Inicio > Mis eListas > gibralfaro > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 811 al 817 
AsuntoAutor
03/80 Narrativa Br GIBRALFA
04/80 Narrativa Br GIBRALFA
05/80 Paisajes Int GIBRALFA
06/80 Paisajes Int GIBRALFA
07/80 Paisajes Int GIBRALFA
08/80 Paisajes Int GIBRALFA
09/80 Personajes GIBRALFA
 << 10 ant. | -- ---- >>
 
GIBRALFARO
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1249     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto: 02/80 Narrativa Breve (II) «De los verdes, verdial es» por Rafael Herrera Ángel
Fecha:Martes, 8 de Octubre, 2013  12:16:59 (+0200)
Autor:GIBRALFARO.uma.es <edijambia @.....com>

«De los verdes, verdiales» por Rafael Herrera Ángel - Gibralfaro - Universidad de Málaga

 

  

  

N.º 80

ABRIL-JUNIO 2013

2

   

   

  

  

  

  

  

DE LOS VERDES, VERDIALES

  

Por Rafael Herrera Ángel

  

  

  

Y

a estaba todo listo en aquella comarca que se sitúa entre la Axarquía, los Montes y el Valle del Guadalhorce, donde el sol reposaba, se desperezaba y, desde allí, levantaba carrera hasta que desaparecía en el mar, en ese mar que solo se sentía o se contemplaba solitario sin diferenciar su horizonte. Los pobladores de aquellos campos eran almas que aún mantenían el rancio vínculo con la tierra, de ella sobrevivían y para ella eran sus mayores ofrendas. Para muchos, este era su desgastado entorno, envuelto en el poder de lo telúrico como el forraje de aquellos escarpados, zarandeado por los vientos, paciente en la agonía de la calenda, pero de raíz recia.

La Pascua había llegado ese año con una buena cosecha de vides jóvenes, cuyo jugo fermentaba en viejos toneles de robles traídos de otras tierras, más allá de ese mar azulenco, de ahí que el regustillo de los néctares pareciera en ocasiones salino y donairoso. Llegada esta fecha, se reunía una serie de personas, algunas dotadas de la gracia del baile, otras de la habilidad de la música y las menos de la voz agreste y rota. El aire recogía y soltaba en vaivenes aromas de vino dulce y aceite, de pan blanco y miel montaraz. Se podía ver en esos días la alegría de la panda de músicos, ¡cómo consagraban sus cantos y sus melodías a la fertilidad de la tierra!, ¡cómo brincaban los chicuelos, semejando a las pequeñas cabras recién destetadas!, ¡cómo danzaban las jovenzuelas!... Los muchachos, entre tanto, esperaban la caída de la tarde para encontrarse con la niña que rondaban hacía tiempo y esperar a que Eros y Dionisos desbocaran sus espíritus para, luego, con su aliento, unir los cuerpos de esos jóvenes.

  
              

              
 

Sonaban los crótalos, la guitarra rasgada, las castañuelas huecas y los panderos toscos sin cesar un momento.

 
  

Había una chiquilla de ojos del color de la aceituna verdial, un cabello negro como la antracita y una piel con el color de la corteza de batalladas encinas. Merodeaba los doce o trece años, desamparada de madre y con un padre más guardián de lo que debiera, un padre de ojos saltones y joroba no pronunciada, aunque parecía que acarreaba sobre ella todo el peso del mundo como un Atlas o un caracol. Su afán protector no dejaba que la adolescente, a quien el deseo ya empezaba a engatusar con sus susurros, se acercara a ningún mozuelo. Después de todo, ella era lo único que le quedaba del recuerdo de su mujer, de aquella compañera silenciosa y taciturna que un día desapareció sin más.

Cualquiera en el lugar pretendía a la chiquilla, si bien uno a uno era rechazado, más por la cruda mirada paterna que por la ingenuidad de ella. La naturaleza la dotó de una elegancia y una alegría que hipnotizaba al más ciego cuando se echaba unos bailes. Parecía como si volase con los pies a un palmo del suelo, con movimientos blandos y ligeros, y con una boca risueña que encerraba un cielo de nubes blancas. Ella era la forma y el sentimiento ensamblados. Tras el ocaso, todo tornaba en una bacanal ingenua y taimada al caer la noche, aquella noche que gastaban con el percato del día crucial que llegaba al amanecer.

La luz violácea y anaranjada anunció el día de los Santos Inocentes. Ya estaba elegido el mayordomo que debía nombrar al alcalde de la panda, persona encargada de recaudar dineros para los cultos religiosos de los poderosos. Con su báculo dirigía la voz, el canto y el baile de cada miembro de la panda. Ahora, la libertad del día anterior se sostenía en una simple vara de mando. El señorito del lagar del Monte Alto, ayudado por el rifaor alquiló los servicios de aquella panda, a la que entregó un generoso donativo que sería cedido al templo sagrado; mas esto no fue a causa de su fervor por aquella música que debía animar a los señores asistentes, sino más bien por el deseo que despertó en él aquella cándida adolescente.

[...]

  
             
             
  

  

  

    

  

  

Rafael Herrera Ángel (Teba, Málaga, 1988). Licenciado en Filología Hispánica y Máster en Educación Secundaria por la Universidad de Málaga.

Ha colaborado en las revistas Analecta Malacitana y Gibralfaro con reseñas de crítica literaria.

Ha merecido el I Premio de poesía en el Concurso de Jóvenes Creativos del Guadalteba (2006) y con el III Premio en el XIII Certamen de Poesía José María Campos Giles.

Ha sido colaborador y ponente en las Jornadas de Literatura y Cine celebradas en Málaga.

   

   

GIBRALFARO. Revista de Creación Literaria y Humanidades. Publicación Trimestral de Cultura. Año XII. II Época. Número 80. Abril-Junio 2013. ISSN 1696-9294. Director: José Antonio Molero Benavides. Copyright © 2013 Rafael Herrera Ángel. © Las imágenes, extraídas a través del buscador Google de diferentes sitios o digitalizadas expresamente por el autor, se usan exclusivamente como ilustraciones, y los derechos pertenecen a sus creadores. Diseño Gráfico y Maquetación de la edición en CD: Antonio M. Flores Niebla. Depósito Legal MA-265-2010. © 2002-2013 Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura. Facultad de Ciencias de la Educación. Universidad de Málaga.