, si el petróleo se vendiera en euros, pagarían un 20% más por su factura petrolífera, que es lo que pretenden algunos países, principalmente la dupla Alemania – Rusia, ante un dólar cuestionado actualmente porque le ha salido un competidor fuerte de referencia, el euro, que poco a poco le va ganando terreno, pero que Inglaterra aliada de Estados Unidos intenta boicotear de todas las formas posibles.

En septiembre del 2009, la Conferencia de la UNTACD propuso crear una nueva moneda que sustituya al dólar como reserva y rediseñar el sistema financiero mundial, ya que las naciones están llegando al límite de financiar y sostener una moneda fiduciaria que se usa más para el gasto militar que para el desarrollo mundial.

La crisis actual provocada por los préstamos inmobiliarios de alto riesgo, señala “el fin de un período de 60 años de continua expansión del crédito basado en el dólar como moneda de reserva”, vaticinó el magnate húngaro George Soros ante los cientos de economistas y referentes mundiales que participan del encuentro que se realiza en Suiza, en la reunión mundial de Davos.

          Es muy significativo que “el gurú de las finanzas” haya decretado la fecha de muerte de la moneda norteamericana, esto constituye, al menos, un ineludible llamado de atención. Para muestra, sólo hace falta ver los antecedentes de quién realiza el pronóstico. En 1992, Soros aprovechó el declinamiento que venía sufriendo la libra esterlina frente al marco alemán y sentenció el ocaso de la moneda británica, obligando al gobierno inglés a retirarse del Sistema Monetario Europeo (SME). En el medio, por supuesto, el magnate nacido en Budapest acumuló una fortuna de 1,000 millones de dólares. Seis años más tarde, el inversionista volvió al ataque, cuando en una columna publicada por el diario estadounidense Financial Times afirmó que los mercados financieros rusos se encontraban en fase terminal y que era necesario devaluar el rublo entre el 15 y el 25 por ciento. Tan sólo unos pocos días después de su augurio, la moneda rusa sufrió una devaluación del 31 por ciento, generando un colapso en la economía de Rusia.  

          “El mundo tiene cada vez menos interés en acumular dólares" lanzó esta vez el magnate George Soros en el pueblo alpino de Davos en medio del frío invierno de Los Alpes suizos, y aunque el debilitamiento del dólar no es una novedad, los economistas de todo el mundo aguzaron el oído para no quedar fuera de los grandes acontecimientos, como el cambio de la moneda que rige el actual orden mundial.

         En el 2009 se realizó una reunion en Ekanterimburgo, Rusia, con la presencia de los líderes de China, Rusia y seis naciones del acuerdo de Shangai, a fin de sustituir el dólar como moneda de referencia. Así mismo, China, Brasil y Malasia están haciendo acuerdos para remplazar el dólar por el yuang, al igual que Rusia, India, Paquistán e Irán, todos intentan salir de la trampa del dólar sin valor real.

       Los miembros del ALBA (Venezuela, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Honduras, Dominicana, San Vincent, Antigua y Barbuda) realizan también acuerdos para usar el Sucre  (Sistema unificado de compensación regional de pagos), a la vez que anuncian la salida del Centro Internacional para las Disputas sobre Inversiones  (ICSID) del Banco Mundial.

          Para Chris Hedges, el imperio estadunidense está arruinado y el reemplazo del dólar por una moneda convencional solucionaría alguno de los problemas relacionado con el potencial de los países con gran déficit y ayudaría a su estabilidad.

         Esta es una de las dos grandes problemáticas que implica el ocaso de un imperio, en la próxima columna, la última, veremos la más compleja de todas la amenazas: la tercera guerra mundial.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx