Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10601 al 10620 
AsuntoAutor
Guadeloupe: oscura Noticias
181/09 - Gastón Ba Noticias
=?utf-8?B?UmVzcHVl Carvajal
183/09 - SIMÓN BOL Noticias
182/09 - CELEBRAND Noticias
183/09 - Esperando Noticias
Enc: CENEGRI News Charles
184/09 - Esperando Noticias
185/09 - El regres Noticias
Catamarca, mapa el Vicente
186/09 - La ideolo Noticias
187/09 - Alexander Noticias
189/09 - Crónica d Noticias
188/09 - ¿Cómo exp Noticias
190/09 - Brasil - Noticias
191/09 - Alexander Noticias
192/09 - La oposic Noticias
193/09 - Contribuc Noticias
194/09 - Historia Noticias
195/09 - Dinámicas Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10863     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 195/09 - Dinámicas económicas territoriales. Actores sociales, equidad y sustentabilidad en la Provincia d e Tungurahua, Ecuador
Fecha:Jueves, 12 de Marzo, 2009  06:46:02 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 195/09
 

Dinámicas económicas territoriales. Actores sociales, equidad y sustentabilidad en la Provincia de Tungurahua, Ecuador

(Versión del 29 de agosto de 2008)

 

Universidad Andina Simón Bolívar

 

1.    Antecedentes y justificación

 

Esta propuesta de investigación tiene como antecedente un estudio de las dinámicas económicas territoriales (Larrea et al 2008) en el cual se identificaron áreas y territorios con una evidencia razonable de crecimiento socialmente incluyente, y en lo posible sustentable. Ese estudio debía identificar los territorios más apropiados que serían seleccionados como estudios de caso para la segunda fase de la investigación. El presente proyecto corresponde a la propuesta de investigación de la segunda fase en el territorio seleccionado de la provincia de Tungurahua, ubicada en la sierra central del Ecuador. Es la provincia más pequeña y más densamente poblada del país en un área de transición entre la sierra norte, más húmeda, y la sierra sur, más seca. A lo largo de todo el siglo XIX fue una zona privilegiada de tránsito en el comercio interregional entre la costa y la sierra, Su importancia en dicho comercio decayó temporalmente a inicios del siglo XX con la construcción del ferrocarril, pero rápidamente se reorganizó territorialmente un sistema de ferias regionales que permitió aprovechar su ubicación estratégica para el abastecimiento del expansivo mercado de Guayaquil. En la segunda mitad del siglo XX, la región diversificó su aparato productivo desde actividades agrícolas hortícolas, frutícolas y florícolas hacia la producción artesanal de cueros, textiles y metalmecánica.

 

El estudio realizado por Carlos Larrea y sus colaboradores sobre dinámicas económicas territoriales en el Ecuador presenta la metodología y los resultados del estudio sobre pobreza, desigualdad social y crecimiento a escala local en el Ecuador (1995-2006), basado en mapas sociales parroquiales, elaborados con el propósito de identificar dinámicas territoriales a escala micro-regional, para la posterior selección de estudios de caso. La investigación concentró en tres variables sociales: incidencia de la pobreza e indigencia, desigualdad social medida mediante el coeficiente de Gini, y consumo familiar por habitante, y se aplicó a escala parroquial. Las parroquias son la división administrativa más pequeña del país. Exceptuando las ciudades, donde se aplica una escala cantonal (municipal), existen 995 parroquias en el Ecuador (Censo de 2001).

 

Para el estudio se elaboraron mapas de pobreza, indigencia, desigualdad social (coeficiente de Gini) y consumo familiar por habitante a escala parroquial para dos momentos que permiten visualizar los cambios ocurridos en la última década. El primer grupo de mapas se basa en el censo de población de 1990 y la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) de 1995, y el segundo combina el censo de 2001 y la ECV de 2006. Los mapas se elaboraron empleando modelos matemáticos de regresión por el método de estimación de áreas pequeñas (Elbers Lanjouw y Lanjouw 2003 y 2005). desarrollado por el Banco Mundial. Específicamente se usó el programa PovMap 2.0[1]. A partir de la comparación de la situación de cada parroquia a inicios de 1990 y de la actual década, se identificaron las parroquias que presentan avances sociales estadísticamente significativos en consumo por habitante, reducción de la pobreza y/o reducción de la desigualdad.

 

Se encontró que, a escala nacional, hubo durante los dos períodos de referencia, un crecimiento económico modesto (0,5 % anual del consumo per cápita) y un aumento de la desigualdad social. Como consecuencia, la reducción en la pobreza fue limitada y pocas parroquias presentan combinaciones virtuosas de crecimiento, reducción de la pobreza y mejora en la equidad social.

 

Algunos indicadores adicionales muestran que el crecimiento económico de la provincia de Tungurahua se ha mantenido modesto pero constante. El siguiente cuadro (Cuadro No. 1) muestra que las recaudaciones de impuestos en la provincia de Tungurahua pasaron de 16 millones de dólares en 1997 a 58 millones en 2006, es decir, aumentó ligeramente más rápido que la recaudación nacional. En términos de recaudación por habitante, pasó de 25 a 60 dólares por persona entre 1995 y 2004.

 

Cuadro No. 1

RECAUDACIÓN NETA DE LAS RENTAS INTERNAS QUE ADMINISTRA EL SERVICIO DE RENTAS INTERNAS (SIN ARANCELES). CONSOLIDADO NACIONAL POR PROVINCIAS (MILES DE US$)

 

1997

1999*

2001*

2003*

2005*

2006 (1)*

TOTAL

1.424.429

1.403.281,5

2.379.558,9

2.974.693,4

4.046.087,1

4.686.465,1

Azuay

39.204

49.989,7

71.578,3

89.846,3

123.374,2

225.942,3

Bolívar

503

1.118,2

1.046,3

1.810,7

2.251,9

2.487,3

Cañar

1.140

2.155,5

6.850,6

7.044,2

7.236,9

8.051,6

Carchi

28.107

20.151,1

65.031,9

49.429,9

77.610,7

3.537.9

Cotopaxi

1.257

3.457,1

6.242,7

7.138,4

9.551,5

12.466,0

Chimborazo

2.068

4.132,0

7.641,9

11.178,1

9.759,0

12.900,0

El Oro

18.583

26.717,3

38.704,0

51.780,6

79.041,3

28.487,9

Esmeraldas

62.403

39.248,2

75.925,6

115.222,3

165.694,7

16.847,2

Galápagos

140

855,2

1.079,2

1.994,3

2.470,6

3.539,0

Guayas

566.716

487.819,3

863.424,2

1.061.051,7

1.432.001,4

1.303.601,1

Imbabura

3.296

5.970,6

9.263,5

13.362,8

14.957,6

19.208,2

Loja

3.204

5.316,0

7.600,7

12.876,6

14.266,5

15.454,7

Los Ríos

1.769

8.640,7

5.243,1

8.170,1

10.146,2

12.227,7

Manabí

42.630

30.699,9

54.962,8

84.682,5

101.737,3

51.121,7

Morona

332

702,7

1.348,6

2.232,0

-100,1

582,3

Napo

301

1.031

957,2

2.034,1

1.063,3

1.224,5

Pastaza

319

600,3

1.193,9

1.833,8

2.594,0

3.207,9

Pichincha

635.174

676.516,4

1.117.320,9

1.446.835,3

1.864.461,4

2.715.109,7

Tungurahua

16.183

16.550,8

18.636,1

27.080,4

31.029,9

58.684,3

Sucumbíos

920

1.471,7

1.972,2

3.673,2

3.178,3

3.006,4

Zamora

180

863,4

982,1

1.266,6

81,7

698,8

Orellana

 

0

492,4

1.382,6

1.799,8

1.642,3

Notas: No incluye aranceles. * El total nacional incluye algunos impuestos nacionales, por lo que la suma provincial no coincide con la recaudación nacional. (1) Datos provisionales.

Fuente: Para 1995- 1997, Ministerio de Economía y Finanzas 2000. Estadísticas fiscales del Ecuador: Nacionales, Provinciales y cantonales. No. 1. Quito: Sociedad Alemana de Cooperación Técnica, GTZ. Diciembre, p. 19. Para 1998 – 2004, Servicio de Rentas Internas 2005. Boletín Anual. Estadísticas de recaudación y gestión. Quito: SRI. Para 2005 y 2006, Departamento de Planificación, Servicio de Rentas Internas, “SRI Informa”. www.sri.gov.ec (elaborado el 9/01/2007).

 

Una indicación adicional en la misma dirección es el de las estimaciones del Banco Central del Ecuador de las cuentas del valor bruto provincial durante los primeros años del siglo XXI. Vemos que la provincia de Tungurahua tiene una tasa de crecimiento ligeramente inferior al promedio en el período 2001 – 2004, pero de todas maneras en crecimiento (Ver Cuadro No. 2).

 

Cuadro No. 2

VALOR AGREGADO BRUTO PROVINCIAL; Miles de dólares de 2000

 

2001

2002

2003 (sd

2004 (p)

T/C 01-04

AZUAY

862.261

900.868

923.591

949.471

110

BOLIVAR

117.759

119.141

125.406

124.218

105

CAÑAR

226.473

227.573

233.188

237.655

105

CARCHI

152.038

148.112

148.305

146.877

97

COTOPAXI

367.608

390.509

403.601

420.335

114

CHIMBORAZO

279.275

288.911

297.133

311.517

112

EL ORO

552.249

572.445

590.943

594.229

108

ESMERALDAS

-450.214

-444.206

-450.962

-514.846

114

GUAYAS

3.576.957

3.769.295

3.900.304

4.018.473

112

IMBABURA

313.229

320.622

345.329

358.194

114

LOJA

333.152

332.901

343.224

360.656

108

LOS RIOS

589.385

603.708

634.260

646.849

110

MANABI

948.539

963.481

1.029.683

1.057.214

111

MORONA SANTIAGO

70.701

77.306

78.555

81.474

115

NAPO

58.423

62.405

68.575

68.964

118

PASTAZA

378.353

337.122

361.715

408.998

108

PICHINCHA

3.331.701

3.595.821

3.617.124

3.705.536

111

TUNGURAHUA

495.086

516.507

520.626

539.339

109

ZAMORA CHINCHIPE

70.811

71.827

72.690

75.894

107

GALAPAGOS

90.665

87.764

87.931

89.864

99

SUCUMBIOS

1.550.267

1.511.725

1.512.203

1.687.765

109

FRANCISCO DE ORELLANA

1.427.227

1.418.628

1.579.644

2.216.662

155

SIFMI

-321.871

-439.646

-422.306

-410.693

128

VALOR AGREGADO BRUTO

15.020.073

15.432.817

16.000.762

17.174.644

114

OTROS ELEMENTOS DEL PIB

1.764.022

2.063.852

2.131.142

2.343.760

 

PRODUCTO INTERNO BRUTO

16.784.095

17.496.669

18.131.904

19.518.404

 

SIFMI: Servicios de intermediación financiera medidos indirectamente

OTROS ELEMENTOS DEL PIB: Incluye impuestos indirectos netos + derechos arancelarios + impuestos netos sobre importaciones + impuesto al valor agregado (IVA)

Fuente: Departamento de Cuentas Nacionales, Banco Central del Ecuador (www.bce.fin.ec)

 

En resumen, incluso en el período posterior al año 2001 (es decir, posterior al período de referencia del estudio de Larrea et al 2008), hay indicios de que la provincia de Tungurahua ha mantenido su crecimiento económico en un nivel que podemos considerar “medio” o “medio bajo” en comparación con el resto de la sierra, justo cuando el país inició su recuperación económica luego de la debacle de 1999 – 2000 (ver Gráfico 1).

 

Fuente: Departamento de Cuentas Nacionales, Banco Central del Ecuador (www.bce.fin.ec)

 

El estudio de Larrea et al (2008) permite hacer una aproximación espacialmente más detallada que la sola consideración de las provincias. En efecto, las áreas que presentan indicadores de un crecimiento económico incluyente se encuentran en las ciudades principales, y también en ciertas ciudades intermedias de la sierra, entre ellas Ambato, capital de la provincia de Tungurahua. No obstante, el interés del proyecto se concentra en áreas rurales o territorios que integran a ciudades pequeñas y medianas, por tanto las dinámicas principalmente urbanas están excluidas a priori.

 

La selección de la provincia de Tungurahua[2] como caso de estudio para un territorio con mejoras económicas con una dinámica social parcialmente inclusiva, se ha basado en las siguientes razones:

 

a)    Podemos agrupar los cambios sociales y económicos de las parroquias en dos grupos principales. El primero de ellos incluye las parroquias y ciudades con crecimiento económico, reducción de pobreza y de la desigualdad en valores estadísticamente significativos. En este grupo no se encuentra prácticamente ninguna de las parroquias rurales, pero incluye a la ciudad de Ambato, entre otras. Es conocido que una parte importante de la dinámica urbana de Ambato se basa en su papel de centro de comercialización agrícola de mercados regionales y locales en la sierra central, con proyección hacia la costa. Aunque Ambato es una ciudad intermedia de tamaño considerable (154.000 habitantes en 2001), su dinámica está fuertemente articulada a la producción agrícola, manufacturera y artesanal de la provincia y del conjunto de la sierra central ecuatoriana.

 

b)    El segundo grupo de parroquias presenta crecimiento económico con reducción de la pobreza y sin cambios significativos en el coeficiente de Gini. En este segundo grupo no se identificó ninguna parroquia en la costa, por lo que la base regional para la preselección de territorios con un crecimiento inclusivo se restringe a la sierra. La región amazónica no fue incluida debido a la reducida confiabilidad de la información en esta región y a su reducida población total. En el segundo grupo de parroquias se encuentran varios casos importantes de Tungurahua y de su área de influencia inmediata. Entre ellos, destacan varias parroquias en los municipios de Pelileo, Píllaro, y en el área cercana Salcedo y Pujilí (provincia de Cotopaxi, limítrofe con Tungurahua). En esta misma situación se encuentra la ciudad y el municipio de Baños, cuya dinámica turística ha conllevado un avance significativo en las tres variables seleccionadas. El hecho de que esta dinámica económica se encuentre tanto en zonas de la provincia de Tungurahua como de la de Cotopaxi, parecería implicar una configuración territorial que desborda los límites propiamente administrativos – provinciales.

 

c)    Existe un grupo adicional de parroquias que no tuvieron cambios significativos en el consumo por habitante, pero que conocieron una cierta reducción de la pobreza y de la desigualdad social, como la parroquia de Holguín (en el municipio de Salcedo, provincia de Cotopaxi).

 

d)    Por último, encontramos en la tipología, parroquias en las cuales apreciamos una reducción de la pobreza sin cambios significativos en las otras dos variables. En el caso de las parroquias rurales de Tungurahua, esta situación se presenta en Patate, Picaigua, San Miguelito y Urbina (Píllaro).

 

Si bien existen otras áreas de la sierra ecuatoriana con características similares ubicadas en partes de las provincias de Cañar, Azuay y Loja (sierra sur), en las vecindades de Quito y también en Imbabura y Carchi (sierra norte), se estima que estos cambios pueden deberse a factores fundamentalmente exógenos como el envío de remesas de los migrantes (sierra sur), el comercio fronterizo (Carchi y sierra sur) o la influencia metropolitana de la ciudad de Quito[3]. Aunque los tres casos mencionados pueden ser de evidente interés para la investigación en curso porque todo factor exógeno siempre necesita condiciones endógenas para producir efectos económicos como los anotados, la importancia relativa que en ellos parecen tener los factores exógenos nos hace preferir no considerarlos inicialmente como áreas de estudio sino que quedarán como posibles territorios para un análisis comparativo posterior.

 

En contraste con estos casos, se puede afirmar la hipótesis de que en la provincia de Tungurahua existen factores endógenos (siempre, por supuesto, combinados con factores exógenos, pero de importancia mayor que en los casos anteriores) a la dinámica productiva agropecuaria, artesanal y de servicios todos ellos asociados a su vez a una peculiar tradición organizativa e institucional, que han favorecido este proceso de cambio social y económico más incluyente. Estos factores endógenos y su combinación con los que provienen de fuera del territorio, serán precisamente el tema de esta investigación. En todo caso, los resultados económicos positivos y más incluyentes de la provincia de Tungurahua han estado ligados al relativo éxito de actividades productivas como la agricultura comercial en mediana y gran escala (brócoli, flores, ganadería) con efectos importantes en el empleo en el eje Latacunga-Salcedo-Ambato; la producción frutícola y de leguminosas con uso intensivo de la tierra y el predominio de pequeñas y medianas propiedades en los valles de Patate y Píllaro; varias formas de producción artesanal o de pequeña industria en expansión como la actividad textil en Pelileo y Salasaca, la producción de cueros en Quisapincha y la elaboración de muebles. Por último, y sobre todo, el desarrollo de turismo en el eje Ambato-Patate-Baños-Puyo, que se ha convertido en el cuarto destino turístico del país.

 

Estudios exploratorios previos confirman la importancia de organizaciones e instituciones locales, como los municipios y el consejo provincial, en la configuración final de estos cambios, mediante, por ejemplo, entre otras acciones, la reciente expansión de la infraestructura vial a casi todas las parroquias de la provincia.

 

En síntesis, mientras la mayor parte de las áreas indígenas de la sierra central enfrentan un deterioro económico y otras áreas relativamente dinámicas de la sierra viven procesos económicos más dependientes de factores externos y aleatorios (como las remesas), el caso de Tungurahua parece destacarse por una presencia múltiple de dinámicas productivas ligadas a procesos locales entre los que destaca una notable capacidad institucional.

 

2. Definición del problema y preguntas de investigación

 

Una gran parte de la provincia de Tungurahua parece, pues, cumplir dos de los principales requisitos para ser considerada una región con dinámicas territoriales virtuosas: combina un cierto crecimiento económico con una simultánea reducción de las desigualdades sociales. Llamaremos a dicho proceso “dinámica territorial tungurahuense” aunque tal dinámica no necesariamente coincida plenamente con el territorio administrativo de la provincia.

 

El corazón del presente proyecto de investigación consiste en examinar las condiciones y factores que están haciendo posible semejante resultado incluso en medio de un contexto nacional de dinámicas económicas y sociales altamente desfavorables (más de veinte años de estancamiento económico y aumento de las desigualdades en todo el país).

 

La pregunta general de investigación, puede, pues, resumirse de la siguiente manera:

 

¿Qué razones explican las dinámicas de desarrollo “exitosas” de la provincia de Tungurahua, es decir aquellas dinámicas caracterizadas por círculos virtuosos localizados de crecimiento económico, inclusión social y posiblemente de sustentabilidad ambiental?[4]

 

Esta pregunta general se desglosa en preguntas específicas de investigación, (detallamos a continuación las preguntas específicas y en la siguiente sección hacemos explícitas las hipótesis que subyacen a ellas):

 

Condiciones geográficas

 

1.    ¿Por qué razones pudo la provincia de Tungurahua aprovechar adecuadamente las oportunidades económicas de su situación geográfica como nudo de las relaciones comerciales interregionales entre los dos polos de atracción regional más importantes del Ecuador, Quito y Guayaquil?

 

Condiciones históricas

 

2.    ¿Qué factores históricos regionales han sido decisivos para la configuración de los actores sociales y económicos actuales de la provincia de Tungurahua que favorecieron condiciones apropiadas para la configuración de las dinámicas económicas territoriales exitosas en la provincia?[5]

 

Actores e instituciones

 

3.    ¿Qué marcos institucionales, políticos y económicos, y qué específica configuración de actores y coaliciones sociales[6] favorecieron o impulsaron estas dinámicas territoriales exitosas y cuáles otros las obstaculizaron?

 

Dinámicas económicas

 

4.    ¿Qué tipo específico de actividades económicas, de mercados y de sus redes institucionales asociadas (incluyendo actores relevantes y sus alianzas), han tendido en la provincia de Tungurahua a reforzar territorialmente la ocurrencia simultánea de procesos de crecimiento económico, de mejor distribución de ingresos y de conservación ambiental?

 

3. Hipótesis y marco conceptual

 

1. No consideramos a las dinámicas geográficas como datos exclusivamente físicos heredados de la naturaleza o el azar. Partimos de una definición social del espacio geográfico como aquellos flujos o itinerarios materiales y simbólicos que unen sitios físicos entre sí (Dollfus 1980, 1991; Deler 1987). Sumariamente podemos entender las estructuras del espacio geográfico como las redes de relaciones que sirven para unir sitios. Estas redes de relaciones son a menudo recorridos de personas, de cosas, de ideas. Medios de comunicación o vías de transporte. En cierto modo podríamos decir que son itinerarios. La caracterización geográfica de un territorio es, pues, la identificación y valoración de flujos materiales y simbólicos que cambian conforme cambian las sociedades que los establecen. La “geografía” física es solo una de las “capas” del espacio geográfico, aquella que se puede llamar, siguiendo la feliz expresión de Olivier Dolllfus, “memoria de la naturaleza” sobre la cual se despliegan las estructuras espaciales relativamente estables construidas por las sociedades humanas. Lo que aquí entenderemos por “espacio” está compuesto por estructuras que cambian a ritmos dispares y que pueden ser esquemáticamente representadas mediante recursos gráficos (los “coremas”)[7]. Esto no quiere decir que se descuide el análisis de las condiciones propiamente físicas de los procesos económicos y sociales del territorio. Estas condiciones están a la vez al inicio y al final de la investigación. Al inicio, como factores previos a la misma existencia y conformación de la sociedad que limitan la dotación del patrimonio natural que esa sociedad puede apropiarse y distribuir entre sus miembros y que crea un marco finito y delimitado de posibilidades de uso. Al final, como espacio en el cual las acciones humanas de transformación de la naturaleza dejan huellas diversas, en gran parte, imprevisibles, a veces, irreversibles, en todo caso, inevitables[8]. Las huellas son inevitables pero la forma de la huella puede ser muy distinta y la calidad de la dotación del patrimonio natural que deja para reiniciar el ciclo una vez más en el futuro puede variar mucho. En la región de estudio, Tungurahua, los principales elementos de la dotación natural fueron históricamente la tierra y el agua y, por lo tanto, factores como la erosión, y la escasez o contaminación del agua, tendrán un lugar importante en el análisis y su evolución puede ser indicativa del nivel de “sustentabilidad” del “modelo tungurahuense” de desarrollo económico. La hipótesis al respecto es que la dotación de activos naturales de la provincia de Tungurahua nunca fue particularmente importante, pero que se potenció históricamente mediante la construcción muy temprana de obras de infraestructura de riego. Estas obras facilitaron la conservación del suelo e incentivaron a los agricultores para invertir trabajo en la protección de las fuentes y cursos de agua. El incentivo de la temprana articulación de los mercados regionales emergentes de la ciudad de Guayaquil y de Quito, fue fundamental para impulsar la construcción de dichos sistemas de regadío, con todas sus consecuencias ecológicas y económicas asociadas. Esa dotación, sin embargo se ha visto disminuida en años recientes por crecientes problemas de escasez de agua y de deterioro del suelo en uso agropecuario.

 

2. Las dinámicas históricas son aquellas condiciones heredadas del pasado, por lo tanto no elegidas, en el marco de las cuales los actores sociales actúan y eligen. La configuración histórica de los propios actores, la disponibilidad de activos naturales y la estructura de distribución de los activos productivos (económicos, culturales y organizacionales), son sin duda, los aspectos que más constriñen  las opciones que los actores sociales actuales tienen a su disposición. La distancia cultural y social entre los actores y los niveles de confianza o desconfianza que se construyeron a lo largo de su experiencia pasada son factores especialmente importantes para evaluar las oportunidades de conformar coaliciones sociales duraderas y de comprender de manera similar los desafíos existentes y los horizontes de sociedad deseables. En el caso de la provincia de Tungurahua, el histórico predominio de la mediana propiedad agraria, la relativa debilidad de las haciendas tradicionales, la disposición temprana de sistemas de riego y otra infraestructura productiva, y la dinámica vinculación a los centros comerciales neurálgicos del mercado interno (tanto Quito como Guayaquil, con un polo de atracción regional en las redes de ferias de toda la sierra central), crearon redes de relaciones sociales entre grupos no muy distanciados cultural y políticamente entre sí[9]. Aunque no existen muchas investigaciones al respecto, trataremos de indagar si existieron peculiaridades en las relaciones de género y en el acceso diferente de varones y mujeres a los activos productivos que pudieran tener influencia en la configuración histórica de los actores y los territorios de la provincia (Moscoso 1995 y 1996, Goestschel 1999 y 2006). Esto ha creado condiciones para una base social relativamente homogénea e interdependiente capaz de sostener coaliciones políticas duraderas y procesos de desarrollo económico local.

 

3. Si las configuraciones espaciales y las dinámicas históricas fueran absolutamente determinantes, el rango de opciones disponibles para los actores, y las oportunidades de crear nuevas coaliciones serían muy pequeñas. La célebre frase de Karl Marx, “los hombres hacen su historia pero no la hacen en condiciones elegidas por ellos”, deja un margen amplio para interpretar en qué medida son las “condiciones” no elegidas y en qué medida son los factores “voluntarios” (elegidos) los que determinan el rumbo futuro de una región. La presente investigación supone que el margen de decisión voluntaria de los actores contemporáneos (y los del pasado, en su momento) es mucho mayor de lo que se asume en las interpretaciones estructuralistas estrictas y por eso supone que las alianzas político - sociales (o “coaliciones”) vigentes y las herramientas de acción política que construyen o de las que disponen (las instituciones) juegan un papel decisivo en el porvenir económico de cada región particular. Para el caso de la provincia de Tungurahua, la coalición de actores sociales y de arreglos institucionales que permite un mayor crecimiento económico y una mejor distribución de la riqueza, está liderada por sectores sociales dedicados al comercio interregional que surgieron de la mediana agricultura y de la artesanía. Estos sectores manejan una dinámica relación de integración económica entre la costa y la sierra, lo que les ha permitido un margen importante de autonomía frente a los centros políticos y económicos de Quito y Guayaquil. Estos grupos alentaron el desarrollo de más actividades artesanales rurales dispersa mediante contratos de servicios a domicilio y la estimulación de la innovación tecnológica. El dinamismo artesanal y el agropecuario se refuerzan mutuamente debido a su especialización en un segmento del mercado de bienes de consumo para sectores de ingresos bajos y medio – bajos. Este eje de actores y procesos económicos entrelazados constituye la base social del llamado “modelo Tungurahua”[10]. La fortaleza de las coaliciones sociales y de los arreglos institucionales locales que promueven el buen funcionamiento de la economía deriva de esta fuerte interacción y confianza entre estos sectores comerciales líderes y una pléyade de pequeños y medianos agricultores y artesanos. Todo ello ha redundado, a su vez, en una gran capacidad de liderazgo social y político regional en todo el resto de la sierra central, zona caracterizada, en contraste con la provincia de Tungurahua, por la pobreza, la desigualdad, las herencias sociales y económicas derivadas de las haciendas tradicionales y por la dependencia frente no solo a mercados sino a actores económicos de Quito o de Guayaquil[11]. La idea básica es, pues, que en la región se creó un sector comercial de base local que logró cultivar cierta autonomía frente a los polos territoriales dominantes del país y apostó por la inversión local. Poco a poco este sector se fue diversificando a partir del crecimiento de las pequeñas redes artesanales y agropecuarias. En particular, el crecimiento de ciertas actividades industriales (madera, metalmecánica) y de sectores financieros formales (banca, cooperativas, seguros), lleva a que se amplíen las actividades económicas basadas en el capital local y la coalición dominante se vuelva también más amplia con las complejidades de mantener la cohesión política que eso puede conllevar. Durante la investigación habrá que explorar la posibilidad que esa ampliación de la base social de la coalición económica dominante en Tungurahua esté provocando cambios en los patrones de comportamiento institucional y político[12]. Esto implicará revisar cuidadosamente los diferentes actores e intereses que se expresan en el reciente proceso político participativo liderado por el gobierno provincial. Por último, el estudio de los actores sociales implicados en la coalición dominante en la región supondrá también el análisis de la posible influencia de factores culturales (en sentido restringido de universos simbólicos, significados y creencias) en la explicación de sus comportamientos económicos y políticos[13].

 

Conviene aquí hacer una breve digresión teórica sobre el deslinde de campos entre la noción de “instituciones” y de “cultura”. Un aporte conceptual básico del nuevo institucionalismo (North 1990) ha sido dejar de considerar las instituciones solamente como organizaciones o aparatos burocráticos formales y entenderlas como las reglas formales e informales que influencian el comportamiento, sea en tanto incentivos o en tanto restricciones. El problema es que esta definición amplia se parece mucho a algunas de las nociones de “cultura” (una palabra de una complejísima historia y miles de encarnaciones) o prácticas culturales: reglas de comportamiento (y significación), a veces automáticas, transmitidas por medio de aprendizajes tempranos y asumidos como la “norma” de la conducta social (Williams 1981 y Eagelton 2001). Más allá de esta delimitación conceptual, conviene decir que la hipótesis sobre la importancia de los factores relacionados con los arreglos institucionales en el éxito económico de Tungurahua tomará en cuenta también los procesos sociales ubicados en este “campo gris” que linda entre las instituciones formales y la cultura local.

 

4. La revisión de los mencionados factores geográficos, históricos y socio – políticos será puesta al servicio de entender la dinámica económica territorial de Tungurahua. Esos factores (con perdón de la metáfora) se “condensan” en procesos económicos territoriales específicos y en actividades productivas concretas que “jalonan” la región hacia el crecimiento incluyente[14]. Pero no toda la región de Tungurahua tiene el mismo tipo de dinámica económica exitosa. Por lo tanto, los factores socio - territoriales anteriores no actúan en todos los micro - territorios de la misma forma, sino que se diversifican y se diferencian. ¿De qué depende esa diferenciación a nivel local?

 

No todas las actividades económicas e inversiones tienden por igual a mejorar la distribución de ingresos, conservar el patrimonio ambiental y lograr una dinámica articulación económica a los mercados. Partimos del supuesto que ciertas actividades económicas excesivamente dependiente de grandes inversiones de capital cuyo origen y control está fuera del territorio, tienden a desplazar a actores económicos o productivos locales sin motivar un impacto redistributivo positivo. Otro tipo de actividades económicas, como la gran minería o las grandes inversiones industriales, suelen en cambio tener impactos ambientales y socio-ambientales (por conflictos con comunidades afectadas) negativos. Así pues, la idea, ya mencionada antes, de una fracción comercial de base local, volcada hacia la inversión y diversificación en actividades económicas cada vez más amplias, puede ser analizada aquí desde otra perspectiva.

 

La hipótesis específica es que la región de Tungurahua se ha caracterizado por pequeños y medianos emprendimientos comerciales, turísticos, artesanales y agropecuarios controlados por capitales locales y vinculados a los dinámicos mercados regionales que tienen su punto de anudamiento en la feria comercial de Ambato de los días lunes. Esas características especiales, que favorecen la inclusión económica, la redistribución y el crecimiento, deben ser explicadas y caracterizadas tanto en su funcionamiento interno como en sus conexiones de mercado y en sus vínculos con las políticas públicas (deliberadas o no, locales o nacionales, promovidas por el Estado o por agencias de desarrollo)[15]. Deberán explorarse también las posibles relaciones entre factores de cohesión o identidad cultural local o provincial con estos resultados, sea directamente o sea por la vía de favorecer las coaliciones sociales y reforzar los sentimientos políticos de solidaridad regional. El análisis de casos específicos (a seleccionarse en la primera fase del estudio de caso) de micro – regiones con  procesos económicos dinámicos e incluyentes y de micro - regiones que no los tienen, permitirá identificar en detalle los factores tanto históricos como geográficos, institucionales y de actores sociales (coaliciones, instituciones formales o informales, redes asociativas o culturas locales, etc.) que han fundamentado la dinámica territorial tungurahuense y los factores de su diferenciación interna.


4. Objetivos específicos, productos y resultados esperados

 

Fase uno: septiembre de 2008 – febrero de 2009

 

Objetivo específico 1

 

Disponer de una lectura comprensiva de las diferentes interpretaciones disponibles para explicar las exitosas dinámicas económicas territoriales de Tungurahua diferenciando sub – regiones y períodos históricos relevantes

 

Producto 1: documento de caracterización de las dinámicas económicas territoriales de Tungurahua identificando las sub-regiones de especial interés para la pregunta de investigación, los procesos económicos y políticos locales más incluyentes y el arco temporal más apropiado para abordar la investigación

 

Técnicas de investigación

 

Revisión bibliográfica (especialmente histórica y de monografías relevantes), recopilación de información estadística relevante, realización de entrevistas a dirigentes y actores clave (entre 10 y 15 entrevistas en profundidad). Duración: dos meses, octubre y noviembre de 2008

 

Objetivo específico 2

 

Disponer de una caracterización geográfica de los territorios incluidos en la “dinámica territorial tungurahuense”

 

Esta caracterización afinará la información sobre el patrimonio ambiental preservado o perdido en la región (especialmente en temas de erosión y disponibilidad y calidad del agua). La caracterización servirá también para identificar las estructuras espaciales existentes en el territorio.

 

Producto 2: base de datos compilada con el material cartográfico a escala apropiada para tener una valoración suficiente del estado y tendencias del patrimonio natural de Tungurahua; y un documento de análisis de las estructuras espaciales actuales de la provincia (mediante “coremas” y otras herramientas de representación espacial)

 

Técnicas de investigación

 

Recopilación de información cartográfica y estadística sobre aguas (concesiones, riego, etc.), calidad y tenencia de tierras, flujos de transporte, mercancías y personas. Se complementará con información cualitativa de los flujos de comercio a partir de información obtenida en las redes de ferias regionales y en las empresas de transporte terrestre. Con ello se graficarán las estructuras espaciales (mediante coremas) y se delimitarán los territorios económicos y sociales con sus vínculos recíprocos. La información cartográfica de base servirá también para identificar las áreas más deterioradas (y las mejor conservadas) desde el punto de vista de su patrimonio ambiental. Duración: cuatro meses, entre diciembre de 2008 y marzo de 2009.

 

Objetivo específico 3

 

Disponer de caracterización de los actores sociales territoriales y los procesos político – institucionales más relevantes de la provincia de Tungurahua actual

 

Producto 3: Mapa de actores y organizaciones de Tungurahua. El mapa irá acompañado de una memoria donde se describirán los actores más relevantes, las organizaciones, las instituciones (formales e informales) y la relación entre ellos.

 

Técnicas de investigación

 

Recopilación de información disponible en las oficinas públicas sobre asociaciones empresariales, organizaciones rurales y gremiales, partidos políticos, así como sobre las instituciones del Estado central y local. Una especial atención merecerá una sistematización de la experiencia de gobierno provincial alternativo (y su “nuevo modelo de gestión”) que tiene lugar desde el año 2001 y en el cual se han construido espacios de deliberación democrática y fijación concertada de políticas públicas. Con las autoridades locales y con los actores agrupados en los espacios de concertación impulsados por el gobierno provincial, se harán talleres y sesiones de discusión. Algunas ONG y agencias de cooperación disponen de informes de consultorías y sistematizaciones que serán útiles respecto a este tema. Se harán también entrevistas (individuales o colectivas) con los principales conocedores de la zona y con dirigentes gremiales y políticos (unas 15 entrevistas en profundidad y un par de talleres). Duración: cinco meses, entre noviembre de 2008 y marzo de 2009.

 

Fase dos: marzo de 2009 – octubre de 2009

 

Objetivo específico 4

 

Identificar dos micro - zonas geográficas importantes y representativas; una de ellas con crecimiento, inclusión económica y sustentabilidad y la otra sin alguna (s) de las tres variables para realizar un estudio comparativo en profundidad de sus conexiones de mercado, sus actividades económicas clave, sus fuentes de capitales, sus actores sociales involucrados, sus activos naturales movilizados, sus eventuales vínculos con políticas públicas o redes institucionales, sus modos de distribución de beneficios o ingresos y sus potencialidades de réplica tanto local como regional[16].

 

Un aspecto especialmente importante de análisis a nivel de los casos, será el estudio de los efectos de redistribución de ingresos que puede tener el hecho de una distinta presencia y control por género tanto de los activos productivos como de los trabajadores. Supondremos inicialmente que la mayor presencia femenina en el control de los ingresos o de los activos, implica mayores inversiones de esos ingresos en potenciación del capital humano (salud y educación).

 

Producto 4: Documento pormenorizado de análisis de dos de micro - zonas económicas, una exitosa y otra no, con una comparación documentada de sus procesos y razones de su evolución divergente.

 

Técnicas de investigación

 

Entrevistas en profundidad con pequeños y medianos empresarios de las zonas seleccionadas; talleres con actores vinculados o familias. En el transcurso de la investigación se definirá con mayor precisión la posible realización de una encuesta socio – económica más detallada que sirva para cuantificar y caracterizar las relaciones económicas locales, el tipo de vínculos con el mercado y el potencial de re-distribución económica en los territorios de las actividades seleccionadas. Esta encuesta servirá para mejorar las herramientas de comparación entre las dos zonas escogidas para el análisis de caso. Duración: seis meses, entre marzo y agosto de 2009 (incluye el período de redacción del informe que vincule los resultados de la primera fase con los de la segunda)

 

5.    Metodología

 

Apuntes metodológicos

 

El problema central de la metodología de esta investigación es cómo utilizar / aplicar / reformular las apuestas teóricas y metodológicas centrales del programa de investigación sobre dinámicas territoriales al caso específico de las dinámicas territoriales en Tungurahua. Entre estas apuestas o categorías figuran la de la caracterización de la vida social en “campos” parcialmente independientes pero interconectados entre sí; los análisis de “redes sociales” e institucionales (tanto formales como informales) como un complemento básico al análisis convencional y tradicional de “actores” sociales; la aproximación a la superación de la pobreza desde un enfoque de “activos” que no descuide los factores estructurales que afectan tanto a su acceso como a las “habilidades” para aprovecharlos; así como un enfoque sobre el patrimonio ambiental tanto entre los factores que influyen como “causa” del crecimiento económico incluyente como entre los factores que determinan que el propio crecimiento económico sea deseable y sostenible en el tiempo[17]. A este enfoque metodológico de las dinámicas económicas centrado en las redes de actores, sus alianzas y las instituciones que utilizan para su acción social; añadimos una perspectiva espacial basada en los aportes de la geografía social francesa (cfr. supra hipótesis primera) que extiende la idea de las “redes” hacia los “flujos” de relaciones sociales que unen sitios físicos entre sí.

 

La noción de “campo” nos servirá para distinguir lógicas de funcionamiento parcialmente independientes, especialmente en los “campos” económico y “político”[18]. El primero, marcado principalmente por la acumulación de capital en dinero; el segundo basado en la acumulación de poder. Las interacciones entre ambos son evidentes, pero su distinción metodológica en Tungurahua es necesaria porque los actores (a veces los mismos, pero no siempre), se comportan de manera diferente y responden a estímulos muy distintos según el campo en el que se desenvuelven. Reconocer estas distintas lógicas de acumulación, esas distintas formas de comportamiento y ese distinto “sentido del juego”, será importante en el momento de analizar los parciales desajustes entre las actividades económicas y las políticas públicas.

 

La noción de “redes” y “coaliciones” que sirva para complementar el análisis de “actores”, nos servirá en Tungurahua para identificar y entender comportamientos económicos y políticos convergentes (o divergentes) mucho más flexibles, cambiantes e inestables de los que se acostumbra. Mientras las “instituciones” se refieren a comportamientos repetidos, normas o rutinas formales o informales que rigen las acciones de manera más estable; las “coaliciones” y “redes” permitirán abordar los acuerdos menos estables entre agentes que incluso no tuvieron la intención consciente de asociarse. Una adecuada combinación de ambas nociones o perspectivas (la que proviene de la mirada “institucional” y la de la mirada hacia las “coaliciones”), debería capacitarnos para entender mejor tanto los factores de persistencia como los de cambio político y económico en la región de Tungurahua.

 

El análisis de las estructuras espaciales como la “solidificación” de “flujos” de intercambio entre sitios físicos, que tomamos prestada a la geografía social francesa, nos servirá para tratar de combinar una visión que supone que los factores físicos del ambiente son relativamente “pasivos” en las manos de las sociedad; con una visión dinámica de cambios más rápidos en la configuración del espacio. La provincia de Tungurahua ha vivido esos cambios en el espacio geográfico y en sus articulaciones regionales y, tal como mencionamos a propósito de su papel en el comercio entre sierra y costa, es muy posible que esas transformaciones sean una parte importante de la explicación de sus dinámicas territoriales particulares. Un enfoque espacial que integre las variables físicas de manera dinámica será fundamental para el estudio.

 

Consideraciones sobre la dimensión de género en la investigación

 

Diversos estudios han mostrado que no solamente las actividades turísticas, de pequeño comercio y la agricultura en los territorios rurales están crecientemente “feminizadas”, sino que los patrones de gasto y de inversión en capital humano (educación, salud) son marcadamente diferentes si quien dispone del control de los ingresos es el varón o la mujer (cfr. Camacho 2007 y Camacho y Hernández 2008 para los gastos en el caso de los ingresos por la migración internacional; para un análisis teórico de la influencia de género en los patrones de gasto en el caso de las unidades domésticas en regiones de indígenas maya, cfr. Wilk 1990). Un aspecto esencial de la investigación será determinar en qué medida las diferencias de género (tanto en la composición del trabajo o de la propiedad en las principales actividades económicas estudiadas) tienen o tuvieron efectos diferenciados o no sobre las potencialidades de redistribución de ingresos de dichas actividades. Este punto está considerado en las hipótesis del trabajo y será considerado en las técnicas cualitativas de investigación (entrevistas diferenciadas, con preguntas específicas alrededor de este tema) y en la encuesta (a lo largo de la investigación esperamos detallar la hipótesis sobre los diferentes efectos económicos de las diferencias de género de manera que el cuestionario de la encuesta a realizarse entre abril y junio incluya preguntas relevantes sobre el tema).


6. Colaboradores principales

 

Pablo Ospina Peralta; coordinador general de la investigación; investigación cualitativa; análisis de actores sociales

 

Carlos Larrea Maldonado; investigador asociado, encargado del análisis económico, del procesamiento estadístico de las encuestas y del procesamiento geográfico de la información estadística

 

Asesores: Hernán Ibarra (dinámicas históricas de Tungurahua); Pablo Andrade (procesos institucionales y políticos); Liisa North (estructuras agrarias y productores pequeños y medianos de Tungurahua); Hugo Barber (métodos cuantitativos de investigación, encuestas, etc.); Gloria Camacho (asesora en temas de género); Renato Landin (procesamiento informático); Paola Maldonado (geógrafa y cartógrafa)[19].

 

7. Cronograma

 

Actividad / producto

Fecha de entrega

Documento de caracterización territorial basado en información bibliográfica y las primeras entrevistas en el campo que sirve para precisar y revisar las preguntas de investigación en el territorio

15 de noviembre de 2008

Producto 1: documento de caracterización de las dinámicas económicas territoriales de Tungurahua identificando las sub-regiones de especial interés para la pregunta de investigación, los procesos económicos y políticos locales más incluyentes y el arco temporal más apropiado para abordar la investigación

15 de diciembre de 2008

Producto 2: base de datos compilada con el material cartográfico a escala apropiada para tener una valoración suficiente del estado y tendencias del patrimonio natural de Tungurahua; y un documento de análisis de las estructuras espaciales actuales de la provincia (mediante “coremas” y otras herramientas de representación espacial)

28 de febrero de 2009

Producto 3: Mapa de actores e instituciones de Tungurahua

28 de febrero de 2009

Trabajo de Campo para el objetivo 4

Marzo – agosto de 2009

Redacción del Informe Final

Agosto – octubre de 2009

Producto 4: Documento pormenorizado de análisis de varios casos de actividades económicas exitosas y con explicaciones documentadas de las razones de su éxito

20 de Septiembre 2009

Informe Final

31 de octubre de 2009

 

8. Presupuesto

 

En anexo

 

9. Referencias bibliográficas

 

Berdegué, Julio 2008. “Policy and institutional mapping”. Santiago de Chile, inédito.

 

Bourdieu, Pierre 1991 [1980]. El sentido práctico. A. Pazos (trad.). Madrid: Taurus.

 

Bourdieu, Pierre 1994 Raisons Pratiques. Sur la théorie de l´action. París: Éditions du Seuil.

 

Bromley, Rosemary 1986. El papel del comercio en el crecimiento de las ciudades en la Sierra central del Ecuador, 1750-1920. En: Carrión Mena, Fernando (Comp.). El proceso de urbanización en el Ecuador [del siglo XVIII al siglo XX]: antología. Quito: El Conejo / Ciudad.

 

CIDA 1965. Ecuador. Tenencia de la tierra y desarrollo socio – económico del sector agrícola. Washington: Unión Panamericana/ OEA. (Versión de la Universidad de Guayaquil, 1981, Biblioteca Ecuatoriana 27).

 

Deler, Jean-Paul. 1987 [1981]. Ecuador. Del Espacio al Estado Nacional. Trad. F. Yépez Arboleda. Quito: Banco Central del Ecuador.

 

Dollfus, Olivier. 1981. El Reto del Espacio Andino. Lima: Instituto de Estudios Peruanos. Perú Problema 20.

 

Dollfus, Olivier. 1991. Territorios andinos. Reto y memoria. Lima: IFEA-IEP. Serie Historia Andina 18.

 

Eagelton, Terry 2001 [2000]. La idea de cultura. Una mirada política sobre los conflictos culturales. R. J. Del Castillo (trad.). Buenos Aires – Barcelona – México: Paidós. Biblioteca del Presente 16.

 

Elbers, C., Lanjouw, J., Lanjouw, P., 2003. Micro-level estimation of poverty and inequality. Econometrica 71(1), 355-364.

 

Elbers, C., Lanjouw, J., Lanjouw, P., 2005. Imputed welfare estimates in regression analysis. Journal of Economic Geography 5(1), 101-118.

 

Field, Leonard 2000. Aspectos políticos-sociales del manejo de los recursos naturales en la Cordillera occidental de las provincias de Cotopaxi y Tungurahua. En: Martínez, Luciano (Comp.). Estudios rurales. Antología de las ciencias sociales. Quito: FLACSO / ILDIS.

 

Forster, Nancy R. 1990. “The Struggle for land and livelihood: peasant differentiation and survival during the agrarian transition in Tungurahua, Ecuador”. Tesis PhD. University of Michigan, Ann Arbor.

 

Forster, Nancy R. 2000. La adquisición de tierra por dos generaciones de comuneros en la comunidad minifundista Santa Lucía Arriba, Tungurahua. En: Martínez, Luciano (Comp.). Estudios rurales. Antología de las ciencias sociales. Quito: FLACSO / ILDIS.

 

Garcés Acuña, Daniel 2004. “La participación ciudadana en el nuevo modelo de gestión de Tungurahua y la conformación del gobierno provincial”. UASB-MONOGRAFIA. Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, inédito.

 

Goetschel, Ana María 1999.  Mujeres e imaginarios. Quito en los inicios de la modernidad. Quito: Ediciones Abya-Yala.

 

Goetschel, Ana María 2006.  Orígenes del feminismo en el Ecuador. Quito: CONAMU / FLACSO / Alcaldía Metropolitana de Quito / Secretaría de Desarrollo y Equidad Social / UNIFEM.

 

Hanssen – Bauer, J. y Plaza Panchano 1987. Market integration, intermediaries and rural differentiation in Tungurahua, Ecuador. Oslo occasional papers in Social Anthropology. No. 5- University of Oslo.

 

Hurtado, Osvaldo 2007. Las costumbres de los ecuatorianos. 3era ed. Quito: Editorial Planeta – CORDES.

 

Ibarra, Hernán 1987. “Tierra, mercado y capital comercial en la sierra central. El caso de Tungurahua (1850 – 1930)”. Quito: FLACSO. Tesis de Maestría, inédito.

 

Lacour, Marie y Michel Vaillant 2007. Subir al páramo o bajar a la ciudad: paradoja de una agricultura minifundista en la sierra central ecuatoriana. Micro región de Santa Rosa, provincia de Tungurahua. En M. Vaillant, D. Cepeda, P. Gondard, A. Zapatta, A. Meunier (eds.). Mosaico agrario. Diversidades y antagonismos socio – económicos en el campo ecuatoriano. Quito: SIPAE – IRD – IFEA.

 

Larrea, Carlos (Coordinador), Renato Landín, Ana Isabel Larrea, Wladymir Wrborich y Rosario Fraga 2008. “Mapas de pobreza, consumo por habitante y desigualdad social en el Ecuador: 1995-2006. Metodología y resultados”. Quito: RIMISP – UASB. Inédito.

 

Many, Gabriel 2007. “Finanzas, cultura y poder en la comunidad Salasaca: un análisis de la experiencia del microcrédito y cooperativas indígenas”. Tesis Presentada en la Universidad Andina Simón Bolívar. Sede Ecuador para obtención del grado de Magíster en Estudios Latinoamericanos

 

Martínez, Luciano 1994. Los campesinos - artesanos en la Sierra Central: El caso de Tungurahua. Quito: Centro Andino de Acción Popular. Colección Estudios y Análisis.

 

Moscoso, Martha (ed.) 1995. Palabras del silencio: las mujeres latinoamericanas y su historia. Quito: Ediciones Abya-Yala.

 

Moscoso, Martha (ed.) 1996. Y el amor no era todo...: mujeres, imágenes y conflictos . Quito: Ediciones Abya-Yala.

 

North, Douglass 1990. Institutions, Institutional Change and Economic Performance. Cambridge University Press.

 

North, Liisa 2003. Endogenous Rural Diversification. Family Textile Enterprises in Pelileo, Tungurahua. En L. North y J. D. Cameron (eds.) 2003. Rural Progress, Rural Decay: Neoliberal Adjustment Policies and Local Initiatives. Kumarian Press.

 

Rimisp-Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural. 2008. “Applied Research on Rural Territorial Dynamics in Latin America. A methodological framework”. Versión 2. Documentos de Trabajo del Programa Dinámicas Territoriales Rurales N° 2. RIMISP. Santiago, Chile.

 

Ruf, Thierry 2006. Recursos compartidos y derechos dinámicos: la lucha histórica por el agua en la provincia de Tungurahua, Ecuador. En: Boelens, Rutgerd, Getches, David, Guevara Gil, Armando, (eds.). .Agua y derecho: políticas hídricas, derechos consuetudinarios e identidades locales. Lima: Instituto de Estudios Peruanos / WALIR

 

Wilk, Richard 1990. Household Ecology: Decision Making Resource Flows. En E. Moran (ed.). The Ecosystem Approach in Anthropology. From Concept to Practice. Ann Arbor: The University of Michigan Press.

 

Williams, Raymond 1981. Culture, Fontana New Sociology Series, Glasgow, Collins.



[1] El programa fue elaborado por Qinghua Zhao y Yonfming Du, para el Banco Mundial (http://iresearch.worldbank.org/PovMap/PovMap2/PovMap2Main.asp).

[2] Por comodidad expositiva hablaremos de “provincia de Tungurahua”, “región de Tungurahua” o área de “dinámica territorial tungurahuense” de manera intercambiable. Se entiende que las áreas de estudio elegidas se encuentran mayoritariamente dentro de la provincia de Tungurahua aunque algunas están fuera de ella. Adicionalmente, algunas zonas específicas de la provincia de Tungurahua tienen tasas de crecimiento económico muy bajas o dinámicas excluyentes. La investigación hará, en su primera fase, precisiones geográficas y espaciales a esta primera aproximación general al territorio escogido.

[3] Toda esta sección resume los hallazgos del estudio estadístico realizado en la primera fase de la investigación (cfr. Larrea et al 2008).

[4] Tanto la caracterización de la situación ambiental de la región como la definición espacial más precisa del área en la cual se produce la “dinámica territorial tungurahuense”, serán parte del trabajo de los primeros meses de esta investigación. Para una indicación sobre el posible impacto ambiental positivo de las obras de riego en el occidente de Tungurahua y de la expansión mercantil en los alrededores de Ambato, cfr. Field (2000: 288).

[5] Inicialmente, esta pregunta incluirá analizar, entre otros, la distribución de activos como la tierra, la disponibilidad de riego, o la formación de los grupos comerciales y las redes de ferias comerciales.

[6]  Se consideran “coaliciones sociales” a grupos de actores que comparten un determinado discurso o que participan en actividades coordinadas para incidir a favor o en contra de opciones políticas específicas sobre un problema de política. Son grupos que no necesariamente actúan concertadamente en el proceso político, pero que al compartir un mismo discurso y una cierta práctica política, afectan en un mismo sentido general el debate político y las percepciones de otros actores (Berdegué 2008).

[7] Los “coremas” son representaciones gráficas de las estructuras espaciales basadas en un número limitado de formas geométricas (cfr. Deler 1987).

[8] Otra forma de decir lo mismo es que los seres humanos no pueden “crear” materia y energía, sino que deben extraerla de la naturaleza y que al cumplir esa fatalidad, está obligados a transformarla. N. Georgescu – Roegen (1987) fue el primero en integrar estas dos leyes de la termodinámica en el análisis económico.

[9] Las principales referencias de estudios históricos sobre la región son los de Hernán Ibarra (1987); Rosemary Bromley (1986), Forster (1990 y 2000), CIDA (1965) y Thierry Ruf (2006).

[10] La expresión pertenece a Luciano Martínez (1994: 161-75).

[11] Esta hipótesis está basada en una interpretación libre de ideas surgidas de análisis regionales como Ibarra (1987), Ibarra y Ospina (1994), Field (2000), Martínez (1994), Forster (1990), Anisen-Bauer y Plaza Pachano (1987). Sobre las haciendas tradicionales y su relativa debilidad en Tungurahua, cfr. CIDA (1965: 53-79).

[12] Algunas de estas ideas sobre la diversificación ya han sido anotadas por Martínez (1994: 167, 194-5); ver también sobre los sistemas de crédito, cfr. Many (2007), que critica la idea de que los micro-créditos son un método para propulsar el desarrollo. Sobre el gobierno participativo de Tungurahua, cfr. Garcés (2004). La idea de un cambio en el comportamiento político reciente en la provincia proviene de la constatación de los resultados electorales locales y nacionales (de un comportamiento más afín a los partidos de la derecha costeña, hemos pasado a un predominio del centro – izquierda).

[13] Un texto reciente que ha desatado cierta polémica sobre el papel de la “cultura” en el desarrollo económico ecuatoriano es el del ex – presidente Osvaldo Hurtado Larrea (2007) sobre las “costumbres de los ecuatorianos”. Luego de años de atribuir el atraso nacional a factores estructurales (en los años setenta) o a los conflictos políticos (en los ochenta y noventa), el académico y político llega a la conclusión, en el nuevo siglo, de que el principal problema del país es un conjunto de prácticas culturales y defectos del carácter nacional  históricamente arraigados que obstaculizan la confianza social y el emprendimiento económico exitoso. Su libro será un interesante contrapunto porque toma algunos casos “exitosos” (Otavalo, Cuenca) para mostrar “otras costumbres”, diferentes a las dominantes.

[14] Esta perspectiva es, por supuesto, puramente metodológica. No es que la política, la geografía y la historia están, todas ellas, “al servicio” de la economía en las sociedades humanas o en Tungurahua. Lo que ocurre es que nuestra perspectiva particular de análisis, nuestro objetivo de investigación, es explicar la dinámica económica territorial. La búsqueda de la comprensión de la totalidad social al servicio de esa explicación, es la justificación de nuestra particular perspectiva.

[15] Algunas de las referencias sobre las que se basa esta hipótesis para el caso de Tungurahua, pueden encontrarse en North (2003); Lacour y Vaillant (2007); Forster (2000), Field (2000).

[16] En el transcurso de la primera fase de la investigación se decidirán los casos con mayor detenimiento e información de primera mano. Entre los casos exitosos que pueden ser de interés, mencionamos la zona de Baños (turismo), Pelileo (artesanías textiles), la feria comercial de los días lunes en Ambato y las redes de feria que unen toda la sierra norte y la costa; la región de producción de frutas de las zonas secas o las artesanías de cuero de Quisapincha.

[17] Las referencias bibliográficas respecto a estos temas se encuentran detalladas en el trabajo de RIMISP (2008).

[18] La idea de “campo” como espacio social dotado de un tipo específico de “capital” en el que los actores están imbuidos de un particular “sentido del juego” es, por supuesto, tomado del trabajo de Pierre Bourdieu (1991 y 1994).

[19] No todo el equipo mencionado en este acápite será contratado en servicios de consultoría. Algunos de ellos podrán serlo y otros serán consultados en eventos de debate o en lecturas críticas especialmente solicitadas del trabajo de investigación.

 






Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com