Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 972 al 991 
AsuntoAutor
565/04 - ATLAS SOC Centro H
566/04 - Stand de Centro H
567/04 - NUEVA DIR Centro H
568/04 - INTEGRAÇ Centro H
569/04 -Mapa-circu Centro H
NUEVA DIRECCIÓN Centro H
570/04 - CIRCUITO Centro H
571/04 - LA PLATAF Centro H
572/04 - Mapa-Circ Centro H
573/04 - SÉPTIMO E Centro H
574/04 - TRATAMIEN Centro H
575/04 - Cómo lleg Centro H
576/04 - Microclim Centro H
577/04 - EL BOSQUE Centro H
578/04 - El agua e Centro H
579/04 - LA TRANSF Centro H
580/04 - As matize Centro H
581/04 - Acerca de Centro H
582/04 - LOS RECUR Centro H
583/04 - REESTRUCT Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1015     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 571/04 - LA PLATAFORMA CONTINENTAL ARGENTINA: IMPORTANCI A EN LA DETERMINACIÓN DEL ULTIMO LIMITE
Fecha:Sabado, 4 de Diciembre, 2004  08:54:00 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...........ar>

LA PLATAFORMA CONTINENTAL ARGENTINA:

IMPORTANCIA EN LA DETERMINACIÓN DEL ULTIMO LIMITE

                       

 

Prof. Marcelo F. Veneziano (1)

 

INTRODUCCION

 

 

Nuestro planeta se halla constituido básicamente por dos componentes, como son las masas terrestres o continentes, y las masas de agua u océanos. Este ultima ocupa un porcentaje de la superficie total del 71% aproximadamente. La totalidad de la masa de agua, se la llama hidrosfera. “La misma se distribuye en una parte de agua salada que es equivalente al 97,2%, que son los llamados mares y océanos; y un 2,8% restante que corresponde al agua dulce, entre lo que se cuentan los glaciares con un 2,2%; agua subterránea 0,6%, ríos y lagos 0,02% y un 0,001% en la atmósfera” (Anguita Virella y Moreno Serrano, 1993).

 

En particular los mares, suman unos 1.322 millones de Km3. Es por eso que se debería considerar esta cifra de importancia al estimar que la vida se desarrollo en sus principios en el mar, y no en los continentes que eran grandes desiertos, por la carencia de oxigeno. “Posteriormente por un mecanismo de fotosíntesis más complejo, de liberación de oxigeno, cumplido por las plantas clorofílicas, se creo las condiciones para la vida fuera del agua, iniciándose una evolución de los seres vivos.” (Hoof, 2000).

 

Estas características del planeta, del denominado geoide, sobre su composición y su relación con el origen de la vida, nos indican la importancia, de las aguas, y en particular la de los mares con respecto a la tierra y a la vida misma del hombre. Es por eso que este trabajo, tiene como objetivo general:

 

v      Desarrollar los conceptos básicos que caracterizan al espacio marítimo según la legislación vigente.

 

v      Describir la importancia de la fijación y/o determinación del límite de los mares para los países ribereños.

 

v      Explicar las actividades y tareas realizadas hasta el momento por la Comisión respectiva.

 

En este sentido, se debe recordar la importancia no solo del mar, que ha tenido en toda la historia humana, sino también los diferentes roles que tuvo en la historia, a partir de su uso y en función de las necesidades de las sociedades. Y dentro de este, el estudio especifico relacionado con la Plataforma continental. La misma es de reciente aparición en términos de años, sin dejar de mencionar igualmente, que el origen de la misma pueda ubicarse hacia principios del siglo XIX,  sabiendo que los antecedentes relevantes desde el punto de vista jurídico se remontan sólo hasta la década del cuarenta del siglo XX.

 

Así se considera como hipótesis del presente trabajo que: “el valor geopolítico, económico y estratégico, para el país, la determinación del limite exterior de la plataforma continental, como su posibilidad de afianzar su soberanía en el nuevo espacio incorporado”.

 

 

 

(1) JTP. Geología Gral. Fac. Ingeniería. Univ. FASTA. Mar del Plata.                                                            

     Graduado Adscripto a tareas de investigación en el Grupo de Estudio de Ordenación Territorial  

     (GEOT). Dpto. de Geografía. Universidad Nacional de Mar del Plata. veneziano@sinectis.com.ar

            Es por los fundamentos expuestos, y la urgencia del tema, y considerando los daños que pueda ocasionar el no fijar el límite exterior de la plataforma continental Argentina, es que se insiste en realizar los trabajos científicos y jurídicos, necesarios antes de los plazos previstos. Ya que de no hacerlos se perderían más de 1.000.000 Km2 de territorios y de recursos naturales, que pasarían a ser de jurisdicción internacional.

 

 

DESARROLLO

 

            Los estudios sobre el mar, distinguen desde el punto de vista de su función histórica, dos criterios, mar superficial y mar sustancial. “El Mar superficial  hasta el siglo XX, era el valor del mar que residía en ser un medio para navegar y transportar. El descubrimiento de nuevos continentes, generó un intenso trafico desde el viejo mundo hacia las nuevas tierras y desde estas hacia él.” “Así el Mar sustancial  con el correr del tiempo, a partir del siglo XX, con la escasez de materias primas y de alimentos, hizo que el hombre buscara nuevas fuentes para aprovisionarse, dirigiendo su mirada al mar, con la ilusión de creer que esta fuente seria inagotable” (Hooft, op.cit).

 

No obstante podemos destacar que el  primer antecedente en nuestro país sobre esta cuestión se ubica en 1916, en la obra llevada a cabo a través de conferencias y publicaciones por el entonces Capitán de Fragata D. Segundo R. Storni. También debemos citar al jurisconsulto José León Suárez, el cual en 1918, al menos a los efectos de la conservación y utilización de los recursos vivos, favorecía la revisión del límite de distancia (que en su época era por lo general de tres millas) para fijar la anchura del mar territorial y propugnaba además que la soberanía y jurisdicción del Estado costero tuviese como principal marco de referencia la llamada "meseta continental" con las adaptaciones que las circunstancias geográficas requieran.

 

Lo importante a destacar es el inicio desde este momento, de la intensa e incesante explotación de los recursos del mar, sean ya inorgánicos, como los recursos vivos, explotación que se fue extendiendo en su columna de agua y al lecho y subsuelo, siendo para el primero la explotación de la pesca y para los segundos representados en la extracción de petróleo, gas y minería. El problema se presenta cuando el mar pasa a ser una lucha de intereses, entre los Estados costeros, que intentan defender y de apropiarse de sus aguas adyacentes, incluso con el intento de extender su jurisdicción, y los Estados que poseen flotas tanto pesqueras como militares o comerciales, mayores que los primeros y que se oponen a esta idea de soberanía. Se representa estos en las posturas de cada Estado, los que defienden sus intereses, luchan por un “mar territorial” y quienes los niegan luchan por un “mar libre”.

 

Se debe tener en cuenta, que los derechos sobre el denominado espejo de agua y la columna respectiva de agua, difiere en lo correspondiente al lecho y subsuelo del mar. En este sentido se considera siempre que el espejo de agua, o sea la superficie, esta dividida en tres espacios: las Aguas interiores, el Mar territorial y la Zona contigua. En el caso de las Aguas interiores,  son las aguas que se encuentran por detrás de la línea de mas baja mares, en dirección al continente. En estas el Estado costero ejerce plena soberanía.

 

 

 

 

A su vez se consideran aguas interiores, las ubicadas en los golfos y bahías. Esto es así ya que se toma el criterio de “líneas de base rectas”, o sea las que unen los puntos mas salientes de la costa, con lo cual se unen los cabos que forman la boca de dicho golfo o bahía, y por lo tanto encerrando así sus aguas.

 

Para el Mar territorial,  se habla de una franja paralela a la costa del Estado, que  o supera las  12 (doce) millas náuticas de extensión, aprobada por la Convención de Derecho del Mar, en Jamaica en 1982. Así la línea que divide al continente del mar territorial, se la va denominar de las más “bajas mareas”. Si bien se hablo de la línea de más baja marea, cabe distinguir una diferencia en su trazado, ya que existen dos formas para su marcación, pudiendo ser: Normal o de Base rectas. La denominada Normal es aquella que sigue las líneas costeras, respetando sus salientes o inflexiones, se marca sin tener en cuenta el trazado de la costa, o sea paralela con la línea de bajamar. En cambio la de Base recta, considera los puntos mas salientes de la costa, y los va uniendo, es así que une los cabos que forman por ejemplo la boca de las bahías mediante el trazado de un segmento recto.

 

En el tercer espacio, se presenta la llamada Zona contigua,  que es también una franja adyacente al mar territorial, que puede llegar hasta las 24 (veinticuatro) millas a contar de la línea base, y en donde el Estado ribereño ejerce la fiscalización y sanción en materia aduanera, fiscal, inmigratoria y sanitaria. Se la justificó en otros momentos como la zona donde podía asegurar un “control policial”, ante delitos que se cometieran en el área continental o en su mar territorial, lo que permitía al Estado costero su persecución.

 

Por lo expuesto se puede resumir, que el Estado costero posee zonas diferenciadas para ejercer su poder. “Hasta las 12 (doce) millas, donde ejerce plena soberanía y puede sancionar la violación de cualquiera de sus leyes o reglamentos. Después de las 12 (doce) millas y hasta las 24 (veinticuatro), posee plena jurisdicción respecto a delitos o hechos de contrabando, sobre inmigración ilegal, fraude fiscal y sanitarios. Y más allá de la milla 24 (veinticuatro) y hasta el fin de la ZEE (milla 200), pierde la potestad de reprimir los cuatro primeros items y le queda solamente respecto de todas las actividades económicas dentro de la ZEE”. (Hooft, op. cit).

 

Ya en el último espacio a tener en cuenta, es el denominado Alta mar.  El mismo es definido por la convención, como aquel que comprende “todas las partes del mar no incluidas en la zona económica exclusiva, en el mar territorial o en las aguas interiores de un Estado, ni en las aguas archipelágicas de un Estado archipelágico” (art.86 C.I.Jamaica). En alta mar, ningún Estado puede ejercer soberanía (art 89 C.I.J). La misma Alta mar  es de uso irrestricto para los Estados con litoral y sin él, tienen derecho a navegar y sobrevolar libremente, tender cables y tuberías submarinas, como de construir islas y otras instalaciones, como de pescar y de investigación científica (art. 87 C.I.J).

 

En el caso concreto de la Zona Económica Exclusiva, debemos referirnos en forma histórica que existieron durante varios siglos dos espacios considerados, “el mar territorial” y “la alta mar”.  La extensión de la soberanía hasta las 200 millas tiene como fundamento, la preservación de los recursos vivos del mar, lo que llevo a varios Estados a declarar la soberanía o por lo menos la jurisdicción sobre esta zona.

 

La misma C.I.J establece en su art. 55 “la zona económica exclusiva es un área situada más allá del mar territorial y adyacente a este...” Por lo cual en su art. 56 prevee para el Estado ribereño los siguientes derechos sobre la ZEE: “Derechos de soberanía para los fines de exploración, explotación. Conservación y administración de los recursos naturales, tanto vivos como no-vivos, de las aguas adyacentes al lecho y del lecho y el subsuelo del mar, y con respecto a otras actividades con miras a la exploración y explotación económica de la zona, tal como la producción de energía derivada del agua, de las corrientes y de los vientos” “Con respecto a la jurisdicción es referente al establecimiento y la utilización de islas artificiales, instalaciones y estructuras; como la investigación marina; la protección y preservación del medio marino”.

 

 

GRAFICO Nº 1  JURISDICCION SOBRE LAS MASAS OCEÁNICAS

FUENTE: GEOGRAFIA. LA ARGENTINA Y EL MERCOSUR. ECHEVERRIA, Ma. J. Y CAPUZ, SILVIA.

 

Es en conclusión un espacio marítimo que se formo adyacente al mar territorial, hasta una extensión máxima de 200 millas desde la costa, y adyacentes igualmente a alta mar. En este espacio el Estado costero tiene derechos y jurisdicciones. Así en esta zona es importante la buena administración del recurso. Una administración que es responsabilidad del gobierno, pero que la conservación es un deber de los científicos e investigadores de las diferentes ciencias del mar.

 

En síntesis se podría decir que el Estado tiene un progresivo debilitamiento con relación a su poder sobre las aguas analizadas. Ejerce una “soberanía” completa en el Mar territorial, pero es solamente titular de “derechos soberanos” para el uso y aprovechamiento de las riquezas del mar en la Z.E.E,  y solo “jurisdicción” o autoridad en la reglamentación en lo expuesto anteriormente, entendiendo como jurisdicción el poder para autorizar, reglamentar y hacer cesar.

 

La Argentina por medio de la ley 23.968 del año 1991, y en consonancia con lo dispuesto por la C.I.Jamaica del año 1982, consagra la terminología y contenido dispuesto por dicha convención sobre la ZEE, ley conocida como de los espacios marítimos. En este sentido cada Estado hizo lo propio, resignando algunas de sus pretensiones. Si bien la convención omitió determinado temas, como es reglar el uso militar del mar, estableció también el régimen jurídico sobre las aguas. Estas difieren al régimen aplicable al lecho y al subsuelo.

 

En el mar territorial y en el lecho y subsuelo de este mar, el Estado ejercía plena soberanía, ya en el lecho y subsuelo de alta mar, ningún Estado podía ejercer derechos  de soberanía, ya que es patrimonio común. La situación cambia a partir de la conocida declaración del presidente de los Estados Unidos de América, el presidente Truman, quien el 28 de septiembre de 1945, crea una tercera zona, como es la Plataforma continental, donde “el Estado costero ejerce soberanía de carácter funcional  destinada a la explotación de los recursos del lecho y subsuelo del mar adyacente” (Hooft, op. cit). Los fundamentos que se invocan del preámbulo de la Proclama Truman, se basan en la “contigüidad y razonabilidad”.

 

            Se puede discutir los términos planteados a partir de considerar si era un reclamo de soberanía o de jurisdicción, pero lo cierto es que el resultado fue el traspaso del control sobre el recurso y su explotación a los Estado Unidos. A partir de esta Proclama, varios países, en especial latinoamericanos, hacen suya esta Proclama, se suman a ella, aun con la confusión sobre el reclamo, ya que se incluía por algunos los recursos de la plataforma, para otros la plataforma misma. En este sentido debemos aclarar que se entiende por Plataforma continental. Y lo primero es considerar que el continente continúa por debajo del mar, que fuese definida por diferentes términos.

 

            Es así que se considera que la Plataforma continental, se halla dividida en tres partes: la Plataforma propiamente dicha (continental Shelf), el Talud (continental Slope) y la Emersión (continental Rise). En la primera de ellas, la Plataforma continental, es la consideración geográfica propia, de la continuación natural del continente por debajo del agua, con un declive variado. Es de destacar que el criterio jurídico no coincide con el geográfico. En la continuación de esta plataforma y siguiendo el mismo sentido, reconocida a partir de su abrupto quiebre, se da una nueva zona, marcada por la inclinación del terreno, que se la denomina Talud continental.  Esta pared o zócalo por considerarlo de esta manera, finaliza en el llamado “pie del talud”, el punto máximo donde cambia el gradiente con respecto al plano (forma un ángulo de 45º)

 

            Una vez finalizado el Talud, donde el fondo se vuelve plano nuevamente, e iniciándose una planicie de tamaño variable, es la tercera parte denominada Emersión continental que se extiende hasta el punto en que vuelve a profundizarse, ya en forma definitiva para dar comienzo a los “Fondos o Llanuras abisales”, es decir fondos de “Alta Mar”. Es así que la autoridad del Estado costero finaliza, cuando termina la emersión, generándose una zona en donde ningún país puede ejercer soberanía., se la conoce como “la zona”, y esta sujeta a la jurisdicción de la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos.

 

            Lo que sucede es que desde el punto de vista jurídico la plataforma continental,  se constituye por los espacios mencionados, la plataforma, el talud y la emersión en su totalidad. Si bien esta plataforma no es homogénea, ya que se puede observar que en la zona hacia el sur de la Península de Valdés, se extiende más allá de las 200 millas de la ZEE, con respecto al borde exterior del margen continental. En el área de las islas Malvinas esta diferencia es mayor aun, recordando igualmente  que la distancia máxima desde la línea de base recta, es de 350 millas náuticas, para poder medir el ancho de la plataforma. Este límite fue fijado por la Convención en su art. 76. Se puede advertir la importancia que lleva el reivindicar los derechos sobre el lecho y el subsuelo. Y en este sentido el derecho del Estado ribereño es de igual intensidad en toda la plataforma, sin distinguir entre la plataforma, el talud o la emersión.

 

 

 

 

 

CRITERIOS PARA DELIMITAR LA PLATAFORMA. (JURÍDICO Y FISICO)

 

            Al ser declarado por la ONU la existencia de este espacio y considerando que se encuentra fuera de la jurisdicción de los Estados, llevo nuevamente al enfrentamiento entre países costeros y terceros países. Esta puja llevó a una necesidad, definir que se entiende por plataforma y poner limite a la misma.            Si se sigue el concepto usado en la Convención de Ginebra de 1958, la misma establece el criterio de “profundidad” de las aguas, en donde se estableció el limite entre el Estado costero y los fondos de la alta mar (donde ningún Estado puede ejercer soberanía), aceptando también el de la “explotabilidad”. Así entendido, la Convención de Ginebra, atribuía al Estado costero la potestad como dueño, sobre el lecho y subsuelo, hasta donde las aguas no superaran los 200 metros de profundidad.

 

            Por eso la Plataforma continental se la consideraba la continuación del territorio por debajo de las aguas hasta la profundidad de 200 metros. Pero era un criterio que consideraba la posibilidad de explotar el fondo, con lo que añadió el concepto de “explotabilidad”. Se puede ver que este criterio, dado los avances tecnológicos, si bien parecía una buena solución, prontamente evidencio problemas, al poder explotarse los fondos del mar a profundidades mayores de los 200 metros. Esto se traslada a la III Conferencia sobre Derecho del Mar, para poder delimitar el espacio de la plataforma, sirviendo también para limitar la expansión irrestricta de los Estados costeros.

 

            El criterio de establecer un limite era ya una necesidad a esta altura, la pregunta era hasta donde?, y como establecerlo?. Se debe aclarar la situación difícil que se encuentra ya que hay Estados con margen continental y sin ellos. La Convención de Jamaica, pudo establecer una conciliación, al adoptar los dos criterios como validos. Primero las 200 millas, partiendo de las líneas de base; y el Margen continental, hasta su borde externo.

 

            Lo anteriormente expuesto lleva a preguntarse dónde termina o donde se establece el borde exterior del Margen continental. Para su determinación se propusieron a su vez, dos criterios.

 

Ø      Espesor de las rocas sedimentarias (Formula de Gardiner o irlandesa).

 

Como se advierte este método considera el espesor de las rocas sedimentarias. Las mismas se han formado a causa de la acumulación, proveniente de los detritos orgánicos e inorgánicos del continente, que lo hacen por medio de los ríos que desembocan en el mar y como producto de la erosión costera. Ya en la alta mar, el fondo cambia su constitución y se hallan rocas del tipo granítico, mas duras y de color oscuro. El criterio establece que el espesor o grosor de estas rocas sedimentarias, debe ser como mínimo del 1% de la distancia que va desde el pie del talud continental, hasta el punto propuesto de las rocas sedimentarias.

 

Ø      Criterio de la distancia desde el pie del Talud (Formula de Hedberg o norteamericana).

 

Este método, propone trazar una línea que un los puntos situados a no más de 60 (sesenta) millas a contar del pie del Talud. La formula exige que los puntos elegidos no se hallen, unos de otros, a su vez mas allá de las 60 (sesenta) millas, limitando el afán de expansión del Estado. Atendiendo a que el borde exterior del margen pueda llegar a alejarse de la costa mas allá de lo previsto por ambas formulas, la Convención estableció un límite máximo. Si bien considera el uso de cualquier método, incluso la combinación de ambos por parte de los Estados costeros para delimitar su borde externo de esa plataforma, fija que no puede llegar mas allá de las 350 millas medidas desde la línea de base, o bien alejarse mas de 100 millas contadas desde la línea de los 2.500 metros de profundidad.

 

Con estos criterios, el de las 350 millas o 100 millas a partir de la isobata de los 2.500 metros, establece el límite entre la plataforma continental, de un Estado ribereño; y la Zona de los Fondos marinos, o también llamada de la Alta Mar, donde ningún Estado puede ejercer su soberanía. Se rescata que no hay prohibición, por parte de la Convención en el uso de los criterios antes establecidos, ya que puede ser el de la distancia para un caso, y para otras partes el máximo de las 350 millas o el máximo de las 100 millas, según sea a conveniencia del Estado costero.

 

 

MAPA Nº 2: DESCRIPCIÓN LIMITE BORDE ESTERIOR MARGEN CONTINENTAL (USO DE AMBAS FORMULAS)

FUENTE: SERVICIO HIDROGRAFIA NAVAL. ARMADA ARGENTINA

 

 

Es así que surge la “COPLA” o Comisión  Nacional del Limite Exterior de la Plataforma Continental, cuya función es la de establecer cada punto de la plataforma, a partir del criterio que más convenga en la determinación del borde externo del margen continental. En general se puede decir que en la zona norte, no excede el ancho de las 200 millas de la ZEE, por lo que es razonable usar el criterio de distancia, pero yendo hacia el sur, partiendo desde Península Valdés, donde el ancho es mayor, se puede reivindicar en estas zonas, el criterio de 350 millas en algunos puntos y del de las 100 millas, medidas por la isobata de 2.500 metros en otros puntos, a conveniencia del País.

 

“Según trabajos realizados por el Servicio de Hidrografía Naval, se ha calculado que la superficie de la plataforma continental desde las líneas de base hasta las 200 millas es de aproximadamente de 4.428.000 Km2.” (Hooft, op. Cit). La superficie del margen argentino, que se halla fuera de las 200 millas, “llega a 1.000.000 Km2, aproximadamente, es decir más de un tercio de todo el territorio continental argentino”. (COPLA)

 

 

CONCLUSIONES

 

            Visto el desarrollo anteriormente expuesto sobre la soberanía real que ejerce el Estado costero y en particular sobre la jurisdicción, que puede desarrollar concretamente  sobre la Plataforma, es que se destaca lo importante e imprescindible, en la tarea de limitar el borde externo. La COPLA, tiene entonces, como principal objetivo elaborar, de conformidad con lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar  (CONVEMAR) y en el artículo 6° de la ley 23.968, una propuesta definitiva para establecer el límite exterior de la plataforma continental, que permita a la República Argentina consolidar el ejercicio de los derechos de soberanía sobre los recursos naturales existentes en un vasto territorio -de aproximadamente 1.000.000 de Km2-, como reservorio de recursos energéticos de gran importancia desde el punto de vista estratégico y económico.

 

En este sentido, y según lo establecido en la CONVEMAR, todos los Estados ribereños que, mediante los estudios científicos, puedan demostrar que su plataforma continental se extiende más allá de las doscientas millas marinas tienen que presentar su propuesta. La misma se realiza a la Comisión de Límites de la Plataforma Continental, órgano técnico creado por la CONVEMAR-. “Debido a la trascendencia de las actividades que debe desarrollar la COPLA, el Poder Ejecutivo Nacional mediante Decreto N° 1541/99 declaró de interés nacional las tareas asignadas a la misma.” (COPLA)

 

Claro que esta que la presentación tiene un plazo fijado, así mismo toda la documentación que demuestre que su postura, en cada tramo, cumple con los criterios de la Convención. Cabe aclarar que el límite fijado por el Estado de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión se transforma en definitivo y obligatorio para los otros Estados y para la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos. Es por lo expuesto, es que urge delimitar el borde externo de la Plataforma continental, ya que permitirá a la República Argentina consolidar el ejercicio de los derechos de soberanía sobre los recursos naturales existentes en un vasto territorio. Considerándolo además, como reservorio de recursos energéticos de gran importancia desde el punto de vista estratégico y económico, tan vital para el desarrollo del futuro del País, como de todos los argentinos.

 

 

 

 

 BIBLIOGRAFIA

 

Anguita Virella y Mareno Serrano. “Procesos geológicos externos y Geología Ambiental”.

                                                        Ed. Ruedo. Madrid, 1993.        

 

Hooft, Eduardo R: “Apuntes derecho internacional publico”. Facultad Derecho. UNMDP. 

                               2000

 

Echeverría, Ma. J y Capuz, Silvia. “Geografía. La Argentina y el Mercosur”. A-Z Editora.

                                                         Buenos Aires, 2000.

 

Texto Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Jamaica, 1982.

 

Documento “Comisión Nacional del Limite exterior de la Plataforma Continental”. (COPLA) Buenos Aires, 2001.


Ponencia presentada en el Sexto Encuentro Internacional Humboldt. Villa Carlos Paz, Argentina. Setiembre de 2004. 

 

 

 

 

 


Algunos de los cientos de artículos en venta o subasta en eGrupos.net
 
  • MERCEDES C-270-CDI ( 30000 EUR) 
     
  • CINE EXIN: PELICULA MOTO - RATON BOMBERO, EN CAJA ( 3.8 EUR) 
     
  • RAM: 3 x DIMM SDRAM 128MB PC-133 ( 13 EUR) 
     ¿Tienes algo que deseas vender? ¿O comprar? ¿Quieres ver tu anuncio aquí, gratis? 
    ¡ Visita hoy mismo EGRUPOS.NET !