Inicio > Mis eListas > ept-venezuela > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 121 al 140 
AsuntoAutor
Informe de seguimi Lucio
Eliminación de pro Lucio Se
Educación básica d Lucio Se
II Encuentro Regio Lucio Se
Re: II_Encuentro_R Lucio Se
Representación del Lucio Se
ONG venezolanas se Lucio Se
Boletín Apalancand Lucio Se
La Carta No. 75, I Lucio Se
Educación primaria Lucio Se
CONFIRMADO: II° EN Lucio Se
OJO...CORRECCIÓN E Red de A
MECD: "Venezuela s Lucio Se
Evento relacionad RED DE A
Consulta EPT (Vene Lucio Se
LEAN ESTO: Los ju Red de A
¿QUE TIENE QUE DEC Red de A
Re: ¿QUE TIENE QUE María Is
Re: ¿QUE TIENE QUE María Is
Re: ¿QUE TIENE QUE nury per
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
EPT-Venezuela
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 128     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[ept-venezuela] Eliminación de programas sociales amenaza matrícula es colar
Fecha:Domingo, 7 de Septiembre, 2003  10:38:40 (-0400)
Autor:Lucio Segovia <luciosegovia @.....net>
En respuesta a:Mensaje 127 (escrito por Lucio)

Eliminación de programas sociales amenaza con disminuir matrícula escolar
 
* No hay incentivos adicionales para niños y jóvenes de bajos recursos 
 
Fuente: Diario 2001 (Caracas, Venezuela)
La eliminación, por parte del actual régimen, de más de una decena de programas sociales puestos en práctica durante los gobiernos de la tan cuestionada democracia, amenaza con disminuir la matrícula escolar para el año académico que se inicia el 15 de septiembre, toda vez que la gratuidad de la inscripción no garantiza la permanencia en el sistema educativo del niño o joven de bajos recursos económicos.
 
Y es que los padres o representantes de clases más desposeídas necesitan de incentivos adicionales que le permitan mantener a sus hijos en el sistema educativo, como ocurría en el pasado cuando los ministerios de Educación y de la Familia -a pesar de todas las aberraciones que se generaron con ellos- brindaban no solamente los uniformes y útiles escolares, sino también la merienda, el vaso de leche y la beca escolar, además de garantizar la subsistencia de los hogares de cuidado diario y los maternales.
 
La pregunta que cabe es la siguiente: ¿Puede una madre de bajos recursos económicos mandar a estudiar a sus hijos en escuelas públicas sin poderles suministrar el dinero para el transporte o comprar la merienda, para adquirir los útiles escolares o los uniformes o para procurar los materiales exigidos en la elaboración de un trabajo?
 
El profesor Mariano Herrera, coordinador del área educativa del acuerdo social para superar la pobreza elaborado por las universidades Católica Andrés Bello y Simón Bolívar y el Instituto de Estudios Administrativos (IESA), cree que la ausencia de estos programas sociales puede influir en el aumento de la deserción y en el peor de los casos en la no matriculación para el año escolar siguiente.
 
VARIACIONES EN EL COMPORTAMIENTO DE LA MATRICULA
 
El presidente Chávez dijo semanas atrás en un acto oficial donde entregó bibliotecas familiares a los estudiantes que pasaron de 6º a 7º grado, que entre 1998 y el 2003, la matrícula escolar se había incrementado 12%, al subir de 80 a 92%. Además aseveró que en ese lapso habían disminuido la deserción y la repitencia.
 
Al respecto, dijo el profesor Herrera que en algunas cosas son ciertas. "Es verdad que aumentó la matrícula de manera sostenida. Este año nos debieron haber entregado la memoria y cuenta del año pasado, pero no lo han hecho todavía. Las cifras disponibles son las del año escolar 2001, por eso no sabemos qué ha pasado en los últimos dos años", aclaró.
 
En relación a los resultados de 2001, explicó Herrera que el gobierno de Chávez le dio continuidad a las políticas implementadas entre 1996 y 1997 y que obedecen a proyectos financiados por multilaterales como el BM y el BID.
 
"Quedaron programas por ejecutar tanto en términos de presupuesto como en términos de cobertura. Eso se tenía que cumplir porque era un compromiso internacional adquirido por la República", apuntó.
 
A su parecer, lo que se estuvo viendo hasta el 2001, fue la cosecha parcial de los frutos dados por la continuidad de las políticas administrativas comprometidas con los organismos internacionales.
 
Eso en cierto modo, dijo, puede explicar el incremento de la matrícula. "No hubo el incremento que dijo el presidente, pero sí lo hubo y hay que reconocer que Chávez tomó para sí la gratuidad de la inscripción en las escuelas públicas. Esto permitió el aumento de la matrícula por lo menos en los años escolares 1999-2000 y 2000-2001".
 
Asegura que ese incremento no fue de 12 puntos sino de seis a siete puntos porcentuales, "pero esos datos tampoco son confiables, porque en Venezuela cada cierto número de años hay una especie de ciclo donde aumenta la matrícula y vuelve a bajar unos dos o tres años después".
 
LOS PROGRAMAS SOCIALES DISMINUYEN LA DESERCION ESCOLAR
 
Se abordó el tema relacionado con la deserción que ocurre a mitad de año por parte del alumno.
 
"Eso ocurre con frecuencia, pero a veces tampoco se inscriben para el siguiente año porque los programas sociales no existen", agregó.
 
Una de las razones por las cuales pudo haberse registrado una subida de la matrícula, según Herrera, está relacionada con la sustitución de la beca alimentaria por el Programa Alimentario Escolar (PAE).
 
"Esto hizo que muchas escuelas recibieran dinero, a través de distintas modalidades, para comprar la comida que se le daba a los niños. Este programa atendió aproximadamente a 1.100.000 niños en todo el país, pero esa cifra ha bajado".
 
Sin duda, estos programas resultan un incentivo social para mandar a los niños a la escuela. "La madre manda a su hijo a la escuela, no solamente porque hay clases sino también porque hay comida, le dan uniformes, textos y morrales". Estos programas se mantuvieron hasta 1999 y fueron desarrollados durante el segundo gobierno de Rafael Caldera.
 
El PAE aún se mantiene y lo distribuye el Fondo Unico Social. "Donde probablemente hubo éxito fue en la continuidad de políticas y eso hace que se recojan frutos de un gobierno a otro. Eso es lo que significa política de Estado. Política de Estado no significa política de Gobierno, sino política de varios gobiernos que se mantienen en el tiempo", reconoció.
 
SIN RECURSOS NO HAY CALIDAD EDUCATIVA
 
Herrera, si bien reconoció lo positivo que fue decretar la gratuidad de la matrícula, también manifestó que las escuelas públicas perdieron con ella su escasa autonomía, porque dejaron de percibir algunos ingresos para comprar rubros necesarios como tizas, borradores, papeles, engrapadoras, teipe, etc., imposibles de adquirir a comienzos de año por la tardanza en el envío del presupuesto del MECD a la escuela.
 
"Lo poco que podía utilizar la escuela para cubrir sus gastos cotidianos venía de los aportes de la comunidad educativa. Con esos aportes se podían comprar tizas, reparar baños o adquirir limpiadores y escobas", reconoció, al tiempo que dijo que el MECD no puede atender las necesidades particulares de cada uno de los 21.000 planteles que hay en el país.
 
Esos 21.000 planteles públicos y privados acogen a 6.800.000 estudiantes. De ese total, el 15% de la matrícula acude a colegios privados.
 
La Unesco sugiere que 7% del Producto Interno Bruto (PIB) se invierta en educación y en Venezuela esa inversión está alrededor de 4,5%, la cual se distribuye en su mayoría en educación superior y otra tajada grande en programas sociales.
 
A esto se suma el hecho de que el 80% del presupuesto de educación se va en pago de nómina, "pero esto no puede evitarse porque el costo humano siempre es mayor. Lo mejor sería que hubiera una mayor proporción de la inversión en plantas físicas".
 
MAESTRO Y ESCUELA COMO PROBLEMAS
 
Otro problema que se presenta a nivel escolar es la promoción de grado sin que el alumno haya asimilado los conocimientos del anterior.
 
Al respecto, Herrera puntualizó que "si los que pasan de grado no aprenden lo suficiente y los que no aprenden son aplazados, el problema está en el maestro y la escuela, que no están logrando que sus alumnos aprendan los objetivos".
 
A esto se suma el hecho de que muchos de los que repiten, desertan, y otros que logran llegar a la universidad no saben nada, de allí que los profesores se quejen del rendimiento académico.
 
Las dos cosas, según el coordinador del área educativo del acuerdo social, son un problema de rendimiento escolar que dependerá siempre de que la escuela y los maestros enseñen bien.
 
Las universidades no pueden modificar sus pensa de estudio para adecuarlos al nivel de sus alumnos, por el contrario, son los estudiantes quienes deben adecuarse a las exigencias académicas de las universidades.
 
"En el acuerdo social proponemos ayudar a los educadores, capacitándolos de acuerdo con las exigencias de cada grupo".
 
Herrera propone atender a los maestros graduados, que son la mayoría, capacitándolos y especializándolos en áreas que no vieron en la universidad.
 
"Hay que capacitar con técnicas pedagógicas específicas, por ejemplo, a aquellos educadores que atienden a hijos de analfabetas o de personas con bajo nivel educativo y cultural", ejemplificó.
 
Esto, porque dichos niños no aprenden igual o con la misma rapidez que un niño criado en un ambiente de lectura, de escritura o académico que pueden brindarle sus progenitores profesionales o universitarios o con muchos años de estudio.
 
"Los maestros no pueden utilizar los mismos métodos de enseñanza, pero en Venezuela sí ocurre porque son los únicos que aprenden en las universidades", aclaró.
 
Dijo Herrera que existen métodos especializados para atender a esos niños que vienen de bajos estratos educativos, y que presentan mayores dificultades en el código del lenguaje escrito. "Estos métodos logran que niños tildados como malos alumnos se conviertan en buenos alumnos".
 
EN BUSCA DEL MAESTRO BUENO
 
Herrera reconoció que en toda escuela siempre hay un maestro bueno, que por lo general es un normalista que constantemente se está actualizando y es el más especializado por haber estudiado en una escuela Normal.
 
"Ese maestro bueno -dijo- se puede poner en primer grado y ya con eso evitas la repitencia, porque el grado donde hay más repitientes es 1º y luego 7º, mucho más que en los demás, quizás porque son los dos grados donde se inician ciclos".
 
Para Herrera, los mejores maestros deben estar en 1er. grado, porque es en él donde los niños aprenden a leer y escribir, a sumar y restar.
 
"Lo insólito es que nuestros maestros no logran ese objetivo en un año. Muchos repiten 1er. grado porque no aprendieron a leer y escribir, pero lo peor es que quienes pasan a 2º grado tampoco lo hacen bien", reconoció.
 
Insistió en el hecho de que es la escuela quien tiene la obligación de enseñar a leer y escribir a los alumnos, "no sus mamás", porque según Herrera "la escuela está para que se eviten las desigualdades de origen que existen por el hecho de pertenecer a una familia de menores recursos económicos o culturales". "La escuela está para igualar las oportunidades de los que tienen mamás que saben y los que tienen mamás que no saben", sentenció.
 
La justicia social se logra cuando además de haber mucha cobertura, hay éxito escolar, sin repitencia y sin deserción.
 
EQUIDAD Y CALIDAD
 
La propuesta del acuerdo social se basa en mejorar considerablemente la educación básica en Venezuela, la cual debe traducirse en equidad -que todos los alumnos entren pero también salgan con el máximo de años de estudios- y calidad -medida en aprendizaje, rendimiento.
 
Herrera asevera que el sistema educativo tiene que actuar sobre algunos factores para desencadenar esas mejoras, como la calidad en la formación del docente; actuar sobre los maestros en servicio y ayudarlos a hacer mejor su trabajo; y cambiar los pensa de estudio en las universidades.
 
Incluso propone reducir de cinco a tres los años de estudio para los maestros, porque "no están egresando las cantidades requeridas para cubrir la cifra de estudiantes. Por eso es que vemos a profesores de inglés, por ejemplo, dando clases en 2º grado".
 
A esto agrega optimizar el proceso de selección del docente, porque por lo general ingresan a Educación los peores alumnos de bachillerato por ser la carrera que exige menor promedio. "Los que ingresan en Educación tienen los promedios de notas más bajos y entran allí porque no pueden escoger la carrera que quieren".
 
La carrera de Educación es muy poco solicitada, porque las condiciones de trabajo del docentes son nada atractivas, a pesar de las ventajas que tiene.
 
"Hay que mejorar las condiciones de trabajo del docente. Estas tienen que ver con dos dimensiones: La dimensión ingreso -que no es solamente el sueldo- y la dimensión contexto -relacionada con la planta física donde se trabaja, las comodidades que brinda, la atención del personal subalterno y de dirección, el ambiente profesional. Fortalecer la escuela es importante", manifestó.
 
Según Herrera, Educación debería aceptar no solamente a quienes tengan verdadera vocación de docente, sino a quienes tengan como mínimo un promedio de 18 puntos.
 
"Cualquier escuela debe brindar un buen ambiente de trabajo. Una escuela para ser buena debe ser fortalecida como institución y contar con un factor desencadenante de esas mejoras: El director. Las empresas privadas y las industrias descubrieron que mejorando a los gerentes, pueden lograr mucho más. Si hay un director excelente, es probable que el ambiente de trabajo sea exitoso".
 
Consultado en torno a si éste es el secreto de muchos colegios privados, Herrera respondió que no solamente de los privados, porque hay colegios públicos que funcionan muy bien. "En promedio, las escuelas privadas son mejores, pero no porque el colegio es mejor sino porque quien hace la diferencia es la mamá. Los colegios privados funcionan más porque las mamás atienden a sus niños desde chiquitos porque tienen con qué: Mayores recursos económicos o mayor capital cultural, con nivel educativo".
 
Insistió en la figura del director y lamentó el hecho de que hoy más de la mitad de las escuelas públicas no cuenten con esa figura.
 
DESCENTRALIZAR LA EDUCACION
 
El acuerdo social sugiere también descentralizar la educación, pero de manera progresiva, comenzando por la planta física.
 
"Todo esto tiene que hacerse en el marco de una administración mucho más manejable. Probablemente tendrá que descentralizarse el sistema educativo, para que todos esos problemas burocráticos que acumula el nivel central que abarca el 70% de las escuelas y el 85% de la matrícula, tenga mayor capacidad de acción. Los gobernadores tienen mucho más cerca sus escuelas que el propio MECD; además los gobernadores tienen algo que perder y es su poder".
 
Herrera dice que valdría la pena descentralizar la educación, aunque no todavía porque es un problema de finanzas públicas, "no es tanto el pago de sueldos y salarios, sino el de los pasivos laborales". "Si al gobernador se le transfiere esa nómina, le están transfiriendo el problema de los pasivos laborales y él no tiene el dinero para hacerle frente a esos costos".
 
 
Fuente: Diario 2001 (Caracas, Venezuela)
Eucaris Perdomo
Domingo 7 de septiembre 2003
http://www.2001.com.ve/20030907/Información%20General/Información%20General10.asp?tp=4
 
 




http://www.ept-venezuela.org.ve