Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 507 al 526 
AsuntoAutor
109/04 - Un método Humboldt
110/04 - RIESGOS M Humboldt
111/04 - LAS INUND Humboldt
112/04 - ASPECTOS Humboldt
113/04 - VUELOS MÉ Humboldt
114/04 - DESASTRES Humboldt
115/04 - RELACIÓN Humboldt
116/04 - HACIA UNA Humboldt
117/04 - VUELOS CO Humboldt
118/04 - LA MINERÍ Humboldt
119/04 - Las “Lecc Humboldt
120/04 - VUELOS NE Humboldt
121/04 - El Turism Humboldt
122/04 - TURISMO R Humboldt
123/04 - VALORACIO Humboldt
125/04 - ARANCELES Humboldt
124/04 - PRIMERA C Humboldt
126/04 - PRIMERA C Humboldt
127/04 - RELACIONE Humboldt
128/04 - EL PERFIL Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 572     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 146/04 - LA GEOGRAFÍA Y EL CONSUMO
Fecha:Sabado, 29 de Mayo, 2004  01:32:46 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

LA GEOGRAFÍA Y EL CONSUMO

UNA VARIABLE DE ANÁLISIS

Ennid Miguel*
 Gladys Alcarraz*
 Sergio Merino*
José R. Saravia*
Leticia Martínez**
Vanesa Pauli***

 

Resumen:

En el marco del Proyecto de Investigación “Los nuevos espacios de consumo en las ciudades de Trelew y Puerto Madryn. Exclusión social y calidad de vida”, llevado a cabo en el Instituto de Investigaciones Geográficas de la Patagonia (IGEOPAT) y el Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Sede Trelew, elaboramos la presente ponencia, donde se recuperan las conceptualizaciones, debates y discusiones críticas que enriquecieron el marco referencial del proyecto.

La Geografía del consumo se halla actualmente en expansión dentro de nuestra disciplina, ya que analiza algunos de los aspectos más sobresalientes y con un alto poder explicativo de la dinámica actual de los espacios urbanos.

Geógrafos, sociólogos, antropólogos, economistas y otros científicos sociales han trabajado en el desarrollo de las bases teóricas y metodológicas del consumo. Milton Santos, Aurora García Ballesteros, Ricardo Méndez, Néstor García Canclini, Jeremy Rifkin, y otros, muestran el gran interés sobre el consumo y su significado en las actuales dinámicas territoriales.

En la actualidad, puntos de vista de varias ramas de la Geografía convergen para dar lugar a un nuevo análisis del consumo. Por un lado la Geografía económica detecta los cambios y el incremento de las actividades comerciales a diversas escalas. Por otro, la Geografía urbana, incrementa su preocupación por el proceso de terciarización como motor de cambio de las estructuras urbanas y se considera al consumo como una variable explicativa fundamental. Finalmente la Geografía social presta cada vez mayor atención a los comportamientos de los consumidores y a las transformaciones en las estructuras demográficas, sociales y culturales. A ello se añade el interés por las exclusiones-inclusiones que generan las nuevas formas y espacios del consumo.

 

 

*Docentes,  **  Graduada,  ***Alumna. IGEOPAT, Instituto de Investigaciones Geográficas de la Patagonia. Departamento  de  Geografía.  Facultad  de Humanidades y Ciencias Sociales.   Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco,  Sede Trelew.  E-mail : igeopat@tw.unp.edu.ar


Introducción

El presente trabajo se enmarca en una propuesta del Instituto de Investigaciones Geográficas de la Patagonia (IGEOPAT) y el Departamento de Geografía de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

En el Segundo Encuentro Internacional Humboldt realizado en Mar del Plata en Octubre del 2000, los miembros de la Unidad Ejecutora del Proyecto de investigación: “Los nuevos espacios de consumo en las ciudades de Trelew y Puerto Madryn. Exclusión social y calidad de vida”, presentamos el planteo del problema, el marco referencial y el abordaje metodológico de nuestro proyecto.

En esta ocasión, dando continuidad a las distintas metas propuestas, presentamos el siguiente trabajo donde se recuperan las conceptualizaciones, debates y discusiones críticas que enriquecieron el marco referencial del proyecto.

Capitulo 1

En primer término presentamos el análisis del trabajo “Los nuevos espacios de consumo y exclusión social”, que forma parte del proyecto de investigación de igual nombre, presentado en el número 18/1988 de los “Anales de la geografía de la Universidad Complutense de Madrid,  España,  por la Dra. Aurora García Ballesteros, directora de Tesis de Doctorado de uno de los miembros de este equipo.

El gran maestro Milton Santos ya en 1978 y en 1979, desarrolló la temática de la pobreza y la exclusión social en el marco de la modernización tecnológica y los efectos que trae aparejado en los circuitos de la economía urbana.  Hablar de circuitos es tener en cuenta:

  • q        Un circuito superior formado por bancos, comercios de exportación e importación, industria urbana, etc.

  • q        Un circuito inferior formado por pequeños comercios, la producción de bienes manufacturados con capital no intensivo y un amplio espectro de servicios no modernos. Este circuito depende del superior.

Con esta división se puede notar la creciente segmentación del mercado de consumidores. Día a día se generan nuevas formas y objetos de consumo y solamente los segmentos de la población ligados al circuito superior pueden acceder a las mismas. Quedan excluidos la mayor parte de la población del circuito inferior, que marcan así una gran parte de consumidores insatisfechos.

En esta “sociedad de la abundancia” (1) el consumo ocupa el centro de su funcionamiento. La población vinculada al circuito superior, una vez satisfecho sus necesidades básicas, va adquiriendo unas pautas de consumo cada vez más exigentes en la calidad y en el servicio. Por ejemplo preocupaciones como la denominación de origen, el reciclaje, el cuidado del medio ambiente, etc., prácticas estas muy alejadas de aquellos que deben satisfacer necesidades básicas y que sufren las críticas de los consumidores más avanzados quienes no los  comprenden.

Siguiendo a Baudrielard (2), Aurora García Ballesteros  sostiene que,  si tenemos en cuenta que la lógica del consumo es la de la producción y manipulación de los significados sociales, entonces el consumo se convierte en lo primero dentro del modo de vida familiar de todos los días. Se intenta acceder a las nuevas formas y objetos de consumo, no tanto por su valor de uso, como por su valor simbólico, ya que aquellos que poseen una mayor cantidad de bienes de cierta cualidad, pueden acceder a un status social mas alto.

 La publicidad actual y los medios de comunicación de masas, se encargan de presentar a los distintos objetos, no solo por su valor de uso, sino por su significación social. La televisión  actual, por ejemplo, a través de los mensajes publicitarios, genera un enorme deseo de bienes de consumo que producen a su vez una gran necesidad de fabricar continuamente nuevos y diversificados objetos que se presentan como novedades y así mantienen viva la llama del consumo. Algunos objetos que están destinados a satisfacer necesidades primarias, adquieren a través del valor simbólico de las marcas, connotaciones sociales diferentes.

Se desarrolla así el “capitalismo del shopping center, nuevos espacios emblemáticos de la cultura posmoderna” (3), donde la clase media alta satisface sus necesidades y constituyen espacios tan bien planificados que constantemente estimulan al mayor consumo.

A lo largo de la historia siempre se ha observado la desigualdad social en las diferentes prácticas y capacidades de consumo pero en los últimos años se ha consolidado y acrecentado con la aparición de las nuevas formas y espacios de consumo que son accesibles a una parte de la población segmentada social y culturalmente y quedan así excluidos grandes grupos de la población.

Siguiendo a Barata Salgueiro,  la autora sostiene que uno de los cambios en las ciudades se da en las modalidades de comercialización de productos, que se concretan en la creación de nuevos espacios de consumo, centros comerciales, hipermercados, supermercados, etc. Reunidos en un edificio o un grupo de edificios asociados, planeados y administrados como una unidad operativa, destinados a lograr un mayor consumo por parte de los visitantes y una mayor ganancia para los dueños del lugar. Estos grandes edificios tienen un impacto en la reestructuración de la ciudad, han nacido para atender a grandes masas de población que se asientan en las ciudades, transformándose en polos de la vida económica y social. Son centros de consumismo, visitados muchas veces más por costumbre que por necesidad, por muchas personas que calman sus angustias y ansiedades mediante el consumo.

 

Estas nuevas formas comerciales y nuevos espacios de consumo presentan diferentes localizaciones, variedad de productos ofrecidos, variedad en cuanto a tamaño, etc. Pero en conjunto ofrecen una serie de ventajas a los consumidores que pueden acceder a los mismos y de hecho son frecuentados por una clientela muy segmentada social y culturalmente.

Los nuevos centros de consumo presentan ventajas por la amplitud de su horario de funcionamiento, por la variedad de artículos y servicios que ofrecen, por su propio ambiente que permite comprar o disfrutar del tiempo de ocio, de recreación, en condiciones placenteras y de seguridad.

La función de espacio social que se produce en el interior de los centros comerciales, en el que el espacio privado parece convertirse en público como dice Harvey, que lleva a las personas a sentirse en su interior más seguras, con menos temor a las contaminaciones, conlleva una forma de exclusión que recuerda constantemente a un espacio privado. La práctica de guardias de seguridad privadas, los modernos medios de control electrónicos controlan las reglas de exclusión/inclusión que sostiene cada centro comercial. También los anuncios publicitarios, las películas que se pasan por televisión, los documentales, difunden un estereotipo del usuario deseado, y así se pretende alejar al que es diferente. De esta manera podemos observar la ambigüedad actual que caracteriza a los centros comerciales como espacios aparentemente públicos pero con limitaciones reales y / o simbólicas que les devuelven su verdadero carácter de espacios privados.

En forma paralela al desarrollo de estas nuevas formas de comercio, se produce la degradación de las tradicionales, que sin poder acceder a las ventajas que  las líneas  de  distribución  ofrecen  a  los  grandes  hipermercados  y supermercados, atraviesan por una profunda crisis.

Aquellos que tienen baja movilidad, que tienen mal acceso por colectivos, no poseen coche propio, sumamente alejados, que poseen bajos ingresos en sus familias, los viejos, los inválidos, las mujeres jóvenes con muchos niños pequeños, los jóvenes que viven en zonas con escaso transporte público, son considerados consumidores desaventajados

  •        Con bajo poder de renta

  •        Con bajo poder de compra y

  •        Con movilidad restringida

Esta población vive especialmente en los barrios centrales en proceso de degradación, o en barrios periféricos alejados de los grandes centros comerciales o en núcleos  de “infraviviendas”  (4).

Esta población compra los productos en los comercios más próximos. Su exclusión de los nuevos espacios de consumo se debe a su escasa capacidad de movilidad, factores que pueden minimizarse con las nuevas técnicas de ventas, por la televisión normal o por cable, por teléfono, por  Internet, etc. Pero la exclusión más fuerte y la más difícil de minimizar es la del bajo nivel de renta, con tarjetas de créditos limitadas o a la que no pueden acceder. Además esta población generalmente no pude acceder a las ofertas de productos alimenticios que deben refrigerarse o mantenerse en freezer, puesto que no poseen esos equipamientos domésticos; seguramente sí poseen televisión, a través de la cual se ve la propaganda de los nuevos objetos de consumo, creándose así, nuevas necesidades y marcándose más aún la exclusión social.

Siguiendo a Barata Salgueiro, García Ballesteros presenta un análisis realizado en Portugal sobre los estilos de vida, donde reconoce dos grupos bien marcados entre los excluidos, ellos son:

  •        Los inconformistas, compuestos por hombres jóvenes, con bajo nivel de escolaridad, bajo nivel de vida, generalmente desempleados, no cualificados, que alquilan la vivienda, poseen coches viejos y tienen televisión, adquieren los productos de primera necesidad en la oferta de los hipermercados, mientras que otros bienes y la ropa las compran en otros mercados menores o de segunda mano,  y el otro grupo es el de

  •        Los resignados, formado generalmente por mujeres mayores de 50 años, con baja escolaridad, bajo nivel de vida, jubiladas, o si trabajan lo hacen en algún empleo no cualificado, empleadas domésticas, o no trabajan y están buscando trabajo, viven alquilando en malas condiciones, pueden poseer vehículos muy viejos, sí tienen televisión y compran los productos de primera necesidad en el barrio y se visten en mercados chicos.

Algunas de estas formas de exclusión no son consideradas verdaderamente como tales. Algunos mercados las asumen como imperfecciones del mismo y genera nuevas técnicas de venta para minimizarlas, creando con ello nuevas exclusiones y favoreciendo a los lugares que realizan mayor propaganda e información de sus productos de venta.

Las llamadas nuevas formas de venta traen aparejadas métodos y técnicas de acceso al consumidor que se apoyan en las nuevas tecnologías para captar como consumidores tanto a los excluidos,  en razón a su mala o baja movilidad, pero con un poder adquisitivo al menos medio, como,  a aquellos pobladores que desean integrar en el hogar tiempo y espacio de ocio y compra y a aquellos consumidores propios de la cultura posmoderna, que son sumamente individualistas y que no tienen necesidad de relacionarse con otras personas cuando hacen las compras y también con una nueva preocupación por el uso de su tiempo. Dice Aurora García Ballesteros que esta formas de ventas tiene importancia diferente en distintos países,  aunque sí afirma que en líneas generales están en fase de introducción o de madurez en todos ellos y afectan en forma desigual a los diferentes lugares y grupos sociales.

Los estudios de mercados establecen que en el siglo XXI la mayor parte del intercambio comercial entre empresas se hará a través de Internet, a través de la red, proporcionando una venta segura a los consumidores finales de un número cada vez mayor de productos.

Siguiendo a Moreno y Escolano afirma García Ballesteros que “los cambios en las pautas de consumo que suponen estas nuevas formas de ventas, apenas se han iniciado y van desde los de tipo técnico a los espaciales y socio culturales: multifuncionalidad de los hogares, cambios en las pautas de localización del comercio, potencialización de las infraestructuras para las comunicaciones, nuevos comportamientos de los consumidores, pérdida de puestos de trabajo en el comercio tradicional, incremento en el nivel de cualificación de la población activa del sector, acceso fácil a modelos económico-culturales desarrollados básicamente en Estados Unidos y Japón, nuevos espacios virtuales que pueden definirse como no lugares, en el sentido expuesto por Augé (1993), en tanto que suponen anonimato y no crean identidad, ni relaciones sociales, reforzando incluso el aislamiento de las personas en sus hogares, pero permitiendo su enlace con el mundo entero. Es el lugar globalizado que finalmente genera nuevas exclusiones, ya que a las formas más sofisticadas de venta con todas sus ventajes, solo accede una pequeña parte de la población. En suma las desigualdades territoriales y sociales se incrementan”. (6).

Capitulo 2     

En este capítulo analizamos la obra de Jeremy Rifkin “La era del acceso. La revolución de la nueva economía”. Según  este autor,  prácticamente todas las actividades se han convertido en experiencias de pago. La irrupción de la era del acceso, es una época radicalmente distinta. En la economía hipercapitalista, comprar cosas en los mercados y tener propiedades son algo obsoleto, pues lo que se impone como norma es el acceso "puntual" a casi toda clase de servicios a través de las inmensas redes comerciales que operan en el ciberespacio.

      En este momento pagamos más por la experiencia de usar cosas que por las cosas en sí mismas. En todas partes las empresas venden sus propiedades y reducen su inventario, arriendan sus equipamientos y subcontratan las actividades: es decir, se vuelven ingrávidas. La posesión de bienes físicos, es contemplada ahora como una desventaja.

      A partir de todo esto, Rifkin afirma que la aventura capitalista, que comenzó con la mercantilización de bienes y la tenencia de propiedades, llega a su culminación con la mercantilización del tiempo y la experiencia humana. Y de ahí a un sistema sustentado en la venta de la propia experiencia cultural sólo hay un paso. Los viajes y el turismo global, las ciudades y los parques temáticos, la moda y la cocina, los juegos y los deportes, la música, el cine, la televisión e incluso las causas sociales están convirtiéndose rápidamente en el centro de una economía cuyo objetivo comercial básico son los recursos culturales.

      La transformación del capitalismo industrial en capitalismo cultural, de los derechos de propiedad en derechos de acceso, ha sido lenta. En la era del acceso, se compra acceso a la misma experiencia de vida. Ahora, toda nuestra existencia está siendo mercantilizada: la comida, los bienes que producimos, los servicios que intercambiamos y la experiencia cultural que compartimos.

      La brecha generacional viene acompañada de una brecha social y económica. Mientras que la quinta parte de la población mundial está emigrando hacia el ciberespacio y hacia las relaciones de acceso, el resto de la humanidad está todavía atrapada en un mundo de escasez física.

      La diferencia entre los poseedores y los desposeídos es grande, pero la que existe entre los conectados y los desconectados es aún mayor. El mundo se desarrolla rápidamente en dos civilizaciones distintas: quienes viven dentro de las puertas electrónicas del ciberespacio y los que viven en el exterior.

      La separación de la humanidad en dos esferas de existencia bien diferentes representa un momento definitorio de la historia. Cuando un segmento de la humanidad no puede ni siquiera comunicarse con el otro en el espacio y en el tiempo, la cuestión del acceso adquiere una importancia política de proporciones históricas.

      El desplazamiento de la geografía al ciberespacio, del capitalismo industrial al capitalismo cultural y de la propiedad al acceso forzará una reconsideración global del contrato social.

      Sin embargo, las nociones de acceso y redes están comenzando a redefinir la dinámica social de manera tan potente como en los albores de la era moderna lo hicieron las ideas de propiedad y mercado.

      Cuando las personas oyen la palabra acceso es probable que piensen en aperturas hacia una totalidad de nuevos mundos de posibilidades y oportunidades. Es una palabra con una gran carga simbólica, llena de significación política. Después de todo, el acceso es algo que hace referencia a distinciones y divisiones, que se refiere a quién está incluido y a quién queda excluido. El acceso aparece como una potente herramienta conceptual para reconsiderar nuestras concepciones del mundo y de la economía, como la metáfora más potente de la próxima era.

      Para garantizar el acceso a la nueva economía-red mundial es necesario garantizar también el acceso a diversas culturas locales. Si no se refrenan, las fuerzas comerciales devorarán la esfera cultural, transformándola en fragmentos mercantilizados de entretenimiento comercial, experiencias de vida, diversión de pago y relaciones compradas.

      La era del acceso nos obligará a todos a plantearnos cuestiones fundamentales sobre cómo reestructurar nuestras relaciones fundamentales. El acceso consiste en establecer tipos y niveles de participación. La cuestión, por tanto, no es sólo quién tiene o no tiene acceso: se trata más bien de preguntarnos en qué mundos merece la pena implicarse, a qué tipos de experiencia vale la pena acceder. De la respuesta a estas preguntas dependerá la naturaleza de la sociedad que vamos a construir en el siglo XXI.

Capitulo 3

En tercer lugar analizamos la primera parte de la obra de García Canclini  “Consumidores y Ciudadanos”. El autor  propone reconceptualizar el consumo como organizador de la racionalidad económica, sociopolítica y psicológica en las sociedades, dejando de lado el sentido simple de gastos inútiles e impulsos irracionales. Actualmente la participación social se organiza a partir del consumo privado de bienes y de medios de comunicación más que mediante el ejercicio de la ciudadanía. Esto se debe a cambios económicos, tecnológicos y culturales.

 García Canclini sostiene que la globalización es un proceso de fraccionamiento articulado del mundo y recomposición de sus pedazos, es decir reordenamiento de las diferencias y desigualdades sin suprimirlas .

Hacia el interior de las ciudades, a pesar de la transnacionalización, persisten muchas diferencias, por ejemplo a través del modo en que el mercado reorganiza la producción y el consumo para obtener mayores ganancias y concentrarlas, convirtiendo las diferencias en desigualdades.

Se suele imaginar al consumo como lugar de lo suntuario y superfluo, donde los impulsos primarios de los sujetos se ordenan con estudios de mercado y tácticas publicitarias. En la actualidad, el autor propone como definición de consumo un  conjunto de procesos socioculturales en que se realizan la apropiación y los usos de los productos.

 

Bibliografía

 

García Ballesteros, Aurora (1998): Nuevos espacios del consumo v exclusión social. Anales de Geografía de la Universidad Complutense NO 18-47-63 Madrid.

 

García Canclini, N. (1995): Consumidores v ciudadanos. Conflictos multiculturales de la globalización. Editorial Grijalbo. México.

 

Jeremy Rifkin (2000) La era del acceso. La revolución de la nueva economía. Ed. Paidos. Buenos Aires.

 

Citas:

(1)   Pág. 54 :García Ballesteros, Aurora (1998): Nuevos espacios del consumo v exclusión social. Anales de Geografía de la Universidad Complutense NO 18-47-63 Madrid.

(2)   Pág. 54,  opus cit.En cita 1.

(3)   Pág. 55, opus cit. En cita 1.

(4)   Pág. 57, opus cit. En cita 1.

(5)   Pág. 57, opus cit. En cita 1.

(6)   Pág. 59, opus cit. En cita 1.


Ponencia presentada en el Tercer Encuentro Internacional Humboldt. Salta, Argentina. Octubre de 2001.