Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10118 al 10137 
AsuntoAutor
437/08 - Argentina Noticias
438/08 - NUEVO MOD Noticias
Charlas Cartografí Damián F
439/08 - Desarroll Noticias
=?UTF-8?Q?440/08_- Noticias
443/08 - TURISMO Y Noticias
441/08 - Los geógr Noticias
442/08 - Charla, A Noticias
444/08 - TEORIZAMO Noticias
447/08 - Geografía Noticias
446/08 - Planifica Noticias
445/08 - XI ENCUEN Noticias
448/08 - SEMINÁRIO Noticias
449/08 - LOS SUELO Noticias
Sobre la 1 Jornada Vicente
450/08 -. XII CONF Noticias
452/08 - Reflexion Noticias
451/08 - La vigenc Noticias
453/08 - La cuesti Noticias
454/08 - De la dis Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10369     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 447/08 - Geografías, geógraf@s y Geografía
Fecha:Viernes, 31 de Octubre, 2008  14:05:26 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 447/08

 

Geografías, geógraf@s y Geografía

 

Gabriel Videla

Departamento e Instituto de Geografía UBA –  Docente en UAA, UNTReF y Pcia. Bs. As.

 

 

Geografías…

Estas líneas surgen del deseo de “pensar libre”, o desde un intento de “librarme” de las relaciones de poder (maso, meso, micro) para poder pensar: no desde el rol o un mandato, ni “re”presentar a nadie. Con fortuna podrán presentar articuladamente algunas reflexiones maduradas a lo largo de decursos intelectuales, afectivos y emotivos -personales y colectivos- durante 25 años,  con algunas grandes alegrías y períodos de dolor y frustración en los que puse al cuerpo en juego y de los tiene registros. En sonrisas y en risas, y otros…

 

A nadie pretendo convencer de algo. Con poder esbozarlas se harán presentes y si ello ocurre, quizás no sea tan poco, y si no… mis disculpas, ya serán mejores.

 

Porteño nacido en 1963 y criado en una Argentina de dictaduras desarrollistas, violencias múltiples, terrorismos de estado (76-83) y económico (89-91), “ajustes estructurales” sempiternos, neoliberalismo salvaje (91-2001) y “keynesianismo neoliberal” (regular al despojo y pobreza estructural para mantener tasas de ganancia “razonables”), observo los pocos abordajes desde Geo UBA sobre hechos y procesos tratados profusamente hasta en la TV, la prensa amarilla o (mucho) por el “nuevo cine argentino”.

 

Por “geografías” entiendo grosso modo a “las formas sociales en interrelación con las materiales concretas territorializadas”, o en términos de otros, a las “formaciones socioespaciales” de Sormani (1974?), “geográficas” a secas de Di Cione (1999 y sucesivos) o las “determinaciones materiales” de Escolar (1998). Hay matices, pero no para aquí.

 

Como graficara Harvey en el 6to. EGAL (siguiendo a Bourdieu) son “las ventanas las que determinan qué vemos”; desde distintos puntos de mira “veremos” diferentes “geografías”. Y en medio de una revolución tecnológica de procesamiento de información e imágenes, maravilla que aún mediados por (y subordinados a) las técnicas y a los “medios” de captación y difusión de información que nos ofrecen las clases dominantes, aún mantengamos cierto margen de potestad subjetiva de decidir desde dónde ver… y a qué. 

 

Pongamos un método. Lo aprendí en una población (villa miseria) chilena bajo su atroz dictadura: allí no miraban dos canales de TV emisores de basura oficialista dieran lo que dieran: noticias, deportes, “entretenimientos”, humor… porque todo estaba “envenenado”.

 

Una opción es ver al mundo centralmente desde los medios de propagación ideológica burguesa: la mayoría de la prensa y el cable y la TV de rating, informes costosos del tipo Banco Mundial sobre la “evolución de la riqueza en los países emergentes” (de 1 a 2 U$S diarios), doctrinas mainstream (gobernabilidad, competitividad, desarrollo estratégico, sostenible o etcs.): la carta de este menú es infinita y ofrece matices, “noticias de interés”, polémicas, algo de ciencia (o parecido) siempre sobre la base de ser espectador@s de lo que (nos) pasa(n).  

 

La otra es, y ¡claro que cuesta!… apagar la (esta) tele. O mejor: encenderla desde una agencia activa que busca selectiva y concientemente identificar lo que no muestra y/o precisar los ejes del circo para intentar detectar por qué otros y lejanos lados ocurren los procesos que inquietan a los patrones y gerentes, que resignan parte del plusvalor apropiado a la “imagen institucional” y a fondos de investigación para intelectuales, comunicadores y payasos orgánicos. Ciega un rato  la falta de luz y discursos que encandilan, pero luego se afina la vista y comenzamos a percibir otras geografías, inmostrables, porque disipan al circo, y pan ya es obvio que falta…

 

Las geografías que mi tiempo-espacio ve son imágenes más parecidas a las de fines del S XIX que a novelas futuristas: acabado el alicaído e indefendible “comunismo real”, el ajuste estructural eterno vino en par con su necesaria ideología (neoliberal); si el espectro comunista contenía a las lógicas occidentales más rapaces (explotadoras y devastadoras), el “mundo posmoderno global” que le siguió, exceptuado al 15% privilegiado de la humanidad, expone por doquier trabajo y prostitución infantil y esclavo, trata de blancas amparada por estados, megaciudades miserables, sociedad(es) carcelaria(s) “en el centro”, genocidios silenciosos, intervenciones (ultra)imperial(istas) desembozadas… pero ahora con fuerzas productivas/destructivas y de control multiplicadas.

 

La restauración del poder de las clases burguesas (la “fiesta neoliberal mundial” 1990-98) tomó al lado crítico derrotado y confundido (sobre el “des/neo orden” ¿hubo algo sustantivo?) o refugiado (en el regulacionismo, posmodernismos, ambientalismos). Recién a fines de los 90’s encontré cierta luz sobre los sentidos de los procesos de trasformación con el esquema de Michel Beaud (tres sistemas fundamentales de [auto] reproducción en conflicto, los de la Tierra, la humanidad y el capitalismo), dos obras clave de Wallerstein, la reciente y más aguda de Harvey, y debates desde teoría crítica en la New Left Review.

 

Vivimos al ritmo de lógicas impuestas (individualismo, desenfrenados egoísmos, escape a compromisos solidarios, mercantilización de la intimidad y angustias, alienación, explotación) que me saturan y exhalan una intuición al aire: esta lógica de los patrones (aumentar o preservar tasas de ganancia a cualquier precio social, humano y ecológico) y las estrategias reproductivas subordinadas (pasarla bien, desidia, (auto)alienarse) carecen de voluntad y de capacidad de generar condiciones mínimas para la reproducción humana en diversidad democrática (cultural, étnica, económica, política) o para la de nuestro hábitat.

 

A esta inercia social-conformista (Roitman Rosenmann 2003) una revista irrespetuosa y sarcástica  (Barcelona n° 144 12-13) la sintetiza (“cagarse en todo”) errando al asignarla a  “los argentinos”: ¿qué otras políticas y consideraciones exhibieron los EE.UU. y las potencias mundiales subordinadas los últimos 15 años…?. Un siglo más tarde, la aguda sentencia de Rosa Luxemburgo “barbarie (¿suicidio humano?) o socialismo” (¿cómo llamarlo/ construirlo en nuestra coyuntura?) mantiene vigencia y claridad. 

 

… geógraf@s …

 

Viejos consejeros de reyes, mercaderes y jefes de estado, ya “asesores de elite de las elites” durante la institucionalización disciplinaria en la Europa decimonónica (con cierta proletarización técnica en el proceso imperial francés), los (hoy l@s) geógrafos tenemos una carga genética difícil de superar: nuestra subordinación estructural al estado y al capital.

 

Nuestros procesos de proletarización durante el siglo XX y el actual (ideológica vía la enseñanza y adoctrinamiento escolar inculcando la ideología “nacional” primero, y la del capital “trasnacional global” desde los 90’s; y técnica vía “profesionalización” con la “New Geography” y operando ahora los SIGs) no modificaron radicalmente esta pauta.

Somos pocos, corporativamente livianos (no tanto en Brasil y Gran Bretaña), débiles epistemológicamente en comparación con ciencias físico-naturales y otras sociales…  lo llamativo es que alguna cualidad tendrá nuestro “saber” no sólo porque lo demandan (y ahora más) los patrones habituales (estados y capital), sino por el encarnizamiento con que trataron a los “geógrafos militantes críticos” perseverantes en hacerla pero para actores oprimidos y en lucha: expulsados, cooptados o marginados aún a pesar de sus méritos intelectuales incuestionados, hay “destinos comunes” en las peripecias de los Reclus, Bunge en Toronto, Lacoste en Francia y hasta Harvey hoy en USA. Y si fueron/son “popes” de centros imperialistas, ¿qué lugar/destino quedará para l@s jóvenes rebeldes, para las “segundas líneas” y l@s geógraf@s irredimibles del mundo “periférico” y expoliado?

 

Si rechazamos vender alma, corazón y cerebro mirando hacia otro lado (o ser “más de las ratas que huyen del barco hundido corriendo a  colaborar dóciles con el enemigo de siempre”, Badiou 2008), estamos cruzados por la vieja y dura contradicción pero ahora en tiempos más acelerados y quizás, peligrosos: ¿cómo reproducir nuestras existencias –materiales e “intelectuales geográficas”- cuando arrasar la naturaleza rentable y mundializar un mercado de explotación /alienación es el único “programa mundial” del capital trasnacional al que los estados sirven?; ¿con qué valores, proyectos y actores adoptar otras praxis?; ¿qué (nueva) respuesta a la persistente cuestión ética del “¿-qué hacer?” en tanto geógraf@s para superar las lógicas inerciales, heredadas, reproductiva de lo que hay?, y ¿desde cuál(es) colectivo(s) hilvanar lazos que disrumpan masacres interimperialistas, o la ultraimperialista del N al S?

 

… y Geografía.

 

Respuestas no tengo, indicios sí. Uno es profundizar y revalorizar nuestra perspectiva disciplinaria esencial: comprender y articular procesos y lógicas autónomas y diferentes pero en interrelación. Muy pocas “ven” relaciones para la nuestra “casi trasparentes”, y no sorprende que bajo el bombardeo ideológico de saturación de información junto a  reduccionismos alienantes, saberes generados por la “Geografía disciplina” sean apetecidos para extraer riquezas, expandir dominios, controlar territorios. Vuelvo a Lacoste 1976: no serán determinantes pero sí estratégicos e ineludibles para (re)producir y acumular poder(es).

 

Entiendo que el desafío central es invertir la génesis estructural de nuestra legitimidad. Poner su capacidad articuladora (entre procesos, lógicas, actores) a disposición de las clases subalternas, oprimidas, despojadas: para sus grupos en lucha, o que demandan y experimentan nuevos senderos. Si “hacer Geografía” fuera de la protección (burocratizada, legitimada) del estado y empresas se percibe pronto riesgoso –tanto más cuanto más lejos estén los conflictos de los que alumbra el circo- debe ser porque nuestro “saber” es poderoso.

 

También, partir de analizar junto a ellos las situacionales para proyectar, proponer, crear. En todo conflicto y lucha circulan verdades y potenciar sus trayectorias (nos) enseña y muestra otros modos de ver/ saber/ hacer /desear; no en base a modelos preconstruidos, sino como efecto del  flujo de actores y en su propio movimiento.

 

Disruptor crucial hoy es instalar por doquier que democracia es diversidad “Bio”, étnica, cultural, identitaria, sexual, económica, ideológica y de más tipos, desbordan al vasito “democrático formal no vinculante” que los poderes reales únicamente pueden admitir.

 

¿A qué proyecto de país apunta mi praxis? No tiene nombre, le digo Econeosocialista y deberá ser mundial, porque ya no hay otra escala admisible, ni para la destrucción ni para la reproducción de la humanidad en convivencia solidaria con la de la naturaleza.

 


1er. Encuentro de Graduad@s de Geografía UBA. Plenario. Consigna ¿hacia qué proyecto de Argentina orientamos nuestras praxis? Sábado 18 de 0ctubre de 2008.