Inicio > Mis eListas > fondos > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 848 al 867 
AsuntoAutor
Activos seguros: O v.badiol
Re: RE: Re: S&P am v.badiol
RE: Re: Efecto de Las foto
Re: RE: Re: Efecto v.badiol
Re: RE: Re: Efecto rsanjose
Re: RE: Re: Efecto v.badiol
El primer mundo (s Las foto
Re: RE: Re: Efecto rsanjose
Re: El primer mund rsanjose
Re: RE: Re: Efecto v.badiol
Re: RE: Re: Efecto rsanjose
RE: Re: El primer Las foto
Re: El primer mund v.badiol
Re: RE: Re: El pri rsanjose
Re: RE: Re: El pri v.badiol
Re: RE: Re: El pri Tom _
Fondos de inversió Rafael S
Los planes de empl Rafael S
REITs v.badiol
Re: REITs Rafael S
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Ahorro e Inversión en Fondos
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 909     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[fondos] ¿Qué debe hacer el inversor ante el colapso de los mer cados?
Fecha:Sabado, 19 de Agosto, 2006  09:58:20 (+0200)
Autor:Rafael San José <rsanjose_spain @.....es>

 




¿Qué debe hacer el inversor ante el colapso de los mercados?
http://www.wharton.universia.net/index.cfm?fa=viewArticle&ID=1171

Deslumbrados por los buenos resultados de estos últimos años, los inversores 
estadounidenses han dedicado enormes cantidades de dinero a adquirir 
acciones extranjeras. Durante los últimos 12 meses la recompensa recibida ha 
sido más que satisfactoria, pero en mayo los mercados de todo el mundo 
cayeron en picado.

Por ejemplo, los fondos de inversión con acciones extranjeras perdían más 
del 8% en tan sólo dos semanas, aunque los extraordinarios resultados 
previos compensaban con creces dicha caída y para los últimos doce meses 
casi superaban el 31%. El desplome de finales de mayo fue especialmente 
severo en los mercados emergentes, que habían crecido un 50% en los últimos 
12 meses pero caían un 13% en la segunda mitad de mayo. Por ejemplo, en la 
semana que finalizaba el 18 de mayo los fondos latinoamericanos caían un 
10,7%, y la semana siguiente caían otro 4,2%. Las acciones estadounidenses 
también descendieron, con el índice Standard & Poor 500 bajando un 5% en las 
tres últimas semanas de mayo.

¿Se trata de la explosión de otra burbuja, similar a la experimentada hace 
varios años por las acciones tecnológicas?
Profesores de Wharton sostienen que algunos mercados emergentes 
efectivamente han estado en una burbuja, pero este no es el caso de los 
mercados desarrollados. Se trata ni más ni menos de una corrección del 
precio de las acciones de los mercados emergentes, pero no esperan que se 
convierta en una caída prolongada como la experimentada en el mercado Nasdaq 
de acciones tecnológicas hace unos años. En su opinión, a pesar de los 
últimos acontecimientos, los inversores de largo plazo deberían invertir en 
acciones extranjeras -incluyendo las de mercados emergentes-, y simplemente 
recordar que cada área sufrirá sus propios reveses.

El profesor de Finanzas, Jeremy Siegel, cree que las acciones de los 
mercados emergentes han estado en una burbuja en parte debido al alto precio 
alcanzado por los bienes básicos, ya que muchas economías emergentes 
suministran al resto del mundo metales, combustibles y otros bienes 
primarios. Asimismo, en base a los resultados obtenidos en el pasado, los 
inversores que observan las tendencias han dedicado más dinero a los 
mercados emergentes, incrementando el precio de las acciones todavía más. 
"No me gustan los mercados que simplemente siguen las tendencias", dice 
Siegel. "Atraen a un tipo de inversores que desconocen los fundamentos 
básicos, y al final todos acaban en ellos". Las acciones extranjeras de 
mercados desarrollados "no estaban en una burbuja, pero también en estos 
mercados hay seguidores de tendencias", añade.

Al igual que muchos otros observadores del mercado, Siegel teme que el 
incremento de los tipos de interés de mayo haya sido el detonante de estas 
caídas sufridas a finales de mes. Los inversores esperaban que la Reserva 
Federal diese por terminada en breve la escalada de tipos iniciada hace un 
par de años. Pero después de la reunión del 10 de mayo, todas las 
declaraciones sugerían que la preocupación por la creciente inflación podría 
obligar a la Reserva Federal a seguir incrementando los tipos.

Muchos expertos esperaban que la Reserva Federal detuviese el incremento de 
los tipos en el nivel del 5% fijado el 10 de mayo, pero ahora se teme que 
pueda alcanzar el 6% o más. "Es una amenaza real", sugiere Siegel. "Cuando 
durante la última reunión el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, 
no dio señales de pausa, la desorientación que se produjo fue enorme". Los 
mercados financieros "en este momento han perdido en cierto modo sus puntos 
de referencia".

La Reserva Federal sube los tipos de interés para desincentivar el gasto que 
provoca inflación. Para los consumidores y para los negocios, los altos 
tipos de interés aumentan el coste de endeudamiento, causando un descenso de 
las ventas de las empresas. Aunque la inflación se controla, unas ventas 
menores perjudican los beneficios y por tanto el precio de las acciones. 
Además, a medida que los tipos suben es más difícil para las acciones 
competir por los dólares de los inversores frente a los bonos, cuentas de 
ahorro y otras inversiones de renta fija. Cuando la demanda de acciones 
disminuye, su precio cae.

Dadas las extraordinarias ganancias generadas por las acciones extranjeras 
en los últimos años, muchos inversores estaban preparados para un cambio de 
tendencia y más que dispuestos a vender y garantizar sus beneficios. El 
pasado año los fondos que contenían acciones europeas subieron un 28%, los 
fondos de la zona del Pacífico ganaron cerca del 42% y los fondos 
latinoamericanos casi el 62%. Los fondos formados por acciones 
estadounidenses subieron un 12%, un resultado comparativamente exiguo.

Ignorando los riesgos

El profesor de Finanzas y Economía de Wharton, Richard Marston, señala que 
las grandes ganancias, como las que se obtienen con acciones de mercados 
emergentes, a menudo son consecuencia de un excesivo entusiasmo y exceso de 
confianza. Muchos inversores, emocionados por los resultados de estos 
mercados durante los años previos, han ignorado los riesgos de los mercados 
emergentes, donde las pequeñas economías poco experimentadas son vulnerables 
ante cualquier tipo de shock.

Este exceso de confianza, añade, se refleja en el diferencial entre el tipo 
de interés de los bonos del tesoro estadounidenses y los bonos emitidos por 
países de mercados emergentes incluidos en el índice Citigroup Global 
Emerging Market Sovereign Bond. Desde 1996, el rendimiento del índice 
Citigroup se ha situado por término medio 600 puntos porcentuales por encima 
del rendimiento de los bonos del tesoro estadounidense. Si los bonos 
estadounidenses se situaban en un 4%, el índice Citigroup alcanzaba el 10%. 
Un rendimiento superior es una prima de riesgo que los inversores demandan 
por haber asumido un mayor riesgo, como por ejemplo que el país sea incapaz 
de hacer frente a sus deudas.

No obstante, este diferencial se ha reducido a 200 puntos porcentuales 
recientemente, lo cual indica que los inversores en bonos son más optimistas 
frente a los riesgos; quizá demasiado optimistas añade Marston. "Básicamente 
nos dice que el mercado de bonos está completamente seguro de que en un 
futuro inmediato no va a haber crisis, que están dispuestos a aceptar un 
diferencial menor como prima que en 1996. Esto pone nervioso a cualquiera".

Si algo ocurre que pueda minar dicha confianza, la situación puede 
rápidamente ser la opuesta, señala Marston. Durante la crisis de los bonos 
rusos de 1998, los diferenciales rápidamente se ampliaron de 400 a 1200 
puntos porcentuales, lo cual refleja un mayor riesgo percibido para los 
bonos de mercados emergentes. "Claramente esto también sucede con las 
acciones de mercados emergentes". La reciente caída de las acciones de los 
mercados emergentes indica que la confianza de los inversores está 
disminuyendo, añade Marston. "En el caso de los mercados emergentes, creo 
que algunos simplemente subieron tanto que la gente empezó a reconsiderar su 
posición y salió de ellos".

En opinión del profesor de Gestión de Wharton, Gerald A. McDermott, durante 
los últimos años los beneficios de las acciones de mercados emergentes 
tenían una base sólida, como la subida del precio de los bienes básicos. 
"Gran parte de la subida se debió simplemente a que la economía mundial 
estaba creciendo".

Los inversores con acciones de mercados emergentes pueden tener algo de 
consuelo al saber que las recientes caídas experimentadas "coinciden 
completamente con un descenso generalizado en los grandes mercados", señala 
McDermott. En Estados Unidos, Europa y Asia las acciones también han caído 
en mayo. "Si sabes esto, te das cuenta que simplemente se trata del ciclo 
macroeconómico" más que de problemas específicos de países emergentes. "Creo 
que también se han visto afectados por grandes problemas geopolíticos, como 
el precio del petróleo, el crecimiento de Estados Unidos o problemas con la 
inflación estadounidense".

Todos estos factores hacen que la caída sufrida sea menos preocupante, añade 
McDermott; muchas economías con mercados emergentes aún gozan de muy buena 
salud. "No veo nada .. en Brasil en los últimos 10 años que justifique la 
caída de sus acciones un 3%". Es más, McDermott atribuye la caída en Brasil 
y otras partes del mundo a un "clima general de incertidumbre".

Una corrección comprensible

Pequeños temblores en grandes mercados pueden transformarse en terremotos en 
los pequeños, principalmente porque ahora son muchos los inversores que 
poseen activos de todas partes del mundo. Cuando las acciones bajan en 
Estados Unidos y otros grandes mercados, los inversores a menudo reaccionan 
retirando dinero de las posiciones de mayor riesgo de sus carteras, como por 
ejemplo activos de mercados emergentes, explica Marston. "Cuando los 
mercados estadounidenses empiezan a caer, los mercados emergentes caerán 
incluso más, ya que los inversores empezarán a reconsiderar toda su cartera".

Marshall E. Blume, profesor de Finanzas y de Gestión Financiera de Wharton, 
está de acuerdo y señala que "los mercados emergentes son más arriesgados". 
Cuando los mercados desarrollados caen, la caída de los mercados emergentes 
suelen ser más profunda. Además, durante la última década con los 
ordenadores, comunicaciones y productos de inversión actuales, los mercados 
internacionales se han vuelto más integrados. Ahora "lo que es malo para la 
economía mundial es malo para Estados Unidos, y lo que es malo para Estados 
Unidos es malo para el resto del mundo".

En opinión de Blume, la demanda de petróleo y otros bienes básicos de 
economías de rápido crecimiento como China ha provocado un incremento 
mundial del precio de los bienes básicos. "En cuanto suben los precios de 
los bienes básicos, se presiona al alza la inflación. Los bancos centrales 
empiezan a estrujar la economía incrementando los tipos de interés y eso 
tiene un impacto negativo sobre el crecimiento. En la actualidad todo y 
todos estamos relacionados . perturbar la economía no es bueno para las 
acciones".

Al igual que el resto de sus colegas, Blume considera que la caída de las 
acciones extranjeras no es más que una corrección comprensible, no una señal 
de que los inversores deban deshacerse a toda prisa de las acciones 
extranjeras o de los mercados emergentes. "El mercado de valores podría caer 
hoy y empezar a recuperarse mañana", dice.
Blume cree que el inversor estadounidense debería tener entre el 20 y el 40% 
de su cartera en forma de valores extranjeros, incluyendo el 4-5% en valores 
de mercados emergentes. En su opinión, el único motivo para vender acciones 
extranjeras en este momento sería recuperar asignaciones establecidas, ya 
que las enormes ganancias de los últimos años podrían haber provocado que 
muchos inversores tengan más dinero de lo que planearon en un principio en 
este tipo de acciones.

Marston cree que en una cartera compuesta el 25% por bonos y el 75% por 
acciones, al menos el 20% deberían ser acciones extranjeras, incluyendo un 
5% en mercados emergentes.

En opinión de Siegel, las acciones extranjeras deberían comprender el 40% de 
cualquier cartera de acciones, y el 8% acciones de mercados emergentes. Su 
opinión sigue siendo la misma incluso después de la caída sufrida en mayo. 
Los inversores -insiste-, no deberían pensar en deshacerse de ellas. "Creo 
que es un buen momento para invertir dinero en acciones extranjeras". 
¿Empezarán a subir de nuevo en el año 2006 las acciones estadounidenses y 
extranjeras? Según Siegel la respuesta es afirmativa. "Creo que a finales de 
año los mercados van a estar más que recuperados". 


		
______________________________________________ 
LLama Gratis a cualquier PC del Mundo. 
Llamadas a fijos y móviles desde 1 céntimo por minuto. 
http://es.voice.yahoo.com

-~--------------------------------------------------------------------~-



(C)2001, 2006 Rafael San José