Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 888 al 907 
AsuntoAutor
485/04 - NO CÓMPUT Centro H
Fw: 482/04 - Prepa Centro H
486/04 - REGION ME Centro H
487/04 - VI Encuen Centro H
Fw: SALUDARLOS Centro H
488/04 - ESPACIOS Centro H
489/04 - VIAJE A T Centro H
Fw: 489/04 - VIAJE Centro H
490/04 - LOS ESTUD Centro H
491/04 - CAMINITO Centro H
492/04 - CAMINO AL Centro H
493/04 - Los Impac Centro H
494/04 - MERLO-SAN Centro H
495/04 - Valorizac Centro H
496/04 - MURAL Centro H
497/04 - Bialet Ma Centro H
498/04 - EL FUTURO Centro H
499/04 - Turismo c Centro H
500/04 - SE TOMARO Centro H
501/04 - Paisajes Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 928     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 488/04 - ESPACIOS PUBLICOS Y ORDENAMIENTO TERRITORIAL
Fecha:Sabado, 16 de Octubre, 2004  00:23:51 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

ESPACIOS   PUBLICOS   Y   ORDENAMIENTO   TERRITORIAL.

 

 

 ANTOFAGASTA  Y  SUS  AREAS  VERDES

 

 

 

VLADIMIR MISETIC YURAC

Geógrafo, Mg. en Planificación Urbana y Regional

Académico Facultad de Arquitectura, Construcción e Ingeniería Civil.

                                                                 Universidad Católica del Norte.

                                                                  

 

 

RESUMEN

 La presente ponencia tiene por objeto, a partir del ordenamiento territorial, contribuir al estudio de optimización en la localización, distribución y uso de los espacios públicos  en los centros urbanos, enfatizando en esta oportunidad las áreas verdes, con el propósito de mejorar las condiciones ambientales y calidad de vida de la población.

La importancia de este tema se encuentra avalado ante el vertiginoso crecimiento que han experimentado nuestras ciudades y los problemas ambientales inherentes a esta expansión urbana. El proceso de urbanización trae consigo el florecimiento de “selvas de cemento” y la consecuente pérdida de espacios verdes, desapareciendo paulatinamente su rol funcional como espacios de recreación, esparcimiento y lugares de encuentro para la población. Además, desde el punto de vista climático y ambiental, se impide la regulación microclimática y provoca un aumento de la contaminación atmosférica.

 

  

INTRODUCCION

 La importancia de las áreas verdes y sus implicancias ambientales ha cobrado vigor ante el vertiginoso crecimiento que han experimentado las ciudades en la actualidad. Este proceso de urbanización ha traído consigo la configuración de verdaderas selvas de cemento, con la consecuente pérdida de elementos naturales, desapareciendo así paulatinamente el rol funcional de las áreas verdes como espacios de recreación, esparcimiento y lugares de encuentro para la población. Además, esta situación vista desde el punto de vista climático y ambiental, impide la natural regulación microclimática y genera un gran aumento de problemas ambientales a nivel atmosférico: contaminación del aire por gases tóxicos y partículas, más la suma y amplificación del ruido ante la caja de resonancia que conforma el hábitat urbano.

 

Producto de este escenario, en el caso de Antofagasta, es necesario analizar su particular situación como ciudad inserta en un medio árido donde es necesario proponer medidas que tiendan a organizar un plan de creación y readecuación de áreas verdes, ya sea en barrios o sectores urbanos carentes de este equipamiento y, también, en aquellos afectados por problemas de alta densidad de población o limitaciones de normativa urbana. Además, para compatibilizar las características climáticas áridas y el suelo salino de este territorio, deben formularse algunas propuestas que incorporen una adecuada selección de especies vegetales que puedan adaptarse a estas condiciones ambientales.

 

 

 

ANTECEDENTES GENERALES

 

 

ORDENAMIENTO TERRITORIAL   LOS ESPACIOS PUBLICOS

 

 

La  estructura  urbana  de  una ciudad indica, de  alguna  manera, las  características  de  sus

habitantes y de la forma que ellos habitan. Se asume que es una estructura en constante transformación y que posee múltiples manifestaciones. Por lo tanto, la manera de habitar la ciudad depende de muchos factores, por ejemplo, de carácter geográfico, climático, político, social, cultural, económico e históricos., moldeándose según la importancia de ellos, una cierta identidad en la forma como se habita la ciudad.

 

Dentro de esta estructura, los espacios públicos tienen la gran misión de ser los lugares desde los cuales distintas estructuras urbanas se relacionan, depositando en ellos los elementos más significativos de cada una de ellas, para así generar un continuo de integración,  a nivel de la ciudad toda. Así, en la medida que la ciudad genera diversas estructuras urbanas, también debe ser capaz de potenciar espacios públicos que integren las nuevas estructuras de crecimiento, para evitar la marginación y desintegración social.

 

Desde este punto de vista, los nuevos modelos de espacios públicos , producto de nuestra sociedad actual, no son capaces por sí mismos de generar esta continuidad en la trama urbana por dos razones fundamentales.

 

Primero, al querer establecer la ubicación de estos lugares de encuentro, ya sea un centro comercial, un supermercado cualquier actividad que se les parezca, los criterios que se utilizan no tienen relación alguna con querer establecer las relaciones urbanas que un espacio público pudiera reunir, sino más bien se utilizan criterios de mercado, para determinar qué áreas dentro de la ciudad resultan favorables para asegurar un buen funcionamiento, ya sea por accesibilidad, poder de consumo o disponibilidad de oferta del mercado inmobiliario.

 

Segundo, estos lugares de encuentro no establecen , por sí solos, relaciones con las estructuras urbanas existentes, insertando modelos autosuficientes en materia de seguridad, climatización y de ambientación, no sintonizando con la identidad del lugar donde se insertan.

 

Una ciudad que va perdiendo su identidad, va perdiendo también el sentido colectivo que la construye y, con ello, la integración de sus habitantes, generando un desuso de ellas y una despreocupación de estos espacios públicos tradicionales.. Por lo tanto, en el ordenamiento territorial, se debe considerar como tarea primordial  el estudio y la existencia de espacios públicos, desde los cuales, las áreas de expansión puedan integrarse y evitar problemas de marginación.

 

Para poder revalorizar los espacios públicos tradicionales en cuanto a su uso y rol en la ciudad, se deben de considerar los siguientes factores: tener políticas claras que resguarden, en alguna medida, los intereses colectivos de una ciudad, que le dan identidad y las integran; en segundo lugar, se debe considerar que los nuevos lugares de encuentro, propuestos por la fuerza del mercado, no son capaces por sí sólos de generar espacios públicos, deben implementarse estrategias  que puedan insertarlos adecuadamente, para potenciar y no deteriorar estructuras tradicionales preexistentes. Por último, como tercera consideración, deben de reconocerse las estructuras que dan identidad a una ciudad, es primordial saber que se debe potenciar , transformar o eliminar para poder generar espacios que le den continuidad al colectivo ciudad.

 

 

LAS  AREAS  VERDES  COMO  ESPACIO  PUBLICO

 

 

Una de las principales motivaciones que impulsaron a desarrollar el presente estudio fue el analizar los beneficios y potencialidades de los espacios verdes en áreas urbanas y plantear algunas propuestas de ordenamiento territorial que  permitan mejorar la calidad de vida de los habitantes de la ciudad de Antofagasta.

 

Tal preocupación se encuentra sustentada dado que el crecimiento  de las ciudades, la urbanización y la industrialización han traído consigo la degradación del medio ambiente y la pérdida del equilibrio ecológico. Varios estudios urbanísticos han establecido la influencia y la importancia de las áreas verdes en la calidad de vida de los habitantes, protegiéndolas básicamente contra la contaminación del aire y la contaminación acústica.

 

En primer lugar, las áreas verdes son fundamentales para regular el clima. Los árboles absorben – mediante la capa externa de follaje – el 90% de la energía solar que reciben, bajando la temperatura ambiente en las horas de mayor calor y luego, al atardecer, devolviendo este calor a la atmósfera. Las áreas verdes ubicadas al interior de las ciudades interceptan la propagación del sonido, el que se va reduciendo proporcionalmente a la superficie ocupada por las plantas; también las plazas y jardines reducen los ruidos irritantes, proporcionando a los habitantes urbanos un ambiente más grato.

 

 

Es importante tratar de lograr una distribución armónica de las áreas verdes al interior de la ciudad, situación que en general no es común en nuestras ciudades, de  manera que es muy importante no solamente las especies recomendables que ornamentarían mejor el paisaje, sino en primera instancia estudiar, igualmente, la distribución de las áreas verdes, de manera que sus densidades resulten armónicamente distribuidas en el espacio. El promedio ideal urbanístico a nivel internacional se ha establecido entre 7 y 10 m2/habitante, cantidad muy difícil de alcanzar en nuestra realidad regional, de manera que es fundamental encontrar estándares que permitan rebajar este déficit, planteando una adecuada planificación del sector

 

Cabe destacar que una problemática de esta naturaleza involucra diferentes aspectos , tales como: problemas de regadío, medio ambiente, desarrollo urbano, calidad de vida, etc. debido a que cualquier proyecto de esta índole es de naturaleza multidisciplinaria,por lo tanto, es imprescindible no perder de vista el rol y la función del geógrafo como planificador e investigador del ordenamiento territorial.

 

 

 

ANTOFAGASTA. CARACTERIZACION DE SUS AREAS VERDES.

 

 

 

Las áreas verdes de la ciudad de Antofagasta se pueden dividir en:”consolidadas con mantención”, “no consolidadas sin mantención” y “potenciales o disponibles”. Entre las primeras se mencionan los parques, paseos, rotondas, plazoletas, arboledas y bandejones. Las no consolidades sin mantención son aquellas que están definidas como áreas verdes en los instrumentos de planificación del territorio, pero que no cumplen tal función. Por último, las potenciales o disponibles son todas aquellas áreas de uso público que no están definidas como tales en los instrumentos de planificación territorial.

 

De manera gráfica, el cuadro Nº 1 muestra la superficie de las áreas verdes existentes en Antofagasta de acuerdo a los tipos señalados.

 

 

 

 

                             Cuadro nº. 1. Superficie y Tipología de Areas Verdes

                                                Ciudad de Antofagasta. 2000.

 

 

          Areas Verdes                                                        Superficie m2

 

 

Consolidadas con mantención                                              433.600.-

No consolidadas sin mantención                                          103.406.-

Potenciales disponibles                                               183.362.-

 

Total:                                                                                     719.368.-

 

Fuente :  I. Municipalidad de Antofagasta, 2002.

 

 

 

Esta superficie en cualquier ciudad, según cantidad total de m2 de áreas verdes, no indica nada si no existe una relación directa con el tamaño de la ciudad y ,sobre todo, la cantidad de población que alberga.

 

La forma más simple de cuantificar las áreas verdes de una ciudad, es la aplicación de un índice de densidad (m2/hab.). en el caso de Antofagasta, este valor arroja un promedio de 1,79 m2 por habitante, muy por debajo de la media internacional y nacional. Además, en el caso de esta ciudad, se puede observar una gran asimetría en la distribución de las áreas verdes en el espacio urbano, en cuanto un 75% de las unidades vecinales están en un rango de 0 a 1,99 m2/hab.,existiendo menos de un 5% de ellas con valores que sobrepasan los 20 y 30 m2   por habitante.

A modo de referencia, el cuadro nº. 2  muestra una comparación de los índices de áreas verdes en Antofagasta con otras ciudades nacionales y extranjeras.

 

 

 

Cuadro No. 2. Densidades de Areas Verdes

                                                     Ciudades Nacionales e Internacionales. 2000.

 

 

 

      Ciudades                                                                                    Indice m2/hab.

 

-         Nacionales

 

Antofagasta                                                                                              1,79

Santiago                                                                                                   4,06

Viña del Mar                                                                                            2,80

 

-         Internacionales

 

París                                                                                                        18,00

Washington                                                                                              50,00

Londres                                                                                                     9,00

Moscú                                                                                                        8,00

Buenos Aires                                                                                              5,89

 

Fuente: Minvu 2002.

 

 

No es posible en base a este cuadro comparativo de ciudades, determinar el estándar óptimo para la comuna de Antofagasta, pues la variación de estos índices está en directa relación con las características propias de la región y del emplazamiento de cada una de ellas.

 

No obstante esto y la diversidad que expresan las distintas realidades urbanas del cuadro referido, la norma internacional  establece como un óptimo destinar para áreas verdes un rango entre 7 y 10 m2 por habitante, lo que implica que para una ciudad como Antofagasta de 242.000 personas, se requieren de 1.700.000 m2 de superficie destinada a estos fines. (170 há.).

 

Por otra parte, si se consideran los requerimientos de estándares nacionales (Minvu, Matriz Incal 2001), se necesitarían para la ciudad  1.270.000 m2 de superficie, es decir, 5,2 m2 por persona, índice que se considera más adecuado a la realidad nacional y al propio emplazamiento de Antofagasta,  en una zona desértica.

 

Utilizando estos parámetros como los más adecuados a nuestro contexto, se concluye que el déficit existente es del 65,2%. Actualmente, la ciudad sólo posee  433.600 m2 de áreas verdes, distribuidas en parques, paseos, plazas, rotondas, plazoletas, arboledas, bandejones y otros, correspondiente al 34,8% de los requerimientos de la demanda arrojada.

 

 

Haciendo un diagnóstico por tipo de área verde, se puede comprobar que tan solo el 8,1% corresponde a parques urbanos, y que este porcentaje se distribuye en áreas pequeñas (9 parques de menos de 20.000 m2 o 2 hás., y tan sólo 2 parques de dimensión intermedia, el Parque Brasil con  41.957 m2 o  4,2 há., y el Parque Juan López con  75.545 m2  o  7,5 há.).

 

Según los requerimientos establecidos, se necesitan por lo menos 4 parques de 17 hás. cada uno, no existiendo ninguno con estas características urbanocomunales en la actualidad.

 

Lo que puede fácilmente verificarse en el plano de la ciudad anexado, es que las áreas verdes se distribuyen en pequeños proyectos, principalmente destinados a plazas (34%), paseos (21,6%) y bandejones (20,2%), que juntos constituyen el 76% del total de las áreas de la ciudad.

 

Por ejemplo, las 28 plazas existentes tienen una superficie promedio de 3.000 m2 (menos de 1/3 de una manzana tradicional de 10.000 m2), siendo principalmente de escala barrial. Los nueve paseos se emplazan casi completamente en la zona del borde costero (Paseo del Mar, Los Héroes, 11 de Septiembre, Sotomayor, Costero Norte, Trocadero, etc.) y tienen una superficie promedio de 6.000 m2.  Los paseos mas importantes se ubican en el sector costero sur (Paseo del Mar 1,9 hás. y Los Héroes con 1,3 hás.)

 

 

 

 

 

 


 


PROPUESTAS Y ESTRATEGIAS.

 

 

Los antecedentes expuestos demuestran claramente que las áreas verdes existentes en la ciudad de Antofagasta son insuficientes para la cantidad de habitantes que agrupa y, además,  presentan una heterogénea distribución entre sus unidades vecinales.

 

Para mejorar tales falencias, se proponen a continuación algunas propuestas que tienen por objetivo elaborar una estrategia para la creación de nuevas áreas verdes en la ciudad, reducir los índices deficitarios de densidad y,  por último,  compatibilizar el tipo de especies vegetales con las características del clima  desértico y salino de la región.

 

A.-Respecto al equipamiento y zonas de bajas densidades en áreas verdes.

 

 Dado que la distribución espacial de los equipamientos es aleatoria y no responde al reforzamiento de centralidades barriales o sectoriales y, además, existe un déficit sensible de áreas verdes, siendo las existentes de pequeña escala y dispersas,  se requiere una política de creación de parques de escala urbana ubicados en puntos estratégicos de la ciudad.

 

Para ello se recomienda priorizar la creación de nuevos parques en aquellos sectores más desfavorecidos, especialmente las unidades vecinales localizadas en los sectores norte y centro norte de la ciudad. Además, se propone el aprovechamiento de las calles y avenidas como espacios recreacionales, ya sea como paseos peatonales cívicos o estructuración de redes peatonales vecinales,  que refuercen puntos o áreas de convergencia ciudadana.

 

 

B.- Respecto a la reserva de terrenos por expansión urbana.

 

 

Se plantea la necesidad de destinar terrenos de reserva natural, localizados en las áreas cercanas de la ciudad, con el objeto básico de amortizar el déficit interno urbano y, de paso, resguardar zonas naturales de valor turístico y recreativo, preocupándose de conectarlas con redes viales expeditas y sistemas de locomoción que posibiliten su acceso a toda la comunidad.

 

C.- Respecto al manejo ecológico de las áreas verdes.

 

Una de las limitantes importantes del desarrollo de las áreas verdes son los recursos hídricos, los cuales por las particulares condiciones climáticas de la región, resultan escasos y,  por ende, de un alto valor económico y costo de oportunidad en su uso. Con los antecedentes que la Dirección General de Aguas posee, se plantea la necesidad de profundizar estudios sobre la materia (tratamiento de aguas residuales, por ejemplo), dar énfasis a investigaciones sobre optimizar las tasas de riego y selección de especies vegetales de mayor adaptación al medio árido de la zona, principalmente todas aquellas del género de las xerófitas (algarrobos, espinos, pimientos entre las especies arboreas; las buganvilias, granados y corona del inca entre los arbustos, sin dejar de mencionar a la doca, colas de zorro y pelargonias,  como especies herbáceas).

 

 

 

D.- Respecto a la consolidación de una cultura ambientalista.

 

Por último, resulta de suma importancia incorporar tanto en la educación formal como informal, programas y contenidos sobre la protección del medio ambiente, uso racional de los recursos (el agua, especialmente) y el funcionamiento de los ecosistemas áridos, respecto a mantener un equilibrio ecológico entre los elementos del sistema natural y las actividades del hombre. Para ello, la formación de equipos profesionales y brigadas estudiantiles y vecinales, son iniciativas que pueden reforzar este concepto ambientalista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

 

 

 

AUZELLE, Robert                        : Técnicas del Urbanismo
  Ed. Eudeba.  Argentina, 1990

 

 

CONAMA                                   : Problemas Ambientales de la Región de Antofagasta.

                                                       Seminarios Regionales de la Conama, 2001.

 

CHIRINO, Patricia                       : Diagnóstico, análisis y proyecciones sobre la distri-

                                                       bución de Areas Verdes en la ciudad de Antofagasta.

                                                       Memoria de Título

  Univ.Católica del Norte, Antofagasta. 1999.

 

 

DASGAPTU, P. y otro                 : Desarrollo Urbano y Medio Ambiente

  CIEPLAN.

                                                       Santiago de Chile, 1991.

 

LE  CORBUSIER                         : Principios de Urbanismo.

                                                       Edit. Ariel, Madrid, España, 1991.

 

 

SECOPLAC, Antofagasta : Plan de Desarrollo Urbano. Edición preliminar.

I. Municipalidad de Antofagasta, Chile, 2001.

 

 

      VELASCO, Margarita                  : Areas verdes en las ciudades.

                                                             Revista Chilena de Ecología y Conservación

                                                             Año 3, No. 16.

 


Ponencia presentada en el Quinto Encuentro Internacional Humboldt. Neuquén, Argentina. Octubre de 2003.