Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10728 al 10747 
AsuntoAutor
Fw: NoticiasdelCeH Noticias
280/09 - Alimentos Noticias
283/09 - Tailandia Noticias
284/09 - El primer Noticias
282/09 - La educac Noticias
281/09 - La vuelta Noticias
287/09 - Semana Na Noticias
286/09 - Los manif Noticias
285/09 - "Af-Pak": Noticias
Re: NoticiasdelCeH acabello
Charla-debate: LA Juan Ped
288/09 - SEMINARIO Noticias
289/09 - El compro Noticias
290/09 - Guerras r Noticias
291/09 - CONVOCATO Noticias
Adjunto Convocator Ana Cabe
RE: NoticiasdelCeH Ana Cabe
292/09 - NUEVO LIB Noticias
293/09 - HAY RAZON Noticias
294/09 - PRESENTAC Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10975     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 284/09 - El primer ciclo iraquí ( Varlos Varea )
Fecha:Sabado, 11 de Abril, 2009  20:47:19 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 284/09
 

 
 
El primer ciclo iraquí  
 
 
Carlos varea
www.lahaine.org , 24/3/09
 
El objetivo ha sido destruir el sustrato material y humano de la resistencia armada para imponer al país un nuevo modelo social y económico regresivo

En el transcurso del último año, del plano horizonte informativo de Iraq sólo emerge muy de vez en cuando un nuevo atentado que permite caracterizar la vigorosa resistencia iraquí de antaño como un fenómeno hoy marginal. Ciertamente Iraq ha cerrado un primer ciclo de ocupación y resistencia, extremadamente vertiginoso y violento. Muchas consideraciones podrían hacerse sobre este período de apenas cinco años, pero nos limitaremos a negar aquéllas que se presentan como evidentes.

Se debe negar, primero, que Iraq haya entrado en una “etapa de estabilización”. La supuesta estabilización de Iraq es fácil de comprender: es el resultado del proceso contemporáneo más intenso y violento que ha vivido cualquier sociedad. Iraq es hoy el país con mayor número de personas que se han visto forzadas a abandonar su hogar, al menos cinco millones, según las cifras más conservadoras, el 18% de su población.

No hay otro escenario de conflicto internacional que alcance este dato: Iraq asume el 17,5% de todos los refugiados y desplazados del planeta. La cifra de muertos es igualmente sobrecogedora. Si se opta por la oficial –la de ocupantes y colaboracionistas–, el cómputo arroja un balance de 150 personas asesinadas al día. Si se opta por la más plausible –aunque parezca increíble–, la anterior hay que multiplicarla al menos por diez, y el número total superaría el millón. La supuesta estabilización de Iraq se cimienta, como en la España que emerge de la Guerra Civil, sobre la muerte y la diáspora de millones de personas, sobre la destrucción de la sociedad iraquí.

¿Cuál ha sido el procedimiento desarrollado en estos años para lograrlo?: la combinación del poder mortífero de la mayor potencia militar mundial y la guerra sucia de los escuadrones de la muerte asociados a los ocupantes. ¿Cuáles han sido los objetivos compartidos?: destruir el sustrato material y humano de la resistencia armada y, con ello, desestructurar la sociedad iraquí, con la finalidad de imponer al país un nuevo modelo social y económico que articula una gravísima regresión civil (anulación de derechos ciudadanos frente al predominio de poderes sectarios fragmentados) con la privatización de recursos y prestaciones (anulación de derechos ciudadanos frente al predominio de mafias asociadas a intereses foráneos).

La denominada “violencia sectaria” o “guerra civil” es, antes que nada, política, social y económica, y prefigura la fragmentación efectiva del país, una lógica derivada del fracaso de la propia ocupación y que sirve, antes que a los propios invasores, a los regímenes vecinos. Repásense al respecto las nuevas leyes del país, desde la Constitución, que supedita el derecho a la religión, a la Ley de Hidrocarburos, que literalmente somete el control del 80% de los recursos energéticos de Iraq a emergentes oligarquías provinciales asociadas a petroleras extranjeras.

“Etapa de democratización”

Si 2008 ha sido el año de la estabilización de Iraq, ¿por qué, según la ONU, menos de un 5% de los refugiados ha retornado a su país ese año? La respuesta es sencilla: porque las claves del control interno en Iraq siguen basándose en la violencia política y social, y porque la falta de derechos y de condiciones básicas de vida anula toda expectativa.

Se debe negar, segundo, que Iraq haya entrado en una etapa de democratización. Ningún observador en su sano juicio puede acreditar que Iraq sea un “país democrático”: la comunidad internacional –también Zapatero– asume el axioma, sancionado por el Consejo de Seguridad inmediatamente después del inicio de la ocupación, de que la invasión de Iraq fue legítima y de que las instituciones creadas tras ello lo son también.

Las elecciones locales de enero han permitido a unos y otros reiterar esta cantinela, obviando que el proceso está lastrado por, al menos, dos cuestiones: la esencial, una estructura de poder sectaria, marcada por el deterioro radical de las condiciones de vida de los iraquíes, que les ha convertido en cautivos de la mafia o la milicia local de la que depende su supervivencia; la segunda, que los potenciales votantes entre los cinco millones de refugiados y desplazados no han podido hacerlo: son parte de un Iraq que no existe.

Una lectura rápida de los resultados arroja además la conclusión de que las elecciones han sido un ajuste de cuentas interno dentro del campo colaboracionista sectario. Dato indicativo: el primer ministro, al-Maliki, y el denominado “clérigo rebelde”, as-Sáder, pactan el control territorial frente al Consejo Supremo Islámico de Iraq.

¿Qué decir, por último, de las expectativas de “retirada estadounidense”? Barack Obama ha cedido ante los republicanos, ralentizando la prometida salida de tropas del país, y en el horizonte final del calendario de retirada está prevista la permanencia de 50.000 efectivos estadounidenses.

Si bien el fracaso de la ocupación de EE UU y Reino Unido se debe a la resistencia iraquí, su retirada pactada se debe a un acuerdo tácito con Irán, derivado de la aceptación por parte de Washington de que si quiere obtener un rédito mínimo de su invasión de Iraq –o no perder también la guerra en Afganistán– ha de asumir el papel iraní, un papel que las nuevas autoridades iraquíes avalan, desde luego no por patriotismo.

Diagonal






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com