Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10118 al 10137 
AsuntoAutor
437/08 - Argentina Noticias
438/08 - NUEVO MOD Noticias
Charlas Cartografí Damián F
439/08 - Desarroll Noticias
=?UTF-8?Q?440/08_- Noticias
443/08 - TURISMO Y Noticias
441/08 - Los geógr Noticias
442/08 - Charla, A Noticias
444/08 - TEORIZAMO Noticias
447/08 - Geografía Noticias
446/08 - Planifica Noticias
445/08 - XI ENCUEN Noticias
448/08 - SEMINÁRIO Noticias
449/08 - LOS SUELO Noticias
Sobre la 1 Jornada Vicente
450/08 -. XII CONF Noticias
452/08 - Reflexion Noticias
451/08 - La vigenc Noticias
453/08 - La cuesti Noticias
454/08 - De la dis Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10366     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 441/08 - Los geógrafos en las áreas de gestión de información para el planeamiento
Fecha:Jueves, 30 de Octubre, 2008  08:19:14 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 441/08
 

Los geógrafos en las áreas de gestión de información para el planeamiento.

Reflexiones desde la experiencia de gestión de un área de SIGs en el Ministerio de Educación de la Ciudad.

 

Silvina Quintero

Mapa Escolar-Ministerio de Educación GCBA /

Departamento- Instituto de Geografía de la UBA

 

Estas reflexiones se basan en tres años de trabajo en la coordinación de un área de SIGs en el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, denominado desde hace años Carta Escolar, dentro de la Dirección General de Planeamiento. Su función es integrar información sobre establecimientos, edificios, programas y servicios educativos, estadísticas socio-demográficas, educativas y variables de contexto territorial en un sistema de información geográfica, con el propósito de brindar información a actores de la gestión y realizar análisis en apoyo a procesos de planeamiento educativo.

 

La primera reflexión es sobre las potencialidades de nuestra formación profesional (carrera de grado y formación académica posterior) para gestionar, dirigir o coordinar áreas de producción de información geográfica para el planeamiento. En base a mi experiencia personal (formación netamente socio-humanística y desarrollo académico en la misma línea), y de otros geógrafos de diferentes perfiles que se integraron al equipo, descubrimos que más allá de nuestras diferentes trayectorias, nuestra formación disciplinaria común nos brindaba un bagaje conceptual y metodológico común, un modo propio de definir los objetivos y pensar las estructuras del sistema de datos geográficos y para establecer criterios de calidad de la información, temas todos que van más allá del conocimiento operativo de los software en uso.

 

Creo que en nuestro medio (en particular en la UBA) operan algunos prejuicios que crean falsos dilemas. Uno es que la formación académica orientada a la investigación y la formación técnica en GIS son dos caminos divergentes que definen dos perfiles profesionales con muy pocos intereses y saberes en común. Percibo que desde el ámbito académico se asume frecuentemente la idea de que el geógrafo orientado a GIS es un “técnico”, alejado de preocupaciones teóricas orientadas a la interpretación de la organización territorial. Otro prejuicio que he visto en egresados y alumnos de la carrera (y que he experimentado yo misma en el pasado) es el “miedo al SIG”: consiste en el temor que plantea el aprendizaje de estos sistemas para quien se ha volcado a temas de corte socio-humanístico, lo que aleja perfiles con interés en problemas de planeamiento territorial de las áreas donde se produce información y diagnóstico (en la actualidad imprescindiblemente en base a GIS). La contratara de este prejuicio es suponer que los especialistas en GIS son meros usuarios/operadores de un software.

 

En cambio, vengo observando que muchos de los geógrafos que se han especializado en GIS y sus aplicaciones en ámbitos de gestión estatal no olvidan que fueron formados para interpretar la organización espacial de territorios, aunque frente a la mirada de los otros aparezcan/se presenten como operadores avanzados de GIS (técnicos de lujo). Es en nuestra formación conceptual –más alla de la capacitación operativa- donde nos hemos encontrado con colegas de muy diversa trayectoria con quienes comparto esta tarea, pensando de una manera particular y diferente a la de otros especialistas y técnicos, incluso con dominio de GIS, pero sin formación geográfica:

Apunto algunos ejemplos de aspectos en que hemos tenido que explicar y aclarar:

-Comprender la diferencia entre territorio real y espacio modelado

-Comprender la diferencia entre localización y objetos localizados (y entre objetos físicos localizados en un territorio real y datos de un indicador que localizamos en un punto o área).

-Advertir los efectos de agregación espacial que provoca el mapeo de datos puntuales por unidades de análisis areales (e incorporar esa posible distorsión en la lectura de los resultados).

-Diseñar la estructura de datos de un SIG como un sistema de dimensiones de la organización espacial del territorio y del tema (educación) y no como un conjunto de capas de información “posible”/”disponible”.

-Proponer “consultas” desde hipótesis de relación entre variables (y seleccionar con esa lógica las capas de información a combinar).

-discriminar en la lectura de una imagen patrones de distribución específicos de cada capa / interpretar los patrones de distribución en base a la puesta en relación de las variables consideradas

 

Descubrimos hasta qué punto estos aspectos nos resultan “naturales” y forman parte de nuestro “saber” compartido por nuestra formación universitaria común en la disciplina.

Sin embargo, esto resulta obvio sólo para nosotros. La falta de asociaciones profesionales y de involucramiento de la universidad con los modos en que se deberían organizar las áreas de sistemas de información geográfica para la gestión, deja en manos del mercado laboral y del criterio (desconocimiento) de los funcionarios la definición de los perfiles y los criterios adecuados para conducir esas áreas de gestión de información.

 

Al vacío de espacios institucionales de debate sobre la práctica profesional

se suma que la debilidad/poca visibilidad de las instituciones académicas de geografía (universidades) como referentes de este tema en los ámbitos públicos. Sobre la expansión y el uso de los GIS en el ámbito público y privado se ha dicho y reflexionado muy poco. Mientras que se sabe que se trata de una demanda en expansión en los mercados laborales, se considera implícitamente esta orientación como una “salida laboral individual” de los geógrafos y no como un tema colectivo que debería integrar las agendas del campo profesional y disciplinario.


1era. JORNADA de GRADUADA/OS de GEOGRAFÍA – UBA. Buenos Aires - Sábado 18 de octubre del 2008.