Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10081 al 10100 
AsuntoAutor
404/08 - Turismo, Noticias
405/08 - DOMINGO 5 Noticias
406/08 - PROGRAMA Noticias
407/08 - ESPECIALI Noticias
408/08 - Licencia Noticias
409/08 - PROGRAMA Noticias
410/08 - Innovacio Noticias
411/08 - PROGRAMA Noticias
Zldt@elistas.net> hernan c
412/08 - PROGRAMA Noticias
414/08 - AUSPICIO Noticias
413/08 - PAISAJE Y Noticias
415/08 - LUGAR DEL Noticias
Represion a campes Jeronimo
416/08 - Cambio cl Noticias
417/08 - DÉCIMO EN Noticias
418/08 - EL CASO D Noticias
197/08 - NOTICIAS Noticias
419/08 - REVOLUCIÓ Noticias
421/08 - El desafí Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10342     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 421/08 - El desafío de pensar sentidos, contenidos y formas para la geografía escolar
Fecha:Miercoles, 22 de Octubre, 2008  12:38:57 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 421/08
 

El desafío de pensar sentidos, contenidos y formas para la geografía escolar

Adriana B. Villa

 

La caída de la dictadura, entre muchos cambios, implicó una lenta renovación de la mirada sobre las escuelas y lo que en ellas se enseñaba desde una nueva concepción: el establecimiento de distancias con las finalidades que se pensaban como fundamentales para la etapa democrática que se estaba iniciando. En ese momento, las autoridades educativas nacionales pidieron a Facultad y al Departamento de Geografía asesoramiento para informarse sobre qué cambios disciplinares se habían producido en las últimas décadas y conocer mejor cómo la geografía podía contribuir a la formación de ciudadanos ya no subordinados por el miedo y la opresión, sino libres, creativos, solidarios, críticos.

Fue en 1986 y en ese contexto cuando inicié mi trabajo técnico en proyectos de cambio de contenidos, de reforzamiento de la enseñanza en las escuelas y de formación docente continua en geografía. Desde 1977 había trabajado como profesora en escuelas públicas y siempre me había inquietado especialmente la distancia entre lo que había aprendido en la facultad y lo que debía enseñar en la escuela. Los conocimientos y experiencias de que disponía en ese tiempo eran, vistos con la perspectiva de los años, totalmente empíricos y sobre todo, mínimos. Más hipótesis que saber fundamentado. A  partir de estas herramientas y de muchas preguntas comenzamos a construir con otros colegas de esta Facultad y de otras algunas líneas para enmarcar una nueva área de conocimiento en un movimiento que venía gestándose desde la enseñanza de las matemáticas y la lengua: la didáctica específica de la geografía. Más recientemente la denominamos: la enseñanza y los aprendizajes en geografía, y esto fue debido a que la palabra didáctica –mal entendida- imprimía para quien no está suficientemente interiorizado, un sesgo demasiado técnico a la tarea pedagógica en la que nos insertamos y que nos interesaba considerar.

Desde ese momento de la década del 80 hasta el presente tuve oportunidad de participar en muchos y muy distintos proyectos, y la suerte de elegir aquellos con los que mantenía una proximidad ideológica, abandonando –no siempre a tiempo- los que no formaban parte de mi propio proyecto. Desde el trabajo en escritorio y el trabajo con docentes y alumnos, el intercambio con otros colegas de diferentes nacionalidades con los que compartimos preocupaciones, la lectura de autores clásicos e innovadores en el campo de la educación, nos fue posible ir construyendo un conocimiento y una serie de prácticas –y de reflexiones sobre estas prácticas- que, en medio de dudas y altibajos, de obstáculos, logros y fracasos me lleva hoy a buscar y fortalecer posibles puentes o articulaciones entre la función técnica y la docente como forma prioritaria para pensar la geografía a enseñar y la geografía que se enseña, tanto en el nivel primario como en el nivel medio.

Mi intención es compartir con los colegas en esta Jornada el proceso que yo misma seguí para ir respondiendo al desafío que cada nueva tarea me impone, y que se fusiona con la historia de mi formación continua. Y a un desafío que genera fuertes tensiones entre la producción de papeles y textos bonitos, eruditos pero frecuentemente poco comprensibles en el sistema educativo, y la de otros más modestos pero sí viables, compartibles, discutibles, mejorables desde las prácticas de los docentes en las aulas y, especialmente, desde la discusión entre docentes y técnicos en instancias en que los saberes de todos entran en juego.

Este proceso que ha ido centrando cada vez más en favorecer el encuentro colectivo de nuevos o ya conocidos -pero no del todo significados- sentidos, contenidos y formas de enseñar la geografía. Tiene un antecedente importante en un trabajo realizado entre 1990 y 1995 en la Provincia de La Pampa, cuando mes por medio me reunía en Santa Rosa con todos los profesores que enseñaban geografía en la jurisdicción (y que no necesariamente se habían formado en profesorados, ni en geografía) para discutir cómo queríamos que fuera el cambio de la geografía a enseñar (y la enseñada). Entiendo que fue la última experiencia educativa participativa que se propició desde las instancias de gestión en nuestro país, arrasado ya cuando este proyecto estaba avanzado por las “consultas no vinculantes” del neoliberalismo del Ministerio Nacional.

Reconozco otros hitos importantes: ciertas instancias de actualización docente en las que pude participar, los pequeños encuentros que organizáramos durante tres años en la Universidad del Comahue en los inicios de los 90, para definir entre quienes estábamos avanzando en estos caminos, algunas líneas en común, para intercambiar experiencias, apoyarnos mutuamente conformando lo que hoy llamaríamos “una red”. También en 2004, cuando compartimos con Viviana Zenobi el dictado de un seminario con profesores de institutos terciarios de la provincia de Buenos Aires, o entre 1999 y 2004 cuando armamos el Pre Diseño y el Diseño curricular de ciencias Sociales para el nivel primario del Gobierno de la Ciudad. En la actualidad, mi tarea como formadora de maestros. También existieron equivocaciones, participación en proyectos que no eran lo que aparentaban ser, que escondían manipulación y autoritarismo, subvaloración del lugar de los docentes en la promoción de los cambios en la enseñanza.

En las experiencias positivas, el denominador común es el trabajo en conjunto y el resultado el aprendizaje de todos, la formación permanente de quienes participamos desde diferentes roles. Es por eso que hoy en día prefiero, busco y propongo procesos que se encaren desde la convergencia de los saberes de los diferentes sujetos involucrados. Ya no me genera inquietud la diferencia entre el saber técnico y el docente, porque estoy convencida que ninguno de los dos por sí mismo es suficiente para cambiar la enseñanza. Es en su convergencia que radica la potencialidad transformadora. Pensar juntos quienes tiene el conocimiento y la experiencia del día a día, de la escuela con sus finalidades, tiempos, ritmos, espacios, tareas, su formación de base que es la que es y su formación continua que significa que siempre se está a tiempo para capitalizar y producir innovaciones si se contribuye a pensarlas, a comprenderlas desde los sentidos que las sostienen. Y que son también quienes tienen la posibilidad de concretar la enseñanza, de tomar las decisiones en acto. Y quienes tenemos el saber que se gestó en la posibilidad de analizar la enseñanza de la geografía como objeto, de participar en discusiones que otros no tuvieron porque su tarea estaba en ese momento en otro lugar, en las aulas.

Más allá de los senderos amplios –y a veces espectaculares- que marcan prescripciones y diseños curriculares, a los que reconozco como una parte de la tarea, me interesa hoy centrar la atención en la producción y utilización conjunta docentes-técnicos de materiales puntuales que favorezcan el debate, la negociación de sentidos, la búsqueda de problemas, quiebres, continuidades, articulaciones. Que ayuden a pensar y repensar, entre todos, la geografía en y para la escuela –fundamentalmente en y para la escuela pública- y para los alumnos reales que hoy están en ella.


1era. JORNADA de GRADUADA/OS de GEOGRAFÍA – UBA. Buenos Aires - Sábado 18 de octubre del 2008.