Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 10021 al 10040 
AsuntoAutor
351/08 - Nuevo cam Noticias
352/08 - Campaña p Noticias
353/08 - Políticas Noticias
354/08 - Produçao Noticias
355/08 - Trajetóri Noticias
356/08 - Argewntin Noticias
357/08 - "El escud Noticias
¡Hasta la victoria Juan Ped
358/08 - Una Mirad Noticias
359/08 - CONFERENC Noticias
360/08 - Las bonda Noticias
361/08 - Secretos Noticias
363/08 - El lado o Noticias
362/08 - A 35 anos Noticias
365/08 - El Cáucas Noticias
364/08 - Ecologia, Noticias
366/08 - Chile, 35 Noticias
Congreso Mundial d Jeronimo
367/08 - Cambios s Noticias
368/08 - Enfoques Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 10294     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 379/08 - Democracia e información
Fecha:Domingo, 14 de Septiembre, 2008  00:51:10 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <ncehu @..................ar>

NCeHu 379/08 
 

Democracia e información

 

 Alfredo César Dachary

 

En dos años se van a cumplir tres décadas de un texto clásico de las Ciencias Sociales y más específicamente de la comunicación, el que en 1980, publicó Armand Mattelart titulado “Agresión desde el espacio”.

El trabajo fue un clásico desde el comienzo, pues aborda lo que luego sería una nueva era dominada por la Web, la cual era posible de mundializar a través de la extensa red de satélites.

Hoy casi treinta años después vemos que esa primera visión que tuvo Mattelart sobre lo que harían las grandes potencias para mantener su poder ha quedado muy superado por una serie de nuevas tecnologías, que se han metido en la vida de la gente y hoy controlan cuanto se decide hasta los más mínimos movimientos.

Entre leyenda y mito se sostenía que durante la primera guerra del Golfo, a Sadam Hussein se le había mandado una fotografía cuando estaba afeitándose como una muestra de la gran capacidad de los satélites espías y un recordatorio de que así como se lo fotografiaba se podía dirigir un artefacto mortal.

Hoy se vive una mezcla de sociedad del miedo combinada con altos riesgos, una especie de crisis permanente, que ha logrado domesticar cada vez más a las sociedades de los países más desarrollados, supuestamente amenazados por este nuevo flagelo.

Los nuevos cuatro jinetes del Apocalipsis son hoy: el terrorismo, las pandemias sin control, el colapso de sistemas que mantiene la sociedad y las amenazas del espacio exterior, una amplia gama de pesadillas, que le recuerdan al hombre moderno que el infierno está en la tierra.

Estos fantasmas modernos unidos al gran aparato de promoción y propaganda que tiene el capitalismo global han logrado dejar el tema como la primera prioridad de la sociedad, sobrevivir a éstos, dejando atrás la verdadera supervivencia como sociedad.

Esto permite la militarización, aunque sea privada, de todos los sistemas de transporte, de todas las oficinas, de todos los lugares antes públicos hoy verdaderas cárceles controladas por cientos de cámaras y un alto número de sujetos cuya única formación es la del perro de ataque, responder mecánicamente a cualquier sospechoso.

Las calles y parques, últimos lugares públicos, hoy están sujetos al mismo sistema de control con lo cual los últimos restos de la privacidad extra muros se acaban de caer y con ello todos entramos a un nuevo escenario, todos somos sospechosos, todos somos víctimas.

Las escuchas ilegales que han sido tan famosas en Estados Unidos y que han generado grandes controversias, que han pasado de los teléfonos a los correos electrónicos y luego a todas las redes posibles de comunicación son una etapa más en este proceso de control total de la sociedad por parte de un poder que se diluye en una maraña de oficinas y centros.

Para sumar más sistemas a esta paranoia dirigida, Siemens ha desarrollado un nuevo software que combina diferentes dispositivos de vigilancia, teléfonos, Internet, transacciones diversas, para de allí analizar y sacar conclusiones operativas.

Este sistema se lo ha comparado con el que posee China, denominado Escudo Dorado, que también integra bases de datos, Internet y hasta plataformas para reconocimiento facial y verbal, a partir de los circuitos cerrados de televisión.

Estos sistemas cada vez más complejos y que abarcan diferentes aspectos de las actividades de una persona o un grupo están orientados para que permita a los que lo detentan tener respuestas en tiempo real y a partir de ello, actuar.

Esto implica invadir todos los aspectos de las actividades privadas de los ciudadanos, por el simple hecho de considerarlos sospechosos, lo cual no siempre es aceptado por la sociedad e incluso en algunos casos partidos políticos como en Gran Bretaña, los conservadores y liberales lo consideran un atropello, que se realiza con el apoyo del gobernante Partido Laborista.

En Estados Unidos, la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles se ha quejado de estos nuevos centros de fusión de información porque buscan la misma en todas las actividades de las personas, sin importar que éstas sean intimas, y con el prejuicio que se da al ser diferentes como son árabes, negros o hispanos.

Pero esta situación que sacó a la luz hace tres décadas atrás Mattelart, no era nueva, ya que esto se venía dando desde fines de la segunda guerra mundial, la que finalizó el Presidente Truman y que en 1952 creó  la Agencia de Seguridad Nacional (NSA).

Esta agencia desde sus comienzos fue negada por el gobierno de Estados Unidos y fue recién en 1975 cuando se confirmó su existencia, y que una de sus tareas era la de escuchas telefónicas bajo mandato de la CIA, lo cual generó una serie de enfrentamientos con grupos que se oponían.

Sin embargo, esta acción de las escuchas se legalizó en 1978 en la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) destinada a proteger a los ciudadanos de Estados Unidos contra el espionaje ilegal.

Dos décadas después, en 1999, se reveló que estas limitantes eran puras cortinas de humo ya que los aliados, encabezados por Estados Unidos, habían montado una red mundial desde 1970 denominada Echelon, que les permitía interceptar todo tipo de comunicaciones en todo el mundo.

El 90% de las comunicaciones entre Europa y los otros continentes pasa por Estados Unidos por lo que permite filtrar la misma al igual que los flujos de Internet cuyos principales servidores están en territorio norteamericano.

Con la aprobación de la Ley Patriota, luego del 11 de septiembre de 2001, se incluyeron artículos que permiten rediseñar Internet para facilitar el control de la información que circula, como parte de un nuevo modelo de frontera de control que abarca el mundo entero.

Pero la paranoia del terrorismo, o bien, la mala conciencia de una sociedad que basa su poder y privilegios en el avasallamiento de otros países, ha llevado a que estas estrategias se multipliquen, un ejemplo es el proyecto desarrollado por la Universidad de Arizona para identificar “potenciales terroristas”.

El objetivo de esta estrategia es la de recolectar información de la red a fin de analizarla, a partir de cualquier contenido que sea opuesto al pensamiento dominante de Estados Unidos, toda oposición es inicialmente terrorismo y para ello usan un programa Writeprint que permite identificar y rastrear a usuarios a partir de su forma de escribir.

Cuando Humberto Eco habló del regreso al medioevo, no se equivocó, y aquí está el ejemplo de la inquisición del siglo XXI, de un país que no permite críticas ni disidencias y se autotitula el centro de la democracia planetaria.

Los archivos de averiguaciones y seguimiento a ciudadanos norteamericanos y compañías que hacían las oficinas federales se eliminaban, pero a  partir del 2003, estos archivos pueden ser consultados por otras instituciones de otros niveles, incluso el sector privado.

El Comando de Inteligencia Naval de Estados Unidos tiene la mayor base de datos del planeta, en la cual hay miles de superposiciones de nombres,  y errores de verificación de identidad, pero ello no incide en su aplicación para dejar entrar a un extranjero o para viajar en avión dentro y desde otro país.

Pero esto es lo que se desarrolla dentro de los organismos del Estado, hay otras agresiones que se generan en las empresas privadas y cuyo alcance y objetivo coincide con esta nueva cruzada de persecución a todos los que difieren del modo de pensar del imperio.

Acaba de salir un nuevo videojuego  “Mercenarios 2”, que está ambientado en Venezuela, donde hay un tirano que tiene ansias de poder y que por ello corta el suministro de petróleo, lo cual lleva a que sea invadido por un grupo de mercenarios que mandan otros países o compañías, a fin de derrocarlo.

La historia que cuenta el juego es que un político ambicioso contrata mercenarios para dar un golpe de Estado y de allí se hace del poder y no les paga a ellos, que eran mercenarios que según el acento que oye en el juego serían norteamericanos o europeos, no latinos.

El “dictador” intenta que los extranjeros paguen más por el petróleo y ello genera grandes conflictos internacionales y lleva a que estos mercenarios “traicionados” formen el “Ejercito Popular de Liberación de Venezuela” y ataquen al dictador.

Esta burda afrenta a un Estado soberano, con un presidente elegido constitucionalmente y reelegido de la misma manera, es otra de las muestras de lo que es la “democracia – Estados Unidos”, sólo son democráticos los que acompañan a ese país, el resto son dictaduras.

Control de la sociedad, inflexible con los que disienten, usar los juegos de niños como otra manera de terminar de envenenar sus mentes con violencia, guerras y masacres, son parte de este nuevo arsenal, que ha salido a la luz hoy con Bush, el más desprestigiado de los presidentes de la segunda mitad del siglo XX a la actualidad.

La nueva guerra fría será caliente, invasiones y agresiones como único nivel de diplomacia, volvemos a la era del gran garrote de Roosevelt de comienzos del siglo XX y, ¿por qué no a comienzos del XXI?

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx