Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10847 al 10866 
AsuntoAutor
RE: NoticiasdelCeH Analía a
353/09 - 14 años d Noticias
354/09 - 30ª Seman Noticias
Re: NoticiasdelCeH LS
355/09 - LIBRO TER Noticias
Felicitaciones.... David J
357/09 - Los traba Noticias
356/09 - HUMBOLDT Noticias
358/09 - INCIDENCI Noticias
Re: NoticiasdelCeH nbernex
NoticiasdelCeHu Fe Hildegar
359/09 - La Mujer Noticias
360/09 - Brasil - Noticias
361/09 - FELIZ DÍA Noticias
362/09 - REVISTA D Noticias
363/09 - IV JORNAD Noticias
364/09 - Curso de Noticias
RE: Notici asdelCe pablo os
365/09 - LA AMENAZ Noticias
366/09 - Mar del P Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11099     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 356/09 - HUMBOLDT EN QUITO
Fecha:Lunes, 25 de Mayo, 2009  19:26:36 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 356/09
 

HUMBOLDT EN QUITO

Humboldt y Bonpland atravesaron el círculo del Ecuador y entraron en el hemisferio sur.

Y se instalaron el 6 de enero de 1802 en la placentera y plácida Quito, situada a 2850 m.

 

Llevaban cuatro meses de marcha, algo poco menos que inconcebible entre los hombres o mujeres jóvenes de la sociedad quiteña o latinoamericana. En esta ciudad de clima tan agradable los viajeros fueron recibidos por el marqués de Selva-Alegre, quien les puso a su disposición su magnífica casa. Esta mansión podía compararse sin exageración alguna con las mejores de Madrid, París, Berlín o Viena. Es importante destacar que este marqués, llamado Juan Pío Montúfar y Fraso larrea, encabezó las primeras juntas revolucionarias en diciembre de 1808, en agosto de 1809 y en octubre de 1811 en Quito. Su destierro, confiscación de bienes y su muerte en la cárcel de Cádiz llenó de amargura a Humboldt, quien lo describió como un hombre genial, al mismo tiempo que excelente poeta y químico.

 

 

 

El clima perfecto de Quito curó de sus quebrantos a los dos expedicionarios puesto que permanecieron en esta localidad unos cinco meses.

 

A Humboldt le pareció que sus habitantes eran los que poseían el mayor talento natural de América Española.

A los quiteños, en especial a los jóvenes, los encontró espontáneos, cariñosos e inteligentes.

 

Respecto de las casas indica que son todas iguales a las de Bogotá, Caracas, Cartagena y La Habana.

 

Todas son de dos pisos con galerías de madera hacia la calle.

 

Diferentes son las iglesias, conventos y claustros que casi resultan magníficos.

 

 

Estos edificios superan a todos los de América y son comparables con los de Madrid o Cádiz.

 

 

Sin embargo, tanto la estructura de la Catedral –cuyos frescos le resultaron hermosos y agradables- como los edificios del Presidente, de la Audiencia y del Obispo los halló sencillos.

 

Mientras Humboldt estaba en la audiencia de Quito, verificó la longitud y latitud de diversos lugares geográficos.

 

No titubeó en escalar varias veces el Pichincha en abril y mayo y en subir las laderas del Cotopaxi en abril de 1802. Anota entre otros datos que la erupción del Pichincha cesó en el siglo XVI según La Condamine.

También señala que las emanaciones tóxicas de este volcán le produjeron en la primera ascensión un desmayo después de ocho horas de caminar por el Guaguapichincha. En mayo tuvo la gran satisfacción de llegar al cráter mismo del Pichincha.

 

En la tercera ascensión se vio acompañado por Bonpland y Carlos Montúfar y se produjeron movimientos sísmicos y aumentaron las emanaciones tóxicas.

Apunta Humboldt que este cráter está lejos de Quito como para arrojar piedras hasta la ciudad misma, que está a quince kilómetros. Además todas las emisiones de rocas y flujos piroclásticos han salido despedidos hacia el oeste, es decir, hacia el Pacífico. Por esto concluye Humboldt que Quito sólo tiene que temer erupciones laterales o sismos volcano-tectónicos. La erupción fumarólica del Guaguapichincha que se produjo el 5 de octubre de 1999 ha confirmado la observación de Humboldt pues la fuente de la columna eruptiva se localizó en el borde occidental de la caldera del volcán. Pese a todo la columna eruptiva depositó 2mm de cenizas sobre los techos de Quito.

Las continuas expediciones causaban inquietud entre los supersticiosos quiteños y más aun entre los indios quienes no deseaban  desafiar al dios del volcán.

 

Pese a todo Humboldt encontró comprensión y apoyo entre los personajes más conspicuos y, entre ellos, obtuvo un nuevo compañero de viaje permanente para sus expediciones en la persona del joven Carlos Montúfar, el segundo hijo del marqués de Selva-Alegre.

La despedida de Quito, el día 9 de junio de 1802, produjo desconsuelo y trsiteza entre la multitud de amigos que los expedicionarios se habían ganado.

   


Textos extraídos de www.uni-leipzig.de/

  Fotografías tomadas por Ana maría Liberali en enero de 2009.

 






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com