Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10579 al 10598 
AsuntoAutor
RE: Notici asdelCe María Fa
165/09 - Humboldt Noticias
Enc: CENEGRI News Charles
168/09 - Programa Noticias
166/09 - X Jornada Noticias
169/09 - LA ÉPOCA Noticias
167/09 - La crisis Noticias
170/09 - XI ENCUEN Noticias
the last land grab Vicente
datos interesantes PLANIFIC
171/09 - Rosa Luxe Noticias
172/09 - Humboldt, Noticias
Convocatoria RUG Nidia Fo
Fw: Postítulos Noticias
Ministro de Agricu Jeronimo
173/09 - El "Últim Noticias
174/09 - La Crisis Noticias
175/09 - Humboldt Noticias
176/09 - "Usted pe Noticias
177/09 - NACE UNA Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10833     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 172/09 - Humboldt, geógrafo
Fecha:Martes, 3 de Marzo, 2009  23:55:50 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 172/09

Humboldt, geógrafo
"El espíritu aplicado a la naturaleza"
.

Por: CAMILO DOMÍNGUEZ.

Tomado de: Revista Credencial Historia.
(Bogotá - Colombia). Febrero 2000. No. 122

 

Alexander Von Humboldt, nacido en 1859, fue uno de los representantes máximos del Siglo de las Luces en el campo científico. Al igual que otros prohombres de la época, marcó derroteros que transformarían al mundo, tanto mental, como físico, del resto de la humanidad. En este caso, a partir de sus trabajos y los de Karl Ritter, los estudios geográficos, en cuanto teoría y método, se convirtieron en una herramienta científica de enorme utilidad.


La visión humboldtiana de la ciencia geográfica se evidencia primordialmente en dos de sus obras: Cosmos y Cuadros de la Naturaleza. En ellas prima el sentido de totalidad, unidad e interacción del cosmos, en cuanto universo de estudio. La geografía tendría como objeto de estudio los fenómenos terrestres, incluyendo al hombre, buscando descubrir el orden existente en las apariencias caóticas de la naturaleza y las conexiones que se dan entre fenómenos, aun separados por grandes distancias pero que obedecen a una misma causa. O, otras palabras, la constancia de los fenómenos y su distribución planetaria. Humboldt utiliza un método empírico de observación sistemática que, por medio del raciocinio, debe conducir a la explicación causal de los fenómenos y a su comparación con otros similares. Pero su método no es la simple observación neutra, carente de emociones. Para Humboldt, como para los grandes románticos prusianos, como Shchiller y Goethe, la contemplación de la naturaleza es una fuente de placer estético y un camino para su comprención. En tal sentido, es muy diferente del simple conocimiento sensualista, para el cual los hechos son externos al observador y no afectan. En su libro Cuadros de la Naturaleza enfatiza el goce que embarga al viajero cuando mira con ojos admirativos los grandes paisajes de las cordilleras americanas, sus selvas, los ríos y los restos de las civilizaciones antiguas. Sin embargo, ello implica, según sus propias palabras, "el espíritu aplicado a la naturaleza", la interpretación racional y no las construcciones ideales basadas en la especulación.


Cuando se trata de comparar la obra de Humboldt con la geografía del siglo XX nos damos cuenta que no se puede medir bajo parámetros actuales. Él era un hombre universal, quizás el último de ellos, capacitado para ver continentes enteros como su campo de estudio. La vastedad de su formación, que incluía economía política, finanzas, matemáticas, ciencias naturales, botánica, física y geología, le permitía analizar un paisaje o cuadro de la naturaleza, en cualquier aspecto. Como dice Horacio Cepel en su Filosofía y ciencia en la geografía contemporánea, "Humboldt no se consideraba a sí mismo un geógráfo, sino más bien un físico, un naturalista, un químico, un botánico. Él mismo definió el proyecto científico que lo condujo a América como una empresa ideada con el designio de contribuir al progreso de las ciencias físicas, y consideraba que la publicación de su trabajo podía ofrecer interés para la historia de los pueblos y el conocimiento de la naturaleza". En los estudios donde el gran investigador se reconoce más como geógrafo es en los trabajos cartográficos y en las relaciones analíticas de viaje, especialmente en su Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, el Ensayo político sobre el Reino de la Nueva España y el Ensayo político sobre la Isla de Cuba. Por el contrario, su Geografía de las plantas se acerca más a la botánica que propiamente a la geografía.
Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Continente, en los años de 1799 a 1804 continúa siendo hasta hoy en día uno de los libros fundamentales para el estudio de la Orinoquia y la Amazonia y, en menor medida, de los Andes. La parte geográfica se complementa con el Atlas geográfico y físico y con el Atlas pintoresco. Con dicha obra se inician los estudios sistemáticos de los trópicos cercanos a la línea del Ecuador (equinocciales) que, por carecer de estaciones propiamente dichas, ofrecen características de una gran complejidad en cuanto la distribución horizontal y vertical de las plantas, los animales y el hombre. Humboldt y su compañero de viaje, el botánico Aimé Bonpland, recogieron muestras de todo tipo y tomaron centenares de miles de notas que luego sirvieron para que un verdadero ejército de sabios franceses y alemanes trabara durante más de medio siglo para ordenar, catalogar y clasificar esa montaña de materiales. Sus amigos, los físico-químicos Francois Arago y Joseph-Louis Gay-Lussac colaboraron en discutir sus descubrimientos sobre química de aguas, presión atmosférica y metodología de altura; los botánicos Karl S. Kunth y K. Willdenow ayudaron, junto con Bonpland, en la clasificación de aproximadamente 60.000 especímenes de plantas, de las cuales 6.300 resultaron nuevas para la ciencia, y los grandes biólogos Cuvier y Lamarck discutieron sus descubrimientos sobre historia natural y zoología. Estos y otros muchos sabios colaboraron para que este trabajo resultara un prodigio científico que sigue ofreciendo respuestas a numerosos interrogantes americanos.


Al contrario de las otras expediciones famosas de la época, Humboldt no era el típico "descubridor" de tierras nuevas, pues siempre viajó por territorios ya explorados; sin embargo, ha sido reconocido como el "descubridor científico de América", por convertir las leyendas y el exotismo en conocimientos útiles para los países visitados, abriendo fronteras para la ciencia universal. Un ejemplo de ello fue su estudio sobre la conexión entre el Orinoco y el río Negro por medio del brazo Casiquiare. Desde inicios del siglo XVIII los jesuítas sabían de dicha conexión y las comisiones de límites entre España y Portugal había recorrido el Casiquiare; sin embargo, la falta de un estudio sistemático sobre una vía tan portentosa la había relegado alas fábulas del Nuevo Mundo en donde la realidad se mezclaba con la fantasía. Humboldt y Bonpland realizaron su navegación con el fin último de "fijar por observaciones astronómicas el curso del Casiquiare, sobre todo el punto de su entrada en el río Negro y el de la bifurcación del Orinoco". Astronomía, cartografía, hidrografía, botánica, zoología, etnología, historia y política se conjugan en las páginas dedicadas al análisis del Casiquiare para establecer, sin lugar a dudas, su autenticidad, explicar las causas de dicho fenómeno y mostrar sus características principales.


Como resultado de su viaje por el río Magdalena, entre Cartagena y Honda, Humboldt realizó uno de sus mejores trabajos cartográficos, apoyándose, además, en los mapas costeros del Caribe granadino elaborados por el Expedición Fidalgo y por Vicente Tallado. Posteriormente, complementó la carta de todo el río, cuando obtuvo una copia del mapa del alto Magdalena elaborada por Francisco José de Caldas. Esta forma de trabajar, apoyando sus propias observaciones en mapas y estudios de calidad comprobada, aumentó muchísimo la información obtenida por el gran prusiano. Su capacidad para obtener materiales de archivo, mapas, informes y libros era asombrosa. Por ejemplo, después de ingente trabajo diplomático logró entrar a los archivos de los franciscanos de Popayán, guardados celosamente por los antiguos misioneros amazónicos, y allí obtuvo datos valiosísimos sobre los ríos Caquetá, Putumayo y Napo que, de otra forma, nunca habría podido tener. Algo similar realizó en Quito y Lima para obtener los viejos archivos de misiones de alto Amazonas y la región de Mainas.


El ensayo político sobre Nueva España (México), junto con su Atlas geográfico y físico del Reino de la Nueva España, ha sido considerado por muchos como la primera geografía regional escrita bajo los cánones de la ciencia moderna. Esta obra monumental, originalmente es seis libros, cubre los aspectos físicos, morfológicos, de población, estadísticos, agrícolas, mineros, comerciales y la defensa militar esta enorme colonia de España a principios del siglo XX. Ya para 1822 había sido traducida del francés al español por Vicente González Arnao y acogida por el gobierno de la nueva República de México como el libro fundamental para guiar la reorganización económica y política del país. El Atlas, que se publicó por separado, contiene veinte mapas en folio muy detallados, constituyéndose en sí mismo en otro trabajo básico para México y Guatemala.


El Ensayo sobre la Nueva España tiene un enorme valor para los estudios comparados con la Nueva Granada, por las constantes menciones sobres aspectos destacables entre las dos regiones. Por ejemplo, las diferencias morfológicas entre los altiplanos de la Nueva Granada, Quito y el Perú pequeños y rodeados por valles transversales profundos, y la enorme altiplanicie mesoamericana que se prolonga "entre los 18° los 40° de latitud boreal". Igualmente, compara las diferencias en la minería del oro, la climatología, las vías de comunicación y los aspectos económicos, buscando la explicación causal de los fenómenos físicos, bióticos y sociales.
Un papel similar al ensayo sobre México tuvo el libre ensayo político sobre la Isla de Cuba, traducido al español en 1827 y publicado por la Casa Jules Renouard de París. Durante muchos años fue la obra fundamental, tanto para el estudio de dicha isla, como para los estudios generales de las Antillas. En él tiene una gran importancia el primer capítulo, "Análisis raciocinado del mapa de la isla de Cuba", porque Humboldt le dio mucha importancia a ese mapa para utilizarlo como base trigonométrica en los cálculos revisados de la cartográfica de América.
En general, la obra geográfica de Alexander von Humboldt se conoce muy poco en Colombia, ya que máximo se lee la relación abreviada del Viaje a las regiones equinocciales. La recuperación de la memoria científica es de gran importancia porque no se puede plantear el futuro sin conocer el pasado.



 




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com