Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10847 al 10866 
AsuntoAutor
RE: NoticiasdelCeH Analía a
353/09 - 14 años d Noticias
354/09 - 30ª Seman Noticias
Re: NoticiasdelCeH LS
355/09 - LIBRO TER Noticias
Felicitaciones.... David J
357/09 - Los traba Noticias
356/09 - HUMBOLDT Noticias
358/09 - INCIDENCI Noticias
Re: NoticiasdelCeH nbernex
NoticiasdelCeHu Fe Hildegar
359/09 - La Mujer Noticias
360/09 - Brasil - Noticias
361/09 - FELIZ DÍA Noticias
362/09 - REVISTA D Noticias
363/09 - IV JORNAD Noticias
364/09 - Curso de Noticias
RE: Notici asdelCe pablo os
365/09 - LA AMENAZ Noticias
366/09 - Mar del P Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 11098     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 357/09 - Los trabajadores rurales dependientes en el actua l contexto socio-territorial del sur cordobés
Fecha:Lunes, 25 de Mayo, 2009  20:53:05 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 357/09
 

Los trabajadores rurales dependientes en el actual contexto socio-territorial del sur cordobés. República Argentina.

 

Ricardo O. Agüero

Marina Bustamante

Diego F. Zalazar

María de los Á. Galfioni

Jorge R. González

 

 

1. Introducción

El estudio que aquí se presenta consiste en el análisis de los trabajadores rurales dependientes que se desempeñan en el sur de la Provincia de Córdoba, así como sus implicancias a nivel socio-territorial.

Dicho estudio se enmarca en un macro proyecto aprobado por la Secretaría de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Río Cuarto, el cual se intitula “Las transformaciones laborales y sus consecuencias socio-económicas que generan los nuevos procesos productivos agrícolas. Modificaciones socio-territoriales en el sur cordobés”.

El espacio involucrado, de dimensiones significativas, se ubica al oeste de la llanura pampeana argentina, en una zona de transición correspondiente mayoritariamente a la pampa subhúmeda, de notable capacidad natural productiva, y que refleja similitudes geográficas con otros sectores de la Región Pampeana.

El propósito central consiste en estudiar el estado de situación y las transformaciones laborales de estos agentes -generadas por los nuevos procesos productivos agrícolas- y su incidencia contributiva en las modificaciones territoriales que se manifiestan en el espacio citado.

Se parte de la idea de que los trabajadores rurales dependientes, por ser el eslabón más débil de la cadena del trabajo rural, son los que sufren las mayores consecuencias de las fluctuaciones económicas y de los cambios en el desempeño laboral, casi nunca favorables a su condición como tales, a diferencia del grueso de los otros sectores, que en los últimos años se han visto muy beneficiados económicamente. En la actualidad, la fuerte polarización de ingresos que media entre los trabajadores y sus empleadores -los productores de la Región Pampeana- con respecto a los beneficios extraordinarios, resulta una clara muestra de lo antedicho.

En lo que respecta al estudio específico de este sector, se analizan y diferencian dos tipos de agentes, dependiendo de su continuidad en las tareas rurales. Se tienen en cuenta por un lado, a los trabajadores permanentes que residen tanto en el campo como en el pueblo (más en estos últimos) y por el otro, a los trabajadores temporarios -los más precarizados de todos- que residen principalmente en los centros urbanos.

Se diferencia también dentro de esta franja, según la calidad del trabajo que desempeñan, a los trabajadores calificados y no calificados.

Además de todas estas desagregaciones analíticas de los trabajadores rurales, se procura comprender cómo esta franja se ensambla y articula con el sector empleador y cómo se contextualiza su quehacer en el plano territorial.

 

1.1. Objetivos generales:

§  Conocer la actual realidad socio-económica del trabajador rural dependiente, dentro del presente desarrollo agropecuario pampeano.

§  Comprender los cambios que se vienen produciendo en su desempeño demográfico y locacional.

§  Captar la situación de adaptación laboral del trabajador rural, ante las nuevas técnicas y orientaciones productivas, y sus estrategias de sobrevivencia en las actuales circunstancias económicas del agro pampeano.

§  Conocer qué lugar ocupa y en que medida participa esta franja laboral en las modificaciones territoriales del campo.

§  Entender la estructura y el comportamiento político-sindical del gremio que los nuclea a nivel nacional: Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE).

§  Dilucidar la vinculación existente entre la UATRE y los trabajadores rurales dependientes, a fin de captar la incidencia del accionar gremial en la situación de éstos.

§  Procurar inferir hacia dónde tiende a evolucionar este sector en el contexto laboral en el cual está inserto.

 

1.2. Métodos y técnicas:

Éste es un trabajo eminentemente empírico con un fuerte desarrollo en el plano de la investigación de campo, de búsqueda de contacto directo con los agentes implicados, con una orientación analítica de tipo cualitativo, combinado con análisis teóricos.

Se basa en la obtención de datos estadísticos procedentes de los Censos Nacionales Agropecuarios y de los que elabora la Secretaría de Agricultura y Ganadería de la Provincia de Córdoba. Se apoya también en entrevistas a los trabajadores rurales propiamente dichos, a los delegados responsables de las seccionales regionales del gremio que los nuclea, como asimismo a los dirigentes de dicho sindicato a nivel nacional.

Se acude también, a la recopilación y sistematización de datos sobre el desempeño del trabajador rural a juicio de los empleadores, procedentes de investigaciones anteriores referidas al estudio de los productores agropecuarios.

Aparte del empleo de las técnicas estadísticas correspondientes, las técnicas de campo utilizadas consisten en la elaboración de entrevistas cuyos cuestionarios son del tipo semi-estructurado.

Por último, para la representación de la densidad de los trabajadores rurales, se elabora una cartografía temática que da cuenta de su evolución.

2. Marco Teórico

En el marco de las transformaciones acaecidas en las últimas décadas, el contexto socio-territorial está marcado por profundos cambios estructurales económicos, con especial repercusión en la llanura pampeana. Estos cambios van a incidir notablemente en la magnitud, composición, localización, tipo de tareas y pautas de comportamiento de la fuerza laboral agropecuaria. (Cuadro Nº 1.)

 

Cuadro Nº 1

 

Todas estas modificaciones van a actuar en el desdibujamiento de los roles desempeñados por los agentes laborales tradicionales, lo que no significa una disminución en los rendimientos de totales productivos, sino todo lo contrario, pero con una participación inequitativa entre los agentes económicos intervinientes.

A pesar del estado de buena salud del campo, el mismo encubre las contradicciones y alteraciones que se producen dentro de la estructura interna de los agentes productivos agropecuarios.

Al respecto, y adentrándonos en nuestro objeto de estudio específico -el trabajador rural dependiente-, creemos oportuno explicitar la conceptualización con la cual trabajamos en esta instancia:

trabajador rural dependiente es quien, a cambio de un [estipendio] percibido en dinero y generalmente complementado en especie (alimentación y vivienda), vende su fuerza de trabajo a un productor rural -en la mayoría de los casos un chacarero-, un contratista de maquinaria agrícola, un acopiador-comercializador de granos, cereales o ganado y/o un propietario de carros, quienes se apropian del plusvalor por él generado.” (W. Ansaldi, 2000: 17)

En lo referente al estudio de este sector laboral, se analizan y diferencian dos tipos de agentes, dependiendo de su continuidad en las tareas rurales. Se tienen en cuenta por un lado, a los trabajadores rurales permanentes o asalariados que residen tanto en el campo como en el pueblo y, por el otro, a los trabajadores rurales temporarios o jornaleros, que casi en su totalidad residen en el pueblo.

Por otra parte, en lo que respecta a la calidad del trabajo que desempeñan, podemos diferenciar a los trabajadores calificados y a los trabajadores no calificados.

 

3. Localización geográfica del área de estudio.

El marco espacial del presente trabajo se extiende hacia el oeste de la llanura pampeana argentina, en una zona de transición correspondiente básicamente a la pampa sub-húmeda.

Dicha área involucra a todo el sur cordobés, comprendido por los Departamentos Río Cuarto, Juárez Celman, Presidente Roque Sáenz Peña y General Roca. (Mapa Nº 1).

4. Consideraciones generales:

De acuerdo con lo observado en nuestras indagaciones, pasamos a describir las variables de análisis que dan luz sobre las características de la realidad socio-económica por la que atraviesa el sector laboral en cuestión.

Es importante destacar que los datos que a continuación se analizan corresponden a los recabados durante los años 2007 y 2008 en las localidades de Alcira Gigena, Coronel Moldes, Ucacha, Sampacho y Del Campillo, así como en sus respectivas áreas rurales de influencia. En este último caso -en la zona rural de Del Campillo-, cabe resaltar que como resultado de un proceso histórico diferenciado del resto del espacio en cuestión, las explotaciones agropecuarias son, en general, de tamaño mediano a grande, por lo que las variables analizadas van a mostrar una realidad bastante diferente.

 

4.1. Estado de situación socio-económica

4.1.1. Estructura familiar

El desglosamiento de este ítem nos permite elaborar un concepto más acabado de la realidad por la que atraviesa el sector laboral que nos interesa.

En lo que respecta al universo encuestado, pudo observarse que en su mayoría se comporta como “familias tipo” conformada por un promedio de cuatro integrantes, siendo cincuenta (50) años la edad promedio del jefe de familia, lo que nos indica que estamos en presencia de una población semi-envejecida.

Nos parece oportuno destacar que, habitualmente, cuando el jefe de familia está empleado de manera permanente, constituye el único sostén de hogar; esto puede explicarse -a nuestro entender- por una cuestión cultural que implica que la mujer se dedique exclusivamente a las tareas domésticas.

En cambio, en las viviendas de los empleados transitorios suele trabajar más de una persona, generalmente la esposa -que se desempeña como empleada doméstica- y/o los hijos del entrevistado una vez que la edad así se los permite. Estos últimos, en la mayoría de los casos, realizan tareas en el ámbito rural en condiciones de dependencia laboral, al igual que sus padres.

 

4.1.2. Características demográficas

A partir del análisis -tanto cuantitativo como cualitativo- de la información relevada, se pueden observar los fenómenos que a continuación se describen, los que dan cuenta de la dinámica demográfica que vienen atravesando nuestros sujetos de análisis.

En lo referente al estudio y cotejo de los datos estadísticos provistos por el Relevamiento Agropecuario Provincial de 1999 y por el Censo Nacional Agropecuario del 2002, es posible observar lo siguiente (Cuadro Nº 2):

 

 

 

Trabajadores Rurales Dependientes Permanentes según EAP´s por Departamento. Años 1999-2002

 

Departamento

1999

2002

Variación

Promedio

1999-2002

EAP´s

Personas

Promedio

EAP´s

Personas

Promedio

General Roca

690

2.091

3,0

843

1.625

1,9

-1,1

Juárez Célman

1.103

2.560

2,3

725

1.526

2,1

-0,2

Pte. Roque

Sáenz Peña

586

1.594

2,7

612

1.103

1,8

-0,9

Río Cuarto

2.461

4.929

2,0

1.319

2.369

1,8

-0,2

Total

4.840

11.174

2,3

3.499

6.623

1,9

-0,4

Fuente: Elaboración propia en base a datos del Relevamiento Agropecuario

Provincial de 1999 y del Censo Nacional Agropecuario 2002

Cuadro Nº 2

 

Si bien ambas fuentes de datos no son estrictamente comparables, a nivel general en la sumatoria del área bajo estudio se registra una merma, tanto en la cantidad de personas que desarrollan labores agropecuarias de manera permanente como en el número de las explotaciones agropecuarias presentes en la zona, por lo que el promedio de trabajadores registrados por establecimiento agropecuario disminuye de 2,3 personas a 1,9 en un período de tan solo tres años. Esta evolución nos permite visualizar claramente que, aunado al proceso de concentración productiva, se registra la expulsión de mano de obra, fenómeno que detallaremos más adelante. (Ver Mapa Nº 2)

Mapa Nº 2

 

Si profundizamos nuestro análisis -y en base al tratamiento cualitativo de aquellos datos obtenidos de manera empírica-, es posible además advertir una merma, tanto de operarios permanentes como de temporarios tradicionales, y un incremento relativo de la mano de obra temporaria calificada, constituida mayormente por operarios de máquinas; obviamente, en concordancia con los avances tecnológicos que genera la mecanización del agro, con la consecuente disminución de la mano de obra tradicional.

En primer lugar, se detecta un fuerte desplazamiento locacional del trabajador permanente desde el campo hacia los pueblos de la región, viéndose forzados a trasladarse diaria o semanalmente. Dicho traslado depende, por un lado, de las tareas de las cuales se encuentra a cargo y, por otro, de la distancia que media entre el pueblo y el campo en cuestión. Esto se refleja en el hecho de que, en algunos casos, los empleadores se encargan de dicho traslado con su propio vehículo.

Por otra parte y en relación al lugar de residencia, aquellos trabajadores que viven actualmente en el campo, residen en él desde hace 10 años como promedio, según los datos obtenidos. Las razones que motivaron dicho cambio de residencia urbano-rural o rural-rural han sido la búsqueda de trabajo, la posibilidad de acceder a un sueldo adecuado y a condiciones de vivienda aceptables y, en menor medida, el no tener hijos en edad escolar, entre otras.

En cambio, los que se trasladaron desde el campo a la ciudad lo hicieron mayormente en la década del ´90, motivados por la búsqueda de mayores comodidades y/o forzados por la extensión de la obligatoriedad educativa (ciclo básico unificado), entre otras.

Por lo contrario, el trabajador temporario -casi en su totalidad- vive en los centros urbanos y se desplaza dentro de su zona de influencia rural en función del trabajo que consigue. La mayoría de estos jornaleros son originarios de los poblados de la zona, al igual que lo fueron sus padres y abuelos.

 

4.1.3. Condiciones económico-laborales

La situación socio-económica de los trabajadores rurales en general es muy limitada; cabe destacar que el salario oficial más bajo a nivel nacional corresponde al del peón rural con $1405 en bruto según lo estipulado por la Resolución 43/08 de la C.N.T.A (Comisión Nacional de Trabajos Agrarios) del 01 de Agosto de 2008.

Por su parte, los trabajadores permanentes gozan de una relativa estabilidad laboral y reciben, aparte del sueldo básico, algún tipo de incentivo o premio a la producción, el cual  es percibido al finalizar la cosecha o bien a fin de año. Según la época del año, trabajan un promedio de 8 a 10 horas.

En cambio, los trabajadores temporarios atraviesan una situación de absoluta precariedad laboral, desempeñando tareas a destajo que apenas logran cubrir sus necesidades básicas.

Tal cual lo dispuesto por la Resolución 43/08, la remuneración estipulada para el personal que desempeña tareas de manera transitoria es de $61,82 por jornada. Así, el trabajo es retribuido en función de las actividades que realizan, pudiéndose dividir en:

·         carga y descarga de bidones: $ 0,90,

·         carga y descarga de bolsones: $ 14,

·         carga y descarga de fertilizantes: $ 1,20,

·         carga y descarga de varillas: $ 1,60,

·         carga y descarga de vigas: $ 2,

·         carga y descarga de estacas: $0,80,

·         carga y descarga de postes gruesos: $ 1,

·         carga y descarga de postes finos: $1,5,

·         carga y descarga de cemento: $1, y

·         carga y descarga de harina: $ 1.

En lo atinente a la situación previsional, la mayoría de los encuestados declaró que sus empleadores les efectúan los descuentos correspondientes para el aporte jubilatorio de manera regular.

La situación contractual es otro elemento a tener en cuenta al referirnos a la estabilidad laboral. Sólo un mínimo de la población económicamente activa (PEA) encuestada trabaja bajo las condiciones impuestas por algún contrato laboral. En cambio, gran parte de la misma realiza sus actividades sin ningún marco contractual, ya sea porque se encuentra trabajando en condiciones estables desde hace un largo período o porque la situación de temporalidad y/o precariedad laboral así lo determina.

Por otra parte, cerca de la mitad de los trabajadores permanentes encuestados manifestó que sus padres o abuelos trabajaron tierras por su cuenta, ya sea en calidad de propietarios o de arrendatarios, habiendo sido desplazados de las mismas por el proceso de subdivisión familiar. Resulta llamativo el declive económico que esto pone en evidencia, al cambiar su rol de productor cuentapropista al de trabajador dependiente.

 

4.1.4. Realidad habitacional

En lo referente a la situación habitacional, podemos aseverar que los trabajadores permanentes que viven en el pueblo cuentan con vivienda propia, generalmente de calidad y tamaño medio (dos a tres habitaciones). En tanto que los permanentes que viven en el campo, residen en una vivienda aparte a la del patrón y además, en algunos casos, cuentan con vivienda propia en el pueblo.

Es dable destacar que gran parte de las vi.viendas rurales ocupadas por dichos empleados se encuentran en inaceptables condiciones de habitabilidad; la excepción la constituyen las residencias de las estancias visitadas en la zona rural de Del Campillo, de calidad notablemente superior.

Por otra parte, en cuanto a los trabajadores transitorios, la totalidad de los entrevistados declararon ser propietarios de sus viviendas urbanas. 

 

4.1.5. Situación educacional

La situación antes descripta va acompañada de un bajo nivel de instrucción, sobre todo de los jefes de familia, con un nivel de escolarización que no supera -ni completa-  el nivel primario. Por su parte, los hijos se benefician del acceso a la educación de nivel medio, generalmente relacionada con la especialidad agro-técnica.

Del mismo modo, se puede observar la ausencia tanto de analfabetos como de profesionales entre la PEA sostén de hogar; cabe aclarar que un caso atípico se registra nuevamente en las entrevistas realizadas en la zona rural Del Campillo, en donde los encargados de estancias cuentan con título universitario.

 

4.2. Vinculación gremial

En Argentina, los trabajadores rurales dependientes se encuentran nucleados en el sindicato denominado Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, conocido por sus siglas: UATRE.

Su historia se remonta a 1947, año en que se forma la FATRE (Federación Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) como el sindicato más representativo del sector rural. Pero es recién dos años más tarde que se gesta por primera vez un instrumento legal que ampara al trabajador rural permanente: el Estatuto del Peón Rural, constituyendo un reconocimiento de sus derechos básicos, tales como horas de descanso y vestimenta adecuada.

Finalmente, la FATRE adquiere, por una resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación, la condición de “unión” recibiendo el nombre definitivo de UATRE en 1988.

Adentrándonos en las conquistas gremiales, la UATRE asume en 1995 la conducción de la Obra Social, que a partir de allí pasa a llamarse OSPRERA. Por otra parte, lanza una campaña  nacional en pro del blanqueo de los trabajadores rurales, la cual logra un relativo éxito considerando que se trata de un sector tradicionalmente relegado y las dificultades del caso. Para concretar dicho blanqueo, en el año 2001 se reglamenta la Ley que crea la Libreta del Trabajador Rural y pone en funcionamiento, a dicho efecto, el Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (RENATRE). Recién en 2004 los trabajadores del campo acceden a las primeras Prestaciones por Desempleo, beneficio del cual estaban excluidos desde 1991.

En lo que respecta específicamente a nuestra área de estudio, del cotejo de las entrevistas realizadas durante los años 2007-2008 tanto a los delegados zonales de la UATRE como a los trabajadores rurales agremiados de las localidades de Coronel Moldes, Ucacha, Alcira Gigena, Sampacho y del Campillo, y en función de ciertas variables de análisis seleccionadas previamente, se pudieron extraer los siguientes resultados:

§  El aporte realizado al gremio fluctúa entre un 2% del jornal de los trabajadores temporarios y un 3% del salario percibido por los permanentes. Por otra parte, el artículo Nº 5 de la Resolución 43/08 de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario (CNTA) “(…) establece que los empleadores actuarán como agentes de retención de la cuota aporte de solidaridad, fijada en el dos por ciento (2 %) sobre el total de las remuneraciones mensuales del personal que deberán descontar a todos los trabajadores comprendidos en el marco de la Resolución 43/08 con excepción  de los afiliados a la asociación sindical signataria […], a quienes se declara exentos del pago de la cuota solidaria referida.” (www.uatre.org.ar/sprovincia.htm)

§  En cuanto al nivel de participación de los afiliados, el mismo es prácticamente nulo, limitándose a la simple concurrencia a las asambleas regionales anuales.

§  En lo que respecta a los beneficios que el gremio brinda a sus afiliados, ambas partes coincidieron en: la provisión de material escolar, la posibilidad de concurrir a alguno de los centros vacacionales propios del gremio y de adherirse al Programa de Alfabetización Rural (PAR). Con respecto a los beneficios que perciben exclusivamente los empleados rurales temporarios, consisten en:

-   la Libreta del Peón Rural, donde se acredita la inclusión en el sistema de previsión social, los aportes y contribuciones efectuados (entre ellos la cuota sindical a la entidad gremial) y los años trabajados.

-   la Bolsa de Trabajo, la cual básicamente consiste en un registro diario de trabajadores disponibles. El trabajo, en los casos estudiados, consiste mayormente en el paleo, bolseo y manejo de fertilizantes. La jornada de trabajo comprende 8 horas y su estipendio es el monto base estipulado por ley, pudiendo incluir extras.

 

 

4.3. Adaptación laboral y estrategias de sobrevivencia desarrolladas

En base a la información recabada, se visualiza una destacable flexibilidad adaptativa y de sobrevivencia laboral de los trabajadores rurales permanentes y temporarios calificados ante las nuevas técnicas (especialmente en maquinarias altamente sofisticadas) y ante las nuevas orientaciones de manejo productivo que se están aplicando en el agro pampeano, lo que implica ingresos salariales más altos que el grueso del sector.

Lo anteriormente expuesto se ve favorecido por la posibilidad de capacitación que, en las grandes explotaciones, es brindada por diversas fuentes, por lo general proveniente de entidades privadas. En el caso de los jornaleros, la asociación gremial que los nuclea -Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (UATRE)- suele ofrecer asesoramiento técnico referente no sólo al manejo de la tecnología, sino también al manejo de medidas de seguridad e higiene.

Como contrapartida, en la franja laboral de los temporarios no calificados es notoria la dificultad en adaptarse a las nuevas exigencias productivas y tecnológicas, debido a la diversidad de tareas que se ven forzados a realizar como así también al corto tiempo de perdurabilidad de las mismas. 

Como parte de las estrategias de adaptación adoptadas, se observa una tendencia a la multi-ocupación (agropecuaria y no agropecuaria). En el área estudiada, se pudo constatar que gran parte de los jornaleros no calificados se dedican a la albañilería como una manera de complementar sus magros ingresos económicos en aquellos meses en los que no desarrollan tareas agropecuarias.

Por otra parte, y como ya fuese mencionado oportunamente, el resto del grupo familiar en edad laboral desarrolla múltiples tareas como otra forma de apoyar económicamente al hogar. En el caso específico de las cónyuges, en general, se abocan a tareas domésticas en casas de familias en el pueblo, en tanto que sus hijos -en algunos casos- se insertan en las mismas tareas laborales del padre, a pesar de las expectativas diametralmente disímiles del mismo.

El resultado general de todos estos procesos es un menor nivel de permanencia en el campo y, aunado a esto, un mayor nivel de calificación laboral.

 

4.4. Modificaciones socio-territoriales

En cuanto a los cambios espaciales que viene sufriendo el paisaje rural, se manifiesta una importante participación de los trabajadores permanentes -como fuese expresado anteriormente- en el sentido de su incidencia en el profundo despoblamiento de nuestra área de trabajo (como en gran parte del campo pampeano), motivado en parte por su disminución numérica y en parte por el cambio de localización rural-urbano evidenciado en las últimas décadas.

 

5. Tendencias

Como corolario de las indagaciones efectuadas es dable inferir ciertas tendencias con respecto al futuro evolutivo del trabajador rural dependiente, las cuales se pueden expresar de la siguiente manera:

§  evidente disminución numérica de los trabajadores rurales dependientes no calificados;

§  incremento de la mano de obra calificada y, por ende, una mejora en términos relativos de los salarios vigentes;

§  como contrapartida, se podría manifestar la virtual desaparición de los trabajadores transitorios.

A raíz de lo antedicho, nos queda por último plantear la siguiente incógnita: parte de este sector, a través de diferentes estrategias políticas, ¿podría incorporarse al proceso productivo en calidad de independencia laboral, mediante emprendimientos colectivos-autónomos?

 

6. Bibliografía:

&   Agüero, R. et al. 2003. “Perfil socio-económico del trabajador agropecuario de un área rural de la Región Pampeana Argentina. Una aproximación a la caracterización del mismo y su vinculación con el territorio que lo acoge”. En: Actas del 9º Encuentro de Geógrafos de América Latina. Publicado en CD por el Instituto de Geografía de la UNAM. México.

&   Agüero, R. et al. 2004. “Diagnosis, problemáticas y perspectivas de la localización de la PEA Agropecuaria”. En: Reflexiones Geográficas Nº 11. Agrupación de Docentes Interuniversitarios de Geografía. Río Cuarto.

&   Ansaldi, W. 2000. "El fantasma de Hamlet en la pampa. Chacareros y trabajadores rurales, las clases que no se ven". En: http://www.catedras.fsoc.uba.ar/udishal; publicado originariamente en Bjerg, M. y Reguera, A. (comp). 1995. Problemas de la historia agraria. Nuevos debates y perspectivas de investigación, IEHS, Tandil, pp. 275-295.

&   Aparicio, S. y R. Benencia. 1999. Empleo rural en tiempos de flexibilidad. La Colmena. Buenos Aires.

&   Exboir, J.M., R. Fiorentino  L. Lunardelli. 1990. “La ocupación de la mano de obra rural en Argentina”. En: Desarrollo Económico Nº 119, Vo. 30, octubre-diciembre. Buenos Aires.

&   Giarraca, N. y M. Teubal (coord.) 2005. El campo argentino en la encrucijada. Alianza Editorial. Bueos Aires.

&   http://www.uatre.org.ar/sprovincia.htm

&   INDEC. 1991. Censo Nacional Agropecuario 1988. Provincia de Córdoba 6. Presidencia de la Nación, Secretaría de Planificación. Buenos Aires.

&   INDEC. 2006. Censo Nacional Agropecuario 2002. Resultados Generales. CD ROM 1. Presidencia de la Nación, Secretaría de Planificación. Buenos Aires.

&   Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentos de la Provincia de Córdoba. Relevamiento Agropecuario Provincial 1999. http://www.cba.gov.ar


Ponencia presentada en el 12do EGAL (Encuentro de Geógrafos de América Latina). Montevideo, Uruguay. 3 al 7 de abril de 2009.

 

 

 

 





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com