Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10191 al 10210 
AsuntoAutor
496/08 - Nuevas pu Noticias
497/08 - OS DESLIZ Noticias
Ley Glaciares: env Marcelo
498/08 - Reestruct Noticias
499/08 - Curso de Noticias
500/08 - Inscripci Noticias
501/08 - Políticas Noticias
502/08 - Trelew en Noticias
503/08 - DIA DEL G Alexande
=?utf-8?Q?22_de_No Stella M
504/08 - DIA DEL G Alexande
505/08 - GEOGRAFOS Alexande
=?utf-8?Q?RE:_D=C3 Beatriz
Feliz dia del Geóg Miguel C
Re: NoticiasdelCeH =?utf-8?
506/08 - GEÓGRAFOS Noticias
507/08 - UNA MIRAD Noticias
508/08 - GEOGRAFÍA Noticias
509/08 - El fin de Noticias
510/08 - A EXPANSÃ Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10440     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 502/08 - Trelew en el escenario mundial: industrializaci ón, migración y exclusión social (1970-1985)
Fecha:Jueves, 20 de Noviembre, 2008  01:02:40 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 502/08
 

Trelew en el escenario mundial: industrialización, migración y exclusión social (1970-1985)

 

Blanco, Pablo Daniel

Docente FHyCS. UNPSJB.– Trelew.

Maestrando en Ciencias Sociales (Mención Sociología) Universidad Nacional de Quilmes. Maestrando en Desarrollo Sustentable Universidad Nacional de Lanús- Red FLACAM.

Artigas 1408, Trelew, Chubut, CP: 9100. TE: 02965-421382

Hermosilla Rivera, Cristian Alexis

Docente FHyCS. UNPSJB – Trelew.

Miembro del IGEOPAT.

Cuyo  188, Trelew, Chubut, CP: 9100. TE: 02965-438654

 

Resumen

A comienzos de la década del 70 del siglo pasado, en Trelew, como consecuencia de una política nacional e internacional, se ha impuesto la creciente convicción de que era necesario abrir la economía y hacer de la competencia el estímulo para la producción industrial, pero sus efectos han sido nulos o mínimos en la región para un desarrollo a largo plazo; el sector público no armó un sistema estructurado para conocer sus costos, beneficiarios y consecuencias.

La mayoría de los migrantes arribados a Trelew en este período, ocuparon lugares mayormente signados por la marginalidad. A partir de aquí, se sienta las bases para la construcción de la alteridad y la acentuación de la desigualdad en nuestra localidad. Se forma esa mentalidad prejuiciosa que delata la condición de pertenencia a los sectores populares, con estigmas tales como la piel oscura, las manos sucias, etc.

Los migrantes construyen distintas estrategias con las cuales van aprendiendo a habitar la ciudad, a construir una nueva sociabilidad, desde sus propias historias / trayectorias de vida. Estas estrategias son dialécticas y dinámicas, es decir van modificándose a lo largo del tiempo. Por lo tanto, los barrios que habitan o fueron habitados por los mismos migrantes, son condicionantes de estas estrategias.

 

Abstract

 

Trelew in the global scenery: Industrialization, migration and social exclusion (1970- 1985)

In the beginning of the 70s, in Trelew, as a consequence of the national and international context, it was a priority to open the economy and to stimulate trough the competence, the industrial production, but its results were minimum or null on this region thinking in the long term effects; the public sector did not prepare a structured system to know the costs, beneficiaries.

Most migrants, who arrived to Trelew in this period, took over places which were mainly distinct by social rejection. At that moment, it began the building of the difference and the accentuation of the inequality in Trelew. Also, appeared the prejudgments from the people who lived in the city, to the ones who lived at the poor quarter, with stigmas like dark skin, dirty hands, etc. 

            The migrants build different strategies to learn to inhabit the city, to build new ways of sociability, from their own history and way of life. These dialectic and dynamic strategies are changing all the time. As a summit, the neighborhoods which were habited by migrants, or still are, are determining of this life strategies.

 


 

“Moralistas, filósofos, legisladores, aduladores de la civilización, he aquí el plano de vuestro París puesto en orden, he aquí el plano perfeccionado en el que están reunidas todas las cosas semejantes. En el centro y en un primer recinto: hospitales de todas las enfermedades, hospicios de todas las miserias, casas de locos, prisiones, presidios de hombres, mujeres, niños. En torno del primer recinto, cuarteles, tribunales, comandancia de policía, morada del verdugo y de sus ayudantes. En los cuatro extremos, cámara de diputados, cámara de los pares, Instituto y Palacio del Rey. Al margen, lo que alimenta el recinto central, el comercio, sus bribonadas, sus bancarrotas; la industria y sus luchas furiosas; la prensa, sus sofismas (…) en fin, la guerra encarnizada de todos contra todos”

                                   Foucault (Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión)

 

A modo de introducción

 

Para entender mejor las consecuencias de la industrialización en la ciudad de Trelew, resulta necesario ubicarnos en el proceso y en el contexto mundial en la que se hallaba inmersa. El período antedicho, está ligado al período de ajuste estructural, de políticas económicas aperturistas; de "reformas" que debían y deben contar con el "beneplácito de Washington" (Chomsky, 2001). La profesora Mónica Gatica, hace hincapié en que a partir de la década del 70, con la dictadura militar, en nuestro país se ha impuesto la creciente convicción de que era necesario abrir la economía y hacer de la competencia el acicate para la producción industrial, pero sus efectos han sido nulos o mínimos en la región para un desarrollo a largo plazo; el sector público no armó un sistema estructurado para conocer sus costos, beneficiarios y consecuencias.

 

Las políticas de promoción instrumentadas, significaron un reparto masivo de subsidios, que implicaron beneficios considerables para unos pocos y que han tenido como contrapartida una escasa responsabilidad del sector privado. (Gatica, 2000)

 

Los efectos negativos de estas políticas afectaron a la población de menores recursos, sobre todo aquellos migrantes que llegaron a la ciudad con la esperanza de encontrar el bienestar que en muchos casos no tenían en su lugar de procedencia. Como contracara su llegada a la ciudad de Trelew les significó ser parte de la de la fragmentación y la exclusión social que se profundizó a partir de la década del 70. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Industrialización en la ciudad de Trelew

 

La primera fase de implantación de la industria se produce a escala regional, en el período 1956-1959 mediante el decreto –Ley 10.991/56, el cual eximió de recargos aduaneros a las importaciones de materiales y mercaderías extranjeras al sur del paralelo 42, es decir, a toda la región patagónica que se encontraba al sur del límite norte de la provincia del Chubut (ver mapa 1). Esto permitío comercializar en todo el país, dentro de ciertos límites, los productos elaborados con materias primas importadas. La promulgación de dicha ley, fue la que dio origen a la instauración de la industria textil sintética en la Provincia del Chubut.

 

Mapa 1 Principales localidades de la Provincia del Chubut

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia

 

Cabe destacar que en ese momento no existían en el país fábricas de fibras sintéticas que permitieran abastecer la demanda potencial existente, por lo que era necesario trabajar con material importado.

 

En 1960 se encontraban instaladas en la Provincia del Chubut treinta y siete fábricas textiles, de las cuales veintiuna (56,7%) funcionaban en la ciudad de Trelew, nueve (24,3%) en Comodoro Rivadavia, cinco (13,5%) en Puerto Madryn, una (2,7%) en Rawson y una en Esquel.

 

Para 1960 Trelew contaba con 11.852 habitantes (ver cuadro 2), por su parte el movimiento comercial se veía reflejado en los cinco bancos que para ese entonces funcionaban en la ciudad.

 

Este régimen de franquicias a la importación, se fue prorrogando pero siempre acompañado de sucesivas modificaciones, como a principio de 1960, mediante la exención de impuestos (decreto 509/60), o las desgravaciones del equipo importado y de beneficios de diferimientos impositivos (Art. 4º- Ley 21.608 del 23/07/77 -  anexo I).

 

Para 1969, el Gobierno Nacional autoriza a las provincias a promover la creación de parques industriales, por lo que el mediante la Ley 826, el Poder Ejecutivo podía programar la instalación de los mismos a través del estudio, determinación y delimitación de las áreas en que resulte conveniente la radicación de industrias. Otra de las facultades era la de administrar los Parques Industriales, como así también con las respectivas municipalidades el régimen esencial a aplicar, en materia de planeamiento físico, control de sanidad ambiental y funcionamiento de las industrias.

 

El Poder Ejecutivo quedaba facultado también para fijar los precios, plazos, condiciones y demás modalidades de las ventas, locaciones o concesiones, y a suscribir los boletos de contratos y escrituras traslativas de dominio.

 

En 1970 se concluye con la mensura del predio elegido y mediante la sanción del Decreto 705/71, el Gobierno de la Provincia del Chubut cristaliza su atribución creando el Parque Industrial de Trelew, el cual irá creciendo año a año en variadas ramas, pero con predominancia de las textiles y aquellas relacionadas a la construcción (Ver cuadro 1).

 

 

Cuadro 1 Radicación y rama de industrias Período 1970-1976

Fuente: Dirección General de Estadísticas y Censos. En ROGEL, Claudia “Impacto urbano y poblacional en la ciudad de Trelew a partir de las políticas de promoción industrial”

 

 

Migración a partir del proceso de industrialización

 

En principio, la industrialización en Trelew ha sido entendida como vehículo de transformación y modernización de la economía  en la región; y aunque existió una ampliación de los sectores medios y obreros, muy pocos resultaron realmente beneficiado. Se forzó una concentración urbana sin mayor planificación, no se garantizaron las condiciones internas del mercado, existió una recesiva distribución del ingreso, no hubo competencia de la industria en el mercado internacional, etc.

 

Es claro que la oferta de mano de obra no pudo nunca ser cubierta con el simple crecimiento vegetativo, por lo que es evidente que esta ha sido satisfecha con personas provenientes del interior provincial, de otras provincias o de países limítrofes.

 

La ciudad de Trelew recibió masivamente la llegada de migrantes del interior de la provincia, y de otras regiones, la mayoría para vender su fuerza de trabajo como obrero industrial, de la construcción, etc. Esto se puede observar claramente en el cuadro 2, donde la población prácticamente se quintuplica en menos de 10 años gracias a la necesidad de fuerza de trabajo de las nuevas industrias y de los servicios derivadas de esta.

 

 

 

 

 

Cuadro 2. Comportamiento poblacional. Período 1960 - 1977

Fuente: Dirección General de Estadísticas y Censos. En ROGEL, Claudia “Impacto urbano y poblacional en la ciudad de Trelew a partir de las políticas de promoción industrial”

 

Mucha de esta migración tenía su origen en el interior rural chubutense y fue promovida tanto por el capital urbano como por el rural, basado en estrategias (legitimadas por el Estado) para acrecentar sus respectivas tasas de ganancia. Es decir el capital rural, para generar mayores tasas de ganancia en el interior chubutense, debía (y debe) acrecentar la escala de producción, ya que se basa en una actividad económica de carácter extensiva, como lo es la explotación ovina. Lógicamente, para obtener mayores extensiones de tierra, primero es necesario desocuparlas.

 

En tanto el capital urbano necesitaba imperiosamente de gran cantidad de fuerza de trabajo, no solo para ocuparlas, en la entonces pujante actividad industrial, sino también para acrecentar la oferta de la misma.

 

Todo este proceso ha sido continuo, funcionando como polos de atracción las distintas ciudades de la Provincia del Chubut, Comodoro Rivadavia con la explotación del petróleo, Trelew con el Parque Industrial, Puerto Madryn con la industrialización del aluminio, y Rawson con la industria pesquera.

 

Todo esto dio como resultado un proceso de expansión urbana sin precedentes (ver mapa 2) en el período 1971-1985, lo que sumado a la falta de planificación y a las necesidades de vivienda, dio como resultado la consecuente aparición de barrios alejados y precarios, todo producido tan tempranamente que el radio céntrico de la ciudad no pudo alcanzar un grado de desarrollo y densidad acorde con aquella expansión, que son las causales de que el típico plano damero de la ciudad de Trelew demuestre en su conjunto un crecimiento distorsionado.

 

En el siguiente mapa puede observarse el crecimiento abrupto de la ciudad de Trelew en el período 1971-1985, con una ubicación barrios cada vez más cercanos al parque industrial. Estos fueron ocupados sin planificación previa por los obreros de la industria.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mapa2 Expansión urbana

Fuente: Elaboración propia

 

Con el surgimiento abrupto de nuevos barrios se profundizo la fragmentación, la segregación y la exclusión social. Los barrios orientados al norte y al oeste de la  ciudad surgieron sin planificación previa, debido a la urgencia por parte de sus habitantes (obreros y trabajadores no calificados) de tener un hogar. Esto significó, entre otras cosas, la falta de servicios básicos que hasta el día de hoy sigue siendo, en muchos casos, una realidad (ver mapa 3 de NBI). Estos casos fueron el Barrio Don Bosco (ordenanza 172/70) y el Barrio Norte luego denominado Presidente Perón (388/74). También en 1972 surgieron dos grandes barrios como los son Corradi y Progreso (Ver mapa 3 de Barrios).

 

Los barrios orientados en el centro y sur de la ciudad albergaron mayormente a comerciantes, obreros calificados, profesionales, etc., que claramente contrastan con los barrios mencionados anteriormente.

 

Mapa 3 Necesidades Básicas Insatisfechas en los distintos sectores de la ciudad

Fuente: Dirección General de Estadísticas y Censos. Elaboración propia

 

 

Mapa 4 Barrios de la ciudad de Trelew

Fuente: Dirección General de Estadísticas y Censos. Elaboración propia

 

La ciudad es el espacio donde se manifiesta de manera mas clara la situación de fragmentación y segregación. “La resultante yuxtaposición de modos de vida no solo refuerza la fragmentación socioespacial sino que alimenta la conflictividad por el uso del territorio” (Cuenya, Fidel, Herzer, 2004) Áreas industriales, residenciales, barrios pobres, fragmentación física, fragmentación social, son producto entones de la apropiación de determinado fragmento territorial por parte de un grupo homogéneo de acuerdo a su clase social, para reafirmar su identidad

 

Migración y exclusión social

 

¿Existe en la sociedad trelewense un imaginario social colectivo que discrimina a determinados sectores sociales, estableciendo criterios relacionados a la geografía de la ciudad, al color de piel, al uso de determinadas prácticas culturales?

 

Lo expuesto anteriormente sienta las bases para la construcción de la otredad en nuestra localidad. La globalización produjo en todo el mundo un deterioro de los parámetros macroeconómicos standard (tasa de crecimiento, productividad, inversión de capital, etc.) y acentuó la desigualdad. En los países más ricos del mundo, los salarios de la mayor parte de la población quedaron estancados, cuando no disminuyeron. La jornada de trabajo sufrió un drástico aumento, mientras que las prestaciones de los sistemas de previsión y seguridad social fueron objeto de un repentino recorte.

 

Aplicando lo anteriormente expuesto en nuestra ciudad y para comenzar a tratar la problemática que nos preocupa en éste trabajo, debemos hacer hincapié, sin dudas, en la discriminación que sufren las personas que viven en los barrios creados a partir del proceso inmigratorio al que hacemos referencia. La misma es una construcción simbólica que ubica espacialmente a los marginados de nuestra ciudad.

 

De esta manera, señales exteriores denotan la pertenencia a determinados sectores de clase de la sociedad, tales como el tipo y la marca de zapatillas, de pantalón, los gustos musicales, etc., permiten diferenciar a “unos” de los “otros” y se basan en la exclusión de esos “otros” a los cuales se los denomina con términos peyorativos que desde niños los habitantes de nuestra ciudad “aprenden”: “negros”,  “indios” “cabecitas negras”, “gronchos”, “grasas”, “villeros”. Dice la compiladora Mirta Lischetti al respecto: “(…) todas estas estigmatizaciones sociales se combinan y superponen distintos tipos de prejuicios, con distintas dosis de inferiorización biológica y social, que dan lugar a discriminaciones y segregaciones. Este tipo de prejuicios afectan también otras áreas críticas tales como el acceso a fuentes de trabajo, la educación, la salud, el acceso al crédito y la vivienda” (Lischetti, 1998)

 

En ‘Parias urbanos’, Loic Wacquant analiza la situación de las villas miseria en nuestro país, las cuales fueron consideradas cunas de la revolución en los 70; como obstáculos para el progreso y como germinadores de la “subversión” durante la última dictadura; y como lugares de inmoralidad, crimen y ausencia de ley en tiempos contemporáneos. En la Argentina fragmentada y polarizada, las villas son zonas que hay que eludir y los medios de comunicación periódicamente se refieren al miedo que éstas “fábricas de criminales” generan en la gente que no vive allí; de ésta manera se genera un clima en el cual la seguridad urbana se convierte en el tema principal de la prensa y una de las preocupaciones mas importantes de la población dada la explosión en las tasas de criminalidad.(Wacquant, 2001) La villa aparece como el origen desconocido e impenetrable de la actividad criminal. Y el mote “villa” o “villeros” se aplica a toda la gente que vive en zonas pobres, sean éstas villas o no. El autor francés plantea la idea de “continuidad” en el sentido que las villas han experimentado los efectos acumulativos de las desventajas económicas desde su origen; y la de “discontinuidad”, para dar cuenta del efecto devastador que estas zonas han sufrido: masivo crecimiento del desempleo y del subempleo y del consecuente crecimiento en la vulnerabilidad de sus habitantes, durante los ochenta y los noventa.

 

El marco económico de la década del 70 posibilitó la profundización de la discriminación hacia determinados sectores de la población trelewense. Retomando a la autora Mirta Lischetti, el estudio de los prejuicios no se agota en las relaciones concretas entre “ricos y pobres”, entre “blancos y negros”, sino que es necesario centrase en el estudio del prejuicio en sí, valiéndose de categorías psicosociológicas aportadas por las teorías de Freud y los debates sobre la relación entre cultura y personalidad que contemporáneamente se producían sobre todo en el campo de la Antropología.(Lischetti, Op.cit) Resulta primordial analizar la presencia en la sociedad de determinadas actitudes hacia el “otro inferior”. La reproducción social de los prejuicios se explica en base a una teoría psicosocial acerca  de la frustración y la agresión; hay que volverse por lo tanto, hacia los portadores de prejuicios, viendo como sus dificultades individuales y sociales en la formación de la personalidad generan tensiones derivadas de privaciones y frustraciones de la infancia y de la vida adulta que se resuelven en una agresividad que no puede descargarse en su grupo de pertenencia. La misma tomará cuerpo en otro lugar donde una tradición de prejuicios lo autorice. Es lo que habitualmente se denomina “chivo expiatorio”, el grupo depositario de todo lo negativo y de todos los males de la sociedad. “Tienen la culpa de todo”, “debe haber pena de muerte para ellos”, “deberían encerrarlos”, son frases que confirman el actual social-panoptismo que estamos viviendo, que lleva a la existencia de lo que Wacquant llama “células de vigilancia” para seguir la  situación de los barrios mas sensibles en materia de violencias urbanas, como así también a la creación de políticas de seguridad dirigidas hacia los marginados, como la de “tolerancia cero”

 

Y aquí entran en juego los medios de comunicación que acrecientan el temor en la sociedad, que solo legitima la discriminación y la intolerancia;
 contribuyen a esta manera sesgada de definir las amenazas que pesan sobre la sociedad. Las soluciones propuestas se inspiran en el ejemplo estadounidense, que generaliza el control social y aumenta la tasa de encarcelamientos. La visión predominante es puramente represiva y no tiene en cuenta que la inseguridad crece junto con la desprotección social y que los cuerpos de seguridad están seriamente cuestionados por sus vinculaciones con el delito. Por todas partes la campaña se presenta como lucha contra el delito, pero en la cacería los principales sospechosos resultan los adolescentes y los habitantes de asentamientos y villas miserias, sin investigar con profundidad los por qué que pueden llevar a las personas a delinquir, y valiéndose de un vocabulario denigrante, que solo aumenta la desigualdad existente en Trelew.

 

En el uso cotidiano, en gran cantidad de ocasiones, se alude, en busca de una explicación, a la “cultura” característica de  determinado sector social. También en la cotidianeidad de las escuelas trelewenses abundan explicaciones “por” las características culturales de cada quién (de los niños “villeros”, de los descendientes de indígenas, de los hijos de migrantes del interior de la provincia…): en busca de razones que justifiquen “diferencias” de comprensión o dificultades de aprendizaje, se concluye que tienen “una cultura distinta”. ¿Distinta de la de quiénes? ¿Y qué significación adquiere este tipo de explicaciones?

 

Ya hemos mencionado, cuando hablamos de Industrialización en nuestra región, acerca de las migraciones hacia nuestra localidad; hoy en día los códigos, los productos y las prácticas culturales se desplazan incesantemente entre áreas rurales y urbanas, así como entre diferentes estratos sociales. Toda esa diversidad está mediatizada por la ciudad, debido tanto a la resultante masificación de los fenómenos sociales como a las tecnologías de comunicación que pone a su alcance. Las migraciones masivas “organizadas”  constituyen formas incipientes de sociedad que desafían a las jerarquías de la sociedad como un todo. El espacio urbano comienza a remodelarse y son “invadidas” las partes o sitios céntricos, que anteriormente eran exclusividad de las clases dominantes: el Teatro Español, el Centro Cultural, los museos, la Plaza Independencia, el Parque Centenario, son, de alguna manera, espacios donde grupos de música, de teatro, de murga, de orquesta, etc…, provenientes de sectores marginales, expresan su sentir, su pensar, sus ideas…El problema es que varios estudiantes y vecinos de esos barrios marginados manifiestan un altísimo grado de vergüenza al momento de concurrir a algunos de esos sitios. Tienen menos oportunidades de acceder a activos del capital social (Kazman, 2001, en Valdés, sin datos de edición)

 

Quizás, a ésta altura del trabajo, no hace falta mencionar que entre la mayoría de los inmigrantes rurales asentados en los barrios marginales “y de espaldas al centro” de nuestra ciudad, son descendientes de indígenas, que han tenido que arribar a la ciudad en busca de un empleo que le permita subsistir y satisfacer las necesidades primarias de su familia; y la población residente de Trelew ha tenido que aprender a convivir con los nuevos vecinos. ¿Ha aprendido? Supuestamente, hoy en día, se tiende a la integración y tolerancia al “otro”, pero solo se recuerda al “indígena histórico”, no al que vive todos los días en nuestra ciudad, al que utiliza los mismos servicios que cualquier habitante, que lleva a sus hijos a las escuelas de los barrios…No, los indígenas “vivos” desaparecieron de la memoria colectiva trelewense y si existe algún dato o información relacionada  a ellos, es construida “oficialmente”.

 

Las identidades se construyen mediante representaciones, por eso resulta imprescindible cuando se las trata de conceptualizar, tener en cuenta su relación con la cuestión de los nombres, los símbolos, la iconografía y la alteridad; las identidades reivindicadas están asociadas a las representaciones, pero desde las clases subalternas, es decir, contra hegemónicas…De ésta manera, en nuestra ciudad, los descendientes de los pueblos originarios, los migrantes rurales, que viven en los barrios discriminados de la misma, constantemente están en la lucha, no solo por resistir, sino por existir.

 

Experiencia del migrante en la ciudad de Trelew.

 

Consideramos necesario partir de una idea central: cualquier ser humano es miembro de una sociedad, portador de una cultura, heredero de una tradición, representante de una colectividad, nudo de una estructura comunicativa de larga duración, iniciado en un universo simbólico, introducido a una forma de vida diferente de otras, en definitiva, resultado y creador partícipe de un proceso histórico específico, único e irrepetible (Krotz, 2004)

 

Seguramente la discriminación en Trelew existe desde que fue fundada, por ello es necesario hacer referencia al tiempo que abarca desde mediados de la década del 80, cuando comienza a decaer el Parque Industrial, hasta el presente, aunque con una explicación del proceso de industrialización-proletarización acontecido entre principios de la década del 70 y mediados de los años 80. Esas transformaciones que se han producido a nivel económico han dado lugar a una segregación total, espacial y social de crecientes sectores de la población como producto de transiciones que reorganizan, entre otras cosas, el mercado de trabajo formal, que demanda una mayor calificación y deja fuera de la competencia a una masa marginal. El sistema comienza a expulsar a todos aquellos que, por carencias de educación y capacitación, no pueden aspirar a un puesto de trabajo estable, más allá de su color de piel o su origen étnico.

Según un estudio sobre racismo discursivo en Argentina, Teun van Dijk, establece que el racismo en nuestro país tiene cinco vertientes fundamentales (Van Dijk, 2003):

-                   El genocidio histórico y el racismo presente contra la población indígena.

-                   Los prejuicios y la discriminación actuales de la población mestiza pobre, llamada “cabecitas negras”.

-                   El antisemitismo.

-                   El prejuicio y racismo existentes contra los trabajadores inmigrantes, en particular de Perú, Bolivia y Paraguay.

-                   Los prejuicios y la discriminación contra los coreanos.

 

Trelew tiene, como sociedad, sus propios “otros”, separados por representaciones del imaginario social que solo sirven para dividir, para fragmentar. “La fractura social que acompaña el proceso de reestructuración económica, no se disocia de la fractura territorial en el actual escenario globalizado y estos procesos afectan a todos los rincones del planeta siendo las ciudades el espacio en donde los efectos son fácilmente visualizables (Valdés, sin datos de edición) Los principales destinatarios de esa división, los que ocupan los lugares, reales y simbólicos, de discriminación, son los indígenas y los mestizos (llamados “cabecitas negras”), en su mayoría migrantes rurales o hijos de migrantes rurales.

 

En éste sentido, cualquier experiencia migratoria combina catástrofe, trauma, tránsito. Todo ello transcurre paralelamente a la necesidad de insertarse en una sociedad, un espacio, un territorio diferentes a los suyos, a los propios. Surgen interrogantes: ¿Qué problemas debe afrontar el migrante ante esta situación? ¿De qué manera se presenta en el nuevo espacio físico y simbólico en que ya esta inmerso? ¿Qué nuevos modos de ver y ser en el mundo se manifiestan al momento de comenzar a habitar en una nueva sociedad, abarrotada de estereotipos hacia quien no muestra rasgos culturales similares a los dominantes? ¿Cómo usar este nuevo lugar? Cualquiera de estos interrogantes, marca su identidad, reconfigura su subjetividad, en tanto realiza una serie de operaciones para habitar un dispositivo, una situación, un mundo. (Lewcowicz, 2004b:48).

 

El viaje y su futura inserción implican incertidumbre, vivir entre dos mundos, en intersticios de historias y memorias (Chambers; 1995). Sin embargo, debemos acordar en que se produce un proceso de transformación compleja. Las situaciones del viaje son diversas, pero se hallan atravesadas por la expulsión hacia zonas excluidas de la humanidad, hacia un nuevo lugar de identidad, produciendo efectos de pensamiento, produciendo efectos simbólicos. ¿Qué le deparará el futuro? La desorganización se apodera de la subjetividad migrante. De esta manera, se va configurando en una constante relación consigo mismo en la contingencia.

 

La subjetividad continúa reorganizándose ante la contingencia en el nuevo lugar cultural en que se halla inmerso.  “¿Conseguiré algún trabajo?” ¿”Podré enviarle algo a mis familiares?” “¿Estarán bien?”. El estrés y el duelo de la ausencia (o la distancia) se hacen otra vez presentes. De ésta manera, interviene manteniendo, modificando o reformando la realidad; el inmigrante debe pensar  a cada momento su situación, debe pensar desde lo que hay, desde lo que sucede, teniendo en cuenta que, más allá de llegar a un lugar determinado, lo que realmente importa es moverse e identificar movimientos convergentes y divergentes, que irán dando un valor histórico y social a su propia y traumática experiencia migratoria. ¿Cómo lo logra? Accediendo a la educación…y trabajando. Todo esto en una situación que implica un desequilibrio sustancial entre demandas ambientales y las propias capacidades de respuesta de la subjetividad migrante. (Achotegui; 2004)

 

Se pone en juego el uso de la ciudad: “(Los) nuevos habitantes llegan con sus habitus y prácticas participativas relacionadas con manifestaciones de solidarismo y fomentismo, (…). Este capital simbólico que poseen los nuevos habitantes, constitutivo de sus instrumentos de reproducción, permite ubicarlos en un espacio social cuyos principios estructuradores de prácticas es necesario transformar para evitar el conflicto” (Cuenya, Fidel, Herzer, Op. cit)

 

Ante los diversos momentos que debe afrontar el migrante rural en la ciudad de Trelew (o en cualquier ciudad) durante la inserción sociocultural, la incertidumbre es la constante, ya que no sabe que va a pasar con su vida, además de representar una competencia por los empleos y por los recursos, lo que le genera una situación, en la mayoría de los casos, de desigualdad. La cultura, en estos y otros tantos aspectos intervinientes en la incertidumbre de la inserción social, comienza a simbolizar nuevos pensamientos y experiencias, aún cuando se le exige al migrante que se sienta cómodo ante una herencia histórica cada vez más dispersa y un presente complejo (Chambers; 1995). Debe elaborar estrategias de supervivencia, que les permitan sumergirse en este nuevo mundo que insiste en estigmatizarlos. Es decir, ¿Cómo resistir la fragmentación social frente a las desiguales formas de apropiación de los espacios urbanos? ¿Cómo expresarse y lograr comunicarse efectivamente? ¿Cómo mezclarse en esta masa de gente sin que su cuerpo y sus huellas lo enuncien como forastero?

 

Arribar a “tierra firme”, no garantiza seguridad y solución a los problemas; el trauma del viaje no desaparece tan fácilmente, ni tampoco la incertidumbre y las ansiedades frente a lo diferente: “Pasará mucho tiempo (…) antes de que sientan esa tierra como ‘realmente firme’ (…) También experimentan la inevitable regresión que esas ansiedades conllevan. Es esa regresión la que les hace sentirse en situación de desamparo e inhibidos, a veces, de poder aprovechar con eficacia los recursos de que disponen y constituyen su ‘bagaje’” (Grinberg, León y Grinberg, Rebeca, 1984). En éste sentido, la experiencia del migrante está atravesada por la soledad; la impresión de que lo suyo solo conduce a la frustración (real o potencial) del proyecto migratorio. El migrante rural, su familia, es un Otro construido. Construido por la diferencia, por la diversidad y por la desigualdad.

 

Existe discriminación hacia el inmigrante: es el que robará los empleos de los residentes locales, es el que delinquirá en perjuicio de la propia sociedad, es el que se viste mal, el que no se le entiende nada. Lamentablemente, esto sucede.

 

 

 

Conclusiones

 

Como se expresa en el desarrollo de este trabajo, en principio, la industrialización en Trelew tenía como objetivo ser el  vehículo de transformación y modernización de la economía  en la región; y aunque existió una ampliación de los sectores medios, inversión y crecimiento en infraestructura y determinados servicios, fueron muchos los que sufrieron la contracara de este modelo, sobre todo aquellos migrantes que llegaron a la ciudad a ofrecer su indispensable fuerza de trabajo. La mayoría de estos fueron ocupados como obreros no calificados, sufriendo las consecuencias de políticas excluyentes, engrosando los barrios cercanos a su fuente de trabajo, improvisados debido a la falta de planificación y con altos índices de necesidades básicas insatisfechas que aún en la actualidad se mantienen vigentes. En el otro extremo, los trabajadores calificados que llegaron a la ciudad corrieron suerte distinta, lograron insertarse y ser parte del Trelew de “bien”.

 

En definitiva, se debe impedir una “naturalización” de la pobreza; se debe impedir una penalización de la miseria; se debe velar porque los medios de comunicación no reflejen “lo que la gente quiere oir”, para que realicen un trabajo de reflexión y comprensión ante determinadas problemáticas.

 

De ésta manera, es necesario conocer y entender el contexto socioeconómico en que nos hallamos inmersos, como así también las consecuencias  que ello acarrea…Economía, sociedad, urbanización, fragmentación, representaciones del imaginario social, identidad, exclusión social…Son conceptos que debemos tener muy presentes para poder llegar a dar cuenta de estas problemáticas vinculadas a la discriminación, a través de frases, actitudes, prácticas,  hacia los habitantes de determinados barrios marginales, como Tiro Federal, Progreso, Oeste, Constitución…En fin, la lista es larga.

 

 La fractura social que acompaño y que acompaña el proceso de reestructuración económica, no se disocia de la fractura territorial en el actual escenario globalizado, la falta de políticas integradoras, el marco socioeconómico y político de la década del 70 intensifico la profundización de la fragmentación y la exclusión social

 

Retomando la frase de Foucault, se podría decir que Trelew no es París; han pasado más de 160 años de ésta cita. Pero lo que allí sucedía entre el centro y periferia, se repite aquí a la inversa. Cualquier similitud entre ambos casos, no es pura coincidencia.

 

 

Bibliografía

-         ACHÓTEGUI, Josefa (2004) Emigrar en situación extrema: el Síndrome del inmigrante con estrés crónico y múltiple (Síndrome de Ulises). En la revista Norte de salud mental. Nro. 21. Barcelona.

-         ALTIMIR, Oscar (1970) Análisis de la Economía del Chubut y de sus Perspectivas de desarrollo. Asesoría de desarrollo. Rawson. Chubut.

-         CHAMBERS, Iain (1995) Migración, cultura, identidad. Amorrurtu. Buenos Aires.

-         CHOMSKY, Noam. (2001) La globalización tiene poco de libre mercado. Artículo publicado por el periódico “La república”. (versión digital)

-         CUENYA, Beatriz; FIDEL, Carlos y HERZER, Hilda. (coords). (2004) Fragmentos sociales. Problemas urbanos de la Argentina. Siglo XXI. Buenos Aires.

-         GARCÍA CANCLINI, Néstor. (1999) La globalización imaginada. “La globalización: objeto cultural no identificado”. Editorial Paidós. México

-         GATICA, Mónica. (2000) Industrialización, proletarización y subproletarización. ¿Una nueva identidad de la mujer en Trelew? Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Trelew

-         GRINBERG, Leon y GRINBERG, Rebeca. (1984) Psicoanálisis de la migración y del exilio. Alianza Editorial. Madrid. 

-         IRUSTA, Delia y RODRIGUEZ, Lidia (1993) Migraciones y desarrollo urbano en Trelew. Aportes para el estudio del desarrollo urbano de Trelew. Informe final del proyecto PID-CONICET

-         KROTZ, Esteban (2004) “Alteridad y pregunta antropológica” en BOIVIN, Mauricio; ROSATTO, Ana; ARRIBAS, Victoria. Constructores de la otredad. Una introducción a la Antropología Social y Cultural  EA Antropología. Buenos Aires.

-         LEWKOWICZ, Ignacio (2004) Pedagogía del aburrido. Escuelas destituidas, familias perplejas. Paidós Educador. Buenos Aires.

-         LISCHETTI, Mirta. (1998) Antropología. EUDEBA. Buenos Aires. 1998

-         ROGEL, Claudia (2004) Impacto urbano y poblacional en la ciudad de Trelew a partir de las políticas de promoción industrial. Trabajo de Tesis. Trelew. Chubut

-         VALDÉS, Estela. Fragmentación y segregación urbana. Aportes teóricos para el análisis de casos en la ciudad de Córdoba. Sin datos de edición

-         VAN DIJK, Teun A (2003). Dominación étnica y racismo discursivo en España y América Latina. Gedisa. Barcelona.

-         WACQUANT, Loic. (2001) Parias urbanos.  Manantial. Buenos Aires.


 Ponencia presentada en el Décimo Encuentro Internacional Humboldt. Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina. 13 al 17 de octubre de 2008.