Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1041 al 1060 
AsuntoAutor
87/03 - Para acced Humboldt
88/03 - Millones Humboldt
89/03 - Manifestac Humboldt
90/03 - Bolivia: M Humboldt
91/03 - Des millio Humboldt
92/03 - España, un Humboldt
93/03 - NO WAR Humboldt
No a la guerra Geografí
94/03 - PARA OPONE Humboldt
95/03 - Becas Sain Humboldt
96/03 - Salvemos a Humboldt
97/03 - El ALCA y Humboldt
98/03 - Bolivia: 2 Humboldt
99/03 - Brasil: Un Humboldt
100/03 - Crónica d Humboldt
101/03 - Palestina Humboldt
102/03 - BRASIL y Humboldt
103/03 - Guerra im Humboldt
116/03 - De lo Soc Humboldt
117/03 - La Recolo Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1220     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 92/03 - España, un clamor contra la guerra
Fecha:Domingo, 16 de Febrero, 2003  00:37:22 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Día luminoso

NCeHu 92/03

España,
un clamor
contra la guerra

BARCELONA/BILBAO/SEVILLA. I. ANGUERA/M. A./ABC


Alrededor de cuatro millones de personas  se echaron a la calle en toda  España en una jornada en la que el mundo fue un clamor en protesta por la probable intervención militar. «Récord histórico de participación», ese era ayer el titular más repetido por las agencias de información nacional. En todas las capitales era igual. En Barcelona, el Ayuntamiento cifró en un millón y medio los asistentes. Al grito de «no a la guerra», cientos de miles de personas colapsaron ayer el centro de Barcelona para unirse a la manifestación convocada bajo el lema «Parar la guerra es posible». Más de un millón de personas según el Ayuntamiento y 350.000 según la Delegación del Gobierno avalaron la masiva participación en la marcha, convocada por una plataforma que agrupa a más de doscientas entidades. Los dos kilómetros de trayecto entre el Paseo de Gracia y la Plaza Tetuán seguían colapsados cuando, una hora después del comienzo oficial de la manifestación, la actriz Carme Sansa leyó el manifiesto contra la intervención militar en Irak.

En Sevilla, más de 100.000 personas, secundaron el acto de protesta. El Foro Social de Sevilla, que aglutina a la mayor parte de las organizaciones convocantes consideró la protesta como «un hecho histórico» por ser la mayor jamás celebrada contra la guerra en toda Andalucía.

No hubo tanta unión en el País Vasco, donde los socialistas vascos expresaron su rechazo a la guerra en una concentración celebrada a mediodía en Guernica, para no coincidir en las manifestaciones convocadas en Bilbao y San Sebastián por la tarde con los nacionalistas. Los socialistas rechazaron compartir pancarta con «quienes no condenan los atentados de ETA», que, en opinión del secretario general del PSE-EE, Patxi López, no tienen «legitimidad para oponerse a la guerra». En las manifestaciones de la tarde participaron tanto miembros de Batasuna, como del PNV, de Eusko Alkartasuna y de Izquierda Unida. Xabier Arzalluz dijo previamente que su partido «nunca va a una manifestación con Batasuna», distinguiendo que en este caso se trataba de «una convocatoria abierta» y añadiendo que al PNV «tampoco le quedan ganas de ir a la calle para nada con los socialistas».

 

Bombardeo simulado

En Santa Cruz de Tenerife, más de 50.000 manifestantes dijeron también «No a la guerra». La marcha congregó a personas de todas las edades e ideologías, así como a representantes políticos y sindicales, que portando la pegatina «no a la guerra, sí a la paz» y lanzando gritos de «no más sangre por petróleo», dejaban claro su oposición al conflicto bélico. El acto finalizó con la lectura de un manifiesto y la representación de un bombardeo en la Plaza de la Candelaria.

No quedaban atrás en Santander, donde unas 30.000 personas, se concentraron contra la guerra, aunque la sorpresa fue Oviedo, donde 100.000 personas desbordaron las calles. El momento más emotivo fue la intervención del representante en Asturias de la OLP, el médico Mohamed Safa, quien se confesó abrumado por una manifestación «que me ha devuelto ma fe en el ser humano y en el espíritu cívico».


Fuente: Diario ABC, de España, del 16 de febrero de 2003.