Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11561 al 11580 
AsuntoAutor
153/10 - GEÓGRAFOS Noticias
150/10 - El Sistem Noticias
152/10 - Agricultu Noticias
151/10 - GEÓGRAFOS Noticias
Contruyendo un mun Jeronimo
Re: NoticiasdelCeH Pablo Si
154/10 - Formas de Noticias
155/10 - La Soja y Noticias
156/10 - Palestina Noticias
157/10 - Medio Ori Noticias
158/10 - Segundas Noticias
RE: NoticiasdelCeH David J
Israel declara gue Júlio Mo
159/10 - Difusión Noticias
160/10 - GEÓGRAFOS Noticias
FECHA - PROGRAMA C Noticias
161/10 - Mercado P Noticias
162/10 - GEÓGRAFOS Noticias
164/10 - 71ra Sema Noticias
163/10 - ´PÁGINA D Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11816     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu Contruyendo un mundo sin esclavxs
Fecha:Lunes, 7 de Junio, 2010  05:51:59 (-0700)
Autor:Jeronimo Montero Bressan <jeronimo_montero @.........ar>

Lanzamiento de la marca de ropa No Chains, de las cooperativas La Alameda de Buenos Aires y Dignity Returns de Bangkok.
 

Por un mundo sin esclavxs ni excluídxs

 
 
Enviamos tres artículos de Noticias Urbanas, Página 12 y la BBC de Londres.
 
 
CONTRA EL TRABAJO ESCLAVO
Bergoglio y las Madres se juntaron

El lanzamiento de la marca global No Chains reunió al cardenal Jorge Bergoglio, las Madres de Plaza sector Hebe de Bonafini, funcionarios macristas, kircheristas, ex legisladores zamoristas y cartoneros.

Por Lucas Schaerer

NOTICIAS URBANAS presenció dos hechos insólitos ocurridos en un mismo lugar. Por primera vez las Madres de Plaza de Mayo que lidera Hebe de Bonafini compartieron una actividad con el líder de la iglesia católica local, Jorge Mario Bergoglio. Este hecho inédito en la política argentina fue posible por el lanzamiento de la primera marca global de ropa libre de trabajo esclavo, No Chains, traducido Sin Cadenas.

Este viernes 4 pasadas las 10.30 bajo el techo de la organización referente en la lucha contra el trabajo esclavo, La Alameda, el cardenal y las Madres compartían la presentación de la marca No Chains con otras personas que entre sí poco tienen en común desde lo ideológico: funcionarios kircheristas, macristas, y ex legisladores de izquierda.

Mientras se preparaba la videoconferencia con la cooperativa Retorno a la Dignidad, radicada en Bangkok, Tailandia, la locutora del evento, la periodista radial Mercedes Ninci, anunciaba con asombro la llegada de las tres madres de Plaza de Mayo, sin Hebe por un viaje a Venezuela. Ninci se alborotó cuando por la puerta vio pasar a un hombre con la vestimenta tradicional de sacerdote. Esa persona sin protocolo alguno que había llegado a la esquina de Directorio y Lacarra en la línea de colectivo 126 era el arzobispo de Buenos Aires. Se sentó en la quinta fila de sillas donde estaban los cartoneros del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

A un costado estaba parado con sobretodo y bufanda el estratega judicial y asesor personal del jefe de Gobierno, Fabián Rodríguez Simon. Al lado del alfil macrista, un referente del progresismo en el poder judicial, el asesor Tutelar de Menores e Incapaces Gustavo Moreno.

El salón repleto (el mismo que se usa para el comedor comunitario), las cámaras de los noticieros trasmitiendo en vivo y los fotógrafos preparados, cuando de golpe se apaga la música. Solo algunas luces encendidas y al correr la cortina de la cocina aparecen personas entrelazadas por una cadena. Caminaban con la cabeza mirando al suelo y arrastrando los eslabones alrededor de un escenario. Se subieron al mismo. Levantaron las cabezas y dejaron ver en sus remeras el lema de reconocidas marcas de ropa. La locutora de origen cordobés empezó a decir nombres orientales. Entonces los nombres de las marcas eran arrancados y dejaban al descubierto los diseños que conforman la nueva marca No Chains. Tras los aplausos un video con las palabras de dos diseñadoras, una coreana y otra de nacida en Hong Kong. La diseñadora que dibujo una especie de dos ángeles es sorda. "Fue increíble una de nuestras compañeras mostró un diseño y en ese momento pero en Tailandia otra costurera tenía la misma remera", dijo Tamara Rosemberg, psicóloga y costurera referente de la cooperativa 20 de Diciembre en La Alameda.

Una fuerte tormenta de lluvia retrasó el desfile en Tailandia y existieron problemas de conexión en audio, no así en imágenes. Los presentes aprovechaban los baches de la presentación para comprar remeras No Chains (se recaudó 2500 pesos, el precio de las remeras a 25 pesos). Había muchos militantes de extinguidas asambleas barriales, militantes del Movimiento Evita, funcionarios de Desarrollo Social Nación de la Subsecretaria de Comercialización para la Economía Social, decenas de cartoneros uniformados, funcionarios del Instituto de Tecnología Industrial (INTI), el ex subsecretario de Trabajo Ariel Lieutier, y por la Defensoría del Pueblo porteña Ricardo Dios.

Truncada la comunicación con Tailandia se pasó un video realizado por la cadena de noticias del mundo árabe Al Jazzera. En ese momento ingresó el asesor de la legisladora María José Lubertino que pidió una silla para su jefa. Lubertino se sentó al lado de las Madres y a los cinco minutos se retiró. Más contantes fueron los ex legisladores zamoristas Sergio Molina y Tomás Devoto, éste último vuelto a su trabajo en telefónica. Entre las adhesiones a No Chains varios miraban desorbitados por escuchar las elogiosas palabras del rabino Sergio Bergamn, que también pudieron ser escuchadas en vivo por dos radios, tanto por los evangelistas de Liberando Argentina con Trabajo y Educación (LATE) como por la radio La Retaguardia.

NOTICIAS URBANAS habló con el licenciado y militante del MTE Juan Grabois, en estrecha relación con la Alameda desde hace tres años.

-NU: A qué se debe la pluralidad ideológica de los presentes?
-Grabois: "Es posible que las madres en primera fila, atrás Bergoglio, a un costado estrechos colaboradores macristas y al fondo kircheristas como cartoneros y ex legisladores de izquierda se debe a que luchamos por los valores humanos más básicos. No puede haber trata, tráfico, narcotráfico y esclavitud. Entonces todos los que coincidimos en terminar con esta podredumbre del humano compartimos la misma mesa aunque pensemos en tantas cosas tan distinto".

El funcionario judicial cercano a los curas villeros, Gustavo Moreno, se mostró conmocionado. "Tanta gente reunida y que piensa distinto me recordó cuando me querían sacar del poder judicial y me apoyaron las madres y el cardenal. Hoy la Alameda hizo algo mejor. Esto es un hecho propositivo, por un común acuerdo para avanzar por la dignidad de las personas. Siento una alegría enorme".

Un poema cerró el lanzamiento de la marca No Chains. "8 horas puntos" escrito por Marta Pizzo fue leído de memoria por una sobreviviente del incendiado taller de la calle Luis Viale.

Lourdes Hidalgo Luján gritó con un dolor rabioso que "La máquina no para ni por puta. Afuera, vino tinto y carcajada; en el taller, zurcidas dignidades, colchón, cama caliente, agotamiento/.../ Pero del otro lado de la histeria del shoping, el consumo y el mercado, al pie de una Alameda venturosa se hilvana lo más bello de lo humano. Luchar por dar un corte todos juntos...No más trabajo esclavo: 8 hs. PUNTO

 
 

 

Sociedad|Sábado, 5 de junio de 2010
Cooperativas de Argentina y Tailandia lanzaron una marca de ropa libre de trabajo esclavo

Una marca para romper las cadenas

La marca no-chains fue presentada ayer, en forma simultánea, en Buenos Aires y en Bangkok, con el objetivo de promover el trabajo en condiciones dignas. Al acto local asistieron desde Madres de Plaza de Mayo hasta el arzobispo Jorge Bergoglio.

Por Eduardo Videla
/fotos/20100605/notas/na18fo01.jpg
En la presentación hubo un desfile donde los modelos aparecieron con cadenas.

Ni la distancia, ni la diferencia horaria, ni el idioma fueron obstáculos suficientes para frenar lo que se venía gestando desde hace rato: el lanzamiento de una marca global de ropa producida por trabajadores costureros que lograron cortar sus vínculos con el trabajo esclavo. Los que dieron la puntada inicial fueron dos cooperativas, Dignity Return, de Tailandia, y La Alameda, de la Argentina, que tejieron una alianza hace dos años y ayer exhibieron su producto final en sendos desfiles, con imágenes de video transmitidas en vivo por Internet. La marca se llama no-chains y sus productos –por ahora solamente remeras– serán comercializados en locales de Buenos Aires y de Bangkok. El objetivo es sumar cooperativas de otros países. “A las nuevas formas de esclavitud que ha creado el capitalismo global, podemos responderle con una marca libre de trabajo esclavo para que se globalice la lucha de los consumidores”, dijo en Buenos Aires Gustavo Vera, titular de la Cooperativa La Alameda y uno de los mentores de la propuesta.

La presentación incluyó un desfile de modelos: una docena de trabajadores y militantes ingresó a la pasarela. Estaban encadenados y cada uno tenía una prenda con el logo de las marcas de ropa que suelen tercerizar la confección en talleres de costura clandestino, donde se somete a pésimas condiciones de trabajo a centenares de trabajadores, en su mayoría inmigrantes ilegales. Los y las modelos, durante el desfile, se liberan de sus cadenas, se quitan las prendas de marca y aparecen, debajo, los diseños de no-chains. Una cortina musical con el tema “Sin cadenas”, de Los Pericos, corona la presentación.
El desfile, en Buenos Aires, se hizo en el local de La Alameda, en Directorio y Lacarra, donde también funciona un taller de confección. El lugar se colmó de invitados, desde una delegación de Madres de Plaza de Mayo, encabezada por Celia de Prósperi, hasta el arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, incluidos funcionarios de la Defensoría del Pueblo porteña, del INTI, el Ministerio de Desarrollo Social, legisladores y ex diputados, un funcionario del gobierno porteño y militantes del Movimiento de Trabajadores Excluidos.
En Buenos Aires eran las 10.30. En Bangkok, las 20.30. En la capital tailandesa, el desfile de modelos continuó al porteño, en la puerta de la Dignity Return, la fábrica que fue recuperada por sus trabajadores.
La cooperativa Dignity Returns (la dignidad regresa) se fundó en Bangkok a raíz del cierre de una fábrica de indumentaria en 2003. La cooperativa 20 de Diciembre-La Alameda surgió en Buenos Aires a partir de la crisis de 2001. Las dos organizaciones confluyeron, hace un año, en un encuentro convocado por el Centro de Monitoreo de Recursos Laborales, una ONG con sede en Hong Kong que nuclea a organizaciones de 17 países del sudeste asiático y que promueve lo que en esa región se entiende como “trabajo decente”. Con el acuerdo, las dos organizaciones dieron el primer paso para crear una “red global de trabajadores costureros”.
Los diseños de las prendas que ayer se presentaron fueron elaboradas mediante un mecanismo inédito: un concurso impulsado desde un sitio de Internet, en el que el jurado fueron los propios integrantes de las cooperativas.
A partir de ayer, la primera serie de remeras de la nueva marca está a la venta en locales de comercio justo de distintas ciudades. En Buenos Aires, pueden comprarse en el mercado de la calle Bonpland al 1600, en la cooperativa La Vaca (Hipólito Yrigoyen al 1400) y en el primer piso de la galería Bond Street, en Santa Fe y Rodríguez Peña. “El precio es de 55 pesos (o 15 dólares, para el exterior) pero para las organizaciones sociales va a haber un precio especial”, contó a Página/12 Tamara Rosenberg, encargada de comercialización del producto en Buenos Aires.
“Vamos a lanzar un nuevo concurso de diseños, con la idea de tener cuatro confecciones por año –agregó–. También pensamos producir jeans, que van a ser confeccionados por una de las cooperativas que trabajan en el polo textil del INTI, en Barracas.”
La difusión que tuvo la nueva marca en los meses previos –Página/12 adelantó el lanzamiento el 4 de abril– despertó interés en comercios del interior (Neuquén, Córdoba, Mar del Plata) y del exterior (Italia y Estados Unidos). “También hubo interesados en Tailandia, donde la cooperativa ya recibió pedidos desde Corea e Indonesia”, relató Rosenberg. Con el lanzamiento de la marca global, La Alameda –que ya tenía su propia marca– termina de cerrar el círculo que inició hace ocho años, cuando abrió un comedor en un local que estaba abandonado, el mismo que ahora les sirve de sede. Desde hace cinco años batallan en la lucha contra el trabajo esclavo, denunciando a los dueños de talleres clandestinos y a las marcas que los contratan.
Los fundadores de la tailandesa Dignity Report son ex trabajadores de la firma Bed and Bath, que fabricaba indumentaria para exportación, contratada por multinacionales como Nike, Adidas y Umbro. Allí trabajaban bajo un régimen de extensas jornadas laborales y hasta “les suministraban drogas para permanecer despiertos”, según cuenta el sitio de la cooperativa. Cuando la fábrica cerró, en 2003, fueron despedidos sin indemnización.
Ubicados casi en los antípodas, cada organización hizo la presentación en su idioma: el tai y el castellano, con la obligada mediación del inglés. Sin embargo, el trabajo en uno y otro lado puso en evidencia que hay entre ellos un lenguaje común.
 
De la BBC de Londres:
 

Dos extremos unidos contra el trabajo esclavo

Cuando se habla de talleres textiles clandestinos y trabajadores explotados por grandes marcas indumentarias, se suele pensar en los países del sudeste asiático, donde el problema del trabajo esclavo es endémico.

Costureras de la Cooperativa Alameda

Las cooperativas están formadas por costureros que dejaron de trabajar en condiciones de esclavitud.

Sin embargo el abuso de mujeres, hombres y niños en fábricas insalubres, donde se trabaja de más y se cobra muy poco, muchas veces en condiciones infrahumanas, es también un problema que crece en América Latina.

Para crear conciencia sobre la explotación laboral en el mundo, dos cooperativas en dos puntos opuestos del planeta se pusieron de acuerdo para lanzar este viernes una línea de camisetas, hechas por trabajadores que lograron poner fin a su calvario.

La marca de la indumentaria, creada conjuntamente en Tailandia y en Argentina, lleva el nombre "No-chains" (sin cadenas), y consiste en seis modelos de camisetas, con diseños creados a partir de un concurso internacional.

Sus creadores son la cooperativa Dignity Returns (Vuelve la Dignidad), de Bangkok, y la cooperativa La Alameda, de Buenos Aires.

Dignity Returns fue formada por trabajadores textiles explotados que a partir del cierre de su fábrica, en 2003, lograron recuperar el taller y volver a producir, en condiciones justas.

En tanto, La Alameda nació tras la crisis económica argentina de 2001, primero como una asamblea vecinal y luego como una cooperativa de costureros -también abusados- que se unieron para crear una marca de indumentaria propia: Mundo Alameda.

Dos experiencias, un mensaje

La responsable argentina del proyecto, Tamara Rosenberg, explicó a BBC Mundo cómo surgió la idea de crear un producto común.

Camiseta contra el trabajo esclavo

Las camisetas se venderán principalmente a través de internet.

"Durante una conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Perú, en 2008, nos enteramos que Dignity Returns había logrado recuperar una fábrica textil y estaba produciendo ropa con las mismas consignas que teníamos nosotros: decisiones democráticas y ganancias equitativas", señaló.

Un segundo encuentro en Asia, al año siguiente, dio pie a la iniciativa.

En total, unos 30 costureros en Tailandia y cerca de 20 en Argentina trabajaron para lanzar las nuevas prendas, que se pondrán a la venta principalmente a través de Internet, por el sitio nochains.org.

La mayoría de quienes fabrican la ropa tienen algo en común: son extranjeros.

"Es algo sobre lo que también queremos llamar la atención", señaló Rosenberg, indicando que la mayoría de los trabajadores textiles explotados en el mundo provienen de otros países, muchas veces de regiones limítrofes más pobres.

Dignidad

Es el caso de Olga Cruz, una de las costureras de La Alameda, que habló con BBC Mundo sobre su experiencia en el proyecto.

Costurera en un taller

La mayoría de los trabajadores explotados son extranjeros.

La joven llegó de Bolivia hace 12 años y vivió en un taller clandestino, hasta que en 2001 se enteró de la asamblea, ya que comenzó a llevar a sus dos hijos a un comedor comunitario creado por el grupo vecinal.

Cruz no era la única en esa situación. Muy pronto los coordinadores de la asamblea se dieron cuenta de que en su barrio de Parque Avellaneda, en el oeste de Buenos Aires, había muchos trabajadores bolivianos explotados.

Fue así que en 2004 surgió la idea de formar la cooperativa, que tres años después lanzó su primera línea de camisetas.

"¡No puedo creer lo que logramos!", señaló Cruz emocionada, a pocas horas del lanzamiento de su segunda marca.

"Ya tenemos listas entre 500 y 600 remeras, y tenemos la esperanza de que esto genere conciencia sobre el trabajo esclavo", dijo a este medio.

Para ella, es importante que el público comprenda que "una prenda de ropa barata muchas veces conlleva un costo humano muy alto".

Pero además, también desea que este proyecto ayude a que muchos de sus compatriotas, que son esclavizados en talleres clandestinos, comprendan que "hay otra manera más digna de trabajar".

Talleres clandestinos

El jueves la policía argentina allanó ocho talleres clandestinos en el partido de La Matanza, en la provincia de Buenos Aires, y liberó a 14 personas que vivían allí en condiciones infrahumanas, según detalló la prensa local.

Una prenda de ropa barata muchas veces conlleva un costo humano muy alto

Olga Cruz, costurera de La Alameda

La mayoría de los liberados eran indocumentados de origen boliviano y peruano.

Los operativos, que generaron incidentes de violencia con vecinos de la zona, llevaron a la detención de unas 20 personas.

Según la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), cerca de la mitad de los 165 mil trabajadores que emplea la cadena textil trabaja en condiciones de "esclavitud", informó el diario Clarín.


 




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com