Inicio > Mis eListas > ept-venezuela > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1721 al 1740 
AsuntoAutor
Anuncio de Becas p EPT-Vene
Inaugurado IV Cong Jorge Em
RV: Invitación a X Nacarid
las declaraciones Nacarid
MPPE garantiza edu Jorge Em
AN pide investigar Jorge Em
Chávez anuncia pri Jorge Em
Demasiado tiempo s EPT-Vene
A propósito de una EPT-Vene
20 de julio - Conv EPT-Vene
En Miranda arrancó Jorge Em
Fwd: FW: Proyecto Jorge Em
RE: Jesús An
Re: Fwd: FW: Proye Jorge Em
RE: rosa var
Re: Fwd: FW: Proye Orestes
curso de ampliacio Alex Fer
Fwd: Novedades en Jorge Em
¡Ahí viene el bibl EPT-Vene
INE. Sintesis esta EPT-Vene
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
EPT-Venezuela
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1755     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ept-venezuela] ¡Ahí viene el bibliobús!
Fecha:Viernes, 30 de Julio, 2010  19:26:02 (-0400)
Autor:EPT-Venezuela <ept.venezuela @.....com>

¡Ahí viene el bibliobús!

   
ÓSCAR LUCIEN

1 Suelo comentar entre amigos que el único trabajo que he tenido en la vida ha sido el de "bibliobusero", sin contar con la actividad académica en directa continuidad con la formación universitaria, nunca asumida como un empleo sino, modestamente, una manera de existir. Y hablo de trabajo por el salario recibido aunque, en estricto sentido, estaba dispuesto a pagar por pertenecer a aquel equipo que prestaba los servicios de biblioteca ambulante en barriadas populares, en cárceles, en centros de formación como el INCE.

Bastó que un amigo me invitara un día a acompañarlo en una de las visitas del bibliobús para engancharme con el proyecto. Empecé a acompañarlos con frecuencia hasta que se produjo una renuncia que me introdujo en el mundo "laboral" y tuve mi primera paga.

Aunque me vino muy bien, el dinero aparecía como algo secundario ante una actividad mandada a hacer para un joven estudiante de Sociología.

Los bibliobuseros éramos una cofradía, una hermandad, una suerte de devotos entregados a una experiencia sublime: incentivar la pasión por la lectura en lugares donde en muchas oportunidades el primer libro que un niño o adolescente tenía en sus manos era el que ofrecía la bien nutrida y rigurosamente seleccionada biblioteca del Banco del Libro.

¡Ahí viene el bibliobús! era el coro de recepción que oíamos a medida que el bibliobús se adentraba por las estrechas callejuelas de los barrios. Muchos niños corrían detrás del vehículo, mientras otros esperaban sentados repasando sus libros y apenas vislumbraban el bibliobús se apuraban, en una ordenada fila, para canjear los volúmenes que habíamos dejado la semana anterior, o participar en las actividades complementarias con cuentacuentos, lecturas o recreación con tizas y colores de algún texto o de un cuento de tradición oral. En mi cortometraje Retrato del poeta desnudo, realizado años después, hay un registro documental memorable de una actividad en El Valle donde un grupo de niños, luego de recrear en el piso la narración que hacía el poeta y pintor Luis Lucsik, pintan su cara con las tizas que antes habían servido para colorear el asfalto de uno de los callejones del barrio. Intensa era la actividad en y del bibliobús. Préstamo de libros, supervisión de la modalidad llamada caja viajera, lecturas, animación cultural. Además, para muchos de nosotros el bibliobús también fue una escuela, para relacionarnos con los libros, con los sistemas de clasificación, para potenciar el placer por la lectura, en la enseñanza y el ejercicio de la pasión por servir.

Nunca se perdió un libro, y la camaradería del grupo se profundizaba con la comunidad que lográbamos desarrollar en los barrios visitados. Virginia Betancourt, Carmen Diana Dearden y Álvaro Agudo eran nuestros líderes. La pasión, empeño de su liderazgo orientaba el compromiso de los "muchachos" del bibliobús.

2. La pasión por servir. Quizá sea este el lema que le hace mayor justicia al Banco del Libro, institución que acaba de cumplir sus primeros cincuenta años y de la que puede decirse, sin riesgo de exageración, que es una de las iniciativas culturales, junto con el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles, más importantes del último medio siglo venezolano.

Desde sus días iniciales con caravanas de vehículos recogiendo libros y de sus programas de intercambio para proveer de textos escolares a niños de zonas depauperadas, el Banco del Libro ha sido una institución innovadora. Apenas he evocado unos de sus programas bandera, el bibliobús. Pero al Banco del Libro se debe la primera red de bibliotecas públicas de la ciudad, concebida a finales de los años sesenta y luego transferida al Instituto Autónomo Biblioteca Nacional en 1977.

El Banco del Libro ha sido pionero en la puesta en marcha del sistema de estantería abierta; en la investigación y promoción de la lectura; en el estudio, evaluación y distribución de libros y otros materiales de lectura en español para niños y jóvenes; en programas de formación para adultos promotores de lectura: padres, docentes, bibliotecarios, especialistas, editores y libreros. No sólo se le reconoce su impacto regional, sino que el año pasado recibió el Premio Astrid Lindgren, máximo galardón de la literatura infantil y juvenil para una institución promotora de la lectura. María Beatriz Medina, su actual directora, mantiene en alto el testigo de las visionarias y tenaces fundadoras Luisa Adam, Virginia Betancourt, Amabelia Galo, Consuelo Méndez y Cecilia Oliveira de Prieto.

Fuente: EL NACIONAL, Oscar Lucien, olucien@el-nacional.com - Viernes 30 de Julio de 2010, Opinión, pag. 7


 


--
Foro Educación para Todos (EPT-Venezuela)
Coalición venezolana en favor de una educación de calidad para todos
ept.venezuela@gmail.com
http://www.ept-venezuela.org.ve





Crea tu propia Red Social de Noticias
O participa en las muchas ya creadas. ¡Es lo último, es útil y divertido! ¿A qué esperas?
es.corank.com

http://www.ept-venezuela.org.ve