Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11781 al 11800 
AsuntoAutor
=?utf-8?B?Q0VORUdS Charles
330/10 - México - Noticias
331/10 - Ni regres Noticias
332/10 - Pablo Gon Noticias
333/10 - Brasil - Noticias
IV Encuentro Inter Jime Nah
334/10 - SIMPOSIO Noticias
335/10 - México - Noticias
336/10 - Buenos Ai Noticias
339/10 - INSCRIPCI Noticias
338/10 - PANEL ECO Noticias
337/10 - Estados U Noticias
340/10 - SIMPOSIO Noticias
341/10 - SIMPOSIO Noticias
I SIMPÓSIO INTERNA Charles
342/10 - PRESENTAC Noticias
343/10 - SIMPOSIO Noticias
345/10 - CONVITE C Noticias
344/10 - JORNADAS Noticias
346/10 - SIMPOSIO Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 12046     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 337/10 - Estados Unidos: ocaso o crisis
Fecha:Sabado, 4 de Septiembre, 2010  22:37:29 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 337/10

 

Estados Unidos: ocaso o crisis

(Segunda parte)

 

“No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo” Albert  Einstein        

                                                                 

Alfredo César Dachary

        

         El largo camino del ocaso no sólo tiene a Roma como único ejemplo, hay otros como la caída del imperio británico, construido en la segunda mitad del siglo XIX y que entra en el ocaso al terminar la primera guerra mundial y esta agonía se prolonga hasta el fin de la segunda guerra mundial, cuando comienza el desmembramiento colonial.

         Cuando el nuevo y actual Primer Ministro del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, David Cameron, evaluó el país que recibió al ascender al poder, aclaró algo difícil de entender para los ingleses: que el país estaba viviendo por encima de sus posibilidades, otro recordatorio de una nueva realidad.

         Quizás la honestidad de Cameron falta hoy en Estados Unidos del siglo XXI, menos soberbia y más realista, es una manera elegante de pasar una etapa y encarar la vejez del país de manera más digna, porque es una ley para los hombres y para los imperios.

         Cuando veíamos en el anterior artículo, los dos primeros signos del ocaso, la religión como sustitución de la razón y la caída de la educación, con incidencia directa en la mayoría de la población, anunciábamos que faltaban dos que son muy significativas y ellas son las siguientes.

Legalización de la tortura

         En el siglo XX, la tortura fue el instrumento más fuerte y de terror al enemigo que se aplicó en la guerra activa y la guerra fría; ello y otras situaciones llevaron a la formulación de la Declaración de los Derechos Humanos a mediados de la década de los cuarenta, creandose un comité encabezado por la primera dama de Estados Unidos y mujer excepcional, Eleanor Roosevelt, en defensa de los mismos.

         Esto le dio al gobierno de Estados Unidos la autoridad para erigirse en líder de estos derechos fundamentales acusando a la ex URSS y a otros paises, pero promoviendo la misma en los países que no se ajustaban a su política como las dictaduras del cono sur con más de cincuenta mil ejecutados o las otras grandes dictaduras de Franco a Marcos, o desde Papa Doc en Haití al criminal, hoy amparado, Ríos Mont, ex presidente de Guatemala y gran aliado del exterminador de pueblos mayas.

         Entoncen aparece la carcel de Abu Ghraib en Iraq y las sesiones de tortura dirigidas por oficiales norteamericanos de las fuerzas de ocupación, así se creó Guantánamo, un centro de tortura y cárcel infrahumana.

Mark Danner, autor de Torture and Truth, escribe que “…Estados Unidos pasó de ser un país que condena la tortura y prohibía su uso a un país que la practica de manera rutinaria”.

Así el país pasó de ser el defensor y promotor de los derechos humanos a ser uno de los promotores y auspiciadores de la tortura, principalmente en las actuales guerras asimétricas que se están peleando en Afganistán e Irak, donde no sólo se aplican sino que se masacran inocentes, como “errores tácticos”.

La pérdida de la vigencia de los derechos fundamentales, desde el habeas corpus o derecho a no ser detenido sin una orden por más de 24 horas a las detenciones sin identificar a dónde se llevan a los detenidos, a la defensa por un abogado o la tortura son todas formas reales y no sutiles del ocaso de la libertad.

Marginación de Estados Unidos de la escena mundial

         Ésta es la última de las cuatro grandes características de la decadencia romana y del actual imperio, esto significa que la calidad de vida comienza a decaer, o lo que muchos de los analistas denominan el final del “sueño americano”.

         La tasa de mortalidad infantil está entre la más altas de los países desarrollados y el sistema de salud en el 2006 estaba en el puesto 37, después de Arabia Saudita. Con respecto al sistema legal que históricamente fue un ejemplo de derecho de avanzada hoy es visto como anticuado, no se busca justicia sino venganza o compensación.

         El día viernes no hay actividad burocrática en la otrora poderosa California, medida tomada por el gobernador para ahorrar 1,400 millones de dólares y que afecta a 200,000 empleados que han visto reducir sus ingresos en un 9%.

         El documental conducido por Zwicker Barrie, cuyo título traducido es “El fin de Suburbia: el agotamiento del petróleo y el colapso del sueño americano”, es un alegato interno a esta profunda crisis de un modelo imposible de sostener en esta nueva situación frente a la crisis y el fin de la era del petróleo.

Joe Bageant, autor del éxito editorial “Crónicas de la América profunda”, dice: “…la realidad es que nuestra economía actual consiste en tener en danza permanentemente 250 millones de vehículos dando vueltas de la casa al curro y de éste al centro comercial y los ocupantes comiendo todo el día pollo frito, no fabricamos nada….Un sueño americano quizas una pesadilla…”

Los efectos reales y sentidos por la población son diversos pero a nadie hoy le es indeferente, para unos la crisis la tienen los inmigrantes, para otros China que consume más, para otros Europa; en fin, pocos se animan a verse en el espejo de la realidad.

Alan Greenspan primero y Ben Bernanke, hoy, son además de sus cargos en la Reserva Federal grandes actores al estilo del fallecido ex presidente Ronald Reagan, pero la crisis inmobiliaria y la caída del dólar les han reducido audiencia y, lo que es más, credibilidad mundial y nacional ya que de su destreza depende la superviviencia de un estilo de vida.

Según Steingart Gabor, corresponsal del Spiegel en Washington, el auge del consumo y el crédito están llegando a un doloroso final, y el modo de vida americano tiene pocas posibilidades de sobrevivir sin grandes daños, ya que el virus que lo afectado pasa a través de todo el sistema financiero.

La deuda es un gran anestésico contra el doloroso impacto de la globalización, deuda que los hogares privados aumentan cada día en 4,000 millones de dólares durante muchos años, lo que ha obligado al Estado a recibir dinero en préstamo por la misma suma de 4,000 millones de dólares diario de diferentes países y bancos.

Esta situación, en vez de revertirse, se profundiza y así aumentan las importaciones con un dólar devaluado que las hace cada vez más caras y las exportaciones se hacen más baratas, el típico drama del deterioro de los términos de intercambio que en otras circunstancias sirvió para empobrecer a los actuales países pobres o poco desarrollados.

En febrero del 2008, como un ejemplo, las importaciones de Estados Unidos crecen un 6% son de 62,000 millones de dólares, entre autos grandes, computadoras y productos farmacéuticos, lo que hace dificil que el país pueda mantener ese “milagro” de consumo.

El Boston Globe comparó esta situación de un verdadero “hábito de endeudamiento” con cargo al futuro con el de la Roma antigua, algo que el Fondo Monetario Internacional hizo público en su Informe del 2004, cuando afirmaba que Estados Unidos se precipita hacia la insolvencia.

Mientras esto ocurre, China reemplaza a Estados Unidos como destino mundial de las inversiones extranjeras, siendo Francia la número dos, algo impensable pocas decadas atrás.

Este cuadro tiene una gran similitud con el período tardío del Imperio Romano, ya que fueron las contradicciones internas las que lo llevaron al derrumbe al hacer del mismo inviable económica y socialmente, a ello se le sumó el estiramiento imperial, el ejército en todos lados de la tierra conocida abriendo frentes de guerra, haciéndolo cada vez menos eficiente.

Las similitudes no son coincidencias, no es una adecuación, son la realidad adaptada a nuevos tiempos, pero la idea de los imperios, el imaginario social está centrado en que son invencibles, y por más que la historia esté allí para desmentirlo, la soberbia es el último actor en resistirse al silencio del ocaso.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx


 

 

 
 




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com