Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10681 al 10700 
AsuntoAutor
240/09 - Barcelona Noticias
241/09 - Los más Noticias
Acceso gratuito a Jeronimo
Fw: RIDEGAL y GEOW Vicente
242/09 - Los 'anti Noticias
243/09 - Curso de Noticias
244/09 - NUEVA PÁG Noticias
245/09 - HOY JUEVE Noticias
246/09 - NUEVO LIB Noticias
Re: SPAM> Noticias Marcela
=?utf-8?B?UmU6IE5v Marcela
247/09 - La izquie Noticias
249/09 - España - Noticias
248/09 - España - Noticias
250/09 - México - Noticias
251/09 - NOVEDADES Noticias
252/09 - PRESENTAC Noticias
Re: NoticiasdelCeH Emilce
253/09 - La Crisis Noticias
254/09 - Convocato Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10943     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 253/09 - La Crisis y México (Quinta de cinco parte s)
Fecha:Domingo, 29 de Marzo, 2009  11:08:16 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 253/09
 

La Crisis y México

(Quinta de cinco partes)

 

                                                                           Alfredo César Dachary

 

Cuando el presidente de México habla de no temerle a la crisis y condena por catastrofistas a las declaraciones normales de empresarios, caso muy particular fue el del hombre más rico de México para la revista Forbes, Carlos Slim, que realiza una reafirmación de algo que ya se conocía, falta de tolerancia sumada a una situación desesperada ante la magnitud del doble reto la guerra interior y la crisis.

 Como si el tiempo no hubiera pasado y los obsecuentes parecen ser transpartidos o pluri-ideológicos, inmediatamente aparece la cargada de los beneficiados del régimen desde la CTM a los secretarios para cubrir y dar fuerza a esta demostración de falta de respeto a las ideas diferenciadas.

En realidad, ambos tienen razón. Carlos Slim dijo lo que todo sabemos y cada día se repite en la televisión y otros medios, que la crisis económica se va profundizando y uno de los países más afectados por su alto grado de dependencia con la economía de Estados Unidos es México.

Por el otro lado, el presidente también la tiene, ya que México no debe temerle a la crisis porque hace mucho que la vive, quizás no se sienta en los pasillos del poder o en la residencia de los poderosos, pero la gran pobreza, la exportación de cerca del 20% de la población activa a Estados Unidos que lo transforma en el país que recibe el mayor nivel de remesas en el mundo, son algunos de los tantos indicadores, que la crisis es una realidad asumida.

Como muestra de una sociedad polarizada y, por ende, asimétrica tenemos que en el 2008, un total de 190,000 personas que son 0,18% de la población detenta una riqueza que es del 43,7% del Producto Interno Bruto del país, para estos ciudadanos no hay crisis, pero si especulación que termine de hundir al país.

Esto ha quedado evidente al ver como intentan sacar el dinero del país aduciendo “la falta de credibilidad de los inversionistas y demás miembros de los grupos de poder” situación especulativa que ha hecho subir el dólar en más de un 50%, esos no hablan de la crisis sino practican la salida.

Lo que el presidente no aclaró es que la crisis viene de atrás y hoy sólo estalla en su periferia porque el núcleo central del país ya está afectado irremediablemente ante una profunda asimetría social y económica que hace de las grandes masas de pobres, rehenes permanentes de la ayuda del Estado o la inmigración al exterior para poder sobrevivir.

El grave conflicto armado que vive el país y que ha generado el más elevado índice de falta de seguridad y ha obligado a que varios países, incluido Estados Unidos, restrinjan el movimiento de nacionales en las zonas de conflicto, no nació de la actual crisis económica, ni fue un error de gestión, sino una situación que se ha venido gestando de la sumatoria de políticas erróneas que vienen dándose desde la década de los 70´ que han terminado por minar el medio rural, la producción y su sociedad, empujando a grandes zonas a la producción de plantas para producir droga.

La pérdida de credibilidad de la sociedad es incontenible, todos sabemos que no hay en quien confiar, que estamos solos frente al fantasma de la inseguridad y que emergen en medio de este infierno nuevos poderes que están imponiendo la ley del miedo a la sociedad, desde la muerte al pago de “protección”.

Aparecen los “frentes sociales de la narcoeconomía”, pagados o simpatizantes, amenazados o convencidos, no lo sabemos pero aparecen y cada vez son más y ocupan lugares públicos para mostrar su rechazo a la presencia del ejército en las ciudades, algo que los afecta en su accionar.

Los 45,000 soldados que están diariamente en esta lucha contra el crimen organizado, según el general  Jaime Antonio López Portillo, han recibido por parte de Derechos Humanos un total de 671 denuncias por violación a los mismos, situación complicada que ha sido tomada por legisladores, ONG y otras instituciones como un tema delicado y complejo.

A la deshumanización derivada del grado de violencia a que llegan los enfrentamientos ha empezado a permear la sociedad y ya se han formado grupos privados que proclaman que se harán justicia por propia mano, algo que una década y media atrás comenzó en Colombia y ha terminado siendo un problema mayor que la propia guerrilla. 

La situación tiene también nuevos tintes, poco planteados pero que no dejan de ser preocupantes dado el problema que significa para el país la pérdida de la seguridad alimentaria y el deterioro total del mundo rural hoy en proceso de liquidación física con la expulsión de la gente y comercial con el auge de las importaciones de alimentos.

Los robos de granos y de comida en las grandes bodegas de las empresas, ¿a dónde van?, ¿hay minoristas preparados para comprar y vender a un precio más económico? o ¿hay un nuevo Robin Hood, que roba alimentos para darlo a los pobres?

Según el procurador del Estado de Sinaloa, se trata de bandas criminales que han dejado de tener como negocio rentable el robo de automóviles entre otros y se han orientado hacia los alimentos, algo difícil de creer pero está en el escenario de esta compleja realidad del país.

Pero ¿es sólo esto una confrontación entre grupos de delincuentes y organismos de seguridad del Estado? ¿De donde sale la gente que se integra en ambos bandos? ¿Por qué arriesga su vida en estos enfrentamientos? ¿Por qué cada vez se siente que hay gente de ambos bandos?

La sociedad no entró en crisis porque dejó de trabajar o se redujo el empleo, hay más cosas atrás, que se han ido acumulando y nos han ido cambiando la forma de pensar y percibir la realidad, desde la profunda crisis de la estabilidad laboral al recorte de los derechos laborales y pérdida de apoyos y seguros que hacían del trabajo un seguro de por vida y en ello estaba la base de la estabilidad de la propia sociedad.

Porque hoy debemos vivir enrejados, “todos estamos presos”, a unos nos dejan salir un rato a otros no, los cotos, los barrios privados, nos protegen de la delincuencia o de los otros, los diferentes, los que no tienen lo que nosotros tenemos o piensan diferente.

Nos protegen de una sociedad enferma que genera muchos tipos de sujetos atípicos, desde violadores a perversos que atacan a los niños y niñas, desde asaltantes, que pasados de drogas matan por placer a secuestradores que disfrutan con el goce ajeno y hacen de ello un próspero negocio.

Incluso desde las cárceles se practican los delitos virtuales como el secuestro expres y otras formas más sofisticadas, que se suman a los robos de identidad que terminan saqueando y dejando sin fondos al ciudadano indefenso ante la nueva ola de cibercriminales.

Todo está alterado, sino no podríamos explicar esta situación de crisis profunda que vive el país, donde la gente media ha dejado de creer en los políticos, al extremo que estamos entrampados en una democracia formal donde la elección se da dentro de los partidos y a nosotros nos toca convalidarla, aunque sean los medios los que realmente lo hagan a través del manejo de una propaganda capciosa que nos genera esperanzas efímeras.

La crisis del sector industrial, principalmente el automotriz, uno de los amplios sectores industriales dado el gran cluster que ha generado esta actividad, como está ligado a la producción global será de los más afectados en esta crisis según lo expresan expertos de las universidades e institutos del país.

Pero según este grupo, la crisis afectará a las grandes ciudades donde se asientan estas industrias como Puebla y Aguascalientes, la WW y la Nissan respectivamente, según lo plantea Iran Castillo de la Universidad Panamericana, mientras el DF, Toluca y, en general, el Estado de México resentirán la mayor cantidad de empleos según C. Calderón del Colegio de la Frontera  Norte.

Las principales ciudades turísticas también serán afectadas según este equipo de expertos dada su dependencia del mercado de Estados Unidos el que está más afectado por la crisis, y mucho más los sectores medios sobre endeudados y con el problema de las hipotecas.

Si a esta situación económica, laboral y social le sumamos un ingrediente más que es el relativo a la contrapartida de los organismos de seguridad, la justicia, se cierra el círculo de amenazas ya que la misma está seriamente comprometida dado la falta de resultados que se ven por malas actuaciones, vacíos legales o coacción.

Dos hechos han impactado a la opinión pública principalmente fuera del país, la forma en que se logró quitar la responsabilidad penal de importantes funcionarios en el caso Atenco, en el cual estuvieron como víctimas, además de mexicanos, extranjeros y el caso recientemente conocido de los dos hermanos condenados por delitos no probados y que cumplieron toda su condena.

Este último caso es grave porque los jóvenes tenían en “su contra ser hijos de un matrimonio vinculado al EPR”, lo que le valió siete años de cárcel y que se suma a otros casos menos conocidos de justicia muy discutible en el marco del respeto a los derechos humanos, aunque en realidad es la crisis de la justicia, de sus funcionarios.

Para que hablar de crisis, ante éstos que son una parte mínima de los hechos que vivimos, mejor sería hablar de soluciones en un año electoral, salvo que la sociedad ya no cree en “representantes”, que son los constructores de este escenario tan complejo, donde la única salida efectiva será la participación de la sociedad en el empoderamiento de la verdadera democracia, la que no sólo nos represente, sino actué para cambiar la situación.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 


 




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com