Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10728 al 10747 
AsuntoAutor
Fw: NoticiasdelCeH Noticias
280/09 - Alimentos Noticias
283/09 - Tailandia Noticias
284/09 - El primer Noticias
282/09 - La educac Noticias
281/09 - La vuelta Noticias
287/09 - Semana Na Noticias
286/09 - Los manif Noticias
285/09 - "Af-Pak": Noticias
Re: NoticiasdelCeH acabello
Charla-debate: LA Juan Ped
288/09 - SEMINARIO Noticias
289/09 - El compro Noticias
290/09 - Guerras r Noticias
291/09 - CONVOCATO Noticias
Adjunto Convocator Ana Cabe
RE: NoticiasdelCeH Ana Cabe
292/09 - NUEVO LIB Noticias
293/09 - HAY RAZON Noticias
294/09 - PRESENTAC Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10972     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 280/09 - Alimentos: entre el medio ambiente y el hambre (Primera parte)
Fecha:Sabado, 11 de Abril, 2009  17:17:53 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 280/09
 

Alimentos: entre el medio ambiente y el hambre

(Primera parte)

 

                                                        Alfredo César Dachary

 

         En este complicado año de 2009, casi ningún tema escapa de la influencia de la crisis mundial, un fantasma que tiene muchas caras diferentes ya que se combina con una larga penuria energética y una recurrente crisis alimentaria.

         Esto es aún más complejo, ya que la crisis energética pretende ser resuelta en algunos casos a través de una reducción significativa de granos, que son potenciales fuentes de calorías humanas, que se trasladarían a la fabricación de diferentes tipos de carburantes como es el etanol.

         El tema es complejo si pensamos que el hombre ya ha penetrado a lo más profundo del universo y el hambre es igual que durante el último siglo, un problema que no se ha podido superar y aunque estemos produciendo comida a precios más bajos, el problema tiende a ampliarse por éstas y otras causas de orden geopolítico y geoeconómico.

Antes de la denominada revolución verde, que se da en los años 60´, a comienzos de la década de los 50´, un hecho aparentemente fortuito llevó a un descubrimiento que daría lugar a otro cambio radical, la denominada revolución pecuaria.

Los pescadores de río Hudson a la altura de Orangetown, en el estado de New York, estaban sacando truchas más grandes que las que tradicionalmente salían en el río, lo cual llevó a que la dirección general de los laboratorios Lederle, que estaban en la zona de pesca, enviaran un científico para hacer algunos análisis.

Es así como Thomas Jukes, biofísico y experto en el campo de la nutrición vitamínica comenzó a ver que producto o planta incidía en el crecimiento de estos peces y así en 1950, descubrió un nuevo factor de crecimiento: la tetraciclina.

Así empiezan a experimentar Thomas Jukes y Robert Stokstad agregando esta sustancia al maíz y logrando un gran incremento en el crecimiento de los pollos, terminado así con los ciclos de vacas flacas y vacas gordas que habían dominado la humanidad a lo largo de su historia.

Es así como la denominada revolución pecuaria transformó la producción de carnes de una manera radical, lo cual coincidió con el comienzo de una nueva etapa en el capitalismo en la cual la sociedad de los países más desarrollados tenían más posibilidades económicas para este consumo.  

Esta anécdota que transformará el mundo durante la segunda parte del siglo XX, forma parte de un trabajo muy interesante que realizó el periodista norteamericano Paul Roberts, que editó bajo el título “El hambre que viene”, y que suma nuevos enfoques a la actual discusión sobre el hambre y la crisis ambiental, dos extremos de una misma realidad.

La historia del hombre es la de la lucha por su supervivencia como especie primero y luego por el control de la naturaleza, como fuente de los recursos para poder desarrollar pueblos y culturas hasta grandes civilizaciones.

Hoy esa lucha parece haber concluido para un tercio de la humanidad que es la que tiene condiciones de poder vivir plenamente estos cambios pero, sin embargo, la falta de alimentos es tan grave como lo fue en el pasado aunque en otras dimensiones.

Pero lo mas dramático de este tema es que ya se dejó de luchar para sobrevivir y se comenzó a trabajar en el control de la naturaleza, su transformación y adecuación a la nueva revolución genética, para hacer de los alimentos una de las armas más devastadoras de la humanidad: las muertes por hambre.

Para Damien Mollet, quien es el presidente del CADTM Francia y Eric Toussaint, que preside el CADTM Bélgica, o sea, los Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo, en un trabajo reciente sobre las cifras del mundo para el 2009 sostienen que de los 6,500 millones de habitantes del planeta sólo el 16 % son habitantes de los países más desarrollados, aunque tienen a su interior grandes bolsones de miseria. Ese reducido grupo de población controla el 76% del PIB mundial.

Pero el Producto Bruto mundial estimado para el 2006 en 48,46 billones de dólares, tiene una redistribución por regiones más polarizada, el denominado tercer mundo una media de 1,520 por habitantes; el PECOT, la ex Europa oriental más Turquía y los emergentes del Asia central tiene una media de 2,700 dólares y los países ricos, 28,600 dólares.

Al profundizar esas cifras el tema es más complejo ya que las personas que viven en la pobreza extrema (2005), con menos de 2 dólares por día  eran 2,600.000,000 (40%), y con menos de 1,25 dólares por día 1,400.000,000  (21.5%), lo que hace un total de población en pobres 4,000.000,000 (61.5%).

Si a ello le sumamos los niños y niñas en edad escolar no escolarizados que son unos 100 millones y las 500,000 mujeres que mueren por causas relacionadas al embarazo, más  los 1,100 millones de habitantes que no tienen acceso al agua potable y los 2,600 millones de personas sin un sistema de saneamiento básico, la deuda social se sigue abultando.

La única forma de luchar contra esta grave situación es a través de una inversión para poder zanjar esta deuda social de 80,000 millones de dólares por año durante 10 años, lo que sumaría un total de 800,000 millones de dólares, lo que es igual a la inversión actual de salvamento de bancos en Estados Unidos.

         En este marco de referencia hay que ubicar la gran crisis alimentaria que viene y cuyo eje es doble, la lucha por el control de los alimentos como arma política y el dominio cada vez más extensivo de la industria de la comida rápida como parte del proceso de consumo total a que está afectada toda la sociedad actual.

         Un ejemplo de lo que es la industria alimentaria lo da el caso de Nestlé que tiene para el 2006 una venta de 71,000 millones de dólares, que forman parte de los 3,1 billones de dólares que genera la industria de la comida preparada, desde bebidas a snack.

         Estados Unidos es el país que encabeza el consumo mundial de comidas preparadas, y con sólo el 5% de la población mundial consumen el 40% de la comida congelada, un proceso que tuvo a la cabeza a Nestlé que a partir de los 70´ absorbió a Lobby, fabricante de puré de calabazas, Stouffer, productos precocidos a base de pasta y Carnation, leche en polvo.

         Esto ha llevado a que este gigante del control de la alimentación, desde el niño al anciano, opere 8,500 marcas, entre las que destaca Nescafé, Nestea, Stouffer´s Lean Cuisine y Power Bar, con presencia en 80  países.

         La expansión de Nestlé lo llevó a controlar grandes compras de insumos, que se producían para esta compañía en un área estimada para 1990 en 39,000 kilómetros cuadrados, lo que es mayor que Suiza, país sede de la misma.

         Esta es una de las zonas de mayor expansión en la economía global y es muy moderna aunque hay antecedentes históricos de “comida para llevar”  en la Roma imperial, cuando en el Foro de Roma se vendían tortas de miel y salchichas, un descubrimiento que publicó Rachel Lauren.

         Pero ¿qué hay detrás de esta compleja industria de los alimentos y el hambre mundial? En principio hay dos grandes temas vinculados y cuyo impacto a futuro es una gran incógnita.

El primero es que la industria de la comida rápida implica una gran transformación en los ingredientes, para poder adecuarlo al proceso industrial y cuyos resultados no siempre son a favor del consumidor, un ejemplo, las grasas y la obesidad como nueva pandemia.

Esto lleva a dos grandes áreas de análisis, por un lado, la agrícola con la revolución genética de los granos desde los híbridos a las semillas hoy bautizadas como Terminator, que al final el proceso mueren y cortan así el proceso del ciclo de la vida de las mismas al eliminar las semillas.

La otra área es la vinculada a las especies animales menores y mayores donde el cambio ha sido tan fuerte, que difícilmente se podría hoy producir la carne de pollo, por ejemplo, sin toda la tecnología e ingeniería genética disponible.

El segundo tema está vinculado a la comercialización, ya que las grandes industrias alimentarias se transformarían en los soberanos de la gran cadena que iba del productor al consumidor.

Pero esta situación comenzó a ser alterada por las tiendas de distribución al minorista, que crecen de manera acelerada para pasar de los supermercados a los hiper-mercados y concentrarse cada vez más en unas pocas marcas que controlan el mercado mundial, comenzando por Wal Mart , la mayor empresa distribuidora de alimentos en el mundo y más en Estados Unidos, un negocio que revolucionará al comercio mundial y que forma parte indisoluble de las cadenas de comidas rápidas, la industria de la comida industrializada y todo lo que implica consumir.

Este es el punto de partida para tratar de entender como en ambos lados de la balanza hay problemas, en los países ricos, la alimentación ha llevado a la pandemia de la obesidad y otros derivados como el colesterol, el cáncer, la diabetes y otras enfermedades más; y en los países pobres, la desnutrición, muerte por falta de alimentos, tuberculosis y otros estragos.

Esta es la doble cara de una revolución que económicamente triunfó, pero en la realidad, los costos directos los está pagando el hombre, un mutante  moderno y la naturaleza en todas sus dimensiones desde los animales a las plantas, por lo que pregunta es ¿crisis alimentaria o crisis ambiental total, desde el suelo erosionado al hombre transformado?

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx