Inicio > Mis eListas > ept-venezuela > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 385 al 404 
AsuntoAutor
Dia Internacional Lucio Se
CEPAL y UNICEF ana ept-vene
Circula la Carta d Lucio Se
Formación Política Lucio Se
Adriana Puiggros: ept-vene
I Congreso de Padr ept-vene
Niños indígenas de ept-vene
Lanza Informe Mund ept-vene
La Educación Prepr ept-vene
Informe UNESCO/Edu Lucio Se
Re: Informe UNESCO Aurora L
Taller de periodis ept-vene
Taller Voluntario Catedrad
FORO LEY COOPERACI Catedrad
Se reune Foro EPT- ept-vene
Proyecto de Innova Lucio Se
Se crea Grupo Lati Lucio Se
Sobre Videos sobr Catedrad
DIA INTERNACIONAL Catedrad
Provea presenta su Lucio Se
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
EPT-Venezuela
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 385     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ept-venezuela] Educación a dos velocidades
Fecha:Miercoles, 16 de Agosto, 2006  14:36:46 (-0400)
Autor:ept-venezuela <ept-venezuela @.....net>

Educación a dos velocidades

Mientras el Estado invierte 120 dólares al año en cada alumno de una escuela pública, eroga una beca de 1.200 dólares por cada miembro de la Misión Ribas

 Jolguer Rodríguez Costa
 
De 100 jóvenes, entre 13 y 15 años, que ingresan al sistema educativo, alrededor de 70 desertan. Si lo que más frena la pobreza es el número de años de escolaridad aprobadas, ¿qué será de un país que, en plena lucha contra esta marginalidad, registra, paralelamente, niveles inferiores al límite escolar permitido?
Para el educador Mariano Herrera, uno de los integrantes de la Propuesta Política Social para el Desarrollo y Superación de la Pobreza, la raíz del problema está bañada de demagogia y anacronismo.

Lo más atractivo para un joven –sacar el bachillerato en dos años a través de la Misión Ribas– podría ser perjudicial para el futuro del país. Los efectos vienen por partida doble: cada año el estado invierte 120 dólares en cada estudiante de una escuela publica, que tiene que sacar el bachillerato en un lustro. Mientras, en el mismo lapso, la beca asignada a un usuario de las misiones asciende a 1.200 dólares. En este cuadro, Herrera resalta la baja calidad de las misiones, las cuales, “actualmente orientadas a suplir las carencias de sistema educativo, deberían ser complementadas por escuelas integrales, 100% a tiempo completo”.

La deserción abarca ámbitos inéditos:

alumnos de las escuelas de Fe y Alegría han preferido adoptar el sistema de las misiones, que representan tres años menos de estudios, en comparación con el sistema tradicional. Según Herrera, estas “facilidades” echan por tierra el esfuerzo que también hacen las escuelas bolivarianas.

Para afrontar esta situación “ambivalente y deficitaria”, Herrera propone extender el número de años de escolaridad promedio de 7.15 a 10 antes del 2014, toda vez que “con el bachillerato el muchacho entra a la modernidad”.

Actualmente, entre el 60% y 75% de los jóvenes venezolanos entre 13 y 15 años desertan del sistema educativo.

O ESTUDIAR O DELINQUIR

Los destinos de esos jóvenes varían.

De 100 jóvenes que ingresan en primer grado, 45 no llegan al noveno. A ellos les esperan tres destinos: insertarse en el mercado laboral, “que es bien difícil por el bajo nivel adquirido y la poca oferta laboral” ; ser parte de una misión, que sólo “tapa los huecos en la educación” ; y, finalmente, entrar en la delincuencia que, debido a sus niveles crecientes, pareciera ser la vía más fácil.

Este 45% de jóvenes ausentes de inserción, son víctimas de lo que Herrera denomina “factor de producción de injusticia social”, producida por el mismo Estado a través del sistema educativo de siempre.

Mientras, sólo 20% de la población escolar, -pertenecientes a las clases sociales más pudientes– logran superar esta barrera.

Ante una realidad latente y aparentemente creciente, donde alrededor de 25% de la población más pobre sólo alcanza 4.75 años de escolaridad promedio, Herrera plantea una simple ecuación:
“A mayor nivel educativo alcanzado, menor la posibilidad de ser pobre; esto, a su vez, influye en el fracaso escolar, ya que el costo de oportunidad de ellos es muy elevado y difícil de cubrir”.

Para Herrera, esta cadena de mediatización educativa pica y se extiende: simultáneamente, “la formación universitaria no es lo suficientemente especializada y no dota a los docentes de las competencias necesarias para tratar a estos alumnos pobres”.
 
Fuente: TalCual, Caracas, Miércoles 16 de Agosto de 2006,Página 8
 


http://www.ept-venezuela.org.ve