Inicio > Mis eListas > ept-venezuela > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 3314 al 3333 
AsuntoAutor
UNESCO: Informe de Lucio Se
Ante las medidas e Lucio Se
Una Guía Didáctica Lucio Se
Re: UNESCO: Inform DDBourne
Semana de Acción M Lucio Se
Unesco alerta sobr Fundació
Mirada regional de EPT-Vene
/Campaña Mundial p Lucio Se
El Juego de la Oca Lucio Se
Algunos recursos p Lucio Se
Aprendizaje, facto Jorge Em
Artículo Mariano
Fwd: Seminario Edu Lucio Se
Taller "Sugerencia Lucio Se
Para discutir la e Fundació
Interesante Jorge Em
Ryszard Kapuscinsk Lucio Se
Exigen reactivar c Lucio Se
Nueva publicación Mariano
Re: Interesante Alex Fer
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
EPT-Venezuela
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 3384     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ept-venezuela] Ryszard Kapuscinski y la Polonia comunista
Fecha:Miercoles, 5 de Febrero, 2014  14:31:28 (-0430)
Autor:Lucio Segovia <lucio.segovia @.....com>

Luis Montes (sociólogo, docente universitario) envía a una Red Noticias Universitarias un extraordinario artículo del extinto periodista polaco Ryszard Kapuscinsk.  Lo comparto con ustedes debido a que se trata de toda una lección basada en sus propias vivencia. Cualquier parecido con la realidad será mera coincidencia.

Un abrazo
--
Lucio Segovia
@luciosegovia
www.facebook.com/lucio.segovia
http://www.linkedin.com/profile/view?id=95156882&trk=tab_pro

---------- Mensaje reenviado ----------
De: Luis Montes <montluis@gmail.com>
Fecha: 5 de febrero de 2014, 8:29
Asunto:Ryszard Kapuscinski y la Polonia comunista
Para:
 


“Algunos creen que retirándose de la actividad pública -con una simple disminución de su presencia- aumentarán el límite de la libertad que pueden disfrutar en privado. Así que luchan por encogerse, por empobrecerse ellos mismos, por volverse polvo…

Sojuzgar a una sociedad es reducirla a su nivel más elemental de subsistencia. El descenso en la calidad de la vida, las limitaciones en el bienestar, la sensación creciente de amenaza- nada de esto es inexplicable o absurdo. Todo es consecuencia no de haber escogido malas opciones sino de una política -la política de aquellos que desean consolidar su mando. Una población debilitada y exhausta por batallar contra tantos obstáculos -una población cuyas necesidades nunca se satisfacen y cuyos deseos nunca se cumplen- es vulnerable a la manipulación y a la reglamentación oficial. La lucha por sobrevivir es sobre todo un ejercicio que consume el tiempo inmensamente, algo absorbente y debilitante. Si uno logra crear estas 'anti-condiciones' uno garantiza su mandato por cien años.”

 

 

Nexos

Diario de Varsovia

1 octubre, 1985

Ryszard Kapuscinski

          

 

En un período de crisis experimento con más agudeza la contradicción entre el tiempo subjetivo y el objetivo: entre el tiempo que experimento personal y privadamente, y el tiempo del que son testigos las generaciones, las épocas y la historia. Mientras percibimos que la historia es más despiadada en llevar a cabo sus metas monumentales y de larga duración, menor oportunidades tenemos de colmar en ella nuestras vidas individuales. Mientras la historia usurpa más espacio para sí, menos espacio no deja a nosotros. Nos sentimos superfluos, tenemos que justificar siempre nuestra existencia (y este solo hecho, el hecho de que soy, lo considero motivo suficiente para ser acusado y perseguido). ¿Tus planes, tus ambiciones, tus sueños? Todos parecen algo trivial, un escenario despedazado por una bomba. Sin un sentido,una razón de ser, un propósito, ¿a quién recurrirá uno? ¿Qué puede uno decir?

. En una época de ilegalidad, las reglamentaciones y los decretos abarcan tanto terreno que, con frecuencia sin darte cuenta, pisas y caes en una trampa todos los días. Todos los días acabas por infringir alguna ley. Debes vivir con una constante sensación de culpa, y cada vez te debilitas más y más. Enfrentarse a la autoridad -o incluso el hecho de pensar en las mismas autoridades- inspira miedo, terror y humildad. Y dentro de ti -deformado, humillado- se abre paso el pensamiento a medio hacer de que tal vez eres efectivamente culpable, de que tal vez las autoridades tienes de veras, de algún modo, la razón. En ellas toleramos la ilegalidad mucho más de lo que la toleraríamos entre los individuos. Imaginemos: arrestar a un hombre por completo inocente. Sabemos que es inocente, pero por lo menos una vez, así sea por un solo momento, reflexionamos: tal vez realmente ha hecho algo malo, ha roto alguna ley. La ilegalidad oficial se alimenta de nuestros momentos de desbalance y confusión.

. En Polonia leemos todos los textos como si fueran alusivos; cada situación descrita -incluso la más lejana en el tiempo y el espacio- se aplica de inmediato a Polonia. Cada texto es un texto doble. Entre líneas buscamos el mensaje escrito con tinta invisible, y el mensaje oculto que encontramos pasa a ser el único verdadero. Esto viene, en parte, de la dificultad de hablar abiertamente; también viene de haber sufrido todas las experiencias posibles, y sin embargo estar expuesto todavía a trances tan variados y distintos. Cada polaco ve naturalmente, en otras historias ajenas, alusiones a su propia historia.

. Mientras platicaba con un hombre de Suiza de repente me sentí tentado a decirle: Mi amigo, ¿qué sabe usted de la vida? Usted vive como un señor, lo tiene todo, no hay nadie que lo haga temer… En un momento como éste, siento celos de mi amigo. Pero en otros momentos creo que compensamos estos celos con la extraña satisfacción de que nosotros -no ellos hemos llegado a la verdad sobre la vida al haber probado su esencia amarga y al haber penetrado su misterio. Esta creencia presupone que la vida es a fin de cuentas un infierno, y que la calma, el bienestar y el contento son, por naturaleza, raros, accidentales y frágiles. Presupone que sólo llegan a conocer la vida verdaderamente aquellos que sufren, pierden, soportan la adversidad, y van de una derrota a otra derrota.

ˇ Aquí todo se basa en un cierto principio de verificación asimétrica: el sistema promete que mostrará su valía después (anunciando una felicidad general que sólo existe en el futuro), pero exige que tú demuestres tu valía ahora, ahora, choy hoy, al probar tu lealtad, aceptación, consentimiento, y diligencia. Tú te comprometes a todo; el sistema, a nada.

. Esta desorientación -esta sensación de estar siempre perdido- deriva en parte de un sentido distorsionado del tiempo, difícil de apresar. El pasado -todo el pasado- es turbio: constantemente se le convoca o se le descarta, se le elogia o se le condena. No hay un apoyo estable o una guía -no hay una inspiración afirmativa. El presenta carece también de certidumbre y de un espíritu de aliento: sentimos que somos sus huéspedes o incluso sus víctimas, no sus creadores o sus dueños. Y el futuro parece más una emboscada y un misterio que un palacio de cristal donde los sirvientes están a punto de prender las luces y prepararnos una fiesta.

. Cuando el hombre se topa con un obstáculo que no puede destruir, se destruye él mismo. Este encuentro terrible es la causa de las postraciones y la depresión, la fuente del alcoholismo y el consumo de drogas.

Un hombre de componendas, un hombre elástico: el tipo de hombre que no nos gusta; decimos que es ambiguo. En Polonia un hombre debe ser una sola cosa: blanco o negro, aquí o allá, con nosotros o contra nosotros: claramente, abiertamente, sin dubitaciones. Nuestra visión es maniquea: vemos de frente. Nos sentimos inquietos cuando el cuadro de contrastes se altera. Carecemos de la tradición liberal, democrática, rica en todas sus graduaciones. En vez de eso tenemos la tradición de lucha: la situación extrema, el gesto final.

. Algunos creen que retirándose de la actividad pública -con una simple disminución de su presencia- aumentarán el límite de la libertad que pueden disfrutar en privado. Así que luchan por encogerse, por empobrecerse ellos mismos, por volverse polvo. Esperan que las autoridades perderán interés en ellos: para las autoridades sólo existen aquellos que se hacen visible, o aquellos que tienen algo que se les puede quitar.

. En tiempos de calamidad o de tragedia, es como si desaparecieran los colores y las variaciones del mundo natural. Sólo percibimos a la humanidad y su drama y, absortos en eso, no vemos los árboles o el cielo. ¿Cómo fue el otoño de 1384 cuando la Muerte Negra cayó sobre Europa? ¿Qué vio Johann Wolfgang von Goethe por la ventana mientras estaba acostado ese día de marzo de 1832? ¿Un sol pálido, escasamente primaveral? ¿Lluvia que caía desde el amanecer?

. Sojuzgar a una sociedad es reducirla a su nivel más elemental de subsistencia. El descenso en la calidad de la vida, las limitaciones en el bienestar, la sensación creciente de amenaza- nada de esto es inexplicable o absurdo. Todo es consecuencia no de haber escogido malas opciones sino de una política -la política de aquellos que desean consolidar su mando. Una población debilitada y exhausta por batallar contra tantos obstáculos -una población cuyas necesidades nunca se satisfacen y cuyos deseos nunca se cumplen- es vulnerable a la manipulación y a la reglamentación oficial. La lucha por sobrevivir es sobre todo un ejercicio que consume el tiempo inmensamente algo absorbente y debilitante. Si uno logra crear estas “anti-condiciones” uno garantiza su mandato por cien años.

. El mal actúa con prontitud con violencia y con una súbita fuerza aplastante. El bien trabaja más lentamente requiere tiempo para abrirse paso y hacerse presente. Con frecuencia el bien llega tarde. Siempre estamos en el mirador esperándolo.

. Las erupciones y tensiones incesantes en el mundo vienen en gran parte de tres fenómenos históricos sin precedentes que aparecieron simultáneamente en la segunda mitad del siglo XX: 

1. El conflicto entre las ideologías armadas con un inmenso poder destructivo cada una arrastrando toda la humanidad en su lucha por dominar al mundo.

2. El surgimiento de más de cien estados nuevos, cada uno con su propia filosofía o religión y su propia mística, sus propios decálogos y sacerdocios, pero todos incapaces de satisfacer los requerimientos siempre crecientes de la existencia porque la tierra carece de los medios materiales.

3. Las migraciones en una escala sin precedentes del campo a la ciudad hacia el espejismo de una vida mejor, mejores perspectivas de empleo y mayores oportunidades de avance social; de esto ha resultado un desengaño tan profundo como para ser el origen de frustración y de revueltas continuas y extendidas.

. El objetivo principal de los sistemas autoritarios: arrestar al tiempo porque el tiempo trae el cambio.

. Si de entre las muchas verdades seleccionas una y la sigues ciegamente se volverá una falsedad y tú te volverás un fanático.

. ¿Puede uno amoldar una cara -su expresión sus rasgos su mirada- para que encaje con un sombrero? Pónganle el sombrero de un policía o de un mariscal de campo en el ejército: con el tiempo la cara cambiará.

. El fanatismo libera más energía en las personas de lo que pueden hacerlo la gentileza y la bondad: para un fanático es fácil imponer su voluntad y establecer su mandato.

. En las relaciones entre las personas la amplitud de la culpa de un hombre puede definirse por el grado de culpa que experimenta el partido al que ese hombre ofendió.

En Harper’s, julio de 1985.

__._,_.___








DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!

http://www.ept-venezuela.org.ve