Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 641 al 660 
AsuntoAutor
243/04 - El Territ Humboldt
244/04 - Evaluació Humboldt
245/04 - Reducción Humboldt
246/04 - Ecología Humboldt
247/04 - FOTO VILL Humboldt
248/04 - 30 años d Humboldt
249/04 - Globaliza Humboldt
250/04 - La Políti Humboldt
251/04 - Los Espac Humboldt
252/04 - Los impac Humboldt
253/04 - Territori Humboldt
254/04 - MEDIO AMB Humboldt
255/04 - CALCULO D Humboldt
256/04 - LUGAR DEL Humboldt
257/04 - CULTURA Y Humboldt
258/04 - HOTEL LIB Humboldt
259/04 - OFERTA ES Humboldt
260/04 - Los lugar Humboldt
261/04 - Análisis Humboldt
262/04 - A ÁGUA E Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 680     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 254/04 - MEDIO AMBIENTE Y CALIDAD DE VIDA EN ÁREAS PER IFÉRICAS
Fecha:Viernes, 9 de Julio, 2004  11:01:19 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

MEDIO AMBIENTE Y CALIDAD DE VIDA EN ÁREAS PERIFÉRICAS

El caso de los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya de Bahía Blanca

                                           ,

Spagnolo, S.

Marenco, S.

Formiga, N.

[1]   

 

Resumen

En este trabajo se presentan aspectos generales acerca de la calidad de vida en Bahía Blanca, ciudad media argentina, mediante un conjunto de variables directamente relacionadas con las condiciones materiales de vida de la población. Se trata como estudio de casos la situación que presentan los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya, por ser representativos de la periferia urbana y que, por su ubicación,  muestran los efectos ambientales derivados del Polo Petroquímico.

El desarrollo de la temática se centra en aspectos del hábitat por su relación directa con las condiciones materiales, determinantes de la calidad de vida de la población. Se parte de considerar que la calidad de vida resulta de la articulación de la condiciones existentes en los distintos niveles del habitar (vivienda, barrio, ciudad). Tomando en cuenta la multidimensionalidad en que queda enmarcada la calidad de vida se ordena el análisis, a nivel de la ciudad y de los casos en estudio, en tres aspectos que se establecen como básicos y fundamentales:

·        Los relativos a la vivienda y la habitabilidad, en este caso abordando las características de las construcciones y la dotación de servicios elementales.

·        Las características del hábitat. En este caso se consideran las condiciones del entorno que inciden directamente en la calidad de vida, en cuanto a su relación directa en mejorar o deteriorar la situación respecto de la vivienda. Implica contar con un entorno que facilite la transitabilidad y la seguridad. Esto se expresa en un hábitat ordenado, con calles bien trazadas, mantenidas e iluminadas, con desagües adecuados y espacios verdes vecinales.

·        En tercer lugar la articulación al espacio urbano, en cuanto a accesibilidad y comunicación, que  facilite la movilidad y el acceso a las distintas áreas de la ciudad, en particular al centro de la ciudad. Implica accesibilidad al trabajo, a bienes y servicios y a la recreación.

 

A pesar de los esfuerzos que se realizan desde los distintos sectores intervinientes, se detecta un déficit en la provisión de infraestructura de servicios y equipamiento en los sectores periféricos. Las situaciones más criticas corresponden a los asentamientos marginales, localizados fuera de la trama urbana consolidada y en aquellos de reciente formación. Las mayores dificultades, especialmente por la inversión que representan,  se encuentran en la infraestructura a nivel del hábitat y que reviste gran  importancia por su incidencia en las condiciones y el aspecto físico del asentamiento, así como para la seguridad y la transitabilidad. 

 

Introducción

Como una aproximación a la calidad de vida en la ciudad de Bahía Blanca, Argentina, se analizan un conjunto de aspectos directamente relacionados con las condiciones materiales de vida de la población. La diferenciación en la estructura socioespacial urbana es resultado de la forma en que se distribuyen las áreas residenciales y de la desigual oferta de servicios. De manera importante influyen, en esta conforma­ción espacial, las condi­ciones en que se ha efectuado la expansión de la ciudad y la participación del sector privado en la produc­ción de tierra urbana. La expresión más acabada de esta diferenciación se materializa en la problemática de la vivienda ya que resume, en gran medida, la calidad de vida y las condiciones cotidianas de su existencia. 

Los aspectos más importantes de esta problemática social están vinculados con:

·        La situación de legalidad en la ocupación del lote y la vivienda.

·        La disponibilidad de infraestructura básica de servicios urbanos (agua potable-   gas natural - cloacas- energía eléctrica - pavimen­to).

·         La oferta de transporte intra-urbano en cada área.

·         La accesibilidad a los equipamientos colectivos.

·         Las condiciones ambientales del entorno.

 Las condiciones más desventajosas se localizan hacia la periferia de la trama urbana consolidada, en los sectores ocupados por el hábitat popular. La morfología de estas áreas, que es resultado en gran parte de las acciones emprendidas por sus habitantes, se caracteriza por la precariedad del espacio producido, a lo que se agrega las dificultades de accesibilidad que presentan, lo que acentúa la condición de aislamiento y sus posibilidades de integración a la ciudad formal. El problema habitacional es uno de los aspectos más importantes que requieren ser tratados por sus implicancias en la calidad de vida de los habitantes, especialmente el que afecta a grupos sociales a los que se les hace muy difícil participar o directamente se encuentran marginados del mercado inmobiliario.

El propósito de este trabajo es presentar consideraciones generales acerca de la calidad de vida en Bahía Blanca, ciudad mediana localizada 700 km al sur de la Capital Federal, que en la actualidad cuenta con alrededor de 300.000 habitantes, mediante un conjunto de aspectos directamente relacionados con las condiciones materiales de vida de la población. Se trata como estudio de casos la situación que presentan los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya, por ser representativos de la periferia urbana y que, por su ubicación, muestran los efectos ambientales derivados del Polo Petroquímico.

La diferenciación residencial y la calidad de vida 

La ciudad se presenta como un espacio diferenciado donde se ponen de manifiesto las desigualdades que afectan a los grupos sociales que la habitan, las cuales quedan materializadas en la distribución de las áreas residen­ciales, que muestran fuertes contrastes en su calidad de vida. La calidad de vida, como una expresión amplia del bienestar social, hace referencia a un complejo conjunto de necesidades básicas, que varían en su composición. Suele referirse a la cantidad y distribución de servicios tales como salud, educación, seguridad, regulación de la contaminación, así como a la preservación de paisajes y del patrimonio urbano (Coates, Johnston y Knox, 1982: 9). En otros casos se distingue entre: a) necesidades materiales como alimentación, agua, vivienda, vestido, salud, etc; y b) necesidades no materiales como autorrealización personal, participación social, calidad del medio ambiente, libertad, derechos humanos, etc. (Durán, Lara, 1992: 17). La calidad de vida se orienta a cuantificar el nivel de satisfacción de las mismas y está estrechamente vinculada a las condiciones de vida, en sus tres dimensiones: la base material en la cual se desarrolla la vida, el medio ambiente natural en el cual el ser humano influye y es influenciado, y todas las relaciones sociales que se desprenden de las actividades realizadas, fundamentalmente de trabajo, entre los individuos entre sí (socio-económicas, socio-políticas, socio-culturales). (Hurtado y Villagómez, 1992: 38).

Se destaca como un nuevo paradigma en las tendencias recientes que definen los enfoques teóricos en el estudio de los sistemas de ciudades “una aproximación integral a la ciudad, que tenga como centro de interés la calidad de vida de la persona, de la familia, y sus manifestaciones diversas, que se reflejan en el bienestar social, el derecho al trabajo, el acceso a la cultura, la reducción de las desigualdades; en síntesis, en las relaciones de justicia personal y social” (Precedo Ledo, 1996: 20). 

La ausencia de servicios, sobre todo de los más elementales como agua y energía eléctrica, afecta de manera notable la calidad de vida de los habitantes de las áreas marginales ya que, a la situación grave de pobreza, se conjugan las condiciones de ilegalidad en cuanto a la propiedad de la tierra, insatisfacción de necesidades básicas, carencia o apropiación ilegal de los servicios, inexistencia de espacios verdes, marginalidad, inseguridad y diversos grados de degradación ambiental y social.

 

Condiciones prevalecientes en las áreas periféricas bahienses

 

El desarrollo de la temática se centra en aspectos del hábitat por su relación directa con las condiciones materiales, determinantes de la calidad de vida de la población.

En el siguiente gráfico se expresan las relaciones que se establecen entre la oferta ambiental y la demanda social en la construcción del espacio urbano. En el área de estudio los problemas ambientales que se presentan tienen su origen en la interrelación entre los subsistemas natural y construido, que resultan de una utilización inadecuada de los recursos disponibles. A esto se agrega la insuficiente provisión de servicios y equipamiento, precariedad habitacional, falta de amenidad urbana, que son características del hábitat popular afectado por la pobreza. De modo que en los problemas ambientales de los barrios en estudio se encuentran tanto restricciones como conflictos. (Kullock, 1998: 29).

 

 

 

              Fuente: Kullock, 1998:24.

 

Fernández define la habitabilidad como la articulación entre las funciones y prácticas del habitar social urbano y las formas y expresiones/signos del hábitat social urbano. 

También se puede incorporar el concepto de vulnerabilidad definida como “el grado de exposición social a factores adversos interactuantes que van en desmedro de sus condiciones de vida” (Fenández et al., 1999: 269).

Se parte de considerar que la calidad de vida resulta de la articulación de las condiciones existentes en los distintos niveles del habitar (vivienda, barrio, ciudad). Tomando en consideración la multidimensionalidad en que queda enmarcada la calidad de vida se ordena el análisis, a nivel de la ciudad y de los casos en estudio, en tres aspectos que se establecen como básicos y fundamentales:  

·        Los relativos a la vivienda y la habitabilidad, en este caso abordando las características de las construcciones y la dotación de dos servicios elementales, agua potable y energía eléctrica.

·        Las características del hábitat. En este caso se consideran las condiciones del entorno que inciden directamente en la calidad de vida, en cuanto a su relación  directa en mejorar o deteriorar la situación respecto de la vivienda. Implica contar con un entorno que facilite la transitabilidad y la seguridad. Esto se expresa en un hábitat ordenado, con calles bien trazadas, mantenidas e iluminadas, con desagües adecuados y espacios verdes vecinales. 

·En tercer lugar, la articulación de estos sectores al resto del espacio urbano en cuanto a accesibilidad y comunicación, que facilite la movilidad y el acceso a las distintas áreas de la ciudad, en particular al área central. Implica accesibilidad al trabajo, a bienes y servicios y a la recreación. 

En el hábitat popular, con respecto a los rasgos estructurales de las viviendas, prevalecen las realizadas a través de planes de interés social y por autoconstrucción. En este último caso, parten de un núcleo muy reducido y precario que se va mejorando y ampliando a través del tiempo, utilizando materiales más sólidos que culminan en una vivienda consolidada, orgullo y prácticamente, único capital de la familia, considerado por sus miembros como ‘proyecto de vida’. Si bien terminan constituyendo una construcción sólida, presentan deficiencias en cuanto a su habitabilidad por sus materiales predominantes, el tamaño de las habitaciones y las condiciones de hacinamiento.

 Se puede partir de considerar que a nivel de la ciudad en su conjunto, encuentra una adecuada dotación de servicios e infraestructura, como surge de los diagnósticos realizados por el municipio entre 1996 y 1998, en cuanto a la Problemática Urbana, según datos sectoriales y en la elaboración del Plan Estratégico para la ciudad (Municipalidad de Bahía Blanca, 1997 y 2000). Respecto a los servicios básicos de agua y electricidad, el porcentaje de cobertura es muy alto. Es de destacar que se está extendiendo rápidamente la red de gas natural, de modo que gran parte de la ciudad ya cuenta con este servicio. En general, las mayores dificultades se observan en los asentamientos marginales en los que, la ilegalidad de la ocupación constituye un obstáculo para la provisión de los servicios, aunque en los últimos años al depender de compañías privadas que buscan reducir las pérdidas por conexiones ilegales, se ha logrado la extensión de las redes en estas áreas.

 De acuerdo a la información disponible, se están llevando a cabo instalaciones y, en otros casos, se encuentra programada la provisión de estos servicios, a corto plazo, en las áreas carenciadas de la ciudad. En algunos casos, se trata de ampliar las redes para cubrir los sectores de crecimiento de los últimos años.

 Los espacios verdes a nivel vecinal, tan importantes para las actividades espontáneas de esparcimiento, se encuentran representados por las plazas y plazoletas de frecuentación diaria o semanal que deberían disponer de sectores acondicionados que puedan ser utilizados por distintos grupos etarios. Se considera que hay una distribución adecuada de estos espacios recreativos aunque se evidencia un déficit en cuanto a las condiciones de materialización y mantenimiento. En algunos casos los espacios recreativos no se encuentran en el interior de los barrios, aunque por su tamaño ya están justificando su dotación o bien, ya se cuenta con el espacio asignado a este uso, pero no está equipado. Carecen de espacios verdes cuando se trata de ocupaciones dispersas, con reducido número de viviendas y con amplias parcelas vacantes en el entorno inmediato.

 Al analizar la accesibilidad e integración con el resto de la ciudad, se tomó en consideración la instalación de teléfonos públicos y la disponibilidad de transporte colectivo. Respecto al servicio telefónico, las condiciones menos favorables se encuentran en los asentamientos marginales que presentan dificultades por su localización en las márgenes del arroyo Napostá o en áreas de reciente ocupación.

 En cuanto al transporte colectivo, se observa que la mayor parte de los barrios que se ubican en la periferia cuentan con una o más líneas que los vinculan al centro y a uno de los hospitales públicos de la ciudad. También en este caso los que se encuentran en una localización más aislada son los que presentan mayores carencias, ya que las líneas de colectivos pasan a varias cuadras de distancia.

 

 

La percepción de los habitantes

En los resultados obtenidos en una encuesta aplicada a nivel de la ciudad, entre setiembre - noviembre de 1998, se pueden corroborar estas consideraciones generales sobre la situación aludida. 

Al proponer identificar los problemas del barrio, se plantearon situaciones muy diversas. El primer lugar lo ocupa el mal estado de calles y aceras, detallando la falta “de alumbrado”, “de riego en las calles de tierra”, “de desagües”, etc. En segundo lugar se destaca la inseguridad, con referencia a robos, patotas, drogadicción, alcoholismo, falta de contención de los niños. Los aspectos ambientales y el déficit en infraestructura y equipamiento atraen la atención de los encuestados, con valores relativamente importantes.

 

 

 

Principales problemas del barrio

Frecuencia relativa

1 Mal estado de calles y veredas

28%

2 Tránsito

  8%

3 Inseguridad

19%

4 Déficit equipamiento e infraestructura

11%

5 Ambientales

13%

6 Accesibilidad

  2%

7 Otros

18%

 

 

También aparecen los problemas generados por el tránsito, por el caos y desorden que provoca, los ruidos molestos y la inseguridad. Sin embargo, aunque son pocos los que plantean problemas de accesibilidad, es interesante observar que ponen el énfasis en los vacíos que representan las tierras e instalaciones del ferrocarril, vacantes o fuera de servicio, así como los obstáculos a la circulación que plantea la presencia de las vías férreas, debido al escaso número de pasos a nivel. En el caso de Otros, por el tipo de pregunta, se agruparon una gran cantidad de respuestas relacionadas a casos particulares.

Dentro de los cambios que sugiere o desearía, se destacan los interesados en el acondicionamiento del entorno. Un alto porcentaje se pronuncia por la dotación de infraestructura y equipamiento. Se distinguieron como mejoramiento del hábitat, por el énfasis en los aspectos ambientales, una gran cantidad de menciones de “limpieza” e “higiene”, en tanto otros se orientan a la necesidad de “conciencia ecológica”, con insistencia en el arbolado urbano, “cumplir con ordenanzas de cercos y veredas”, así como planificar y controlar los espacios vacíos. En evidente conexión con la inseguridad, se indica un mayor control por parte de las autoridades como, por ejemplo, requiriendo el “control en la venta de alcohol a menores” y “control policial en locales nocturnos”.

 

Cambios que se sugieren

Frecuencia relativa

1 Control del tránsito

  9%

2 Dotación de infraestructura y equipamiento

39%

3  Integración intra e inter barrial

  5%

4 Mayor control y seguridad

17%

5 Mejoramiento del hábitat

18%

6 Otros

12%

 

En las categorías restantes se mencionan el ordenamiento del tránsito y de la red vial, así como la necesidad de integración intra-barrial e inter-barrial. Aunque este último ítem representa sólo el 5% de las respuestas, se considera preciso destacar por el tipo de sugerencias que contiene ya que, prácticamente todas, corresponden a encuestados localizados en barrios de la periferia. A nivel intrabarrial, parecería interesante promover “más unión entre los vecinos”, “más penetración cultural”, “más compromiso”; en cuanto a las relaciones interbarriales se enfatiza la necesidad de “más comunicación con otros barrios”. Entre las acciones encaminadas a eliminar las barreras que afectan estas relaciones se recomienda “levantar la vía”, en tanto “la erradicación de villas miserias” y “que se vaya la gente que vive en los galpones del ferrocarril” ponen en evidencia que la integración para algunos implica la segregación de los más pobres. Por otra parte, está el reclamo de los que se sienten “marginados por las autoridades municipales” y que, en posición reivindicatoria, piden “que no estemos marginados de la sociedad”.

 Aunque en los casos anteriores no había alcanzado tanta relevancia, al solicitar que indiquen las necesidades más urgentes, las prioridades establecidas ponen en evidencia que la selección se ha realizado con responsabilidad, ya que involucran dos graves problemas urbanos, que requieren inmediata atención y no comprometen los presupuestos públicos. Se destaca, en primer lugar, el control del tránsito, por el peligro que supone tanto para los peatones como para los vehículos. Y el otro aspecto general que se distingue es la seguridad, preocupación que se comprende en especial ante el incremento de robos y asaltos que se ha registrado en los últimos años, pasando a ocupar el tercer lugar el mejoramiento del hábitat.

 

Necesidades del barrio

Frecuencia relativa

1 Control del tránsito

24%

2 Seguridad

17%

3 Mejoramiento del hábitat

  9%

4 Otros

36%

5 No sabe

13%

 

El alto valor que alcanza Otros, se debe al agrupamiento de una gran cantidad de sugerencias específicas, como la dotación de escuelas y colegios, sala médica, servicios públicos, semáforos, bancos, etc. 

Las percepciones en el espacio urbano, que se expresan a través de la atractividad o rechazo de determinados lugares, ponen de manifiesto el interés de los habitantes por contar con un hábitat adecuado y seguro. Las preferencias se encuentran muy concentradas en la oferta de áreas verdes y espacios recreativos, relacionadas con la búsqueda de verde, tranquilidad y aire libre. Pero también ponen de manifiesto la existencia de condiciones negativas de inseguridad y de graves problemas relativos al ambiente.

En estos casos las alusiones corresponden a los barrios que están ubicados en la periferia, en particular de aquellos que se encuentran en las áreas marginales y que corresponden al hábitat popular del sector oeste de la ciudad. 

En cuanto a los problemas que afectan al barrio, la atención está focalizada en los aspectos físicos y de infraestructura que implican un deterioro de la calidad de vida. No obstante el lugar destacado que ocupa la inseguridad, particular importancia adquieren las condiciones del entorno relativas a infraestructura, equipamiento y otros problemas ambientales, que inciden en el acondicionamiento del hábitat y en la provisión de servicios.

Es por ello que, entre los cambios que se sugieren, estos aspectos son los que alcanzan mayor relevancia. Aunque los problemas derivados del tránsito y de la contaminación ambiental se observan en todo el ámbito urbano, aquellos derivados del déficit de infraestructura y equipamiento se concentran en las áreas periféricas y, en especial, en los barrios más pobres.

 

Los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya

 Debido a las características naturales, los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya poseen una baja calidad medioambiental difícil de superar en el corto plazo, entre las que se destacan:

  •       La extrema horizontalidad del terreno impide un buen escurrimiento de las aguas, lo que provoca el anegamiento en las calles en días de lluvia.

  •       Si bien los factores naturales determinan una zona desfavorable para el asentamiento residencial espontáneo, el bajo costo de los terrenos llevó a la elección del área para la construcción de diversos barrios planificados y espontáneos caracterizados, en general, por una población de bajos recursos.

  •       El paisaje del sector se ve degradado por la contaminación derivada de las actividades industriales lindantes con el mismo. 

 A lo anterior es preciso agregar que los vecinos del área son los directos damnificados del riesgo ambiental que el complejo industrial representa, quienes temen que la situación se agrave y provoque un aumento de los problemas respiratorios entre los habitantes.

 El crecimiento residencial del sector, teniendo en cuenta las limitaciones económicas de sus habitantes, fue acompañado satisfactoriamente por la dotación de infraestructura básica (la totalidad cuenta con energía eléctrica, red de agua potable y gas natural). Aspectos pendientes:

  • Tender la red cloacal al 90% del sector.

  • La ausencia de asfalto dificulta la circulación en el área y la comunicación de la misma con otras partes de la ciudad, congestionando el tránsito sobre las arterias asfaltadas: Avenida Arias, Levalle, Ecuador y Pedro Pico.

 El equipamiento comunitario resulta insuficiente si se considera que el área requiere espacios de recreación, mayor atención sanitaria y educativa.

  • La ausencia de espacios recreativos no cubre las necesidades de niños y adolescentes en un lugar donde la integración y comunicación social juegan un rol preponderante

  • Se encuentran dos salas médicas, una en cada barrio, que atienden las demandas actuales de la población. Las mismas comenzaron a funcionar en 1988, como resultado de políticas municipales, instrumentando para tal fin el Plan de atención Primaria de la Salud. Esto implica el aporte del Municipio de la totalidad de los recursos humanos y materiales (equipamiento, mobiliario, medicamentos). Destacaron los vecinos la fluida comunicación entre los profesionales, que se manifiesta en una atención integral de los pacientes. Uno de los temas que preocupa en el ámbito de la salud es la contaminación, producto de las industrias instaladas en las proximidades, tanto las polo petroquímico como las del parque industrial, como así también la cercanía a las principales rutas de acceso a dichas áreas y al complejo portuario.

  • Por otro lado el área también es considerada como de ‘riesgo socioambiental’, generado particularmente por situaciones de violencia familiar, pobreza extrema, alcoholismo, desnutrición y drogadicción.

  • La Educación General Básica , en los niveles Inicial, 1, 2 y 3 está representada por dos establecimientos públicos, a los que acuden los niños del sector. La falta de una escuela de educación polimodal reduce la posibilidad de continuar los estudios a aquellos que finalizan el nivel de E.G.B..

  • En cuanto al transporte público urbano de pasajeros, el servicio es brindado por dos nuevas empresas que han mejorado la calidad de la prestación tanto en regularidad como en frecuencia, extendiendo también los recorridos con el objeto de abarcar la mayor parte del área.

 La participación de la sociedad civil, está planteada en torno a organizaciones barriales: las Sociedades de Fomento, encargadas de articular acciones con el municipio, que tanto en Villa Delfina como en Loma Paraguaya, presentan estadios de estructuración diferentes.

  • El barrio Loma Paraguaya se halla en una etapa de re-estructuración, lo cual hace más lento el diálogo con el municipio para la satisfacción de sus necesidades, pues aún no tienen concluido su marco estatutario y jurídico.

  • El barrio Villa Delfina posee una Sociedad de Fomento que funciona adecuadamente, posibilitando encarar acciones conjuntas con la comuna.

 Desde el punto de vista económico, la falta de trabajo es el principal problema manifestado tanto por los habitantes del sector como por las pequeñas industrias taller instaladas allí.

Ninguna de las empresas del área tiene directa relación con el complejo industrial, solo algunas contratan sus servicios. Tampoco fueron generadoras de empleos para el sector.

 

La problemática ambiental

El área posee características naturales y una particular ubicación dentro de la ciudad, que en forma conjunta impactan en la calidad de vida de sus habitantes. Por un lado, el sector forma parte de la llanura costera que es baja e innundable y, por lo tanto, con serias dificultades para la expansión urbana. Por otra parte, su ubicación colindante con la zona destinada a usos industriales y portuarios hace que el paisaje allí se vea degradado por la misma contaminación que este uso genera. Estos factores reunidos deberían determinar una zona de rechazo para el asentamiento residencial, sin embargo el bajo costo de los terrenos y su cercanía al mar llevaron a la elección del área para la construcción del Parque Industrial y seguidamente la atracción de diversos barrios planificados y también espontáneos, caracterizados por una población de bajos recursos y vinculada, en parte, laboralmente al mismo complejo.  

A partir de distintos estudios realizados dentro de la ciudad en cuanto a aptitud, se verifica que éste es uno de los sectores calificados como menos aptos para el uso residencial. Igualmente esta zona se halla en continua expansión, aumentando de esta manera los conflictos ambientales que se manifiestan en las quejas de los vecinos a las autoridades competentes.  

La contaminación industrial  

Es una zona muy amplia la que ve afectada su calidad ambiental. El conflicto se potencia ya que la población en el sector aumenta, densificándolo y, paralelamente, la actividad industrial también se expande, con lo cual los problemas sociales se intensifican disminuyendo la calidad de vida de los habitantes del lugar.  

El Departamento de Saneamiento Ambiental de la Municipalidad local dispone de un servicio de guardias para atender las denuncias de la población al respecto. Este organismo lleva un registro estadístico de las mismas, que se publica (Informe Ambiental Nº 3, pp 24), el mismo detalla fecha, lugar desde donde se efectúa la denuncia, motivo y actuación.  

La eficiencia del sistema depende de que el vecino de cualquier parte de la ciudad haga la denuncia inmediatamente de percibido el problema. De esta forma el que se encuentra realizando la guardia pasiva puede verificar el conflicto inmediatamente de recibida la llamada. De otra manera puede ocurrir que la denuncia no sea constatada.

 En diálogo con personal del Departamento de Saneamiento Ambiental, se confirmó que son frecuentes las denuncias de estas características que se reciben desde el sector que ocupan los barrios Villa Delfina y Loma Paraguaya.

  

El problema de la “laguna” 

Otro problema planteado por los vecinos de estos barrios es la formación de una laguna en los períodos de intensas lluvias sobre la calle Félix Frías entre Pedro Pico y Tomás Guido, aproximadamente En una entrevista a funcionarios del Municipio, manifestaron que esta laguna era producto de la utilización del suelo como relleno para el camino de Acceso a Puertos realizado en la década del ‘70 por la Dirección Provincial de Vialidad. El mencionado terreno, que no es una depresión natural, con el transcurso del tiempo se transformó en una laguna. A esto se suma que desde la calle Tte. Farías no existen desagües, en consecuencia, los días de fuertes lluvias el agua sigue la pendiente hacia el estuario y al encontrar elobstáculo de la ruta da origen a esta laguna.

Con el crecimiento residencial, los inconvenientes causados por la presencia de la  “laguna” aumentaron. Desde el punto de vista urbanístico, las prácticas inadecuadas de los habitantes respecto a la disposición de los residuos provocó la conformación de un basural y un depósito de chatarra, lo cual visualmente afectaba las condiciones ambientales del sector. Por ello, el área fue considerada por el Departamento de Saneamiento Ambiental como un foco infeccioso, desarrollando un plan de fumigación y control de vectores. A partir del año 1992 se inicia el relleno de un sector de la laguna con la intención de concretar la apertura de la calle Río Negro. En el período 1998-1999, prácticamente se completó la tarea de relleno.

Sin embargo visualmente el sector no fue mejorado, no se parquizó como se había prometido y continuó siendo un basural. Hoy, luego de haber tomado una solución paliativa como su relleno, el área presenta una marcada degradación ambiental.

Este relleno pasa a conformar un basurero que se puede denominar como “informal”, a la vista, ya que no parece apropiado catalogarlo de clandestino. Allí llegan habitantes de otras áreas de la ciudad, en distintos tipos de vehículos, a depositar una gran variedad de desechos que comprenden desde aparatos domésticos a partes de vehículos y materiales de construcción.  

Para comprender este comportamiento es preciso considerar que si bien la ciudad cuenta con un buen servicio domiciliario de recolección de residuos, la disposición de materiales de desecho es responsabilidad individual, por medio de un servicio de contenedores que prestan empresas privadas. Aunque no se justifica, serían los altos costos los que generan tantos basureros clandestinos en la ciudad, de los cuales el de Villa Delfina es un ejemplo más.

En una reciente nota del periódico local sobre este problema[2], que se titula “Una excursión a la ex (?) laguna de Villa Delfina”, se plantea el abandono y el deterioro ambiental del sector, con énfasis en la faltade acción por parte de la gestión local, a pesar de los reiterados reclamos por parte de la comunidad. Aunque desde el Municipio se han planteado varias obras para la recuperación y un acondicionamientoadecuado del área, lo único que se observa materializado es un pequeño espacio con juegos infantiles, en condiciones bastante precarias.

A lo anterior se agregan las dificultades derivadas de una obra destinada, en principio, a facilitar el escurrimiento superficial de las aguas en la calle Saavedra Lamas. Allí  se construyó una alcantarilla en el cruce de las vías férreas pero, de las tres cuadras que debían ser profundizadas se realizó el trabajo sólo en la primera. Como consecuencia se generan problemas de tránsito, sectores afectados por el barro y de desagües. Dado que en este caso la interrupción de las obras se debe a la falta de maquinaria, en el municipio se considera que hay posibilidades de completar esta obra en un breveplazo.

  

Conclusiones  

En las áreas periféricas de la ciudad de Bahía Blanca, al sintetizar la información obtenida de las distintas fuentes, no se detectan situaciones muy críticas en cuanto a las provisión de servicios básicos. A pesar de los esfuerzos que se realizan desde los distintos sectores intervinientes, se detecta un importante déficit en la provisión de infraestructura de servicios y equipamiento en las áreas marginales bahienses. Las situaciones más agudas corresponden a los asentamientos más periféricos, localizados fuera de la trama urbana consolidada, y en aquellos de reciente formación. 

Las mayores dificultades, especialmente por la inversión que representan, se encuentran en la infraestructura a nivel del hábitat y que reviste gran importancia por su incidencia en las condiciones y el aspecto físico del asentamiento, así como para la seguridad y la transitabilidad. El mayor déficit se detecta a nivel del acondicionamiento de calles, en cuanto a cordón cuneta, alumbrado público y desagües pluviales. Si bien hay una carencia importante en la disponibilidad de áreas verdes con equipamiento completo, se podrían lograr muy buenos resultados con la participación de la comunidad en su ordenamiento y mantenimiento. 

Con respecto a los dos casos analizados puede inferirse que si bien estos barrios no presentan déficit en la infraestructura básica de servicios (agua potable y energía eléctrica, a las cuales puede añadirse la red de gas natural), la condición de habitabilidad, referida a la calidad de las construcciones, es deficiente, dado que las mismas reflejan el estado de pobreza de estos sectores de la ciudad.

Si bien el hábitat se presenta ordenado y con calles bien trazadas, la carencia de calles asfaltadas, desagües pluviales y espacios de uso público acondicionados hacen del entorno un ambiente degradado, donde es notoria la falta de inversiones por parte del sector público. En una reciente entrevista con un funcionario municipal quedó de manifiesto, respecto a esta problemática, la falta de recursos para un adecuado acondicionamiento del área correspondiente a la ex laguna, por lo cual no se prevé que esta situación se resuelva en el corto plazo.  

La accesibilidad se ha mejorado a partir de la extensión de los recorridos de las líneas de transporte urbano de pasajeros, particularmente hacia el centro de la ciudad, donde se encuentran los principales lugares de trabajo, los bienes y servicios, así como la recreación. 

En síntesis, si bien estos barrios cuentan con los principales satisfactores de sus necesidades básicas: propiedad de la tierra, infraestructura de servicios, equipamientos comunitarios, de salud y educación, accesibilidad y comunicación, la baja calidad de vida que los rodea está presente y adopta la forma de un ambiente degradado por causas, en muchos casos, ajenas a los vecinos: calles anegadas (por falta de desagües y asfalto), basurales (en los espacios vacantes aún existentes en el área), espacios públicos sin tratamiento adecuado. A esto se suman las condiciones de inseguridad que también afectan a los habitantes de estos barrios.

  

Bibliografia

  

Altimir,O.(1979):La dimensión de la pobreza en América Latina. CEPAL, Santiago.
Argentina (1997): Informe Argentino de Desarrollo Humano. Senado de la Nación, Buenos Aires.
Bahía Blanca (2000):  Plan Estratégico de Bahía Blanca. Municipalidad de  Bahía Blanca, Bahía Blanca.
Bahía Blanca (2000): Informe ambiental. Anuario. Municipalidad de  Bahía Blanca, Bahía Blanca.
Bahía Blanca (1997): Problemática urbana de la ciudad de Bahía Blanca.  1996-1997. Datos sectoriales. Documento interno.  Municipalidad de  Bahía Blanca, Bahía Blanca.
Coates, B., Johnston, R., Knox, P.(1977): Geography and Inequality. Oxford University Press, Oxford.
Borja, Jordi (1998): Ciudadanía y Seguridad Urbana (Una reflexión europea). Barcelona, mímeo.
Clichevsky, Nora,  1990, Construcción y administración de la ciudad latinoamericana, IIED-América Latina y Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.
Cuenya, Beatríz, 1994, “Problemas y políticas de vivienda popular” , en FERNANDEZ Wagner, Raúl ( Comp), Urbanizacion y vivienda : aportes al estado de la cuestión, Secretaría de Extensión Universitaria  de Universidad de Mar del Plata y CETy V,  Mar del Plata.
Fernández, R. Et al. (1999): Territorio, Sociedad y Desarrollo Sustentable. Estudios de Sustentabilidad Ambiental Urbana. Espacio, Buenos Aires. 
Formiga, N. ,Martín, C., Omar, D.: (1998): “La calidad de vida en los asentamientos marginales. El caso de la ciudad de Bahía Blanca, Argentina”. Ponencia Presentada al 7° EGAL.. mimeo.
Gette, G. (1997): La problemática de las villas de emergencia en Bahía Blanca, una visión general y los casos particulares de las villas Miramar y Caracol. Dpto Geografía, UNS. B.Blanca.
Hurtado, H. , Villagómez, J. (1992): “Necesidades Básicas y Condiciones de Vida”. En Gestión del Habitat Popular.Ensayos Forhum 2. CIUDAD. Quito.
Jones, E., Eyles, J.( 1977): An Introduction to Social Geography. Oxford University Press, Oxford.
Kullock, D. ( 1998): Planificación Ambiental Urbana. CIAM, Univ. Nac.  de Mar del Plata, Mar del Plata.
Merklen, Denis. Pobreza urbana, marginalidad, exclusión e integración social.
Merklen, D. (1997): Un pobre es un pobre. En Sociedad. Facultad de Ciencias Sociales UBA) , Buenos Aires. Nº 11., agosto, pp.21 a 64.
Programa Arraigo - FAUD/UNMDP ,  1996,  Habitar Mar del Plata. Problemática de la vivienda, tierra y desarrollo urbano de Mar del Plata. Diagnóstico y propuestas, Programa Arraigo y Fac. de Arquitectura, Urbanismo y Diseño /, Mar del Plata.
Rodríguez, Elba (1990): Equipamiento Comunitario. Estándares para áreas urbanas. Civilidad, Buenos Aires.

 


 

 

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


                                                                                           



[1] Departamento de Geografía – Universidad Nacional del Sur

*  Dpto  de Geografía    Universidad Nacional del Sur

[2] La Nueva Provincia, 14 de abril


Ponencia presentada en el Tercer Encuentro Internacional Humboldt. Salta, Argentina. Octubre de 2001.