Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 972 al 991 
AsuntoAutor
565/04 - ATLAS SOC Centro H
566/04 - Stand de Centro H
567/04 - NUEVA DIR Centro H
568/04 - INTEGRAÇ Centro H
569/04 -Mapa-circu Centro H
NUEVA DIRECCIÓN Centro H
570/04 - CIRCUITO Centro H
571/04 - LA PLATAF Centro H
572/04 - Mapa-Circ Centro H
573/04 - SÉPTIMO E Centro H
574/04 - TRATAMIEN Centro H
575/04 - Cómo lleg Centro H
576/04 - Microclim Centro H
577/04 - EL BOSQUE Centro H
578/04 - El agua e Centro H
579/04 - LA TRANSF Centro H
580/04 - As matize Centro H
581/04 - Acerca de Centro H
582/04 - LOS RECUR Centro H
583/04 - REESTRUCT Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1018     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 574/04 - TRATAMIENTO DE LAS INUNDACIONES EN EL GRAN LA PLATA
Fecha:Lunes, 6 de Diciembre, 2004  17:32:26 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

TRATAMIENTO DE LAS INUNDACIONES EN EL GRAN LA PLATA.

Una mirada desde la teoría social del Riesgo.

 

María Isabel Andrade* 

Depto. de Geografía. Fac. de Humanidades y Cs. de la Educación. UNLP

Depto de Geografía. FFyL. UBA

 

 

RESUMEN.

 

 

Se presentan en este Encuentro, los avances realizados hasta el momento en una investigación sobre la Problemática de inundaciones en el Gran La Plata, para la construcción de un mapa de riesgo.

 

A través de esta investigación se analizaron las relaciones entre los procesos naturales y los procesos sociales de las inundaciones en el área de estudio y se identificaron criterios para la construcción de una metodología de evaluación de riesgo de inundación.

 

El abordaje consistió en un intento de análisis de las inundaciones en el área de estudio desde la Teoría Social del Riesgo.

 

La metodología aplicada consiste en un modelo de análisis de riesgo de inundación a partir del tratamiento de los componentes básicos: peligrosidad, exposición, vulnerabilidad e incertidumbre.

 

A partir de la elaboración de los resultados,  se van definiendo criterios para establecer niveles de vulnerabilidad. Se elaboró un mapa preliminar de riesgo de inundaciones y se está trabajando en la identificación de prioridades de intervención.

 

El análisis se realiza con utilización de la tecnología de Sistemas de Información Geográfica y el tratamiento de imágenes satelitales.

 

Los resultados serán transferidos a los Organismos responsables de la gestión sectorial.

 

 

 

 

 

 

Palabras clave: Inundaciones, riesgo, Teoría Social del Riesgo, vulnerabilidad, catástrofe, Sistemas de Información Geográfica.


TRATAMIENTO DE LAS INUNDACIONES EN EL GRAN LA PLATA. Una mirada desde la teoría social del Riesgo.

 

Se presentan aquí para su discusión, los resultados preliminares de una investigación sobre la Problemática de inundaciones en el Gran La Plata, para la elaboración de un mapa de riesgo.

 

1. Marco de análisis

En este trabajo se aborda un análisis de las inundaciones en el área de estudio desde la Teoría Social del Riesgo, en la convicción de que la ciencia “normal”  no alcanza para dar respuesta a algunos de los principales problemas de nuestra época, como son los problemas ambientales. (Funtowicz, S.V. y Ravetz, J. R, 1993: 23). El reconocimiento de que existen problemas ambientales reales, concretos, que afectan a una población real y concreta, implica buscar herramientas metodológicas en un nuevo estilo de actividad científica que tenga en cuenta que lo “normal” puede ser la incertidumbre y la impredictibilidad.

Cada vez es más notoria la importancia de lo global y la interdependencia de los pueblos y los vínculos entre las diferentes regiones. Asimismo, se hace cada vez más evidente la intima relación que tiene cada comunidad con el medio físico, natural y construido, que lo rodea.

Por consiguiente; no se puede seguir considerando los problemas de deterioro ambiental y  de  vulnerabilidad social como una externalidad, en los planes y proyectos. Al contrario estos constituyen factores centrales en la búsqueda de soluciones a los problemas del desarrollo.

Es en este marco que para el estudio de problemas como el que nos ocupa, se necesita un nuevo enfoque que implique un ejercicio de integración no sólo de los factores físico-naturales que, obviamente, influyen en ello; sino de los factores sociales y de gestión que están directa o indirectamente involucrados. (Andrade, M.I. et al, 2003)

 

2. Metodología.

Entre los objetivos principales de esta investigación, se planteó el análisis de las relaciones entre los procesos naturales y los procesos sociales que influyen sobre las inundaciones en el área de estudio y la identificación de criterios para la construcción de una metodología de evaluación de riesgo de inundación.

La metodología propuesta, se basó en un modelo de análisis de riesgo de inundación a partir del tratamiento de sus componentes básicos.

Peligrosidad es el potencial de peligro inherente a los fenómenos naturales que puede agudizarse por  acciones humanas. Para realizar un manejo adecuado de la peligrosidad, es necesario conocerla.

En este trabajo se trató de identificar la peligrosidad mediante la evaluación de indicadores como:                   Evolución espacial y temporal de las precipitaciones.

Evaluación de la red hidrográfica superficial.

Análisis de ocurrencia de las inundaciones.

Identificación de zonas deprimidas.

Identificación de usos de suelos que modifican el drenaje.

Identificación de obras de ingeniería que afectan el escurrimiento de las aguas.

Exposición:  es la distribución de lo que es potencialmente afectable: población y bienes materiales. En el análisis de esta componente se expresa la distribución territorial de las personas y bienes afectados y los factores históricos que vinculan procesos naturales con las configuraciones territoriales que implican condiciones socioeconómicas, usos de suelo, distribución de asentamientos humanos, infraestructura y gestión de servicios públicos que mitigarán o agudizarán la interrelación entre peligrosidad y vulnerabilidad que se expresa en la exposición.

La construcción de este componente se realizó mediante:

Interpretación de cartografía, fotos aéreas e imágenes satelitales que permiten identificar el ámbito geográfico afectado.

Evaluación de usos de suelo afectados por las inundaciones.

Identificación de la Población afectada.

Identificación de áreas críticas.

Incertidumbre: esta constituida por las limitaciones en el estado del conocimiento y las indeterminaciones jurisdiccionales y administrativas, así como normativa. (Incertidumbre técnico-científica e Incertidumbre político-administrativa)

Para analizar este componente se ha realizado un relevamiento de:

Proyectos nacionales, provinciales y municipales referidos al manejo de las inundaciones  según fase alcanzada y resultados obtenidos.

Instrumentos normativos en materia de uso y ocupación del suelo.

Evaluación de Planes y programas de evacuación de la población afectada.

Evaluación de Sistemas de atención a la emergencia.

Vulnerabilidad: Consiste en la capacidad diferenciada de hacer frente al evento catastrófico. Está condicionada por la situación socioeconómica previa a la ocurrencia del evento. Preparación, prevención y estrategias de recuperación, son componentes centrales en la mitigación de la vulnerabilidad.

El riesgo surge como un resultado imprevisto que tiene relación con las actividades o decisiones de los actores sociales. Este, puede estimarse a partir de relacionar la probabilidad de ocurrencia de un fenómeno (amenaza), con la vulnerabilidad de los elementos expuestos humanos y materiales. (Andrade, M.I. et al 2003)

Una catástrofe es un momento de actualización del riesgo, donde la vulnerabilidad, la peligrosidad, la exposición y la incertidumbre se ponen en evidencia. (Natenzon, 1995, op. cit).

Las condiciones concretas en que cada grupo afectado se pueda preparar o reconstruir frente a una catástrofe pueden ser muy diferentes. De este modo: “vulnerabilidad es un término relativo y específico, que siempre implica una vulnerabilidad a una amenaza particular” (Blaikie et.al, 1998, LA RED/ITDG).

Vulnerabilidad social es una dimensión que permite identificar diferencias de respuesta ante un mismo fenómeno, y establecer gradientes de exclusión.  (Minujin, 1999: 53-77).

El desarrollo de los indicadores ya investigados sobre las dimensiones peligrosidad, exposición e incertidumbre permitieron explorar criterios para establecer niveles de vulnerabilidad y elaborar un mapa de riesgo de inundaciones para el Gran La Plata (municipios de La Plata, Berisso y Ensenada) que sirva para identificar prioridades de intervención.

 

3. Algunos Resultados preliminares.

En el marco de los diferentes procesos catastróficos que amenazan vastas regiones de la provincia de Buenos Aires, las inundaciones ocupan un lugar relevante, por las consecuencias complejas que generan tanto a nivel social como físico-material. No obstante, las estrategias de gestión aún no han tenido resolución eficaz para estos problemas complejos; que cada vez abarcan mayor diversidad, en cuanto a actores implicados. Una prueba de ello, entre muchas otras, es la falta de información sistemática para evaluar el problema desde una perspectiva integral.

El tratamiento de este problema, implica un ejercicio de integración no sólo de los factores físico-naturales que, obviamente, influyen en ello; sino de los factores sociales y de gestión que están directa o indirectamente involucrados.

Generalmente, el problema de las inundaciones se ha considerado de manera fragmentaria; dando un tratamiento desigual a cada una de las dimensiones componentes del riesgo, ya señaladas. Es necesario incorporar en la evaluación del problema, una perspectiva más amplia e integrada de la que se ha utilizado hasta ahora en los estudios de este tema.

De la elaboración de los resultados del trabajo se van definiendo criterios para establecer niveles de vulnerabilidad.

Cabe señalar que la metodología esta siendo permanentemente revisada, pues a diario nos encontramos con dificultades en cuanto al acceso a la información. En efecto, no existen suficientes registros de información básica. O no existe en el nivel de detalle necesario. O existe pero es imposible de pagar en el marco de un proyecto modesto como este.

Debido a esto, el equipo se ha visto forzado a realizar constantes ajustes en la metodología planteada inicialmente, para sortear los escollos que surgen a diario en la tarea de investigación. Por ejemplo, puede decirse que no existía información sistemática sobre registros de inundaciones en el área de estudio. Tampoco se ha podido encontrar información detallada sobre características demográficas de la población involucrada.

Para superar esta dificultad, se recurrió a fuentes informales, (archivos del Diario El Día (periódico de carácter regional), que tenia registros de eventos hídricos desde 1963 (precipitaciones, tormentas,  inundaciones), haciéndose el relevamiento hasta el año 2000).

 y  se contrastó una vez procesada con una fuente formal: los registros de precipitaciones obtenidos del Servicio Meteorológico Nacional para el mismo período.

Por otra parte se tomaron en cuenta, para complementar estos datos, los brindados por Defensa Civil. Este organismo posee un listado de zonas geográficas críticas, definidas por Defensa Civil como “zonas que se inundan siempre, llueva poco o mucho, están permanentemente en alerta”

A partir de ambas fuentes se sistematizaron los datos en una tabla. Del procesamiento de dicha tabla se realizó mediante un Sistema de Información Geográfica (Map/Info y ARC/View), un Mapa de Ocurrencia de Inundaciones (Mapa N° 2) donde se representaron las zona y tramos de calles, con registro de este fenómeno, y que resulta un producto original de esta investigación.

 

Por otra parte, se realizó una caracterización sociodemográfica del Gran La Plata a partir del Censo Nacional de Población y Vivienda de 1991, debido a que todavía no se han obtenido  los datos definitivos del Censo 2001 desagregados al nivel de detalle necesario (radio censal).

A partir del análisis de imágenes satelitales de 1986 y 2000, se determinaron las transformaciones territoriales de los últimos años y se identificaron usos productivos que podían influir en el drenaje natural.

También se analizaron las normas municipales y provinciales que tienen influencia significativa en la distribución de usos y en la configuración del territorio.

Por último se comenzó a correlacionar a través de un Sistema de Información Geográfica las variables relevadas, identificando áreas de superposición y patrones característicos de la zona, permitiendo una aproximación a la identificación de zonas de vulnerabilidad.



Inundaciones acaecidas en la ciudad de La Plata.

Para las distintas décadas estudiadas: 1961-1970, 1971-1980, 1981-1990 y 1991-2000, los eventos de inundaciones en la ciudad de La Plata, su fecha de ocurrencia y el monto de precipitación correspondiente puede observarse lo siguiente:

Se ha observado que los eventos de inundaciones se han incrementado en las últimas décadas, debido muy probablemente al aumento de las precipitaciones anuales que ha llevado a un desplazamiento de las isohietas hacia el oeste. (Andrade,M.I. et al 2003)

Desde 1970 las precipitaciones en el territorio argentino han manifestado un aumento, lo que ha significado que las diferentes regiones del país tengan variaciones en su monto de precipitación anual. Dado que las isohietas anuales tienen un diseño casi paralelo, de este a oeste, se han corrido en ese sentido. También se puede observar en la secuencia de los montos de las precipitaciones asociadas a inundaciones que éstos se han incrementado, pues de máximos de 80 mm se ha pasado a 100 mm y aún más.

En 1971 - 1980 se pueden contar 25 inundaciones mientras que en la década siguiente se duplican y durante la década 1991 - 2000 se han verificado 78 eventos.

Del análisis completo de la información meteorológica y periodística, principalmente en la última década, se observa que se registran inundaciones con montos muy bajos de precipitación debido al nivel elevado de la napa freática. (Andrade, M.I. y Scarpati, O. 2004)

Se concluye que las inundaciones en la ciudad de La Plata y sus alrededores se originan por causas climáticas y edáficas, asociadas a la acción antrópica.

 

Caracterización  sociodemográfica

El crecimiento relativo de la población en el Gran La Plata en el período intercensal 1980/1991, presentó valores similares en los tres municipios, registrándose en Berisso y en La Plata, un incremento levemente inferior al promedio de la provincia. Comparando con la variación 1991/2001, se observa un menor crecimiento y por debajo del promedio provincial

En el caso particular de La Plata, el crecimiento de la población, según los datos provisorios del Censo 2001, fue muy desigual, registrándose zonas con crecimiento negativo, por ejemplo, en el casco urbano (-12%) y en Tolosa (-1,1%) y zonas donde la población creció más de un 50%: Lisandro Olmos (96,2%),  Arturo Seguí (74%), Melchor Romero (64%), Villa Montoro (60%), Abasto (54.8%), etc.

Del análisis elaborado con datos del Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, dado que el Censo 2001 al nivel de detalle requerido, no esta disponible aún, se pueden extraer para el Partido de La Plata las siguientes conclusiones:

El municipio contaba con 542.984 habitantes y 158.076 viviendas particulares ocupadas, de los cuales el 39% de la población y el 45% de las viviendas, se ubicaban en el casco fundacional y, el 61% y el 55% respectivamente, en la periferia.

Con relación al tipo de vivienda, el 10% de las viviendas ocupadas del partido, se consideran precarias y viven en ellas, el 13% de la población, es decir 71.574 habitantes.

Teniendo en cuenta su distribución, el 80 % de las viviendas precarias y el 84% de la población, 59.961 habitantes, se concentran en la periferia, registrándose los porcentajes más elevados en las zonas de Arturo Seguí, el Peligro, Melchor Romero, Abasto, Hernández-Gorina, Etcheverry, Olmos, Villa Elvira, Altos de San Lorenzo.

En el casco fundacional, el 20% de las viviendas ocupadas son consideradas precarias, registrándose el valor más alto en la en el sector ubicado entre diagonal 74 entre Av. 32 y 1, con el 10,2% de las viviendas precarias y el 9.7% de la población.

En cuanto a la cantidad de viviendas particulares con hacinamiento (más de tres personas por cuarto) el 4% del total de las viviendas del partido tienen problemas de hacinamiento, Las zonas con más alto índice de hacinamiento están ubicadas en los barrios de Villa Elvira, Hernández-Gorina, el Peligro, Melchor Romero, Abasto y San Carlos.

En cuanto a la provisión de agua, en el casco la casi totalidad de las viviendas y habitantes tienen suministro de agua por red pública (96%), mientras que en la periferia, si bien es alto el número de viviendas conectadas a la red pública (58%), también es significativo el porcentaje que se provee de agua por otros medios.

Las zonas con inexistencia o menor cobertura del servicio corresponden a las localidades de Melchor Romero, Abasto, Arturo Seguí y el Peligro.

Con respecto al servicio de cloacas, en el casco el 95% de las viviendas están conectadas a la red pública, mientras que en la periferia la situación es más heterogénea, sólo el 35% tienen conexión a la red pública. Las localidades de Olmos, Etcheverry, Gorina, Romero y Abasto, prácticamente carecen de cloacas o es muy  un bajo el porcentaje de cobertura.

En síntesis, la población con NBI se concentra principalmente en zonas de la periferia del partido, destacándose Olmos, El Peligro, Arturo Seguí, Romero y Abasto, localidades que registran fuertes incremento de la población que no ha sido acompañada con el aumento de los servicios básicos.

El Partido de Berisso y siempre según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, contaba con 74.761 habitantes y 21.168 viviendas particulares ocupadas.

Con relación a la cantidad de viviendas precarias, el 12.8 % de las viviendas ocupadas se encuentran en esta situación, habitando en ellas 18,2% de la población. Cabe destacar que el índice más bajo se localiza en la ciudad de Berisso, mientras que en el norte y centro del partido los valores de precariedad alcanzan el 32%. 

En cuanto al número de viviendas con hacinamiento el 6.1%, presentan este problema.

Con respecto a la provisión de agua, el partido tiene el 95.6% de las viviendas con provisión de agua por la red pública. El motivo de la alta cobertura, se debe a que la ciudad se encuentra asentada sobre una napa de agua salina que la hace imposible para consumo humano. Del 4,4% restante, un sector recurre al transporte de agua por cisterna y otro extrae agua de pozo pero en la zona aledaña al partido de La Plata.

En cuanto al servicio de cloacas, sólo el 17.7% de las viviendas del partido tienen el desagüe del inodoro con descarga a la red pública. Los barrios de Villa Independencia y Villa Zula presentan el mayor porcentaje de viviendas y población con cloacas conectadas a la red (53%), mientras Los Talas, Barrio Banco Provincia y Villa Porteña son los de menor cobertura.

Por último, el Partido Ensenada contaba en 1991, con 48.237 habitantes y 13.528 viviendas particulares ocupadas.

En este caso el 11.4% de las viviendas del partido son consideradas precarias y reside en ellas el 15.4% de la población. Los barrios de Villa Tranquila, Villa Albino, Villa Catella, el Dique y Punta Lara, tienen valores que oscilan entre 13% y 19% del total, pero en algunos radios de Villa Catella y El Dique, se ha podido constatar que el 73%  de las viviendas son precarias, afectando a un número de población estimada de 1500 personas.

Con respecto al número de viviendas con hacinamiento el 5.8% presentan este problema, destacándose con los valores más altos Villa Tranquila, Villa Albino, Villa Catella, El Dique y Punta Lara.

Si bien el 15.4% de la población del partido es considerada pobre por NBI, la localidad de Punta Lara es la que posee los valores más altos.

En cuanto a la provisión de agua, el 98% de las viviendas del partido cuentan con provisión de agua  por  red pública, registrándose valores muy altos en todas las fracciones. Ello, como en el caso de Berisso, se debe a la salinización de sus aguas subterráneas.

Con relación al servicio de cloacas, sólo el 28% de las viviendas del partido tienen  cobertura de red. La zona con carencias más severas es Punta Lara .

En síntesis, puede observarse que los tres municipios presentan condiciones sociodemográficas similares, destacándose La Plata con los valores más bajos, con la excepción del servicio de cobertura de agua por red. 

Asimismo es importante destacar que en los tres municipios los porcentajes más elevados de Población con Necesidades Básicas Insatisfechas, se concentran en las periferias de los núcleos urbanos, coincidiendo esto, con las zonas de mayor crecimiento demográfico de la  última década.

Para profundizar en las características sociodemográficas de cara a construir criterios para determinar niveles de vulnerabilidad en la población afectada, se esta trabajando en la realización de una encuesta sobre un área piloto que servirá a su vez para contrastar la metodología.

 

Evolución en los Usos del Suelo

El análisis de Usos del Suelo se ha realizado tomando los resultados del procesamiento de Imágenes Satelitarias correspondientes a dos cortes temporales: 1986 y 2000, cuya secuencia permite visualizar las transformaciones acaecidas en el territorio objeto de estudio a lo largo de una década y media.

Las limitaciones de resolución espacial de ambas imágenes sólo nos permite una aproximación a la temática desde una perspectiva “macro”, orientada al reconocimiento de grandes conjuntos de usos. Como contrapartida, esta visión general del territorio nos habilita a delinear grandes tendencias en el uso y ocupación del espacio, que pueden tener incidencia de alguna forma en la afectación de los patrones de drenaje natural y en la variabilidad y gravedad de las zonas afectadas por procesos de inundación. (Andrade M.I. et al 2003)

La tipología de usos del suelo definida para el análisis de la evolución de los usos del suelo, fue la siguiente:

-          Mancha urbana

-          Cinturón verde periurbano

-          Explotaciones Intensivas (no incluye producción en invernáculos para el año 2000)

-          Producción bajo cubierta (florihorticultura)

-          Espacio Rural Extensivo

-          Valles de inundación, lagunas y humedales

 

El Fenómeno Urbano en los Partidos de La Plata, Berisso y Ensenada. Período 1986-2000

El Casco Fundacional de la ciudad de La Plata, constituye el centro a partir del cual se produce el proceso de expansión de la mancha urbana. Este conforma el espacio de más alta densificación dentro del partido, y se ha visto desbordado en sus límites mucho antes de alcanzar su potencial de ocupación, dando lugar a un proceso de avance del tejido residencial en varios frentes que asumen caracteres y niveles de consolidación diferente.

Si bien la variación en el período 1986-2000 dentro del Casco urbano fundacional no es observable a la escala analizada (por lo ya consolidado de su tejido), pueden reconocerse gradientes de densificación interna que se mantienen constantes.

La mayor densidad de ocupación se localiza en el sector comprendido entre las Avdas. 1, 13, 44 y 60, que se corresponde con la concentración más importante de actividades administrativas, comerciales y financieras de la planta urbana.

Aunque el tejido es compacto en el resto del plano fundacional, las densidades varían internamente tal como se identifica en el ángulo Oeste donde la compacidad disminuye. Fuera del casco, pero linderos al mismo, las formas de crecimiento y consolidación del tejido residencial presentan patrones disímiles.

Los partidos de Berisso y Ensenada encuentran en la convergencia de factores antrópicos y naturales de gran impronta los elementos clave de su configuración urbana actual. La geomorfología excluyente es la de la planicie costera (de disposición paralela a la costa), con alturas relativas por debajo de los 5 mts. pero que en la mayor parte de ambos territorios es inferior a los 2,5 mts. La presencia de vastos sectores deprimidos (Bañados Maldonado y de Ensenada) en una ancha franja de contacto con el partido de la Plata expresan las limitaciones de crecimiento urbano en esa dirección.

Un segundo factor de peso en la configuración de las ciudades está dado por el complejo Portuario-Industrial que las atraviesa y fragmenta.

Por último, acompañando la línea de costa, en la baja terraza, en Isla Santiago y gran parte de la costa de Berisso se desarrolla una formación boscosa de Talas, asociadas a algunas quintas, y en el límite con Berazategui la Selva marginal de Punta Lara.

En este escenario, las ciudades de Berisso y Ensenada se han desarrollado con limitaciones para su expansión. Las áreas de crecimiento más reciente son las localizadas sobre el límite con La Plata (Villa Progreso y El Carmen) y las “confinadas” entre  Petroquímica La Plata -y su calle lateral Avda. del Petróleo Argentino- y el Bañado Maldonado (Villa Nueva y La Porteña).

La imagen del año 2000 muestra que en este sector se está produciendo a la par de la extensión de la trama urbana, el relleno del tejido residencial del amanzanamiento preexistente. Lo propio sucede en torno al tejido tradicional más consolidado.            

Al sur se identifica un sector de crecimiento reciente, cuyas posibilidades de expansión a futuro están fuertemente condicionadas por la cercanía al Bañado Maldonado.

El flanco norte de Berisso está limitado en su crecimiento por el ya mencionado bosque de talas y la retraída actividad hortícola.

En Ensenada las tendencias de urbanización son similares. Los Caminos Vergara (Ruta Provincial 215), Rivadavia (Ruta 13) y Avda. Colón vinculan Ensenada con La Plata, estableciendo un patrón urbano de alta funcionalidad con la Capital Provincial.

La ciudad -de características más compactas y reducidas que Berisso- presenta importantes restricciones para su expansión: Polo Petroquímico, por el sur; Destilería La Plata y Puerto La Plata, al este; Astilleros Río Santiago, Zona Franca y la desembocadura de los Arroyos La Fama y Doña Flora, por el norte. La expansión de la mancha urbana se ha dado hacia el único lugar posible: el noroeste, acompañando este desarrollo la Avda. Bossinga y el Camino Costanero Almirante Brown.

Entre ambos períodos considerados, es la localidad de Punta Lara la que presenta las variaciones más significativas. En la imagen de 2000 puede observarse cómo antiguos loteos -materializados con antelación a la entrada en vigencia de la Ley 8912/77- manifiestan un proceso de relleno incipiente.

En el resto del territorio dominan áreas deprimidas donde convergen las aguas de los arroyos de la zona interior o canales artificiales que drenan directamente al río, esto define la existencia de vastas áreas destinadas a la actividad ganadera bovina de baja carga animal.

 

Análisis del mapa de Ocurrencia de Inundaciones (áreas urbanas)

Este análisis se realiza a partir de los registros relevados en el diario local desde 1963 al 2000. Su representación cartográfica permite observar la existencia de zonas bien diferenciadas que se inundan o se han inundado en algún momento. (Mapa N° 2)

Comenzando de Oeste a Este, se pueden identificar sectores en City Bell, Gonnet; Tolosa y San Carlos en la periferia.

Con mayor extensión que las anteriores, en el casco fundacional de La Plata se encuentra un rectángulo aproximado que va de la calle 9 a la 19, y de 35 a 49. Luego en dirección Este, se observa el área que se extiende desde calle 7 a 122 y de 60 a 72 (en el casco), continuando luego en la delegación de Villa Elvira.

En la década de 1970 se detectan en el casco fundacional, anegamientos en la zona de circunvalación de 32 y 72; calle 10 a la avenida 13 y de 33 a 37; en las proximidades de la calle 1 a 3 y de 40 a 64; y en gran parte de la extensión de la diagonal 73.

Como en los decenios anteriores, en la década del 80, el sector de circunvalación en la zona de 32, de 6 a 13 presenta registro de inundaciones. Asimismo, es importante señalar la zona de contacto del casco con la delegación de Villa Elvira; de calle 26 a 18 y de 68 a 72, la avenida 7 en la delegación de Ringuelet y en la zona de Tolosa, al sur de la avenida 13, también registran anegamientos.

La mayor cantidad de datos existentes es en la década del 90. Los mismos se extienden en un rectángulo aproximado que va de la calle 9 a 19  y de 35 a 49, en las delegaciones de Villa Elvira (área próxima al casco fundacional), en San Carlos, Tolosa, Ringuelet  y en el contacto de ésta, con la delegación de Gonnet.

Es de destacar, como una primera aproximación, la coincidencia que la mayoría de las zonas anegables tienen con el recorrido de los cursos de arroyos entubados o áreas próximas a los mismos.

 

Determinación de Zonas de Riesgo de Inundación

El mapa N°3 de Zonas de Riesgo de Inundación, ha sido elaborado a partir de la correlación de variables y superposición cartográfica de las zonas inundables detectadas por Defensa Civil y el Diario Local (mapa de ocurrencia de inundaciones); la mancha urbana del año 2000; el crecimiento de la mancha urbana entre los años 1986 y 2000; la densidad de la mancha urbana según tres niveles de acuerdo a la imagen satelital del año 2000; y otros usos del suelo (algunos relevados para el año 2000 mediante tratamiento digital de imagen y otros brindados por la Dirección de Planeamiento Urbano de la Municipalidad de La Plata). La lectura se realizó a diferentes escalas: para el nivel general se trabajó a escala 1:100.000 y 1:50.000, y para un mayor nivel de detalle con la escala 1:20.000.

La superposición entre los mapas de Ocurrencia de inundaciones y de Crecimiento de la mancha urbana en el período 1986-2000, se realizó para determinar en cuántos sitios la mancha urbana 2000 creció sobre zonas inundables.

En el caso del eje O-NO se constató en las localidades de City Bell y Gonnet la exposición de zonas inundables (o de parte de ellas) en áreas de ensanche urbano (Barrios Savoia y Villa Castells). También se constataron dos casos puntuales en Gorina y uno en la localidad de Arturo Seguí. En el eje SO se contabilizaron 12 casos y el eje SE registramos 2 sitios para la localidad de Altos de San Lorenzo y 4 para Villa Elvira.

Cabe destacar, que según la cantidad de zonas inundables por localidad y a la superficie comprometida, los datos que resultan más significativos son los de las localidades de Villa Elvira, Melchor Romero, Lisandro Olmos, Abasto, M. B. Gonnet y City Bell.

En los partidos de Berisso y Ensenada, sólo puede mencionarse a la zona comprendida en los alrededores del Barrio El Carmen, cercana al Arroyo Maldonado, con crecimiento en dirección Norte.

Por otra parte, se efectuó la superposición entre las Zonas inundables y la Densidad de la mancha urbana del año 2000. De este modo se determinó que en el casco fundacional donde se encuentra la mayor heterogeneidad de densidad, predominan las zonas críticas inundables con alta y media densidad. A medida que nos alejamos hacia la periferia las densidades en las zonas críticas son medias y bajas, aunque no desaparecen por completo las altas.

En Berisso las dos zonas críticas responden a distintos patrones de densidad de la mancha, por un lado, el barrio el Carmen denota una densidad baja, mientras la zona crítica asociada a la Avenida Montevideo expresa una densidad predominantemente alta y en menor medida, media.

En Ensenada las zonas inundables son escasas (excepto el área del bañado), razón por la cual resulta imposible asegurar en la micro escala la validez de los resultados obtenidos por el tratamiento digital de la imagen satelital.

Por último se efectuó la superposición de Zonas inundables y Usos del suelo del año 2000.

Este análisis a nivel urbano arrojó escasos resultados. Pero cuando se analizó la localización de equipamientos en grandes predios, conjuntos habitacionales y clubes de campo, se detectaron algunos equipamientos en áreas inundables, tanto en la periferia como en el casco fundacional, y conjuntos habitacionales en la misma condición, pero fuera del radio urbano. Con relación a los clubes de campo, el resultado fue negativo.

Por otra parte, se superpusieron dos nuevas capas. Una de ellas proporcionada por el CISAUA donde se delimita la red hidrográfica con su planicie de inundación y otra, realizada a partir de la lectura de la imagen satelitaria 2000, donde se delimitan la zonas húmedas de los tres partidos que forman la región.

Esta correlación permitió definir nuevas zonas con riesgo de inundación, que al  superponerlas con las variables ya analizadas, dieron origen a nuevas áreas críticas, localizadas en general, en sectores que forman parte de las cuencas hidrográficas.

 

El tratamiento de información referida a la problemática de las inundaciones, utilizando un Sistema de Información Geográfica, permitió una determinación preliminar de zonas de riesgo, que luego fueron contrastadas mediante observación de campo, a fin de seleccionar un área testigo que permitiera evaluar las condiciones de vulnerabilidad de la población implicada. (citada mas arriba para la realización de una encuesta)

Las capas de información que fueron utilizadas para esta aproximación incluyeron:

·          La reconstrucción ad hoc de la secuencia histórica de ocurrencia de inundaciones a través de una fuente informal (relevamiento de los registros del Diario el Día en el período 1963-2000).

·          Las zonas consideradas como inundables por Defensa Civil.

·          Las áreas inundables determinadas por el CISAUA.

·          Los humedales definidos por la clasificación de la imagen satelital del año 2000.

·          La evolución de la mancha urbana entre los años 1986 y 2000 a partir del tratamiento digital de imágenes satelitales.

·          La mancha urbana para el año 2000, considerando el gradiente de densidades en tres niveles, utilizando la misma fuente.

·          La consideración de otros usos del suelo urbanos y periurbanos.

·          La red vial jerarquizada.

·          La red de drenaje y las curvas de nivel.

 

La superposición de estas capas de información dio como resultado la determinación de áreas críticas, a partir de los agrupamientos o patrones  particulares definidos por la superposición de las mismas.

Un análisis detenido sobre las zonas vulnerables obtenidas en la primera aproximación  permitió seleccionar tres en función de otros factores que adicionan complejidad al área de estudio; entre ellas: la precariedad habitacional, la localización de viviendas sobre áreas de restricción de arroyos, los fenómenos de crecimiento “rápido” de la ciudad en la periferia del casco urbano y la afectación de áreas consolidadas.

Las tres áreas testigo se localizan en el Partido de La Plata, una en el casco urbano y las otras dos en los ejes de crecimiento norte y sur del mismo:

a)      Sector del Arroyo del Gato: localizado en la delegación Ringuelet, presenta como particularidad el estar atravesado por el Arroyo del Gato y circunscripto por barreras urbanas que dificultan el escurrimiento natural de las aguas en el sector.

b)      Sector Oeste del Casco urbano: coincide con un sector históricamente vinculado a eventos de inundación situado entre el casco fundacional y la Delegación de Tolosa. La delimitación aproximada de este sector, se corresponde con las avenidas 7, 19, 526 y 44.

c)      Sector del Arroyo Maldonado: situado en la Delegación Villa Elvira, al este del casco fundacional, la zona más afectada es la comprendida entre las avenidas 80 y 609; 122 y 13. Una de las características más salientes es que constituye uno de los sectores donde la mancha urbana ha crecido de manera más significativa.

Luego de la identificación de zonas testigo se procedió a realizar una visita de campo a fin de ponderar las particularidades de cada una -en términos de las complejidades del contexto a nivel socioeconómico y natural- tras lo cual se optó por trabajar con el sector correspondiente al arroyo del Gato, el cual presenta condiciones particulares físico-naturales y sociales, que entendemos deben ser analizadas utilizando las herramientas teóricas que nos provee la teoría Social del Riesgo.

 

Conclusiones

A pesar de la falta de información se han podido esbozar algunas conclusiones que se enumeran a continuación:

·                     Se verificó que las zonas más comprometidas por las inundaciones han tenido un fuerte crecimiento urbano. Son ellas las localidades de Melchor Romero, Olmos, Abasto, Villa Elvira, Gonnet y City Bell, Excepto las últimas dos, el resto de las localidades mencionadas han tenido en la última década un importante incremento de la población y altos porcentajes de viviendas precarias, hacinamiento y falta de infraestructura básica.

·                     Se determinó que las zonas inundables del casco fundacional no coinciden necesariamente con población de bajos recursos, excepto aquellas que se registran en el sector NO del casco, que es la que posee mayor población con NBI.

·                     En algunos casos como Berisso y Ensenada, las zonas críticas están más asociadas a la sudestada que a las precipitaciones, como son los casos de la Av. Montevideo y Punta Lara. Cabe destacar que la última localidad es la que registra población con mayores NBI y alto porcentaje de desocupación. El caso de la Av. Montevideo, es diferente ya que constituye uno de los ejes comerciales más importantes de Berisso con los índices más bajos de precariedad y hacinamiento.

·                     La zona paralela a la autopista La Plata – Buenos Aires no está señalada como área inundable. Ello se debe a que las obras no estaban finalizadas en la fecha que se efectuó el relevamiento. Actualmente se están realizando obras para solucionar el problema de drenaje hacia el bañado.

·                     Se  identificaron áreas inundables que coinciden con el recorrido de los cursos de arroyos entubados o áreas próximas a los mismos.

·                     Se detecto que una proporción no despreciable de Equipamientos se encuentran en zonas que se inundan.

·                     También ocurre lo mismo con algunos Conjuntos Habitacionales.

·                     Existen huecos en la legislación en lo que hace a la ordenación del territorio. En especial para el caso de las áreas no aptas para la localización de asentamientos humanos y a posibles acciones de recuperación de áreas degradadas.

 

Queda aún la tarea de profundizar en la evaluación de los indicadores de vulnerabilidad social sobre las zonas de riesgo detectadas .

Nos proponemos además,  profundizar en la temática de la prevención y los Sistemas de atención en la Emergencia.

Por último, destacar que la cuestión de la vulnerabilidad social se inserta en un contexto global y regional de desigualdad y de exclusión. Y que la búsqueda de criterios para la evaluación del riesgo en términos sociales intenta mejorar las condiciones de  inclusión de vastos sectores de la sociedad, cuya historia de acceso a oportunidades de cualquier tipo es prácticamente nula.  

 

BIBLIOGRAFÍA:

ANDRADE, M.I.  et al. (2003) Problemática de inundaciones en el Gran La Plata: mapa de riesgo hídrico desde la Teoría Social del Riesgo. En Pensar La Plata. Ed.Al Margen. La Plata.

ANDRADE, M.I. Y SCARPATI, O. Inundaciones en el Gran La Plata. AADA. Mar del Plata. 2004.

BARRENECHEA, J. Y NATENZON C. (1997): “Dirección Nacional de Defensa Civil y Segunda Reforma del Estado. Modificación del encuadre institucional”, en Territorios en Redefinición. Lugar y Mundo en América Latina. 6º Encuentro de Geógrafos de América Latina. Resúmenes. Buenos Aires, FFyL-UBA (Ponencia completa en CD).

BECK, Ulrich (1993): De la sociedad industrial a la sociedad del riesgo. Cuestiones de supervivencia, estructural social e ilustración ecológica, en: Revista de Occidente, nº 150. México.

BLAIKIE, PIERS, CANNON; DAVIS Y  WISNER (1996): Vulnerabilidad. El entorno social, político y económico de los desastres. Bogotá, LA RED/ITDG.

ESTADÍSTICAS CLIMATOLÓGICAS FUERZA AÉREA ARGENTINA. Comando de regiones aéreas. Servicio Meteorológico Nacional.

FEDEROVISKY, S. (1990) Influencias de la urbanización en un desastre: El caso del Area Metropolitana de Buenos Aires. En Medio Ambiente y Urbanización N° 30, Buenos Aires, pp 31-50.

FUNTOWICZ, S. y RAVETZ J. (1993): Riesgo global, incertidumbre e ignorancia, en Epistemología política. Ciencia con la gente. Buenos Aires, CEAL, pp. 11-42.

GIDDENS, A. (1990): Consecuencias de la modernidad. Madrid, Alianza Editorial.

GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES (1977) Decreto Ley 8912 de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo.

GONZÁLEZ, S. (1999): “La gestión del riesgo por inundaciones en la ciudad de Buenos Aires. Situación actual y alternativas posibles”. Ponencia presentada a la Tercera jornada legislativa para el Area Metropolitana de Buenos Aires: AMBA, Integración para una mejor calidad de vida, organizada por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires. Buenos Aires, Legislatura de la Ciudad, 19 de noviembre de 1999 (http://www.hcdiputados-ba.gov.ar/amba/gonzalez.htm).

HEARN MORROW, B. (1999): Identifying and mapping community vulnerability, en Disasters, vol. 23, Nº 1, pp. 1-18.

HERZER, H. (1990) Los desastres no son tan naturales como parecen. En: Medio Ambiente y Urbanización No. 30. Buenos Aires, IIED/AL.

HERZER, H. y GUREVICH, R. (2001) Construyendo el riesgo ambiental en la ciudad. La Red (Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina). Ciudad de Panamá. [Documento de Internet disponible en http://www.desenreddando.org].

INSTITUTO PROVINCIAL DEL MEDIO AMBIENTE. Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Cuencas Hidrográficas. Contaminación y Evaluación de Riesgo y Saneamiento. 1995

INDEC (1991). Censo Nacional de Población y Vivienda 1991.

INDEC (2001). Censo Nacional de Población y Vivienda 2001.

KULLOCK, D., KREIMER, A. Y VALDÉS, J. (2001) Inundaciones en el Área Metropolitana de Buenos Aires. Disaster risk management working paper series N° 3. The World Bank, pp. 250.

LAVELL, A. (2002) Degradación ambiental, riesgo y desastre urbano. Problemas y conceptos: hacia la definición de una agenda de investigación. La Red (Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina). Ciudad de Panamá. [Documento de Internet disponible en http://www.desenreddando.org].

MASKREY, A. (1998): Navegando entre brumas. La aplicación de los Sistemas de Información Geográfica al análisis del riesgo en América Latina. Lima, ITDG/La Red.

MINISTERIO DE OBRAS PÚBLICAS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES y Ministerio de Obras y Servicios Públicos de la Nación. Lineamientos Generales y Regionales para un Plan Maestro de Ordenamiento Hídrico del Territorio Bonaerense. 1988

MINUJÍN, A. (1999): “¿La gran exclusión? Vulnerabilidad y exclusión en América Latina”, en Filmus, Daniel -comp.-: Los noventa. Política, sociedad y cultura en América Latina y Argentina de fin de siglo. Buenos Aires, Flacso-Eudeba, pp. 53-77.

MUNICIPALIDAD DE LA PLATA. Elementos de diagnóstico para la elaboración del Nuevo Código de Planeamiento Urbano. 1998

MUNICIPALIDAD DE LA PLATA (2000). Ordenanza n° 9231 Código de Ordenamiento Urbano y Territorial.

MUNICIPALIDAD DE BERISSO (1985). Ordenanza n° 886. Delimitación de Áreas.

MUNICIPALIDAD DE ENSENADA (1983). Ordenanza n°  977. Delimitación de Áreas

NATENZON, C. (1995): Catástrofes naturales, riesgo e incertidumbre. Buenos Aires, FLACSO, Serie de Documentos e Informes de Investigación nº 197.

PERRY, R., y MONTIEL, M. (2001) Conceptualizando Riesgo Para Desastres Sociales. La Red (Red de Estudios Sociales en Prevención de Desastres en América Latina). Ciudad de Panamá. [Documento de Internet disponible en http://www.desenreddando.org].

THORNTHWAITE C. W AND MATHER, J. R .1955. The water balance. Publications in Climatology. 8 (1) Laboratory of Climatology, Centerton, New Jersey (104 págs).

THORNTHWAITE, C. W. 1948. An approach towards a rational classification of climate, Geog. Rev. 38, 55-94.Williams, Bryan; Sylvia Brown, Michael Greenberg y Mokbul A. Kahn (1999): “Risk perception in context: the Savannah River Site Stakeholder Study”, en: Risk Analysis, Vol. 19, Nº 6, pp. 1019-1035.

 


 

ANEXO:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



 



Se presentan aquí algunos resultados de la investigación realizada por el siguiente Equipo de Investigación:

Directora: Dra María Isabel Andrade. Coordinadora: Lic. Beatriz N. Plot.  Investigadores: Dra. María Elena Infesta, Ing.Agr. Olga E. Scarpati, Lic.Patricia A. Pintos, Lic. Margarita Papalardo, Lic. Víctor Hugo Vallejos,  Prof.María del Carmen Montes,  Lic. Patricia Gratti, Lic. Claudia Carut, Lic. Gabriel Losano, Prof. Mirela Benítez, Sr.Juan Pablo del Río.

 


Ponencia presentada en el Sexto Encuentro Internacional Humboldt. Villa Carlos Paz, Argentina. Setiembre de 2004.


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • PAREOS-Chales artesanales en telar (Puja a 18 EUR) 
     
  • Camion ( 35000 EUR) 
     
  • FIFA 2005.- NGC NUEVO!!!! ( 700 MXN) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !