Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 11174 al 11193 
AsuntoAutor
625/09 - XI ENCUEN Noticias
Rv: OtraMirada: En DELGADO
628/09 - ACTO DE A Noticias
627/09 - ¿Qué sign Noticias
626/09 - ACREDITAC Noticias
629/09 - Argentina Noticias
631/09 - Agro-capi Noticias
630/09 - Geografía Noticias
632/09 - Homenaje Noticias
633/09 - Transform Noticias
III Colóqu io de P Nathan B
634/09 - SIMPOSIO Noticias
635/09 - Cambios p Noticias
LOS INVITO A REVIS Carvajal
636/09 - SIMPOSIO Noticias
637/09 - SIMPOSIO Noticias
638/09 - Cuestión Noticias
639/09 - SIMPOSIO Noticias
640/09 - Aproximac Noticias
641/09 - PRESENTAC Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11440     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 640/09 - Aproximaciones al estudio del riesgo en el sur cordobés para representar el territorio e intervenir
Fecha:Lunes, 28 de Septiembre, 2009  02:01:15 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 640/09

 

Aproximaciones al estudio del riesgo en el sur cordobés

para representar el territorio e intervenir.

Caminos y Paradas teórico-metodológicas

 

MALDONADO, Gabriela Inés1;

VALENZUELA, María Cristina;

SOSA, Elina del Carmen;

COCCARO, José María2;

GRANDIS, Gilda Cristina

Dpto. Geografía – FCH - UNRC

 

Resumen

En esta propuesta se plantean los caminos y paradas realizados en las reflexiones teóricometodológicas sobre el análisis de problemas ambientales y estudios de riesgo iniciados en el año 1998, con diferentes proyectos de investigación, que han tenido como marco de referencia el sur cordobés, diferentes sub-espacios, y recortes territoriales contextualizados en ámbitos rurales y urbanos y diversas localidades involucrados. Se ha puesto énfasis en la discusión de las categorías de análisis geográficos para el abordaje de las problemáticas y su articulación con nociones y conceptos asociados a la teoría social del riesgo con el objeto de una resignificación dialéctica. La reflexión teórica se revisa y enriquece con la elaboración de estudios de riesgo en ámbitos urbanos y rurales del sur cordobés, fundamentalmente centrados en la construcción de indicadores de vulnerabilidad socio-territorial y de trabajos de articulación con comunidades afectadas que, en este trabajo, se explicitan a modo de ejemplos. En síntesis, en el proceso de construcción del espacio geográfico se han materializado acciones -orientadas, sustentadas y legitimadas por la racionalidad instrumental dominante, en un contexto de desigualdad socioterritorial-que han generado y/o potenciado tanto problemas ambientales actuales como situaciones de riesgo potenciales. Es bajo la discusión teórica, simbólica y política en torno a la construcción de otras formas de pensar y representar el territorio donde se pueden encontrar propuestas alternativas, tendientes a materializar vínculos que respondan al principio de justicia socio-territorial.

 

Palabras claves: territorio-riesgo-vulnerabilidad socio-territorial

 

 

En el presente trabajo se pretende compartir el camino transitado en estudios de riesgo y las

dificultades y potencialidades que se desprenden de las experiencias y reflexiones acumuladas.

En el marco del proyecto “El proceso de organización espacial del sur cordobés un estudio de

base para desentrañar sus problemas ambientales” (1998-2002) se detectaron problemas ambientales emergentes, inducidos o potenciados por el proceso histórico de organización espacial. Así, se encontró en el estudio del Riesgo un acercamiento integral no sólo para la comprensión de las problemáticas ambientales detectadas previamente, sino también, para la realización de propuestas en gestión del riesgo.

El grupo de trabajo y su producción está articulado por tres ejes principales, que se presentan en este trabajo en distintos apartados. Por un lado, la discusión teórica vinculada a la resignificación dialéctica de las categorías de análisis geográficas y las dimensiones del riesgo.

Por otro lado, la reflexión teórica se revisa y enriquece con la continua elaboración de estudios de riesgo en ámbitos urbanos y rurales del sur cordobés, fundamentalmente centrados en la

construcción de indicadores de vulnerabilidad socio-territorial. Es de esta experiencia que se

comienza a vislumbrar la necesidad de integrar metodológicamente el Ordenamiento Territorial y las Gestiones Ambiental y del Riesgo.

Por último, se ha comenzado a recorrer el camino que lleva a trabajar con las comunidades afectadas, articulando esfuerzos con alumnos y docentes de distintas disciplinas, municipios, asociaciones vecinales, bomberos voluntarios y defensa civil, construyendo, en conjunto, experiencias, herramientas y valores que ayuden a disminuir la vulnerabilidad frente a situaciones de riesgo.

Punto de partida

El punto de partida del camino transitado, con relación al estudio del Riesgo, se inscribe en la matriz de una línea de investigación que comenzó a perfilarse con el proyecto “El proceso de organización espacial del sur cordobés: un estudio de base para desentrañar sus problemas ambientales”1. El objetivo del proyecto fue analizar el proceso histórico de organización espacial del sur cordobés (Figura 1) en la producción del territorio para detectar su incidencia en la potenciación, inducción y emergencia de problemas ambientales. Los macroambientes que constituyen el contexto del área fueron definidos por la integración de la espacialidad de los fenómenos involucrados en ese proceso (procesos de diferenciación y evolución que llamamos

“naturales" y de organización, resultado de un proceso de construcción social desde las relaciones de poder entre sectores) que determinaron sucesivas configuraciones en ese proceso histórico de ocupación. Los criterios utilizados para realizar una primera aproximación integradora de diferenciación de macroambientes pretendieron ser coherentes con los fundamentos explicitados en la definición del sur cordobés: espacio marginal definido por un proceso gradual de ocupación ya desde la primera organización administrativa-política que involucró el área de estudio como el Virreynato del Perú (S. XVI) y definido históricamente por la "presencia” de los pueblos originarios y la "ausencia” del europeo.

Históricamente los ejes directrices de las tendencias de valorización espacial del sur cordobés provinieron del E, pampa santafecina y del N, pampa riocuartense. Así lo atestiguan el traslado sucesivo de las líneas de frontera durante la ocupación y administración española, el exterminio de los pueblos originarios por las campañas militares, el ferrocarril y la colonización agrícola.

Tardíamente se manifestó el avance desde el SE, pampeano-bonaerense.

En una primera aproximación, tomando como base los rasgos de la configuración actual y la incidencia histórica de los procesos involucrados en su organización se diferenciaron en el sur cordobés (Figura 2):

-el sur santafecino - cordobés. (Marcos Juárez-Unión)

-el sur riocuartense - cordobés. (Río Cuarto y resto de Juárez Celman)

-el sur pampeano - bonaerense - cordobés. (Departamento de General Roca)

-el sur histórico -articulador. (San Martín, este de Juárez Celman y, este de Roque Saenz Peña, como eje vertebrado de N a S por los nudos de contacto entre el E y O del sur cordobés: Villa

Maria, La Carlota y Laboulaye)

 

 

Figura 1. Mapa de referencia. Fuente: elaboración propia.

 

Se realizaron recortes territoriales contextualizados, en los “sures” diferenciados del sur cordobés, donde se demostró que de la imbricación de modos de producción, decisiones políticas y especificidades de los escenarios emergen problemas ambientales que son versiones locales de procesos regionales y globales. En esta matriz de investigación se teoriza sobre las categorías de análisis geográficas, entendiendo el espacio geográfico como proceso de producción, el territorio como estado de situación de ese proceso de producción y el medio ambiente como valoración de ese proceso de producción y estado de situación.

La figura 3 expresa la relación entre las categorías de análisis geográficas, la representación de la realidad legitimada desde el poder hegemónico y la propuesta de otra forma de pensar el territorio. “El diseño es expresión de un intento de interpretación de cómo el territorio se legitima como mercancía desde las relaciones de poder en las etapas del capitalismo, abordado desde una propuesta de espacio que considera el territorio como instrumento de reproducción de vida, resultado de un juego dialéctico (producto y productor social), y atravesado por las categorías de análisis –espacio geográfico, territorio y medio ambiente- construidas desde una matriz definida por un espacio geográfico como parte integral de la sociedad.” (Maldonado y Cóccaro, 2008).

Pero siempre embebida por un plano multidimensional ideológico-ético-político, apoyado en supuestos, que permita una lectura e intervención inspirada en una distribución más equitativa de justicia socio-territorial.

 

 

Figura 2. Los sures del sur cordobés. Fuente: elaboración propia.

 

Ante la detección de los problemas ambientales emergidos o potenciados por el proceso de organización espacial del sur cordobés se planteó la necesidad de enriquecer el marco de análisis del cual se abordaron estos estudios, encontrando en la Teoría Social del Riesgo, una metodología que, resignificada desde las categorías de análisis geográficas, permite realizar un abordaje comprensivo e integral de las problemáticas que se despliegan en el área de estudio.

 

Discusión teórica en torno a la resignificación conceptual de la teoría del Riesgo.

En los últimos años se ha popularizado, sobre todo en la literatura sociológica, la descripción de nuestras sociedades como “sociedades de riesgo” (Guerra Palmero, M. J.1998). El concepto de riesgo se refiere específicamente a una fase de desarrollo de la sociedad moderna en la que los riesgos sociales, políticos, ecológicos e individuales generados por la misma dinámica de la renovación se sustraen, crecientemente, a las instituciones de control y aseguramiento de la sociedad industrial. Las instituciones de la sociedad industrial devienen en generadoras y legitimadoras de peligros que no pueden controlar. En su desarrollo se produce una autoconfrontación de las consecuencias de la modernización con los fundamentos y límites de su propio modelo (“modernización reflexiva”), en la medida que no cambia (Beck, U. 1996). Así los conflictos de distribución de bienes sociales (ingreso, lugares de trabajo, seguridad social) que llevaron al conflicto básico de la sociedad industrial de clases y a las instituciones para su solución, son superados por los conflictos de distribución de los riesgos generados en el proceso.

A mayor racionalidad se deriva mayor riesgo (March, J. M.: 2004), legitimados por la racionalidad social dominante como “efectos colaterales no deseados”.(Cóccaro, J. M. 2004;

Maldonado, G. I.; Cóccaro, J. M., 2006).

 

 

Figura 3. Fuente: Maldonado y Cóccaro, 2008.

 

El riesgo, definido como probabilidad de ocurrencia de un evento que dañe a un grupo de personas, desde el abordaje de la teoría social del riesgo realizado por Natenzon (1995, 1998), esta compuesto por cuatro dimensiones íntimamente articuladas entre sí: amenaza o peligrosidad (ocurrencia de procesos potencialmente dañinos para la sociedad); vulnerabilidad (características socio-estructurales de la población que se encuentra potencialmente afectada por procesos peligrosos); exposición (resultante de la combinación de las dimensiones anteriores, para determinar el total de materiales y personas expuestas a procesos peligrosos); e incertidumbre (referida fundamentalmente al ámbito de la toma de decisiones).

De esta manera, siguiendo el esquema presentado en la figura 3, podemos decir que el riesgo es, en definitiva, una forma de expresión territorial de los conflictos y contradicciones de las formas de pensar el territorio. Así, el riesgo es resultado de un proceso dialéctico de construcción de la amenaza y vulnerabilidad social donde se materializan la impronta estructural de las desigualdades socio-territoriales, producidas por el sistema capitalista, necesarias y funcionales a sus diferentes modalidades de reproducción. El proceso de construcción, histórico y social de la amenaza y vulnerabilidad ha sido determinado por vínculos que se han concretado y están concretando en el territorio, que responden al clima de ideas predominante en cada época, bajo la representación del territorio como una mera mercancía.

El desafío consiste entonces en trabajar con aquellos vínculos que se están concretando, los que se pueden concretar, y desde un punto de vista ético-político, los que se deben concretar a fin de realizar propuestas tendientes a disminuir los procesos de construcción de la amenaza y vulnerabilidad socio-territorial bajo una perspectiva de responsabilidad social y de aporte al bien público.

En síntesis, en el proceso de construcción del espacio geográfico se han materializado acciones - orientadas, sustentadas y legitimadas por la racionalidad instrumental dominante, en un contexto de desigualdad socio-territorial- que han generado y/o potenciado tanto problemas ambientales actuales como situaciones de riesgo potenciales. Es bajo la discusión teórica, simbólica y política en torno a la construcción de otras formas de pensar y representar el territorio donde se pueden encontrar propuestas alternativas, tendientes a materializar vínculos que respondan al principio de justicia socio-territorial.

 

Análisis de riesgo en el sur de la provincia de Córdoba. Estudios de Caso2

Se han desarrollado diversos estudios de riesgo en recortes territoriales contextualizados en el sur de la provincia de Córdoba, en el ámbito urbano y en el ámbito rural. El dilema a resolver es direccionar los esfuerzos en construir el camino adecuado para analizar el riesgo específico nutrido en aquella matriz que exprese desde dónde partimos. En el recorrido de los diferentes acercamientos al estudio del riesgo se tropieza con una gran diversidad conceptual y nociones derivadas como, así también, por esa misma multiplicidad, se complejiza las formas de su abordaje. Pero como se observa, que la principal diferencia entre las distintas alternativas, está en la noción de vulnerabilidad, se ha acordado, enfatizando con trazos gruesos, caminar en los tipos de estudio que enfatizan los procesos, sociales, económicos y políticos de construcción de la vulnerabilidad, ya potenciadas por las vulnerabilidades sustantivas generadas por el propio sistema. De allí que las variables e indicadores de vulnerabilidad socio-territorial para las amenazas específicas deben leerse desde esa perspectiva, tanto en el ámbito urbano como en el rural.

 

Ámbito Urbano

Las localidades objeto de estudio han sido: Coronel Moldes, Vicuña Mackenna, Carnerillo, Las

Acequias, Chaján, Holmberg, Las Higueras, General Cabrera y General Deheza. En todos los casos se comenzó con un relevamiento que permitiera la identificación de aquellos procesos peligrosos que pueden afectar a las localidades bajo estudio (Figura 3) Una vez identificados, jerarquizados y construidos los mapas de amenaza específicos, se trabajó con la construcción de indicadores de vulnerabilidad socio-territorial para las amenazas específicas.

 

 

Figura 4. Mapa de Amenazas Múltiples de la localidad de Coronel Moldes. Córdoba. Argentina.

Fuente: elaboración propia

 

Los indicadores que aquí se presentan constituyen una matriz que atraviesa la determinación de la vulnerabilidad en general, ante cualquier amenaza, pero resulta imprescindible anexar indicadores específicos para cada tipo de amenaza con la que se trabaja. En los estudios de riesgo se trabaja con amenazas específicas, por lo tanto los indicadores de vulnerabilidad tendrán particularidades que responderán a cada tipo de evento peligroso.

Para evaluar la vulnerabilidad socio-territorial, se han tomado los datos proporcionados por el

Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001 (INDEC), a partir de los cuales se han seleccionado indicadores demográficos y socioeconómicos. Los mismos se analizaron por radio censal integrando los resultados en entorno SIG.

Los indicadores generales propuestos son3

- Población total: permite conocer el número de habitantes que hipotéticamente pueden ser afectados directa o indirectamente por una amenaza.

- Densidad de Población: proporciona información sobre las áreas de mayor concentración de habitantes, por consiguiente aquéllas más expuestas a las amenazas identificadas.

- Dependencia potencial: se puede obtener un índice de dependencia entre la población económicamente activa (de 15 a 64 años) y la pasiva, discriminada en pasiva transitoria (hasta 14 años) y en pasiva permanente (más de 65 años). Este índice muestra la dependencia o carga que debe soportar el grupo de adultos respecto de los otros dos. Este dato resulta “interesante en términos operativos para la planificación de los distintos momentos [de gestión del riesgo] (prevención, respuesta y rehabilitación-reconstrucción) para estimar cuántas personas estarían a cargo de otras en la toma de decisiones y para las acciones concretas” (Barrenechea y otros,

2003). El grupo de adultos es el que, en el caso de una emergencia, hipotéticamente, tiene la mayor capacidad para tomar decisiones y se encuentra en mejores condiciones físicas para afrontar la situación. Asimismo, el índice de dependencia potencial en la rehabilitación y reconstrucción, proporciona información sobre la capacidad socioeconómica de recuperación de la población.

- Nivel de instrucción: es tomado como otro elemento que permite establecer heterogeneidades en la población bajo estudio. Es dable suponer que mientras mayor sea el nivel de instrucción alcanzado, el individuo poseerá mayor capacidad para la prevención, mitigación y rehabilitación, ya que el conocimiento permite que la toma de decisiones se realice sobre bases más seguras.

- Nivel de instrucción del jefe de hogar: en este caso se toman las consideraciones realizadas para el indicador de niveles de instrucción de la población en general, pero es importante destacar la importancia del mismo por cuanto el jefe es quien dirige el grupo familiar o tiene gran ascendencia sobre él.

- Sexo del jefe de hogar: se refiere específicamente a la mujer. Es considerado un indicador de vulnerabilidad por cuanto incide directamente en las condiciones socioeconómicas del mismo.

Según Geldestein (1997) los hogares con jefatura femenina “…en su mayoría cuentan con un único adulto –la madre de la familia- responsable del sostén económico, afectivo y psicológico de sus miembros, del cuidado y atención de los pequeños y los ancianos, del desempeño de las tareas domésticas y de la obtención de un ingreso monetario que, debido a la segmentación por género del mercado laboral y al compromiso doméstico de las madres solas, resulta en promedio inferior al que puede obtener un jefe varón”.

- Acceso a cobertura de salud: esta variable incide en las condiciones sanitarias de la población previas a la emergencia, porque se supone que estarán en mejores condiciones de salud para soportar el evento desastroso que aquéllos que no la poseen, esto influirá en una recuperación física y psicológica más rápida posdesastre.

-Vivienda: Se toman parámetros referidos a cantidad y calidad. El número permite conocer la cantidad de viviendas que hipotéticamente pueden ser afectadas. Por otro lado, la calidad, aparte de ser un indicador de tipo socioeconómico, también proporciona el grado de afectación que pueden alcanzar según el tipo y magnitud de la amenaza.

- Necesidades básicas insatisfechas (NBI): se refiere al número de hogares con NBI, las cuales comprenden un amplio espectro que van desde la alimentación hasta el acceso a servicios de salud, educación y cultura, pasando por la vivienda, el equipamiento doméstico y servicios básicos, entre otros. Su importancia radica en que proporciona datos sobre la pobreza estructural de una población, la cual está directamente relacionada con la vulnerabilidad. “En relación a la gestión de riesgos, el NBI aporta información de utilidad para los distintos momentos del continuo del desastre ya que permite identificar a la población frente a la que se deberá encarar estrategias más urgentes, tanto de prevención como de rehabilitación y de reconstrucción”.

(Barrenechea y otros, 2003).

Indicadores referidos a Accesibilidad se pueden obtener del tratamiento de la información en SIG (bajo el supuesto de que se dispone de bases cartográficas actualizadas). Ellos son:

- Material de la calle circundante a la manzana: está íntimamente vinculado a su calidad, a la posibilidad de evacuación ya sea por medios propios de los afectados o por acción de otras instituciones.

- Distancia a ejes de circulación rápida: puesto que se considera que cuanto a mayor distancia de un eje de rápida circulación, que puede servir como nodo de evacuación, más vulnerable es el área en estudio.

- Distancia a los centros de salud: vinculado a la velocidad con que las personas pueden acceder a los servicios de auxilio, y además, por ser éstos lugares de posible albergue. La limitante de esta variable radica en que, muchos centros de salud pueden encontrarse también en zonas de alta exposición a las amenazas estudiadas.

Un ejemplo de elaboración de carta de vulnerabilidad socio-territorial mediante la aplicación de indicadores cuantitativos puede observarse en la Figura 4.

La otra componente de la vulnerabilidad territorial la constituyen los indicadores cualitativos, por cuanto se trata de aspectos que son de muy difícil medición. Entre ellos se pueden mencionar los que se refieren al aspecto institucional, político, educativo, ideológico y cultural de las comunidades bajo estudio.

500 0 500 1000 1500m

Referencias

Muy Bajo

Bajo

Medio

Alto

Muy Alto

Vulnerabilidad Socio-territorial

N

Escala Gráfica

 

 

Figura 5. Mapa de vulnerabilidad socio-territorial general de la localidad de Coronel Moldes.

Córdoba. Argentina.

 

En el plano institucional se contemplan: el rol del Estado en el establecimiento de controles y regulaciones sobre problemas medioambientales en general y de los riesgos en particular; el nivel de burocratización; el grado de articulación/desarticulación entre los diferentes organismos vinculados al riesgo; el mantenimiento del equipamiento necesario y la asignación de recursos para la preparación en la emergencia. Desde el punto de vista político se pueden citar entre otros componentes cualitativos de la vulnerabilidad: la existencia, calidad e implementación de políticas, programas y proyectos de intervención para minimizar los impactos negativos de las diferentes amenazas; el grado de fortaleza/debilidad política de gobernantes y funcionarios para anteponer decisiones que procuren la satisfacción de las necesidades de la población frente a las imposiciones de los grupos de poder; asignación de recursos en los presupuestos gubernamentales para relevar información continua, crear bancos de datos y subsidiar programas y proyectos a equipos de investigación que puedan hacer propuestas para la gestión integral del riesgo.

En lo que respecta al indicador educativo, aquí se tiene en cuenta la educación formal e informal, las cuales inciden en aspectos tales como: nivel de conocimiento e información sobre las amenazas e inclusión de esta temática en los planes de estudio de nivel primario y secundario.

Finalmente, entre los indicadores referidos a la ideología y la cultura se puede citar: la percepción del riesgo; los valores que sustenta la comunidad, en especial los que hacen referencia a la solidaridad, la integración o desintegración social y la conciencia del territorio como patrimonio social común. Los indicadores cuantitativos y cualitativos presentados se consideran una base general para la determinación de la vulnerabilidad ante cualquier amenaza, pero es imprescindible, para la determinación del riesgo –siempre se trabaja con determinación de riesgo incorporar indicadores que sólo adquieren relevancia bajo amenazas específicas.

Ámbito Rural Contraponiendo el análisis de la vulnerabilidad socio-territorial en ámbitos rurales con ámbitos urbanos, la principal diferencia radica, fundamentalmente, en que el ámbito rural se constituye, generalmente, en el medio de vida de la población afectada por un evento peligroso, por lo que es fundamental incorporar indicadores relativos a las características de la producción agropecuaria.

Brevemente, los indicadores deben pensarse a distintas escalas contemplando4

- A nivel de macro escala: influencia del contexto neoliberal a través de la expresión y materialización de sus supuestos, especialmente aquellos que han afectado a la agricultura familiar, como ser: reducción del Estado, privatización de empresas estatales, desregulación del mercado interno, apertura radical para el ingreso de transnacionales, ausencia de limitaciones legales para el acceso y control de la tierra; programas de gobierno nacional vinculados al agro pampeano y sus actores, grados de implementación, beneficiarios, entre otros.

- A nivel de meso escala:

a) Características del modelo rural. Diagnóstico de la forma de ocupación y apropiación del suelo, estructura agraria, uso del suelo, modelos de producción, tipo de comercialización, existencia y función de cooperativas y organizaciones rurales, relación entre el campo y los centros poblados rurales, entre otros.

b) Análisis de los vínculos productivos con las vocaciones agroecológicas de la región. Patrones territoriales locales; transformaciones en el uso de suelo; emergencia de problemas ambientales vinculados al uso del suelo; planes, proyectos y programas de gobierno de mitigación de problemáticas ambientales; legislación de emergencias y desastres agropecuarios, entre otros.

- A nivel de micro escala. Análisis de los procesos endógenos: aquí adquieren fundamental relevancia las características internas de las producciones agropecuarias vinculadas a su capacidad y tipo de reproducción (ampliada, simple o incompleta), acceso al crédito, capacidad de comercialización, acceso a información, asesoramiento, tecnología, capacidad de trabajo cooperativo, entre otras.

 

Limitaciones y potencialidades

La elaboración de indicadores de vulnerabilidad socio-territorial, para ser incorporados en el análisis de riesgo, ofrecen un estado de situación de la población potencialmente afectada, diferenciada por grados de vulnerabilidad que permite establecer políticas sectoriales para fortalecer los grupos sociales y disminuir las situaciones de riesgo.

La principal limitación con la que se tropieza continuamente es la falta de relevamientos completos, regulares en el tiempo y confiables, siendo necesario recurrir a trabajos de campo para la realización de muestreos que pocas veces cuentan con el financiamiento necesario.

Por otro lado, se considera que la gestión del riesgo debe estar, junto a la gestión ambiental, integrada en planes de Ordenamiento Territorial, es decir, un proyecto de ordenamiento territorial debe ineludiblemente contemplar los conflictos territoriales que desencadenen problemas ambientales y situaciones de riesgo para la población. Por lo que quienes trabajan en estas áreas deben emprender el esfuerzo de articular, metodológicamente, dichos instrumentos.

 

Trabajos de articulación con las comunidades afectadas

Generalmente las poblaciones sometidas a riesgos frecuentes suelen desarrollar mecanismos de alerta, prevención y respuesta frente a los peligros como resultado de una clara y profunda percepción de los mismos. Un ejemplo lo constituyen las inundaciones por la sudestada en el

Barrio de La Boca en la ciudad de Buenos Aires. Los vecinos poseen un conocimiento del fenómeno tan profundo que pueden anticipar a modo de alerta temprana, la ocurrencia y magnitud del evento. También han desarrollado una “red social como parte de un sistema popular de prevención del desastre” e incluso tienen mecanismos de autoevacuación, alojamiento y rehabilitación posterior. (Suárez, F. y M. Rabey 1997).

Bajo el convencimiento que experiencias como la de los vecinos del Barrio de La Boca constituyen un ejemplo de establecimiento de redes sociales solidarias que disminuyen la vulnerabilidad de la población involucrada es que, desde el año 2006, se ha comenzado a incursionar en el trabajo interdisciplinario y en conjunto con sectores de la comunidad afectados por la amenaza de inundaciones. Estos trabajos se han realizado en el marco de los proyectos de

Voluntariado Universitarios promovidos por la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación.

En el primer proyecto que se llevó a cabo entre los años 2006-2007, estuvo integrado por un grupo de profesores de Departamento de Geografía de la Universidad Nacional de Río Cuarto, por integrantes de Defensa Civil de Río Cuarto y por alumnos de diferentes disciplinas (Geografía, Geología, Psicopedagogía, Asistencia Social, Biología, Microbiología y Ciencias de la Comunicación). El objetivo de la propuesta fue elaborar un Sistema de Alerta Comunitario y de pautas de actuación primaria ante una inundación con el objeto de mitigar y prevenir los daños y peligros originados por este tipo de evento hidrológico. La propuesta tuvo como objetivo prioritario incluir a la propia población afectada en la construcción del sistema de alerta, propiciando alternativas de participación, inclusión y compromiso de los habitantes del barrio.

Así, con el asesoramiento de Defensa Civil y con vecinos de los barrios afectados se logró elaborar una cartilla denominada “Plan Familiar de Emergencia. Cómo actuar frente a una inundación”. En la misma se procura que cada vecino del barrio afectado tenga las herramientas de autoprotección necesarias en el caso de una futura inundación.

Si bien se logró construir, con un grupo de vecinos, la cartilla de prevención, el grupo de voluntarios encontró enormes dificultades para acercarse a trabajar con los vecinos. Se implementaron diversas estrategias de trabajo grupal encontrando como mejor vía de acceso al trabajo comunitario el trabajo con los niños del barrio (figura 6), a través de quienes se pudo llegar a los padres.

 

 

Figura 6. Actividad realizada por el equipo de Voluntariado con los niños del Barrio Ajeproc

(Río Cuarto, Córdoba). Agosto de 2007.

 

De la experiencia adquirida en el primer proyecto de Voluntariado, se ha presentado, en el corriente año, un nuevo proyecto para trabajar junto a los niños en tareas de prevención ante inundaciones en la localidad de La Carlota (Córdoba, Argentina). La propuesta consiste en crear, a través de actividades lúdicas, situaciones informales de enseñanza y aprendizaje que permitan avanzar hacia la construcción de capacidades, contenidos, valores y actitudes en los niños, para la formación inicial de una cultura de la prevención, respecto de la amenaza hidrológica (inundaciones), a la que se encuentra sometida la comunidad. A través del juego es posible influir significativamente en la forma de percibir, sentir, pensar, valorar y actuar de los niños con respecto a todos los componentes y elementos de una emergencia o desastre y así estar en capacidad de comprender y actuar correctamente en tales situaciones de alerta.

Se considera que la actividad interdisciplinaria y en conjunto con la comunidad afectada, permite un proceso de integración de saberes y experiencias horizontal que no sólo fortalece la articulación entre la Universidad y la sociedad sino que, a su vez, nutre la formación de todos los participantes en estas actividades, bajo un proceso de enriquecimiento mutuo. “Creemos que la extensión debe nutrirse en la matriz universitaria desde el inicio de la producción del conocimiento. Por más abstracta que sea la especulación elaborada debe encerrar ineludiblemente una genuina vocación extensional indelegable, sino producimos una ciencia sin compromiso social…El conocimiento producido “es” en la extensión. Por eso es una vocación, no una simple respuesta a la demanda, que debemos resignificar.” (Cóccaro, J. M.:2001)

 

Discusión y Conclusiones

En la gestión ambiental en general y del riesgo en particular están involucrados una serie de actores sociales: la comunidad en su totalidad, las organizaciones intermedias, el Estado (municipal, provincial y nacional), distintas reparticiones públicas, los organismos de seguridad y protección civil, los medios masivos de comunicación, las universidades e institutos de investigación, entre los más destacables. Todos ellos se encuentran bajo la cobertura del sistema normativo (leyes, decretos, ordenanzas) y las políticas delineadas por el estado en esta materia.

Una gestión del riesgo que tenga como fin último contribuir al desarrollo sostenible de un territorio debe ser multisectorial en su diseño e implementación. Debe comprender a todos los actores involucrados, pues su puesta en marcha no puede ser llevada a cabo por un solo sector de la sociedad. Los objetivos deben ser compartidos por todos y cada uno de los actores que comparten la problemática y desde su lugar en la sociedad cumplir con el rol asignado por los programas, planes y proyectos elaborados en forma conjunta. La participación y el compromiso de todos los sectores sociales involucrados permitirá la consecución de los fines propuestos: una gestión ambiental y del riesgo como base para el desarrollo sostenible, armónico y con justicia territorial.

Se considera que el estudio del riesgo en general y la construcción de indicadores de vulnerabilidad socio-territorial gira, ineludiblemente, en torno a la discusión de los supuestos

éticos-políticos que orientan la producción del territorio. La vulnerabilidad socio-territorial se asienta sobre desigualdades socio-territoriales, por lo que al igual que éstas, no se pueden comprender sin el contexto histórico-social del que emergen. Las estrategias de reproducción del capitalismo generan modelos de desigualdad socio-territorial que se instalan sobre modelos desiguales no resueltos, previamente constituidos, profundizando la injusticia social. Definir qué situación convierte a las personas en más o menos vulnerables, implica la puesta en juego de un

“deber ser”. Por ello, se enfatiza en que se debe trabajar sobre los vínculos del contenido territorial que se están concretando y los que se deben concretar; sobre las bases de cómo, para qué, para quiénes y con quiénes se realiza la labor científica.

La ciencia social, no sólo debe describir, explicar y predecir -como propone la ciencia positivasino que tiene como tarea ineludible denunciar para poder transformar. Se debe partir de un acercamiento crítico al modelo para conocer acabadamente su funcionamiento, encontrar sus grietas y, como dice el filósofo uruguayo, Mauricio Langón (2005), soplar en ellas.

 

Notas

1. Aprobado por SECyT-UNRC. 1998-2002. Director: José María Cóccaro.

2. Para la elaboración de este apartado se tomó como base los resultados publicados por el equipo en diversos Congresos y Revistas.

3. Cóccaro, J. et. al, 2005; Valenzuela, M. et. al, 2007a; Sosa, E. et. al, 2007; Valenzuela, M. et.  l, 2007b;

4. En base a Maldonado, Bustamante, 2008.

 

Referencias Bibliográficas

Barrenechea, J.; Gentile, E. ; González, S y Natenzon, C.(2003). “Una propuesta metodológica para el estudio de la vulnerabilidad social en el marco de la teoría social del riesgo”. En

Lago Martinez, S. y otros Coord.: En torno de las metodologías: abordajes cualitativos y cuantitativos. Buenos Aires. Ed. Proa XXI. Pp.179-198

Beck, U. (1996). Teoría de la modernización efectiva. En Beriain,J. (comp.). Las consecuencias perversas de la modernidad, Barcelona. Ed. Anthropos.

Cóccaro, J. (2001). Extensión. En: Colantuono, R. (Coord.) Red Interdepartamental de Geografía de Universidades Nacionales. La Geografía en la Universidad Argentina. Experiencias, dificultades, perspectivas. Universidad Nacional del Comahue, Neuquén. Pp.219-224.

Cóccaro, J. (2004). El agua como idea de ciencia. Una lectura situada desde la Geografía Marítima que interpela responsabilidades. En: Reflexiones Geográficas Nº 11. Revista de la Agrupación de Docentes Interunivesitarios de Geografía. Río Cuarto, Argentina. Pp: 219-226.

Cóccaro, J.; Sosa, E; Valenzuela, M.; Gómez, O. (2005). Indicadores de vulnerabilidad e incertidumbre territorial. Discusión metodológica. En: CRONIA. Revista de investigación de la Facultad de Ciencias Humanas. UNRC. En prensa.

Geldestein, R. (1997). Mujeres Jefas de Hogar: Familia, Pobreza y Género. Buenos Aires, UNICEF. Cuadernos Nº 3.

Guerra Palmero, M. J. (1998). “Abordajes éticos del problema del riesgo(o hay cosas con las que no se debe jugar)” En: Revista de Filosofía, Nº 5, Facultad de Filosofía. Universidad de la Laguna, Las Palmas, Canarias, España. Pp.181-200.

Langón, M., (2005). Reflexiones para una educación filosófica en tiempos de globalización. En: Bernales Alvarado, M. y Lobosco, M. (comp.). Filosofía, educación y sociedad global. Buenos Aires. Ediciones del Signo. Pp. 69-83.

Maldonado, G. I. y Cóccaro, J. (2006). Pensar el riesgo desde una aproximación geográfica. Lecturas de la problemática ambiental del sur cordobés. En: Reflexiones Geográficas Nº 12. Revista de la Agrupación de Docentes Interunivesitarios de Geografía. Río Cuarto, Argentina. Pp: 18-29.

Maldonado, G. y Cóccaro, J. (2008). Teorizamos para representar y representamos para intervenir. En: Actas X Jornadas Cuyanas de Geografía. Mendoza. Editorial FFyL. UNCuyo. Mayo 2008.

Maldonado, G., Bustamante, M. (2008). Estado de situación del agro pampeano. Bases para teorizar sobre indicadores de vulnerabilidad socio-territorial. En: Geograficando N°4 Revista de Estudios Geográficos. En prensa

March, J. (2004). Criterios de racionalidad para la identificación de indicadores de impacto ambiental en estudios de evaluación. Tesis doctoral defendida 16 de diciembre de 2004. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de La Plata.

Natenzon, C. (1995). Catástrofes naturales, riesgo e incertidumbre. Serie Documentos e Informes de Investigación Nº 197. Buenos Aires, FLACSO,

Natenzon, C. (1998). Riesgo, vulnerabilidad e incertidumbre. Desastres por inundaciones en Argentina. Presentado en Seminario sobre Problemas ambientales e vulnerabilidade. Abordagens integradoras para o campo da Saude Publica. Junio de 1998. Rio de Janeiro, Brasil.

Sosa, E.; Valenzuela, M., Grandis, G. (2007). La vulnerabilidad socio territorial de Vicuña Mackenna. Discusión metodológica. En: Primer Congreso de Geografía de Universidades Nacionales. Río Cuarto. Argentina. Junio de 2007.

Suarez, F, Rabey, M. (1997). Con el corazón en La Boca. Representaciones sociales de las inundaciones en un barrio de Buenos Aires. En: Antropología del clima en el mundo hispanoamericano. Tomo II. Quito. Ecuador. Ed. Abya-Yala. Pp. 271-285.

Valenzuela, M.; Grandis, G.; Sosa, E.; (2007a). Evaluación del riesgo ambiental en la localidad de Coronel Moldes. En: Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas. Universidad Nacional de Río Cuarto. Programa de resúmenes y ponencias. Mayo 2007.

Valenzuela, M., Maldonado, G., Cóccaro, J. M., et al, (2007b). Vulnerabilidad socio territorial  de la población de la localidad de Coronel Moldes, provincia de Córdoba. En: Actas III Jornadas de Estudios de Población y Sociedad de Córdoba, .Santa Fe y Entre Ríos. Departamento de Geografía. Facultad de Humanidades y Ciencias. Universidad Nacional del Litoral. Noviembre de 2007.

 

1 Becaria Interna de CONICET

2 Departamento de Geografía. Facultad de Ciencias Humanas. Universidad Nacional de Río Cuarto. Departamento de Geografía.

Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Universidad Nacional de La Plata

 

Ponencia presentada en “La geografía ante la diversidad socio - espacial contemporánea” - 2º Congreso de Geografía de las Universidades Nacionales. Santa Rosa, La Pampa - Argentina. 15 al 18 de setiembre de 2009.

 

 

 

 
 




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com