Inicio > Mis eListas > fondos > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 265 al 284 
AsuntoAutor
=?ISO-8859-15?Q?Re =?ISO-88
Duda sobre nueva l Rafael S
reedición impresci aabbgg12
el libro de Malkie aabbgg12
Re: el libro de Ma Rafael S
el PER del SP 500 aabbgg12
Libro de Cárpatos aabbgg12
Otro método de inv Rafael S
Re: Libro de Cárpa Rafael S
Re: Otro método de Rafael S
¿aportaciones sist aabbgg12
Re: ¿aportaciones Rafael S
Re: ¿aportaciones aabbgg12
Re: ¿aportaciones Rafael S
Re: ¿aportaciones Tom
Re: ¿aportaciones Rafael S
Hódar y los fondos aabbgg12
Gallego y Cárpatos aabbgg12
Re: Hódar y los fo Rafael S
los movimientos de aabbgg12
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Ahorro e Inversión en Fondos
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 260     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[fondos] Bogle ha hablado
Fecha:Sabado, 26 de Octubre, 2002  22:10:45 (+0200)
Autor:aabbgg1234 <aabbgg1234 @...com>

 

El rey de la prudencia se sube
al carro de los optimistas

El fundador de Vanguard ve alzas anuales del 10% en la próxima década

Por Jonathan Clements
The Wall Street Journal

Si anda en busca de opiniones expertas que arrojen un poco de luz sobre la actual confusión bursátil, la visión de John Bogle, el fundador de Vanguard Group, podría resultarle interesante.

Durante mucho tiempo, la conversación telefónica anual con Bogle se convirtió para mí en un ritual familiar. Cada año, Bogle ofrecía el mismo austero discurso sobre por qué existían muchas posibilidades de que las rentabilidades accionariales fuesen bajas en un período de una década.

Cuando hablé con él recientemente, el mensaje de fondo seguía siendo el mismo pero el tono había cambiado. "Creo que para la mayoría de los inversores este sería un momento muy malo para abandonar el mercado", argumentó. No subestimaría la posibilidad de que las acciones ganen entre un 10% y un 11%" anual durante los próximos 10 años.

Obtener un 10% o un 11% podría resultar decepcionante tras el 18,2% anual registrado por el Standard & Poor's 500 durante los eufóricos 90, pero si se comparan esas afirmaciones con su visión en el pasado, las actuales previsiones parecen desenfrenadamente alcistas.

Sirva como ejemplo la conversación que mantuve con Bogle para una columna que apareció en enero de 2000 no mucho antes de que el mercado alcanzase máximos. "Creo que existen bastantes posibilidades de que el próximo año sea difícil en Bolsa", me dijo entonces. En aquel momento, Bogle vaticinaba que las acciones ganarían sólo un 5,5% anual en el plazo de una década.

Un año más tarde, Bogle era todavía más cauteloso. A principios de 2001, esperaba rentabilidades anuales de sólo el 3% durante los próximos cinco años. "Uno debería preparse emocionalmente para rentabilidades más bajas que las obtenidas en el pasado", dijo Bogle en aquel entonces.

A pesar de esos aciertos, las predicciones de Bogle no siempre han dado en el clavo. Tras las opulentas rentabilidades de los 80, advirtió a principios de los 90 que las acciones podrían ofrecer una rentabilidad de sólo el 10% en la década que se avecinaba. Esa predicción resultó ser terriblemente errónea.

De todos modos, cada vez que Bogle habla, me complace escucharlo. No se trata sólo de que Bogle convirtiese a Vanguard en la segunda mayor compañía de fondos de inversión de Estados Unidos. Lo que resulta más impresionante es que lo hizo mientras desdeñaba los excesos dentro de la industria de fondos. En lugar de dar publicidad a los fondos de moda y aplicar grandes comisiones, impulsó fondos con gastos bajos, en los que uno podía retirarse sin pagar una comisión, y se convirtió en el principal defensor de los fondos indexados, que reproducen la evolución del mercado.

Bogle abandonó su puesto como consejero delegado en 1996, el mismo año en el que tuvo un trasplante de corazón. Tras el transplante, retomó su ajetreado programa, pronunciando discursos, escribiendo libros y apareciendo en televisión.

¿Qué fue lo que hizo que su visión cambiase? La caída del mercado que, según él, ha reforzado el atractivo de las acciones. El retroceso de los precios accionariales ha hecho que la rentabilidad por dividendo del mercado subiese hasta casi el 2%, desde el 1% de marzo de 2000, cuando el mercado tocó máximos.

La caída de las acciones también ha recortado el PER (relación precio-beneficios) de forma que las acciones se negocian ahora a 16 veces sus ganancias operativas previstas para los próximos 12 meses, según Thomson Financial/First Call. Esa cifra es todavía un poco alta desde el punto de vista histórico, pero no totalmente descabellada.

Para tomar el pulso a la rentabilidad bursátil, Bogle toma el rendimiento del mercado y lo divide en sus tres componentes: la rentabilidad por dividendo, el crecimiento de los beneficios y el valor que se atribuye a esos beneficios, y que se refleja a través del PER.

Bogle reconoce que los beneficios por acción podrían aumentar a un 6% ó 7% anual durante la próxima década. Sume ese crecimiento de los beneficios al dividendo del 2% y uno obtiene un 8% ó 9% anual de rentabilidad. Esa es la rentabilidad que recolectarán los inversores si la relación precio-beneficios no cambia.

Sustraiga el 2% de inflación a ese 8% ó 9% y "usted estará contemplando una rentabilidad accionarial real de alrededor del 6,5%", destaca Bogle. Esa cifra está en línea con la media histórica a largo plazo.

Pero la verdadera rentabilidad de las acciones podría ser más alta o más baja, dependiendo de lo que ocurra con el PER. Ahí fue donde se equivocó Bogle con su predicción para los 90. El ejecutivo no anticipó la masiva subida en el PER bursátil.

Bogle cree que en la actualidad "podríamos ver una mejora en el PER. Eso podría añadir un punto o dos a las rentabilidades durante un período de una década". Ese PER al alza podría hacer que la rentabilidad subiese desde el 8% ó 9% hasta el 10% ó 11% anual.

Pero incluso sin una subida del PER bursátil, Bogle se imagina que las acciones tendrán fácilmente un comportamiento mejor al de los bonos. El ejecutivo destaca que lo que mejor predice la probable evolución de una cartera de bonos es su actual rentabilidad. En ese sentido, las cosas no tienen muy buena pinta para los inversores, al alcanzar las carteras diversificadas de bonos una rentabilidad de alrededor del 5%.

"El rango para futuras rentabilidades en los bonos es de entre el 4% y el 6%", señala Bogle. "Partiendo de esos niveles, creo que las acciones tendrán un comportamiento mucho mejor que eso".

Updated October 24, 2002 4:09 p.m. EDT







(C)2001, 2006 Rafael San José