Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10445 al 10464 
AsuntoAutor
49/09 - La invasió Noticias
50/09 - La solució Noticias
51/09 - Lo que no Noticias
52/09 - Algunos si Noticias
53/09 - Declaracio Noticias
54/09 - España - I Noticias
55/09 - Los combat Noticias
Enc: War and Natur Charles
56/09 - México: el Alexande
Africa en Llamas. Cecilia
57/09 - 10 ma. Pro Alexande
58/09 - Crónicas d Alexande
59/09 - "Vendrán e Alexande
61/09 - La guerra Alexande
60/09 - La cuenta Alexande
Enc: CD-ROM ANUÁRI Charles
62/09 - Cumpleaños Alexande
63/09 - REPRIMEN Y Alexande
64/09 - La crisis: Alexande
65/09 - VIII Encon Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10705     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 64/09 - La crisis: ¿novedad o continuidad?
Fecha:Jueves, 29 de Enero, 2009  16:40:32 (-0800)
Autor:Alexander von Humboldt <cehumboldt @.........ar>

NCeHu 64/09
 

La crisis: ¿novedad o continuidad?

                                                                 

Alfredo César Dachary

 

La actual crisis mundial es un tema de los medios de comunicación y de la sociedad. La verdad es que afirmar esto es quizás entender que la realidad  mundial es algo uniformizado lo cual no sólo es cierto sino que es dolorosamente cierto.

El mundo de la crisis mundial no es una realidad homogénea, ya hace mucho tiempo la mitad de la población está en una crisis profunda: la de la supervivencia.

Así para el 2005, la OIT reportaba que 2,800 millones de seres tenían trabajo, la mitad de la población mundial; de éstos 1,400 millones vivían con menos de dos dólares al día y 550 millones subsisten con un dólar por día. Todas estas cifras son oficiales, lo cual quiere decir que la asimetría puede ser todavía mayor que este trágico cuadro.

En los países emergentes, la fuerza de trabajo se concentra en el mundo rural, siendo un 40% del total, pero este sector sólo aporta el 20%, y es el la mayoría de los casos una actividad de subsistencia en el extremo mayor y en el menor una actividad tecnificada que va reduciendo paulatinamente el empleo.

El caso de México es muy significativo, porque atrás de una economía muy grande, está entre las 15 de mayor tamaño mundial, en las últimas dos décadas el salario se devaluó en un 70%, y la canasta básica incrementó su costo en un 250%, sin que los trabajadores puedan enfrentar esta situación ya que sólo les quedaba aceptar y sobrevivir.

 Otro de los logros de la disolución de los derechos de los trabajadores, logrado en casi tres décadas de gobiernos neoliberales, es el incremento espectacular del trabajo a destajo, que desde 1991 al 2004 aumentó en un 73%, pasando de 1,500.000 a 2,600.000 de trabajadores en esta situación de desventaja.

En general, en toda América Latina la situación de deterioro del ingreso y de las condiciones de trabajo de los asalariados y otros a destajo se sigue reduciendo ya que sólo desde el 2001 al 2004, la participación de este grupo mayoritario de los países pasó de tener una participación en el ingreso nacional de 24.3% a 21.5%, según el estudio realizado por el Instituto de Estudios y Formación de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA).

Pero el neoliberalismo no se limita a la periferia, también altera las relaciones laborales en los países centrales; en Estados Unidos las organizaciones sindicales, la defensora de los derechos humanos y académicos plantearon que no podía vivir un trabajador con un salario de 5,15 dólares la hora y en el 2007 el Congreso tuvo que incrementar el salario a 7,10 dólares la hora.

En este poderoso país, el 62% de los trabajadores de comercio ganan un salario mínimo o menos y la mayoría que reciben el salario mínimo son adultos con familia, según un trabajo realizado por Schulte, donde afirma que el incremento del salario mínimo benefició a 7,4 millones de trabajadores, de los cuáles el 72% son mayores de 20 años.

Pero para medir el verdadero valor de estas cifras tenemos que en Estados Unidos, un trabajador de tiempo completo con salario mínimo, gana al año con sus descuentos un total de 10,700 dólares, o sea, 5,000 dólares abajo del mínimo o línea de pobreza que ha establecido el gobierno para una familia de tres miembros y 8,000 dólares menos para una familia de cuatro miembros.

Estos son indicadores de un mundo asimétrico, que el capitalismo global intenta profundizar, y que en la actualidad de 200 países sólo 15 se consideran ricos, en el resto, 185, menos del 10% de la población disfruta de entre un 60% al 80%  del PNB, y el resto de la población el 90%  se queda entre 20% al 40% de la riqueza nacional.

México, el socio pobre del TLC, país que en las últimas tres décadas ha generado una gran dependencia tanto productiva como de divisas al tener en el país del norte cerca de 15 millones de mexicanos, es sin lugar a dudas el eslabón más débil de la cadena y, por ende, un gran afectado en esta crisis que tiene su epicentro en Estados Unidos.

En  esta nueva década cambió el partido en el poder, pero las políticas han sido las mismas, ya que el PRI fue el que introdujo al país al neoliberalismo con el gobierno de Miguel de la Madrid y acrecentó la dependencia hacia Estados Unidos con el gobierno de Carlos Salinas de Gortari y la firma del TLC.

Las dos administraciones panistas están bajo la línea de profundizar el neoliberalismo mientras en el resto del mundo ha comenzado con un proceso de regreso al Estado como verdadero factor de equilibro de la sociedad y no dejarlo al arbitrio de la especulación y el mercado, que son dos factores que no tienen alma.

Entre el 2001 y 2007, el crecimiento de México ha sido, según las cifras oficiales del INEGI, de un 2.3%, lo cual se considera negativo para el crecimiento del país ya que se requiere de un aumento anual del PIB de un 7% mínimo para poder crear los empleos que va requiriendo el crecimiento demográfico del país.

Siguiendo el modelo en toda su extensión y con máxima aplicación, la administración de la derecha mexicana (PAN) logra que las importaciones desplacen a la producción nacional, ya que la tasa media de crecimiento anual en este período fue de un 2.3%, pero las importaciones crecieron en un 7.2%.

Según el Banco de México, las importaciones de bienes de consumo crecieron en un 11.5 %, mientras que los bienes intermedios en un 6.9% y los bienes de capital en un 5.7%, como contrapartida la producción manufacturera nacional tuvo un crecimiento medio anual de un 1.3%, según lo plantea el INEGI.

Las exportaciones crecieron en un 7.5%, pero ello no generó mayores inversiones ni incremento en el empleo, ya que se importaron masivamente manufacturas, exportando más materias primas, principalmente petróleo, que va natural y regresa como importación de gasolina.

El México moderno está controlado por un grupo de grandes capitales ya que hoy sólo 1,000 empresas controlan el 80% del PIB nacional y éstas representan a nivel de unidades productivas sólo el 0.02% del total.

Pero se concentra más cuando uno analiza desde la Bolsa de Valores y sus beneficios, ya que las 100 empresas más importantes del país que cotizan en la BMV incrementaron sus utilidades en un 530% durante el sexenio de Vicente Fox.

De estas 100, sólo 20 concentraron el 70% de las utilidades totalizando 80,187.6 millones de dólares según el informe de la página electrónica de la  Bolsa Mexicana de Valores de mayo del  2008.

En la banca también se han cumplido los requisitos de desnacionalización que exige el neoliberalismo, hoy en crisis en el mundo, pero México está en otro mundo; así en 1995 la banca extrajera controlaba el 5% de las operaciones y hoy llega a controlar el 90%, según un informe de El Financiero de agosto del 2006.

En otro ángulo de lectura, tenemos que las 500 empresas más importantes de México concentran el 70% del PIB, del total de éstas, 331 son mexicanas y 169 son transnacionales, o sea, que las empresas mexicanas controlan el 55.3% del PIB y las extranjeras 23.9%.

Pero no nos engañemos, las principales empresas nacionales ya son globales o sea mundiales, comenzando por el emporio de Carlos Slim y otros apellidos que forman el núcleo duro de la burguesía mexicana.

Entre la expulsión masiva de población y la falta de trabajos remunerados, el último indicador de pobreza estaba por encima del 70%, una cifra elevada en América Latina y más tomando en consideración el PIB mexicano, es muy significativo en tamaño.

Pero sin duda, esa mayoría sentirá los efectos de la crisis, pero quien está amenazado de retroceder es la modesta clase media real y una mayor la artificial creada por la unión de ingresos de la familia y la deuda del dinero de tarjetas, que viven en una irrealidad similar a la que los hizo caer de la nube en 1994.

Esta situación se agrava para México porque la crisis en Estado Unidos es muy profunda y afecta a una importante clase media ya empobrecida pero con un consumo intensivo, y será esa clase la que luchará con los inmigrantes por ocupar los nuevos espacios de trabajo que empiecen a abrir las primeras acciones de la nueva administración.

  Según los cálculos del equipo del Presidente Obama, encabezado por Christina Romer, titular del Consejo de Asesores Económicos, el plan de salvamento de la economía de Estados Unidos prevee, como primeras recuperaciones en el cuarto trimestre del  2010, que la tasa de desempleo sería de un 8.8%, lo cual aún sería muy elevada. Consideran que seguir la recuperación, al año siguiente en el último semestre del 2011 la misma bajaría a un 6.3 %, lo cual es optimista; mientras otros equipos del sector privado consideran que si no hay aciertos en las políticas del Estado esta tasa podría elevarse al 11% entre el 2010 y 2011.

Si éstas son las previsiones para una economía con grandes recursos, ¿qué se puede esperar de México con sus tres décadas perdidas y al resto de Latinoamérica que había empezado a crecer por encima de los límites para generar empleos estables y reducir su deuda?

La pregunta es ¿nos tocará asumir costos que no nos corresponden a favor del más fuerte, o bien los conflictos sociales al interior de los países harán que el Estado recupere su rol de control y puente entre los diferentes factores de la producción y el consumo y con ello blindarán más al país y harán que la crisis afecte menos a la sociedad?

Para Sudamérica, ésta es una gran oportunidad de terminar de independizar su economía del tutelaje de Estados Unidos, y para Centro y Norteamérica la situación es más compleja ya que los tratados y la migración hacen de estos países más vulnerables a los cambios al interior de Estados Unidos y, por ello, son más dependientes de esta economía global.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 


 

 
 



Yahoo! Cocina
Recetas prácticas y comida saludable
Visitá http://ar.mujer.yahoo.com/cocina/




Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com