Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 507 al 526 
AsuntoAutor
109/04 - Un método Humboldt
110/04 - RIESGOS M Humboldt
111/04 - LAS INUND Humboldt
112/04 - ASPECTOS Humboldt
113/04 - VUELOS MÉ Humboldt
114/04 - DESASTRES Humboldt
115/04 - RELACIÓN Humboldt
116/04 - HACIA UNA Humboldt
117/04 - VUELOS CO Humboldt
118/04 - LA MINERÍ Humboldt
119/04 - Las “Lecc Humboldt
120/04 - VUELOS NE Humboldt
121/04 - El Turism Humboldt
122/04 - TURISMO R Humboldt
123/04 - VALORACIO Humboldt
125/04 - ARANCELES Humboldt
124/04 - PRIMERA C Humboldt
126/04 - PRIMERA C Humboldt
127/04 - RELACIONE Humboldt
128/04 - EL PERFIL Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 534     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 109/04 - Un método para el diagnóstico de los peligr os ambientales
Fecha:Martes, 13 de Abril, 2004  12:02:54 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Un método para el diagnóstico de los peligros ambientales

  Dra Susana Aneas de Castro

Depto. de Geografía

-Instituto de Geografía Aplicada

 FFHA- Univ. Nac. de San Juan (Argentina)


Resumen

      Determinar la “peligrosidad” de un lugar en forma integral plantea un problema metodológico complejo, debido a la diversidad y naturaleza de  los peligros ambientales. Teniendo en cuenta esto se ha recurrido a  un método que integra elementos “objetivos” (datos obtenidos por métodos de investigación clásicos) y elementos “subjetivos” referidos a la percepción del ciudadano común. Este método permite obtener cartas de diagnóstico que muestran la peligrosidad del lugar y se lo aplica al caso de la ciudad de Caucete y alrededores,  Provincia de San Juan, Argentina. Las cartas de diagnóstico resultantes  constituyen una base para las políticas de mitigación  de riesgos ambientales.

Palabras claves: peligros naturales – peligros sociales – diagnóstico – metodología

 

Abstract

To determine the “dangerosity” of a place in an integral way sets a complex methodological problem, due to the nature and diversity of the environmental dangers. Taking all this into acount, we have recoursed to a method that integrates “objective” elements (data obtained by classic research mhetods) and “subjective” elements refered to the common citizen’s perception. This method allows to get diagnosis charts showing the dangerosity of a place and is applied to the case of the city of Caucete and roundabouts, in the province of San Juan, Argentina. The resulting diagnosis charts contitute a basis for the environmental risk mitigation  policies.

Key words: natural dangers- social dangers-diagnosis- methodology.

 

I-    La peligrosidad de un lugar

      Determinar la peligrosidad de un lugar implica analizar todos aquellos fenómenos o

procesos  que representen un peligro para la vida  de los hombres o sus pertenencias, en un determinado espacio de la superficie terrestre. Si bien es más frecuente encontrar estudios sobre los peligros naturales de un territorio, se debe tener en cuenta que los peligros antrópicos o sociales  provocan tantos o más daños que los naturales, según las características de cada caso. De modo que, al plantear la peligrosidad de un lugar debe hacérselo con sentido integral, teniendo en cuenta tanto los peligros naturales como los peligros sociales (se precisa el concepto más adelante). El no considerarlos juntos, especialmente en una problemática ambiental, es solo una abstracción metodológica. El problema que se presenta es la dificultad de encontrar un criterio único para valorar todos los peligros, ya que entre ellos suelen existir grandes diferencias de todo orden. El punto de partida aquí propuesto será adoptar un concepto genérico que los contenga a todos, por ejemplo considerando que: Peligro es todo fenómeno o acontecimiento de cierta magnitud que afecte, con valoración social negativa, a un gran número de población. La magnitud del acontecimiento estaría dada por la cuantía de daños provocados, ya sea sobre las propiedades, las personas, o sobre ambas a la vez.

 

II- El marco teórico-metodológico

     El marco teórico que sustenta el método utilizado se inscribe en la línea de la geografía de los riesgos, la cual tiene un doble objetivo: desde el punto de vista práctico, encontrar soluciones a los desequilibrios ambientales que producen los peligros y desastres, y sobre todo prevenir los problemas planteados por los riesgos (ANEAS de CASTRO, 2000) y desde el punto de vista teórico, concretar la confluencia de esfuerzos entre los aspectos físicos y humanos dentro de la ciencia. Para lograr estos objetivos la geografía de los riesgos propone encarar el estudio de los peligros desde un enfoque objetivo y subjetivo a la vez. Ello implica:

1.      Captar los peligros ambientales del área a través de la percepción de sus habitantes (componente subjetivo).

2.      Detectar desde un punto de vista objetivo según los lineamientos clásicos de una investigación, los peligros del área.

3.      Realizar una compulsa entre ambos planteos metodológicos a fin corroborar sus coincidencias y discrepancias.

 

     Hasta el momento, la geografía de los riesgos ha trabajado con peligros naturales y tecnológicos. Este trabajo pretende dar un pequeño paso adelante y agregar otros peligros antrópicos como es el caso de los peligros sociales. La razón de esta búsqueda es lograr integrar, en una metodología genérica, todos los aspectos de un ambiente. El diagnóstico de los peligros y la elaboración de cartas resultan de una síntesis lograda combinando la ortodoxia investigativa con la novedad de un encuadre común para los peligros naturales y los antrópicos, puesto que la percepción opera como un transductor que pone en pie de igualdad –en las representaciones sociales colectivas de la población del lugar- a los peligros de ambos orígenes.

 

III- El trabajo de campo

     La investigación se llevó a cabo en la ciudad de Caucete y alrededores (fracciones censales 1, 2, 3 y 4 respectivamente), capital del departamento del mismo nombre, al SE de la provincia de San Juan, Argentina. Figura 1. El espacio estudiado, de menos de 200 km², concentra el 96 % de la población del área administrativa. Se lo puede caracterizar como un área rural (30 a 60 hab./km²) con un núcleo urbano bien definido (1400 hab./km²) La razón de su elección se debe no solo a que en esta área se concentra casi toda la población del departamento homónimo, sino también a que en ella se ha producido un peligro grave (terremoto de 1977) en tiempo relativamente reciente.

 

     Para la tarea de campo se diseñaron encuestas llevadas a cabo en diferentes muestras cuyo universo fueron los adultos mayores de 20 años  (Muestra I y II) y los adolescentes de 17 a 20 años (Muestra III). Los primeros ya habían nacido al momento del citado terremoto y los segundos nacieron con posterioridad a la ocurrencia de dicho peligro. En las encuestas se recabó información acerca de la percepción de los peligros por parte de la población y también sobre características demográfico estructurales (edad, sexo, actividad y nivel educativo) que pudieran influir en dicha percepción. Al respecto se comprobó que, salvo el nivel educativo, las demás variables no influyen en la percepción de los peligros del lugar.

 

     La información extraída de las diferentes muestras de la población encuestada, permite comprobar que los peligros considerados con mayores  frecuencias  por parte de los ciudadanos son:

   MUESTRA I:   Terremotos : 38 %   Desocupación: 16%  Pobreza:  15 %

   MUESTRA II:  Desocupac. : 39 %   Terremotos:     27%  Pobreza:  16 %  

   MUESTRA III: Pobreza:       37 %    Terremotos:     31 % Desocup.: 25%


     Un hecho significativo, que tiene que ver con la percepción de los peligros de un lugar, es que un buen porcentaje de esta población consideró como peligros más importantes a fenómenos sociales como la desocupación y la pobreza (Muestra II y III ). Solo en una muestra (I), se consideró como el mayor peligro un fenómeno natural. Es decir, en un recuento general priman los peligros sociales por sobre los naturales. El principal factor de explicación es la frecuencia de ocurrencia del fenómeno. La gente considera más peligrosos aquellos fenómenos más frecuentes o los que afectan primariamente su vida diaria. Así, el estudio de la percepción de los peligros sociales,  tanto o más frecuentes que los naturales, exige hoy una dedicación esmerada de los geógrafos y de los científicos sociales en general, a fin de que se encuentren caminos veraces para detectarlos, analizarlos y ayudar a solucionarlos .

  

IV- La peligrosidad del área estudiada

A1. Los peligros naturales

        Según la percepción de los habitantes, los principales peligros naturales del área son los terremotos. Con menores frecuencias consideraron las sequías, las reveniciones y la piedra. El análisis objetivo de los fenómenos naturales del lugar, basado en los estudios técnicos y observaciones de terreno, ha permitido comprobar que solamente pueden considerarse como peligrosos, es decir que pueden causar daños a un número importante de población: la sismicidad con su fenómeno asociado de licuefacción y,  en menor medida, las reveniciones. Otros fenómenos naturales factibles de producirse en el área y reconocidos como peligros por la población son: inundaciones, sequías, erosión, granizo o piedra. Pero las investigaciones de terreno indican que estos fenómenos no alcanzan un nivel de peligrosidad destacable. Aquí el hombre, desde el comienzo del poblamiento, los ha ido superando o venciendo sucesivamente, con obras de riego, extendiendo poco a poco los cultivos y más recientemente ganando tierras al desierto con grandes explotaciones y modernos sistemas de regadío. Por lo tanto, solo se observa coincidencia entre la percepción de los individuos y la realidad en el caso del mayor de los peligros naturales del área: los terremotos. En cambio, en el resto de los peligros la percepción difiere de la realidad. Las reveniciones que representan un peligro importante no tuvieron elevadas frecuencias  en la percepción de la población, mientras que otros fenómenos considerados por ella como peligrosos, no lo son.

 

     Se presentará, con un mayor nivel de análisis, a aquellos fenómenos que sí representan un peligro grave para los habitantes del lugar, como ocurre con los ya mencionados: sismicidad, licuefacción y reveniciones. Los tres nos conducen a dominios geológicos y edafológicos que, incluso en los dos primeros, se vinculan apreciablemente en una misma problemática. La cuestión de las reveniciones, por lo común soslayada o tratada incidentalmente, parece vital en las áreas agrícolas, y merece un desarrollo acorde con sus consecuencias, a veces no consideradas debidamente.

 

     En la figura 2 que muestra la zonificación sísmica en la República Argentina se puede observar que el área de estudio se encuentra en la zona de mayor peligrosidad sísmica. Corroboran lo dicho los numerosos estudios realizados en la provincia de San Juan por diversas instituciones gubernamentales. Entre dichos estudios, la “Microzonificación Sísmica del Valle de Tulúm” (INPRES, 1985) sostiene que, existen seis fallas importantes que representan fuentes potenciales de actividad sísmica. (Figura 3). Según cerca de que falla se produzca el epicentro, se puede calcular el grado de exposición sísmica de un área, la cual será mayor mientras más cerca esté de la falla. Para el área estudiada la exposición sísmica es elevada,  si se toma como fuente la falla de la Sierra de Pie de Palo, o bien intermedia, si la fuente es la falla de la Precordillera.

 

     La sismicidad, cuando se produce en suelos arenosos, suele ir acompañada por un fenómeno secundario llamado licuefacción. Este provoca deformación del suelo por efecto de las presiones producidas al propagarse las ondas sísmicas. Las manifestaciones visuales del fenómeno pueden: ser conos de arena, inundaciones o agrietamiento del terreno. En el área estudiada (Figura 4) se pueden distinguir : al oeste  terrenos con alta licuefacción correspondientes a los suelos de la llanura aluvial, al este terrenos con licuefacción intermedia , dada la naturaleza más arcillosa de sus suelos y finalmente sólo hay baja licuefacción en las proximidades de la Sierra de Pie de Palo.

 

     Otro peligro natural importante en esta área está representado por la reveniciones, fenómeno común en zonas secas, donde la insuficiencia de agua provoca la salinización del suelo. Es decir, éste por falta de lavado y de drenaje deja acumular las sales en su interior. Las reveniciones representan un peligro grave para la agricultura, ya que pueden ocasionar desde disminución en los rendimientos de los cultivos hasta imposibilidad de cultivar, según la mayor o menor capacidad de lavado de los suelos. Los suelos salinos y con escaso drenaje de Caucete, están muy expuestos a este peligro, ya que a las condiciones naturales del área, (escasa pendiente, con suelos arenosos y salinos, poco permeables y escaso drenaje) se suman dos factores antrópicos que contribuyen a aumentar la peligrosidad de las reveniciones: el exceso de riego parcelario y la falta de mantenimiento de la red de riego y drenaje.

 

   A2. Áreas de peligrosidad natural

     Teniendo en cuenta todas las condiciones naturales expuestas, se proponen para  el espacio aquí tratado dos áreas de peligrosidad natural (Figura 5):

1.      una al oeste, calificada como muy peligrosa puesto que su exposición sísmica es  elevada, tiene alta probabilidad de licuefacción y también de reveniciones;

2.      otra al este, considerada como menos peligrosa que la anterior , puesto que si bien tiene la misma exposición sísmica, su probabilidad de licuefacción es menor. Además las mayores pendientes y la textura más gruesa de los suelos mejora la capacidad de drenaje y con ello disminuye la probabilidad de reveniciones.

 

B1. Peligros sociales

     Se entiende aquí por peligros sociales a todos aquellos fenómenos  perjudiciales para los individuos, que tienen su origen en el grupo humano y afectan al mismo causando daños en sus personas o sus bienes. Es decir, el origen de los peligros sociales está en fenómenos humanos, no naturales. La mayoría de los países desarrollados se han preocupado por estudiar peligros sociales tales como la contaminación o los peligros tecnológicos, que son los que más les afectan. Con menor énfasis se ha puesto el acento en ciertas enfermedades (sida, cáncer, ébola...) o en los accidentes. Pero existen otros peligros sociales como la pobreza, la desocupación, la marginación, la violencia o la delincuencia, que no se encaran desde esta perspectiva.  Es decir, estos fenómenos constituyen un peligro social pues cada vez provocan más perjuicios a un grupo más numeroso de población. Por lo tanto, su nivel de tratamiento por parte de los gobiernos y de las Organizaciones Internacionales debería ser desde esta perspectiva.

      Ya se comentó que los peligros sociales considerados por la población con las mayores frecuencias son la pobreza y la desocupación. Otros peligros sociales  reconocidos por la población han sido las enfermedades, la contaminación, la delincuencia, los accidentes, la droga. Estos, no representan un peligro en el sentido enunciado en este trabajo, pero sí un riesgo, ya que hacen a la población más vulnerable frente a eventuales peligros. Tal como se hizo con los peligros naturales, sólo se analizarán en detalle los peligros considerados por la población con las mayores frecuencias: pobreza y desocupación.

 

B.1.1- La pobreza

      Dada la cuantía de daños que provoca (mortalidad, morbilidad, desnutrición, analfabetismo, marginación, violencia, delincuencia, etc) y la cantidad de población a la que afecta, la pobreza puede considerarse, hoy, como un peligro social.

 

     La problemática de la pobreza  en este trabajo se ha encarado con el criterio de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) propuestas por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC).

      Los indicadores de NBI seleccionados para este fin  son:

·        Indicador de capacidad de subsistencia : nivel educativo del  jefe de hogar .

·        Indicadores de condiciones de vivienda:  casas  tipo  B  y  ranchos.

·        Indicador de  servicios  sanitarios en la vivienda: con agua fuera de la vivienda.

       De este modo se considera población  con NBI en el área de estudio, aquella que habita en hogares con las siguientes condiciones:  vive en casa tipo B o rancho, no tiene agua dentro de la vivienda y su jefe hogar tiene secundaria incompleto. Es decir, aquellos hogares que no cubren al menos tres necesidades básicas.

 

·        La inclusión de la variable jefe de hogar con secundario incompleto como indicador de NBI se debe a que un individuo con ese nivel educativo tiene considerables dificultades en conseguir un trabajo. Si lo hace trabaja precariamente y sus ingresos no le permiten cumplir con la responsabilidad de mantener a su familia.

·        La casa tipo B se ha considerado dentro del marco de NBI por cuanto carece de retrete, o de agua por cañería dentro de la vivienda o tiene piso de tierra. El rancho, sería una vivienda precaria de zonas rurales, con paredes de adobe, piso de tierra y techo de paja o chapa. Su equivalente de zona urbana es la casilla , construida con materiales de baja calidad o de desecho.

·            Una vivienda sin agua en su interior priva al individuo de un elemento vital para el mantenimiento de su salud, puesto que al tener que transportarla personalmente se reduce la frecuencia del aseo y su acumulación para consumo en recipientes diversos, trae aparejado diversas enfermedades: cólera, diarreas, enteritis, etc. Todas estas carencias representan faltas graves de infraestructura, indispensables para la supervivencia .

    El Cuadro I muestra la proporción de hogares con NBI. En promedio las necesidades básicas insatisfechas en las fracciones periféricas o rurales del área de estudio alcanzan el 71,62 % del total de hogares contrastando notablemente con los valores del núcleo urbano que solo tiene un 14 % de hogares con NBI. Pero a este porcentaje le corresponden 3190 hab., mientras que al porcentaje correspondiente al área rural le corresponden un promedio de 2000 habitantes. La tasa de pobreza disminuye al aumentar el tamaño del asentamiento urbano.

Cuadro I

    Fracción       Superficie    Pobl. total            Dens.pobl.        % hogares con NBI

    1              16 km2      22267 hab.         1392 hab/km2                14 %

    2            2 52  km2     3041 hab.              59 hab/km2                72 %

     3              62  km2     1609  hab.             26 hab/km2                76 %

          4              43  km2     1999  hab.            46 hab/km2                  67 %

 

    Fuente: INDEC, 1998. División Servicios Especiales, Censo 1991. BsAs.

 

      En conclusión, teniendo en cuenta que el criterio de población con NBI adoptado es riguroso, se considera que los valores de NBI obtenidos para el espacio estudiado son elevados, especialmente en el área rural.

 

B.1.2 - Desempleo

     La falta de trabajo por causa ajena a la voluntad del trabajador es uno de los problemas más acuciantes que aquejan a la población en todo el mundo. Por lo tanto no es de extrañar que se produzca también en el área aquí estudiada. En el ámbito estudiado la proporción global de población desocupada representaba (al momento del Censo 1991) casi el 10% de la población ocupada del área. Un hecho digno de resaltar es el elevado porcentaje de condiciones de actividad no especificadas, que generalmente se corresponden con trabajos precarios, trabajo en negro, que no cuenta con ningún tipo de beneficios sociales, ni mucho menos estabilidad. En todas las fracciones analizadas dicho valor supera levemente al de la población ocupada. Se advierte también que más del 50% de esos valores corresponden a niveles bajos de escolaridad: primaria completa, incompleta y analfabetismo. Es importante advertir que estos índices corresponden al año 1991 y que desde entonces hasta la fecha se considera que dichos indicadores deben haberse duplicado, según se estima al observar los resultados de las encuestas llevadas a cabo para el presente trabajo.

Cuadro  II

                                 Frac.1       Frac. 2     Frac. 3      frac.4

            Condición

         de actividad  (S/especif.)     6584             1033             621            695

         Población  Ocupada            6127               852             443            611           

Fuente: IIEE. Gobierno de la Pcia de San Juan-

 

        En conclusión, el núcleo urbano es el que tiene el mayor número de personas ocupadas pero también la mayor cantidad de desocupados, al ser la más densamente poblada. Le sigue, en porcentaje de desocupados y de trabajadores sin especificar actividad, el sector occidental de Caucete. De todo lo cual se puede concluir que, desde el punto de vista de los peligros sociales, el nucleo urbano es el área más peligrosa. Todo el sector occidental presenta menor peligrosidad. Finalmente, el área oriental  tiene el privilegio de ser la menos peligrosa por tener mayor índice de empleo y mejores condiciones sociales.

 

B.2-Areas de peligrosidad social

     En un intento de síntesis respecto de los peligros sociales considerados, se ha elaborado la Figura 6 que muestra áreas diferenciales de peligrosidad social. Así se observa que el área más peligrosa (dado que tienen los mayores indicadores de NBI y de desocupación) se localiza en el sector occidental e incluye al núcleo urbano. El sector oriental es el menos peligroso ya que tiene los valores más bajos de ambas variables. Por otra parte, al tener el menor volumen de población, también posee menor vulnerabilidad. Por todo ello se deduce que está en mejores condiciones para enfrentar los peligros sociales considerados.

V-Áreas de diagnóstico de peligrosidad

     Las respuestas a los problemas del ambiente no deben ser parciales. Por el contrario, se deben integrar todos los factores que intervienen en la problemática de un lugar, en un marco de solución global. En virtud de este criterio se ha realizado una síntesis de los peligros del lugar considerando tanto los peligros naturales como los peligros sociales aquí tratados.

 

      Al superponer las figuras 5 y 6 se perfilan las áreas de diagnóstico de peligrosidad de la figura 7. En ella se pueden distinguir dos áreas. Una, al oeste, presenta mayor peligrosidad, con dos subzonas A y B. En la subzona A son tan importantes los peligros naturales como los sociales, es decir, la licuefacción, la exposición sísmica y las reveniciones son altas y lo mismo ocurre con la pobreza y la desocupación. En la subzona B la peligrosidad es intermedia debido a que, si bien los peligros sociales son elevados, los peligros naturales disminuyen al reducirse en ellos la probabilidad de licuefacción y de reveniciones.

 

      Otra área, al este, presenta menores peligros naturales y sociales. Dado que la distribución espacial de la peligrosidad es más homogénea, no se justifica en ella ninguna división en subzonas. Es de destacar que en esta área existe  un menor volumen demográfico y un mayor dinamismo económico, lo cual hace que esté en mejores condiciones para enfrentar los peligros ambientales aquí estudiados.

 

     A través de esta propuesta cartográfica holística queda planteada la peligrosidad en la ciudad de Caucete y alrededores. Investigar los peligros, realizar su valorización social y cartografiarlos, resulta una tarea básica e ineludible para cualquier proyecto geográfico actual. La aplicación de este método sobre diferentes escalas espaciales, e incluso temporales, permite elaborar un diagnóstico geográfico integrador de las relaciones hombre-medio.

********************

 

BIBLIOGRAFIA

 

ANEAS  de CASTRO, S. (2000): “Riesgos y peligros: una visión desde la Geografía” En SCRIPTA NOVA. Revista electrónica de Geografía y Ciencias Sociales. Universidad de Barcelona.Nº 60.

BOLTVINIK, J.: (1991) “Métodos de medición de la pobreza”  en  Política social y pobreza en Argentina.  PNUD.  Bogotá. Pp. 9-29.

CALVO GARCIA-TORNEL, F.: ( 1984)  " La Geografía de los riesgos".  Geocrítica Nº 54.   Univ. de  Barcelona.   Noviembre. 40 pp.

INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICAS Y CENSOS (INDEC)  (1991) “Estadísticas sobre necesidades básicas insatisfechas, por radio censal” Serie trabajos especiales. BsAs. 25 pp.

INSTITUTO NACIONAL DE PREVENCION SISMICA  (INPRES):(1982 ) Microzonificación sísmica del Valle Tulúm.     Provincia de San Juan"    Informe Técnico General.  Volúmen I, II  y III.

INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGIA AGROPECUARIA (INTA) :  (1976)“Estudio de suelos y drenaje del Valle de Tulum”.   Informe final. Tomo  I  y  II.  San Juan. 500 pp.

RADJAI, Frank :  (1998)   “La doble vida de la arena”  en  Mundo Científico   (La Recherche) Nº 187- Barcelona. Febrero. pp. 30-32.

SMITH, K.: (1992)   “Environm.ental hazards”. Routledge. London and New York. New York . 324 pp.


Ponencia presentada durante el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.