Inicio > Mis eListas > foroambiental > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 61 al 63 
AsuntoAutor
"Antonio Elio Bra Asociaci
Fw: "Antonio Elio Asociaci
HASTA EL MATE NOS Alfredo
 << 20 ant. | -- ---- >>
 
Foro Ambiental
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 62     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[foroambiental] Fw: "Antonio Elio Brailovsky" // Hemos compartido el VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental
Fecha:Lunes, 21 de Septiembre, 2009  13:57:57 (-0300)
Autor:Asociación de Vecinos La Boca <asocveclaboca @..........ar>

 

GRACIAS ELIO,  POR TU APRECIADA SINTESIS.
Alfredo
 
Sent: Monday, September 21, 2009 11:04 AM
Subject: Hemos compartido el VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental


Queridos amigos:

Quiero expresarles mi alegría por haber compartido con ustedes el VI Congreso Iberoamericano de Educación Ambiental.

En estos días tuvimos un vértigo de reuniones en las que pudimos intercambiar innumerables experiencias. Recuperamos la voz de amigos lejanos y conocimos nuevos.

Y cada uno de nosotros tiene su propia síntesis de ese intercambio.

Les cuento la mía:

  a.. Lo primero es la coherencia. De nada nos sirve la mejor programación pedagógica si no logramos que nuestros alumnos nos crean y confíen en  nosotros. Y para eso tenemos que demostrar que lo que hacemos se parece a lo que decimos. Olvidemos cualquier proyecto de educación ambiental si se sigue fumando en la Sala de Profesores. ¿Acaso alguien puede creer nuestra preocupación por limpiar la atmósfera del planeta Tierra si no empezamos por la de nuestros propios espacios?
  Fue por ese motivo que con algunos colegas mostramos un cartel que decía: "¡Liberen a Willy!" No era una broma, aunque lo pareciera. Porque no podemos hacer grandes abstracciones sobre el ambiente y al mismo tiempo mantenernos en silencio si estamos en un lugar en el que hay cectáceos en  cautiverio.

  a.. Lo segundo es la complejidad. Todos los expositores pusimos el acento en la necesidad de trabajar cuestiones complejas. No es posible explicar el ambiente de un modo simplificado, porque en ese caso estaríamos hablando de otra cosa. No estamos haciendo educación ambiental sino simplemente higiene cuando enseñamos a levantar los papelitos del aula. Y, por supuesto, tampoco hacemos educación ambiental cuando acumulamos en la escuela pilas o cualquier otro residuo peligroso.
  Estos equívocos surgen con frecuencia cada vez que se omiten los temas sociales. No se trata de un error. Cada vez que se encierra al ambiente exclusivamente en las llamadas ciencias naturales, se trata de evitar que los alumnos descubran que los problemas ambientales son la manifestación de conflictos sociales.

  a.. La historia ecológica es una herramienta que permite la articulación de ciencias. El análisis de las interrelaciones naturaleza-sociedad puede hacerse de un modo eficaz si lo hacemos a lo largo del tiempo. La historia es lo que nos hace humanos y el desarrollo de la historia ecológica local es una forma de armar el rompecabezas en el cual todos los saberes parciales adquieren sentido.
  a.. Cuando hablamos del conocimiento, no podemos olvidar las expresiones artísticas. Arte y ciencia son dos facetas de la experiencia humana. Cualquiera de ellas que quede afuera significa limitar nuestro conocimiento del mundo.
  a.. Nadie habló del desinterés de los alumnos. En la mayor parte de los encuentros pedagógicos, la falta de motivación de los alumnos suele ser el tema más frecuente, al que se vuelve de infinitas maneras, ya sea para diagnosticar sus causas o para buscar estrategias para atenuarlo. No es algo que nos suceda a nosotros. La educación ambiental genera en nuestros alumnos una enorme fascinación, ya que les hablamos de sus propias vidas. El tema central fue aquí el desinterés de las autoriades. Y la discusión fue cómo hacer para que quienes tienen tantas responsabilidades comprendan lo obvio: es decir, la importancia de la educación ambiental.
  No es sólo una percepción subjetiva: el Congreso argentino dio media sanción a una Ley de Educación Ambiental y después pasó dos años sin terminar de tratarla, con lo cual perdió estado parlamentario y se hace necesario empezar todo de nuevo. De un modo coherente, el Ministerio de Educación del  mismo país no tiene un equipo profesional encargado del tema.

  Hay una cuestión de fondo con la cual muchas autoridades educativas no saben qué hacer. Nuestro sistema escolar está pensado no sólo para reproducir estructuras de poder, sin también para transmitir la admiración por quienes construyeron el orden social y científico en el que vivimos. Hay que admirar las hazañas de San Martín y Bolívar y la audacia intelectual de Einstein y María Curie.

  Pero cuando hablamos de ambiente, hay mucho menos que admirar. Los docentes tenemos la obligación de mostrar a nuestros alumnos los graves problemas que nuestra generación no pudo resolver y que, irresponsablemente, dejamos para que ellos resuelvan.

  No es el tipo de cosas que agradan a las autoridades educativas de la mayor parte del mundo. Por eso, a menudo la educación ambiental es un espacio que se desarrolla a pesar de las autoridades y no con su apoyo. No hay que inhibirse por eso. En el Congreso nos dimos cuenta de que a casi todos los sucede lo mismo.

  La obra de arte que incorporo a este mensaje es un relieve de la época medieval tardía, que muestra a un grupo de estudiantes en clase en la Universidad de Bolonia. El que alguno se durmiera sugiere que no estaban tratando cuestiones ambientales.

  Un gran abrazo a todos.

  Antonio Elio Brailovsky

                                   

                                                               Estudiantes de la Universidad de Bologna, Italia