Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 741 al 760 
AsuntoAutor
343/04 - El sistem Centro H
344/04 - TRÁMITE P Centro H
345/04 - TRÁMITE P Centro H
346/04 - EL MOVIMI Centro H
347/04 - LUGAR DEL Centro H
348/04 - RESPUESTA Centro H
349/04 - ¿Dónde qu Centro H
350/04 - AUSPICIO Centro H
351/04 - Perspecti Centro H
Fw: Participación Centro H
352/04 - Urbanizac Centro H
353/04 - RIESGO, A Centro H
354/04 - LOS ESPER Centro H
355/04 - BRECHAS S Centro H
356/04 - FOTO VILL Centro H
357/04 - METAMORFO Centro H
358/04 - La Config Centro H
359/04 - Cambios e Centro H
360/04 - VILLA CAR Centro H
361/04 - DETERIORO Centro H
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 782     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 353/04 - RIESGO, AMENAZAS Y VULNERABILIDAD A LAS INUNDACIONES
Fecha:Jueves, 19 de Agosto, 2004  18:26:48 (-0300)
Autor:Centro Humboldt <humboldt @...............ar>

RIESGO, AMENAZAS Y VULNERABILIDAD A LAS INUNDACIONES

ANÁLISIS A ESCALA MUNICIPAL

 SANTA ANA (MISIONES)

 

 

Lic. Analía Beatriz Margalot

Instituto Superior “Antonio Ruiz de Montoya”

Posadas - Misiones

 

 

ABSTRACT

 

Las inundaciones en la provincia de Misiones son un fenómeno recurrente. El clima cálido subtropical sin estación seca permite que las lluvias caídas alimenten a una importante red de arroyos que llevan su caudal hacia tres cursos principales: 1) Cuenca del río Iguazú; 2) Cuenca del río Uruguay y 3) Cuenca del Paraná. Esta última recibe, entre tantos otros, una serie de arroyos como el San Ana y el Santa Juan que se desplazan a través del municipio de Santa Ana y otros menores que surcan el pueblo del mismo nombre, al sur de la provincia de Misiones, en el Departamento Candelaria.

El fenómeno de la corriente de El Niño (fenómenos ENSO), las lluvias en el territorio misionero en el período 97-98, la disminución del tiempo de recurrencia de importantes inundaciones, la mayor densidad y la condición socio-económica de la población, el impacto de grandes emprendimientos realizados por el hombre como la represa de Yacyretá, deben llevar a un mayor conocimiento de los riesgos, amenazas y vulnerabilidades de la población - principalmente urbana- a las inundaciones.

La localidad de Santa Ana cuenta con aproximadamente 7000 habitantes. El pueblo es recorrido por dos arroyos, ambos afluentes del Santa Ana: al Norte, el Martín Chico y al Sur, donde el núcleo urbano ha iniciado su expansión, circula un pequeño curso que no posee nombre. Ambos, de rápido escurrimiento, en épocas de máximas lluvias salen de cauce y llegan a afectar a las familias que viven a sus orillas.

Si bien el riesgo y la amenaza existen, los efectos de las inundaciones aún no llegan a ser extremadamente graves. Para evitar daños mayores a vidas y bienes deben conocerse las características de las bases naturales del municipio, contar con información geográfica, demográfica, cartográfica y estadística; realizar el seguimiento y monitoreo del comportamiento de lluvias y crecidas de ríos y arroyos, todo acompañado con un adecuado plan o zonificación del uso del suelo, para minimizar los efectos de las inundaciones.

 

 

INTRODUCCION

 

La provincia de Misiones presenta una rica y densa red hidrográfica que constituye el natural desagüe de amplias regiones con lluvias importantes. Pero, ¿qué papel juegan los factores naturales y humanos para que las inundaciones sean consideradas una amenaza realmente seria? ¿qué respuestas puede dar el hombre para disminuir el riesgo de las áreas que pudieran estar amenazadas?

En este trabajo de investigación se indagará la situación particular del Municipio Santa Ana, Departamento Candelaria, en la Provincia de Misiones con el objetivo de determinar la vulnerabilidad de la población a las inundaciones y si éstas representan realmente una amenaza a escala municipal, a partir de un análisis de las bases naturales, humanas y económicas hasta arribar al caso concreto de las inundaciones, principalmente urbanas, para proponer algunas soluciones viables de llevarse a cabo.

 

 

1.      PRESENTACION DEL MUNICIPIO SANTA ANA

 

1.1.  LOCALIZACION GEOGRAFICA

 

Se encuentra al sur de la Provincia de Misiones en el Departamento Candelaria. Tiene como límites: al Noreste el Municipio Loreto; al Sudoeste el Municipio Candelaria; al Norte el Río Paraná y al Sur los Municipios de Cerro Corá y Bonpland.

Posee una superficie de 19.440 ha, de las que 410 corresponden a la zona urbana. El Municipio es de Segunda Categoría.

 

MUNICIPIO

SUPERFICIE (ha)

% DEL TOTAL DEPARTAMENTAL

Bonpland

10.000

10.99

Candelaria

11.936

13.12

Cerro Corá

15.070

16.57

Loreto

10.705

11.77

Mártires

10.386

11.42

Profundidad

13.396

14.73

Santa Ana

19.440

21.37

 

 

La localidad de Santa Ana es cabecera Departamental. Se encuentra a 165 metros sobre el nivel del mar, a 3 km de la ribera del Río Paraná y a 44 km de la ciudad de Posadas, capital  de la Provincia de Misiones y en la intersección de la ruta Nacional 12 que atraviesa la jurisdicción municipal en sentido SW-NE y la ruta Nacional 103 que nace en el puerto de Santa Ana y atraviesa la localidad en sentido N-S por 15 km a través del municipio.

 

Fig. N° 1. Localización del Municipio Santa Ana

 

 

1.2.  MARCO NATURAL

 

Como integrante de la Mesopotamia, el territorio misionero ofrece en contraste una notable diferencia con el resto de aquella región, al presentar su relieve mesetario, considerado como una transición entre la formación del sistema orográfico brasileño, del cual depende, y las planicies argentinas.

Al formar parte de la geología del Macizo de Brasilia, el subsuelo está formado por rocas cristalinas del Precámbrico que fueron cubiertas en el Mesozoico por coladas basálticas (rocas volcánicas) que afloraron a la superficie a través de fallas importantes  que coinciden con los cursos de los ríos Paraná y Uruguay y otras fallas menores que recorren Misiones.

El relieve en el sur de la provincia se presenta con formas onduladas, con elevaciones suaves, (Cerro Santa Ana, de 372 m en el municipio homónimo, el cual es compartido también por el Municipio de Cerro Corá), consecuencia de movimientos epirogénicos de ascenso y descenso que generaron elevaciones y depresiones y que con ayuda del tiempo y del factor climático -Misiones posee un clima subtropical sin estación seca[1]- erosionaron las primeras y rellenaron con aluviones las segundas, ocupadas estas últimas por los cursos de los numerosos arroyos que atraviesan la provincia.

Santa Ana se ubica en los distritos morfológicos de la “Planicie de Apóstoles o Región de los campos misioneros” y de la “Franja ribereña del Paraná” caracterizados por una planicie de baja altura sobre el nivel del mar, con pendientes no muy importantes, excepto en los ascenso a montes aislados y en donde el suelo es intensamente desgastado por la transformación de meláfiros en lateritas, de gran espesor visible. Las pendientes descienden hacia el río Paraná y que por ende siguen los arroyos en busca de su nivel de base local, el Paraná. Los arroyos Santa Ana y San Juan -límite con el Municipio Candelaria- son las cuencas más importantes del municipio, alimentadas por las precipitaciones pluviales que siguen la dirección de la pendiente y se encauzan hacia el curso principal a través de cursos menores.

En el Informe Edafológico realizado por C.A.R.T.A. (Compañía Argentina de Relevamientos Topográficos y Aerofotogramétricos) en el año 1964 se reconocen 11 Unidades Cartográficas de suelos en Misiones. Las correspondientes a Santa Ana son:

 

1) Suelos muy evolucionados, generalmente hidromorfos, lixiviados, profundos, fuertemente ácidos, de baja fertilidad, derivados de depósitos fluviales del Paraná.  Esta asociación contiene los suelos que han evolucionado de los aluviones más recientes del Paraná, saturados con agua buena parte del año y desfavorables para muchas plantas cultivadas, a menos que se proceda a una obra de drenaje artificial de gran envergadura.

 

3) Suelos variadamente evolucionados, generalmente hidromorfos, de medianamente profundos a profundos, ácidos, pobres, derivados de sedimentos aluvionales de los arroyos principales. Asociados con suelos hidromorfos, arcillosos, de medianamente profundos a profundos, sub-ácidos, bastante fértiles, derivados de la alteración "in situ" del meláfiro. Soportan inundaciones periódicas de los arroyos Santa Ana, San Juan y sus respectivos afluentes; bien drenados; con ñaú (arcilla regional); derivados de basalto en algunos sectores.

 

4) Suelos poco evolucionados, superficiales sobre roca compacta, continua, muchas veces aflorante, asociados con suelos hidromorfos, derivados de basalto, medianamente profundos o profundos, ligeramente ácidos bastante fértiles. Son los menos evolucionados de Misiones y con escasísimas posibilidades de explotación agrícola; se desarrollan sobre las zonas más llanas del municipio y que han sufrido una acción antrópica importante debido a la colonización más antigua, aunque con relativa erosión del suelo. La vegetación típica es el urunday, con algunas cactáceas y otras especies no arbóreas.

 

6) Suelos jóvenes, poco evolucionados o evolucionados derivados de meláfiro alterado y fracturado hasta una buena profundidad (1-2 mt.) ligeramente ácidos, permeables, fértiles. A veces están asociados con suelos hidromorfos derivados de meláfiro, arcillosos, ligeramente ácidos, medianamente fértiles.

Se distinguen dos fases:

6A: En morfología llana o poco inclinada.

6B: En morfología fuertemente inclinada.

Los suelos de la fase 6A son los denominados toscosos, muy fértiles, permiten que las raíces de la vegetación  alcancen profundidades superiores a los dos metros; con alto contenido de calcio, potasio, nitrógeno y fósforo. Los suelos de la fase 6B se localizan puntualmente en el cerro Santa Ana, donde la pedregosidad y rocosidad alcanzan su grado máximo.

 

9) Suelos rojos profundos, muy evolucionados, lixiviados, arcillosos, permeables, ácidos o ligeramente ácidos, medianamente fértiles, derivados de basalto, y sus fases de erosión. Reciben el nombre de tierra colorada; capaces de soportar muchas especies sumamente provechosas para la economía del lugar: yerba mate, té, tung pero explotadas racionalmente y con prácticas conservacionistas para evitar la erosión y la pérdida de fertilidad.

 

10) Suelos derivados de areniscas. Contiene suelos rojos, profundos, altamente desarrollados, no lixiviados, arenosos, permeables,, pobres, ácidos; suelos superficiales derivados de su erosión y formas hidromorfas. En Santa Ana afloran bordes de areniscas continentales intercaladas a las coladas basálticas. Tienen en la economía municipal y provincial poca importancia, pues se trata de unidades muy pequeñas y con suelos pobrísimos.

Fitogeográficamente Santa Ana se encuentra en un sector de transición entre la Zona de Campo o Parque Mesopotámico caracterizado por pastos duros o semiduros, con isletas de vegetación y la Zona de Monte o Bosque (la Selva Misionera). El “monte o bosque en galería” acompaña los cursos de agua asociados con las unidades de suelos de los complejos 1 y 3 con ejemplares de pitanga, tacuara, sauce criollo, mburucuyá, pata de buey. El bosque de urunday se asocia a los suelos del complejo 4, donde crecen plantas medicinales como la cangorosa, rompepiedra, ruda y menta. Otras especies arbóreas son el timbó negro, anchico colorado, cañafístula, sangre de drago como así también tacuaras y gramíneas.

La vida animal está conformada por víboras, lagartijas, sapos, zorrinos,  lobito de río, carpincho, aves como el pitogüé, dormilón, tordo y pito juan. Pero dada la temprana ocupación del espacio en el sur de la provincia y la actual presión antrópica, tanto las especies vegetales naturales como las faunísticas han visto disminuir su número.

 

 

1.3.  RESEÑA HISTÓRICA

 

El pueblo Jesuítico “Nuestra Señora de Santa Ana” fue fundado originariamente en el actual territorio brasileño (estado de Río Grande do Sul), en la serranía de los Tapés, sobre el río Yacuy o Igay, en el año 1633, por los Padres Jesuitas Pedro Romero y Cristóbal de Mendoza. La acción de las bandeiras paulistas generó permanentes ataques a las reducciones de la región en busca de riquezas y esclavos. Arrasados y destruidos los pueblos, en 1638 comenzó el éxodo hacia Misiones. El Padre Agustín Contreras pudo finalmente, luego de atravesar innumerables penurias, establecer unas 500 personas al pie del cerro Peyurí (hoy Santa Ana) en 1638, iniciando así el asentamiento definitivo de la reducción en nuestra región que llegó a tener en 1768, 4.500 habitantes.

Producida la expulsión de los Jesuitas en 1768 a partir de las ordenanzas del Gobernador Bucarelli comienza la decadencia de las Misiones. En Santa Ana, como en otros pueblos, las nuevas autoridades no supieron comprender la psicología del guaraní y lentamente se fueron perdiendo los cultivos, las estancias, y el ritmo de trabajo y progreso emprendido por la Orden de la Compañía de Jesús. A ello debe agregarse una epidemia de viruela que redujo la población en el año 1784 a 1.758 habitantes.

En octubre de 1811, Santa Ana junto a los otros pueblos pertenecientes al antiguo Departamento de Candelaria, pasó a dependencia paraguaya a través del pacto formalizado entre el General Belgrano y Cabañas.

En 1815 el Departamento Candelaria es recuperado por Andrés Guacurarí y dos años más tarde se producen las invasiones del paraguayo Gaspar Rodríguez de Francia que dispuso el incendio del pueblo jesuítico.

En 1821, uno de los últimos líderes guaraníes, Nicolás Aripi fue derrotado en las estribaciones del Cerro Santa Ana por las fuerzas paraguayas que, desde entonces y sin interrupción hasta la Guerra de la Triple Alianza en 1865, ocuparon toda el área, en resguardo del comercio entre Itapúa (Paraguay) y San Borja (Brasil).

A principios del siglo XIX se radica en Santa Ana el sabio francés Amado Bonpland, quien se interesa en la germinación de la yerba mate estableciendo plantaciones en la zona. Ante esta intromisión en el comercio de la yerba mate silvestre que mantenían los paraguayos, en 1823 es secuestrado por Gaspar Rodríguez de Francia, quien ordena arrasar y quemar todas las plantaciones de yerba existentes en Santa Ana.

El 10 de Septiembre de 1883 queda formalmente fundada la colonia Santa Ana, cuya mensura fue realizada por el Ingeniero Geógrafo Dn. Rafael Hernández, quien toma como eje para su trabajo el Cerro, la Reducción y el mejor lugar de la orilla del Paraná para la construcción de un puerto.

En 1902 se radica en Santa Ana don Benito Zamboni, quien investiga con don Antonio Llama, naturalista español, la germinación de la yerba, consiguiendo producir los primeros plantines que se logran cosechar en 1908. Por esta labor Benito Zamboni es distinguido en 1910 por la Sociedad Rural Argentina, con la medalla de bronce. Así Santa Ana se convierte en cuna del “Oro Verde”, atrayendo capitales nacionales y extranjeros que se radicaron en toda la provincia para su explotación.

A fines del primer cuarto de siglo se instalan en el puerto de la localidad los galpones del Mercado Consignatario Nacional de Yerba Mate canchada,  que contribuyó a que Santa Ana viviera 30 años de gran movimiento económico y su época de mayor progreso. Su decadencia se produce por la reducción del transporte fluvial por el asfaltado de las rutas provinciales y nacionales, que hicieron que el transporte carretero de puerta a puerta reemplazara definitivamente al barco, dejando a Santa Ana sin su mayor fuente de mano de obra y actividad comercial.

En la década del ’70 la comunidad renace con la radicación de aserraderos, y cobra empuje su fábrica de ladrillos cerámicos, situación ésta que se mantiene hasta la debacle económica de la década del ’80.

En la actualidad su más importante industria sigue siendo su fábrica de cerámica, la extracción y venta de arena con la que se abastece a casi toda la provincia.

Por su parte, el gobierno municipal creó un Parque Industrial, el que junto con la puesta en valor de la Reducción Jesuítica, y un plan de explotación turística racional constituyen las mejores expectativas de futuro.

Párrafo aparte merece la obra de construcción del Puerto de Santa Ana y la posibilidad que se convierta en el más importante de la Provincia y se espera que del MERCOSUR, pues se espera que sea la puerta de salida de la producción provincial y de la zona sur del Brasil.

Estas expectativas hacen que en Santa Ana se registre una importante inmigración de familias de la zona rural de, prácticamente, toda la provincia, que vienen en busca de mejores perspectivas de vida, como así de una mayor cobertura social por su proximidad a la ciudad de Posadas.

 

 

1.4.  EL ELEMENTO HUMANO

 

Según cifras provisorias del Censo del año 2001, Santa Ana cuenta con aproximadamente 7.500 habitantes, discriminados de la siguiente manera: 7.000 personas en la planta urbana y 500 en el medio rural. Si comparamos estas cifras con las del Censo del año 1991: 3.562 habitantes a nivel municipal, 2881 para el pueblo y 681 para la zona rural, el incremento poblacional ha sido importante.

La comunidad está compuesta por aproximadamente 1.300 familias, de las cuales la mitad pertenece a la clase media y media baja, cuyos jefes de familias en su gran mayoría son empleados estatales: policías, prefecturianos, docentes, gendarmes, municipales, jubilados, enfermeros y guardiacárceles. El 50% restante está en una situación social muy comprometida por sus magros ingresos; obtienen sus recursos como peones rurales, changarines y/o de sus habilidades manuales y realizando tareas domésticas para terceros.

 

 

1.5.  SERVICIOS

 

El municipio cuenta con dos escuelas primarias y una secundaria en el  pueblo, y otras dos localizadas en el Puerto y en el Cerro, respectivamente.

La cabecera departamental cuenta con un Juzgado de Paz, Delegación del Registro de las Personas y Biblioteca, Delegación de la Dirección Provincial de Tierras y Colonización, Delegación del Instituto de Fomento Agrario (IFAI), Casa de la Mujer, Centro de Jubilados, Comisaría, Destacamento de Prefectura Naval Argentina, además de una academia de inglés, de Informática y Danzas, Centro de Atención primaria de la Salud, consultorio médico (si es necesario la evacuación de pacientes ésta se realiza a la ciudad de Posadas), dos farmacias y dos empresas privadas de correo.

El pueblo posee alumbrado público y 600 conexiones al suministro de electricidad. El agua potable se provee a través de un sistema cooperativo, que da cobertura al 40% de la población urbana.

El transporte público cuenta con un móvil para el servicio urbano, colectivos interurbanos de media distancia cada media hora y de larga distancia (seis por día).

La comunidad tiene acceso a cuatro canales de televisión abierta; de ellos tres son paraguayos y existe una empresa de televisión por cable que da una cobertura de 24 canales, que tiene poco más de 100 usuarios. El servicio telefónico posee 190 conexiones domiciliarias, 4 teléfonos públicos y una oficina de Telecentro.

 

 

1.6.  ACTIVIDADES RURALES, COMERCIOS E INDUSTRIAS

 

 Con la puesta en marcha del Plan Nacional Agroforestal se están reforestando aproximadamente unas 1.000 ha, que ocupan temporalmente a unas 40 personas.

Existen alrededor de diez familias que se dedican a la cría de ganado, cuyo número no supera las 250 cabezas. Crían también porcinos para consumo familiar y en mucho menor medida para la venta.

Existen dos tambos familiares que abastecen de leche fresca en venta domiciliaria y existe un tambo de leche de búfalo para la obtención de queso que se procesa en la ciudad de Leandro N. Alem.

Los comercios en el pueblo son de todo tipo: kioscos, mini mercados, talleres mecánicos, bares, verdulerías, un supermercado, puestos de ventas de diarios, una Feria Franca, etc.

La característica principal es que los pequeños negocios son explotaciones de tipo familiar, sin empleados; por otro lado existen aquellos que se procura el sustento con sus habilidades empíricas como los carpinteros o los feriantes, que en su mayoría son propietarios de pequeñas huertas, apicultores y fabricantes artesanales de productos alimenticios; de este tipo de actividades dependen en forma directa más de 300 personas, de la que únicamente un 10% son empleados informales.

El Municipio posee un Parque Industrial, donde la municipalidad, además de otorgar exenciones impositivas de hasta un 100%, cede sin cargo la superficie del inmueble que necesite la industria que quiera radicarse en dicho parque. Las empresas radicadas fuera del mismo, en cualquier lote rural dentro de la jurisdicción municipal cuentan con una desgravación impositiva de hasta el 50%.

Existen dos aserraderos de maderas nativas, tres de madera de pino (implantados), dos molinos yerbateros, una fábrica artesanal de rapadura[2], una fraccionadora y envasadora de hierbas medicinales, un matadero frigorífico, una fábrica de ladrillos cerámicos, un molino fraccionador de granos y las playas con arena a orillas del Paraná que abastecen a casi toda la provincia de Misiones y norte de Corrientes el material para la construcción de caminos y edificios.

 

 

1.7.  RECURSOS ECULTURISTICOS 

 

Esta frase intenta amalgamar los recursos y servicios de las áreas de Ecología, Cultura y Turismo, posiblemente se ajuste perfectamente a las riquezas que ostenta Santa Ana.

Los elementos naturales más significativos son el río Paraná y el Cerro Santa Ana, y el eje que los une, conecta el centro del ochocientos (Pueblo Santa Ana) y la ciudad del seiscientos (Ruinas Jesuíticas), proporcionando unidad a los componentes naturales y artificiales. Las Ruinas han sido declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

En la zona de Campo San Juan se encuentran especies únicas, como así también endémicas y amenazadas de la flora y la fauna. La palmera enana o pindocito, el yatay poñí, el urunday, el pájaro dormilón o ateí se encuentran en la zona. Aquí también se observan vestigios de lo que fuera el ingenio azucarero San Juan, primero en su tipo en el país y primera industria de la provincia.

En las laderas del cerro Santa Ana se puede visitar una fábrica de rapadura y un vivero de plantas regionales y desde su punto más elevado puede observarse el meandro serpenteante del Paraná.

En el puerto todavía se aprecian los galpones del Mercado consignatario de Yerba Mate Canchada, que por sus características y por conservar vestigios de prácticas culturales de antaño, como la carga de las balsas y yerba a los barcos a través de una “zorra”, constituyen verdaderos monumentos históricos. Las playas areneras son un espacio de veraneo, recreación y pesca.

 

 

2.      AMENAZA, RIESGO Y VULNERABILIDAD A LAS INUNDACIONES

 

De acuerdo a lo esbozado para el Municipio de Santa Ana párrafos arriba, el relieve y el clima colaboran en la existencia de una densa red hidrográfica, pero que no representa en su totalidad una gran amenaza.

Dos son los arroyos de cierta importancia que atraviesan el espacio municipal: el Santa Ana y el San Juan que recogen el caudal de pequeños tributarios de corta extensión. encierran en su mayor parte parcelas ocupadas por pastizales, pajonales y bosques en galería, lotes rurales que en algunos casos –hacia la margen del río Paraná- poseen propietarios de carácter absentista (residen en otras provincias o fuera de la República Argentina).

 

ARROYO

LONGITUD (km)

SUP. DE LA CUENCA (km2)

DENSIDAD DE AVENAMIENTO (km/km2)

Santa Ana

40

77,8

0,51

San Juan

83

193,9

0,43

Cuadro N° 1. Cuadro comparativo de las cuencas de los arroyos Santa Ana y San Juan

 

El pueblo Santa Ana es recorrido por dos arroyos: 

 

1) el Martín Chico (confluye en el arroyo Santa Ana),  que cuando sale de cauce llega a cortar la libre circulación de una calle terrada ubicada al Norte del ejido, donde se localiza el bolsón de pobreza de la localidad, caracterizado por la baja densidad poblacional, sin servicio de luz eléctrica y agua potable, con letrinas.

 

2) un arroyo sin nombre, afluente del Santa Ana que hacia el Sur del pueblo llega a afectar en su máxima creciente a tres (3) familias. Según lo expresado por el personal de la Municipalidad, esto ocurre en épocas de lluvias excesivas como las registradas en el 97-98, pues de lo contrario el arroyo no suele tener agua.

El Paraná no afecta la planta urbana debido a la distancia a que ésta se encuentra: 3 km tierra adentro.

 

Fig. N° 2. Arroyo Santa Ana

 

 

Con respecto a la afectación que producirá la Represa Yacyretá es de destacar que desde hace unos años las olerías (producción de ladrillos) ya no existen en Santa Ana. Sí una fábrica de cerámicas que aún permanece en el lugar, pero con el compromiso de los propietarios de trasladarse al Parque Industrial de la localidad cuando las aguas suban. Las arenas del Paraná todavía siguen extrayéndose; según personal de Prefectura Naval Argentina hay dos empresas que extraen el material que posteriormente será utilizado en la construcción: una compañía de la localidad de Oberá y otra de origen local, ASA (Arenera Santa Ana).

Aguas abajo del puerto se han realizado diversos estudios[3] para proponer la zona de Campo San Juan como reserva compensatoria ante la importante superficie inundada por la construcción de Yacyretá.

Los límites propuestos para el área serían: el río Paraná, arroyo San Juan, arroyo Santa Ana y Ruta Nacional 12, con una superficie total para la reserva de 5750 ha.

Dentro de ese perímetro queda conformada una unidad que abarcaría a diversos ambientes con las siguientes unidades de superficie:

 

1)      Selva en galería del río Paraná y de los arroyos San Juan y Santa Ana (1127 ha). Se pierden con el llenado 198 ha. Sobre el Paraná el ancho de la selva se mantiene entre los 30 y 300 metros que incluye especies arbóreas como el timbó negro, anchico colorado, cañafítula, laurel ayui-í, ingá y comunidades de mamíferos: carpincho, paca, venados, coipo o quiyá. Al igual que la anterior, la selva en galería de los arroyos San Juan y Santa Ana serán inundadas con el llenado de la presa. Estos sitios tienen valles de inundación aledaños de ancho variable, cubierto de pajonales y que en algunos sectores, funcionan como humedales.

 

2)      Manchón de selva alta (2462 ha). Es una zona alta que desciende gradualmente hacia el río, pero que mantiene una elevación que la sitúa por encima de la cota de inundación de la presa. Aparecen árboles de 25 a 30 metros de altura -timbó negro, lapacho, guatambú, peteribí- y especies como el urunday que crece en el borde de esta selva, no así en el interior de la misma.

 

3)      Sector de campos con islotes y arboledas de urunday (2161 ha). Este sector se distingue por su gran diversidad de especies herbáceas, especialmente gramíneas. También aparecen conformando isletas, asociaciones vegetales arbóreas en donde se destaca la presencia del urunday como así también de bosquecillos semixerófilos y particularmente la presencia de caraguatá.

 

 

Quizás la obra más importante que ansían los habitantes es el emplazamiento definitivo del puerto, en el km 1622 del río Paraná (Santa Ana).

De acuerdo a un estudio realizado por la EBY (Entidad Nacional Yacyretá), desde el punto de la navegabilidad, el lugar elegido presenta condiciones excepcionales que lo destacan sobre otros.

 

1)      Rivera alta, bien definida y recta.

 

2)      Canal principal ancho y profundo, constituido por roca basáltica.

 

 

3)      El ancho del río tiene una longitud de aproximadamente 1.500 km, lo que permite la circulación de embarcaciones sin necesidad de remolcadores.

 

4)      Aguas arriba y abajo del lugar de emplazamiento, el río se halla rodeado por altas formaciones que generan un abrigo natural para los barcos que operen en el puerto.

 

5)      El lugar se halla ubicado a 38 km aguas abajo al lugar donde finaliza el “encajonamiento” del Alto Paraná, lo que mejora la navegabilidad.

 

 

6)      No se han detectado zonas de embancamiennto lo cual significa que no se necesita trabajo de dragado.

 

 

Para el planteo del muelle se consideraron condición es extremas según el régimen de funcionamiento pactado para Yacyretá: mantener la cota 83 m en el eje Posadas-Encarnación turbinando sólo agua pasante. Condiciones que según el estudio de la EBY definen para Santa Ana: a) cota de creciente máxima: 86 m; b) cota de estiaje mínimo: 83 m; y c) cota de seguridad: 87,50 m.

Vale la pena aclarar que todavía el emplazamiento del nuevo puerto está en proyecto, en consecuencia, no se ha concretado ni llevado a cabo ninguna obra. Lo que sí ha llevado adelante, conjuntamente la Municipalidad y la Dirección Provincial de Puertos y Vías Navegables, es la relocalización de diez familias que vivían en el predio del actual puerto , pero no como consecuencia directa de la afectación por la represa sino simplemente por la reubicación del puerto en el km 1622.

 

 

Fig. N° 3. Municipio Santa Ana

CONCLUSIÓN

 

Según lo desarrollado en esta investigación las amenazas de inundaciones en el Municipio Santa Ana no son de extrema gravedad. La población en riesgo hasta el momento es ínfima, pero creemos conveniente realizar un pequeño análisis sobre la situación actual del Municipio y pueblo de Santa Ana.

Si bien la represa de Yacyretá a cota 83-84 no tendrá consecuencias muy negativas sobre la población y la economía actual de Santa Ana, sería conveniente que cuanto antes se concrete la obra del puerto, que permitiría la navegación y el intercambio comercial no sólo dentro de nuestro país sino en el MERCOSUR, que unido a los recursos turísticos, ecológicos y culturales, posiblemente lleven a Santa Ana a recobrar su antiguo esplendor.

Por otro lado, si analizamos la situación de la planta urbana, nos encontramos que las inundaciones, por el momento, no son serias. Pero si tenemos en cuenta el aumento de la población registrado en los últimos períodos intercensalescensales, que el crecimiento espacial del pueblo se registra hacia el sur -donde corre el pequeño arroyo sin nombre afluente del Santa Ana, con crecidas y escurrimiento rápidos-, que de aquí a algunos años existirá mayor superficie de calles asfaltadas o empedradas, una mayor densidad de la edificación –hoy el entramado urbano es muy abierto- creemos conveniente sugerir una adecuada planificación urbana para evitar catástrofes mayores.

Como posibles soluciones para una planificación urbana se propone:

1)      Con estudios específicos de tipo geológico, como para fijar a qué profundidad se encuentra la roca en el curso de los arroyos urbanos, sería factible profundizar y/o ensanchar el cauce de los mismos con la ayuda de maquinaria, como una solución menos onerosa que el

2)      Entubamiento, sistema que requiere mayor inversión de dinero.

Creemos que lo anteriormente expresado debería complementarse con un seguimiento y monitoreo de las precipitaciones pluviales caídas, comportamiento de la corriente de El Niño (fenómenos ENSO), seguimiento y control de las alturas del río Paraná, análisis estadísticos, régimen de crecidas, todo acompañado con un adecuado y exhaustivo estudio de las bases naturales y un plan o zonificación del uso de la tierra.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

C.A.R.T.A. (Compañía Argentina de Relevamientos Topográficos y Aerofotogramétricos). Informe edafológico de la Provincia de Misiones, Buenos Aires, 1964.

---------------. Mapa edafológico de la Provincia de Misiones, Departamento Candelaria, Hoja 2757-30-2 a Escala 1:50000, 1962/63.

Chebez, J.C.; Almirón, M. Reserva Compensatoria Campo San Juan. Implicancia de su implementación. Delegación Técnica Regional Nordeste Argentino. Administración de Parques Nacionales, Iguazú, Misiones, 1996.

Depettris, Carlos A.; Rohrman, Hugo R. Las crecidas e inundaciones recurrentes en el Litoral Argentino. En Revista Vivienda, n° 431, Junio 1998.

Dirección General de Catastro de la Provincia de Misiones. Plano del Municipio Santa Ana a Escala 1:25000.

Margalot, José Antonio. Geografía de Misiones, Buenos Aires, s/e, 5ª edición, 1994.

Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables de la Provincia de Misiones. Reserva Compensatoria Campo San Juan. Justificación y propuestas. Posadas, Misiones, 1993.

Municipalidad de Santa Ana. Informe sobre el Municipio Santa Ana, Abril 2002.

Rossi, Félix Julio (Dir.) Estudio de localización y predimensionamiento de un puerto cabecera sobre el río Alto Paraná en la Provincia de Misiones, EBY, 1996.

Secretaría de Seguridad Interior. Ministerio del Interior. Protección Civil en el Municipio. 2000.

 

 

 

Agradecimientos: personal de la municipalidad de Santa Ana y Prefectura Naval Argentina -Santa Ana-; Dirección de Defensa Civil de la Provincia de Misiones y al Lic. en Geología Fenelón Ávila.



[1] Los registros de temperatura media para Santa Ana son: Enero: 25,6°C  -  Julio: 15,2°C. Las precipitaciones pluviales medias anuales rondan los 1721 mm.

[2] Producto autóctono obtenido del procesamiento de la caña de azúcar.

[3] Rinas, M.T., Beber, T. R., Chebez, J. C. Plan de encuesta de fauna. Area de influenncia Yacyretá. Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables, Posadas, inédito, 1989.

Ministerio de Ecología y R. N. R.-Entidad Binacionnal Yacyretá. Programa de fauna y flora. Informe del estudio de fauna y flora silvestre. Primera campaña 6 al 17 de Junio de 1991, Posadas, 1991.


Ponencia presentada en el Cuarto Encuentro Internacional Humboldt. Puerto Iguazú, Argentina. Setiembre de 2002.