Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10098 al 10117 
AsuntoAutor
197/08 - NOTICIAS Noticias
419/08 - REVOLUCIÓ Noticias
421/08 - El desafí Noticias
420/08 - Ciencia: Noticias
422/08 - Transform Noticias
423/08 - LIBRO LA Noticias
424/08 - El Centro Noticias
425/08 - Suscríbas Noticias
426/08 - MOVILIDAD Noticias
427/08 - III Foro Noticias
428/08 - Acceso a Noticias
429/08 - Argentrin Noticias
430/08 - ENFOQUES Noticias
Guerra Fría II (Ju Jeronimo
433/08 - ¿Crisis f Noticias
434/08 - LOS DELIT Noticias
431/08 - Nuevos ma Noticias
432/08 - LA LATINO Noticias
435/08 - La planif Noticias
436/08 - LA PROBLE Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10354     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 433/08 - ¿Crisis financiera o el fin de un modelo?
Fecha:Domingo, 26 de Octubre, 2008  11:42:57 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 433/08
 

¿Crisis financiera o el fin de un modelo?

                                                                

  Alfredo César Dachary

 

Las grandes caídas de las bolsas en el mundo, la quiebra de los grandes bancos y el salvataje de algunos por parte del Estado no son la realidad misma sino el escenario donde se asentará una nueva realidad.

Si usamos las categorías actuales, podemos decir que son los indicadores de una profunda crisis estructural del sistema global, que es reconocida por todos los expertos y cuyo significado va más allá de la recesión o crecimiento negativo.

Si estas afirmaciones salieran de los críticos del sistema o del propio Estados Unidos, su legitimidad estaría cuestionada, pero encabezaron con estas afirmaciones los íconos del pensamiento neoliberal como Francis Fukuyama, que habló del ocaso de la hegemonía norteamericana.

Pero ¿de qué crisis estamos hablando?, ¿es la crisis del sistema o del modelo?, ya que el capitalismo no es una realidad homogénea ni en el mundo ni en la historia moderna, porque está sujeto a etapas en las que dominan una serie de estrategias que se podrían definir como un modelo dentro del propio sistema.

El capitalismo norteamericano tienen una historia corta, ya que su camino se inicia a fines del siglo XIX y la primer etapa camino a la hegemonía termina con la crisis mundial del 29´, una crisis mundial que va marcar el ocaso del imperio que antecede a Estados Unidos, el británico, desarrollado en la segunda parte del siglo XIX bajo el sólido dominio de la Reina Victoria.

Es un período de cambios muy fuertes, el paso del carro al automóvil, de los edificios a los rascacielos y con ello los primeros lujos socializados por una élite que le toca vivir la Belle Epoque, la fiesta antes de la caída, que la anticipa Gran Bretaña al abandonar la otrora poderosa libra esterlina, el patrón oro.

La crisis del 29´ marca a Estados Unidos en forma dramática ya que el fantasma del desempleo va acompañado del hambre, la falta de productos y la sequía.

La crisis dio lugar a un modelo que hoy se critica de participación directa del Estado, una propuesta que llevó a la Presidencia de Estados Unidos a Franklin D. Roosevelt, autor de New Deal (Nuevo trato), el cual permite abrir un largo período de medio siglo de consolidación expansión del capitalismo.

La magnitud de la crisis que rompió gran parte del tejido social norteamericano sumado al estallido de la segunda guerra mundial y post guerra llevaron al Estado a intervenir en la economía capitalista en forma firme, como un Estado rector.

Así fue como se logró reconstituir el sistema financiero de Europa y Estados Unidos que quedó fuertemente regulado y se asignaban fondos a la industria, la creación de infraestructura y todo lo que le permitía una expansión sin límites.

El comercio se regulaba por aranceles, planificación de infraestructura y desarrollo por parte del Estado, los ministerios manejaban los sectores industriales y así los gobiernos estimulaban la demanda bajando las tasas de interés y el abultado déficit y la inflación se controlaban con una política de salarios y precios.

Esta etapa de expansión llevó a los mejores años de la sociedad norteamericana y europea con una bonanza económica en las décadas de los 50´ y 60´  que desarrolló el mercado de consumo, que se expresaba para Estados Unidos como American way life.

 Pero en la década de los 70´ termina este largo ciclo de bonanza económica, que lleva a choques entre europeos frente a Estados Unidos en el mercado de las materias primas.

En 1973, Estados Unidos no pudo mantener la convertibilidad de dólares en oro, como exigía Europa, y ello llevó a eliminar el sistema de Bretton Woods, que había sido aprobado al fin de la segunda postguerra y ya comenzaba a disolverse en 1971.

La crisis de petróleo, creada por la necesidad de controlar el precio y los beneficios que éste estaba generando, llevó a los países productores en agruparse en la OPEP, la cual mantuvo un largo embargo de este vital producto y logró precios que realmente beneficiarán a los países productores.

La etapa de expansión sin límites, el capitalismo orientado a generar un mejor y mayor consumo, estaba en el final, al igual que el motor que estaba tras esos avances, la guerra fría y el tratar de demostrar que un sistema era mejor que otro.

Y es Inglaterra, el imperio en decadencia, el que debió endeudarse en 1976 con el FMI, el primero en buscar una salida a esta situación de crisis que se le cargaba al capitalismo administrado por el Estado y así emerge un nuevo modelo el neoliberalismo liderado por “la dama de hierro” Margaret Thatcher y luego seguido en Estados Unidos por el actor y luego presidente Ronald Reagan.

Así se entra a un nuevo modelo dentro del sistema capitalista, el neoliberalismo de la era de la globalización, que generará una verdadera revolución en el capitalismo global, pero cuyos costos han sido a nivel social muy grandes y a nivel estructural hoy se comienzan a ver con la gran crisis.

Se comienza a desmantelar el poder del Estado como rector de la economía y a suprimir las regulaciones, normas y controles vigentes desde los años 40´, a la vez que se comienza con una gran oleada de privatización de empresas públicas y se desechan las políticas de precios y salarios que regulaba el Estado.

En la década de los 90´, este proceso se aceleró a la vez que se fue ampliando el territorio global a partir de la caída de la ex - URSS y los denominados países del Este.

Pero uno de los elementos centrales de esta etapa es el auge de las nuevas tecnologías y su expansión, que han llevado a sostener que en la década 80´- 90´ se diera un cambio de era, de la industrial a la post-industrial.

         Para Jeremy Rifkin, la crisis actual es triple, ya que abarca por un lado lo  económico y social, lo energético otro gran problema actual y, por último, lo climático, un tema que atraviesa los otros dos a través de sus consecuencias como de sus costos.

Pero la actual crisis ya tiene sólidos antecedentes, de agotamiento del modelo desde principios de los 90´, época en que los salarios en Estados Unidos se habían frenado y venían cayendo, principalmente en el sector industrial, pero a ello hay que agregarle la recesión 1989 – 1991, producida por una burbuja inmobiliaria.

     Ante estos indicadores de reducción de la dinámica económica en Estados Unidos se buscaron salidas laterales y la que mayor expectativa generó fue la de la ampliación del crédito para el consumo masivo, lo cual se realizó a partir de las tarjetas de crédito.

Esto trajo como consecuencia que en los últimos 17 años, los consumidores de Estados Unidos sostuvieron la economía mundial con sus compras a crédito, por ser lo que tiene mayor incidencia en el consumo mundial.

El aumento del consumo genera como consecuencia directa el incremento del endeudamiento y obliga a la familia, si quiere seguir manteniendo este ritmo, a sobre explotarse con dos trabajos por miembro y además de esto hay otro costo muy importante,  el  no ahorro.

El ahorro de la familia tipo en Estados Unidos era en 1991 de un 8%  y en el 2006 era de cero, situación que se ha dado en la mayoría de los países desarrollados, incluido el que fue un modelo de ahorro, Japón, que históricamente ahorraba a través del tradicional sistema del correo.

Pero cuando el ahorro llegó a cero, los bancos crearon una nueva forma de consumo, una línea de crédito para comprar viviendas aunque sus ingresos no justifiquen plenamente el crédito, esto crea la gran masa de las hipotecas incobrables y al quedarse sin crédito estos clientes sin suficiente respaldo económico, entran en una trampa mortal, hipotecan a las hipotecas, o sea, las refinancian dos o tres veces, esto llevo a la situación actual, remates de casas y bancos colapsados.

         Casi dos décadas de endeudamiento hacen del ciudadano medio la expresión de un fracaso, un sujeto quebrado, una esperanza fallida, el consumo del consumo, la forma máxima de desarrollo de este capitalismo irracional llevó al tope y con ello su gran caída.

Un ejemplo de esta situación la da la evolución del pasivo bruto del sector financiero que era para 1980 del 21% del PIB de Estados Unidos y ello creció  en 27 años hasta 2007 a 116% del PIB.

Esta situación de crisis inevitable o quiebra segura fue acelerada a partir del  2007 con el aumento del precio mundial del petróleo, lo que generó inflación y redujo el poder adquisitivo del ciudadano medio principalmente en Estados Unidos.

El aumento incontrolado del precio del petróleo fue una importante causa pero a ello hay que sumarle los efectos del cambio climático y un ejemplo concreto son los últimos cuatro huracanes en Estados Unidos tuvieron un costo de 240,000 millones de dólares,  un 35% del valor del rescate de los bancos.

Pero la crisis sigue sin dar muestras de frenarse y los costos que esto generará graves impactos en Estados Unidos y en los demás países en diferentes niveles.

Hasta hoy en ese país, las medidas tomadas son superficiales debido a que la deuda acumulada por Estados Unidos es de billones de dólares y frente a ellos están los salarios que siguen estancados, mientras la desocupación aumenta.

 La crisis del 2008 no es una crisis más, es un hecho histórico que marca el fin de la hegemonía económica de Estados Unidos, ya que aún mantiene la militar, aunque no pueda dar fin a las dos guerras que comenzó unilateralmente, un tema que no es para alegrarse, sino para reflexionar al ver el estado en que queda la sociedad que en un momento se sentía orgullosa del American Way life.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx