Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 487 al 506 
AsuntoAutor
89/04 - EL JUEGO D Humboldt
90/04 - SEXTO ENCU Humboldt
91/04 - ARANCELES Humboldt
92/04 - EL HÁBITAT Humboldt
93/04 - FICHA DE I Humboldt
94/04 - PERCEPCIÓN Humboldt
95/04 - VUELOS BUE Humboldt
96/04 - VUELOS MAR Humboldt
97/04 - LAS SOCIED Humboldt
98/04 - EL PROCESO Humboldt
99/04 - VUELOS MEN Humboldt
100/04 - LOS NUEVO Humboldt
101/04 - VUELOS SA Humboldt
102/04 - CLIMA DE Humboldt
103/04 - PROVINCIA Humboldt
104/04 - La Comarc Humboldt
105/04 - SITUACIÓN Humboldt
106/04 - DESEQUILI Humboldt
107/04 - CARTA SAT Humboldt
108/04 - Magnitud Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 546     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 121/04 - El Turismo – ¿alternativa para el proceso m igratorio en la Quebrada de Humahuaca ?
Fecha:Martes, 27 de Abril, 2004  13:49:15 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

El Turismo

– ¿alternativa para el proceso migratorio en la Quebrada de Humahuaca ?

 

Por  Michael Janoschka

Instituto de Geografía

Humboldt-Universität de Berlín

Alemania


Indice

1.       Introducción                                                                                                                                                                 1

2.       La Quebrada de Humahuaca como región migratoria                                                                                      2

3.       El desarrollo del turismo en la Argentina y en la Quebrada de Humahuaca                                                 6

4.       La promoción del turismo como contribución al desarrollo regional autónomo                                          10

5.       Conclusión                                                                                                                                                                   13

6.       Bibliografía                                                                                                                                                                   14

 

 Cuadros y Gráficos

Cuadro 1:    La evolución de la población de distintas localidades en la Quebrada de Humahuaca entre los años 1970 y 1999.                                                                                                                                                                        3

 

Gráfico 1:    El modelo migratorio de la Quebrada de Humahuaca                                                                      6

 

 


1.      Introducción

 La Quebrada de Humahuaca es conocida en el contexto interno argentino (históricamente, por los combates que se produjeron en la región durante las luchas de la independencia) sobre todo por ser un punto de atracción turístico importante. Este valle fluvial está ubicado en una región alta encerrada en el cordón montañoso andino del noreste de la provincia de Jujuy. El carácter apartado e impresionante de sus montañas, sus fiestas folklóricas regionales, sus ritos del universo andino „desconocido“, así como sus condiciones climáticas excepcionales hacen de esta región central de 180 km de extensión un lugar turístico atractivo tanto para los visitantes nacionales como para los extranjeros.

 

Paradójicamente, mientras los visitantes pueden disfrutar del espectáculo de la naturaleza y de la tranquilidad del lugar, para una gran parte de la juventud, el Valle de Humahuaca se presenta como un lugar sin perspectivas. Entre sus principales motivos se encuentran la falta de desarrollo industrial, las deterioradas condiciones de explotación agrícola, y la alta tasa de crecimiento natural. Este desfasaje entre el crecimiento poblacional y la reducidas posibilidades de incorporación al mercado laboral es el causante más importante de las migraciones en el lugar. Las corrientes migratorias que se producen desde el Valle hacia los centros urbanos de la región son una clara muestra de la falta de posibilidades laborales. Esta reducción de la población presenta una característica común de las áreas rurales en el Noroeste de la Argentina, si se calcula que sólo en los últimos 40 años no menos de 130.000 personas – número mayor al total que hoy habita esa región - emigraron de sus tierras hacia las ciudades del Noroeste o a la región pampeana (REBORATTI 1997, 230). Debido a este fuerte flujo migratorio de largo plazo o permanente, la Quebrada ha sufrido una disminución de su porcentaje en la población de la provincia de Jujuy de 18,30 % del total en el año 1869 a una contribución menor al 4 % según el Censo Nacional de Población y Viviendas del año 1991 (SECA 1989, 62; ARZENO y CASTRO 1998, 33; INDEC 1991a).

 

Obviamente, el proceso de migración se deriva de la necesidad de asegurar la existencia económica. La consecuencia directa de esta necesidad es el abandono de la zona por parte de la juventud y de una parte de la población activa que se trasladan hacia regiones económicamente más desarrolladas y con mayores ofertas laborales. (JANZEN 1999, 2). Esta forma de migración se iguala a una verdadera „fuga de cerebros” a través de la cual se refuerza el retraso de la región por la falta del impulso de las nuevas generaciones.

 

En este sentido, el punto central de este trabajo tiene que ver con el análisis de la promoción del potencial turístico de la Quebrada de Humahuaca como una posible estrategia orientada a la reducción de la migración regional. En relación con esto, se presenta un estudio del entorno natural y social de la región así como de las características especiales que asume la migración en ese lugar. También se cotejan comparativamente el desarrollo internacional del turismo y una representación del potencial de la región, con el objetivo de ofrecer una opción realista para el mejoramiento de las posibilidades económicas de la región. Por último, se agrega un examen empírico del valle de la Quebrada desarrollado sobre la base de una encuesta realizada a 314 habitantes (propietarios de viviendas elegidos al azar) en noviembre de 1999.

 

2. La Quebrada de Humahuaca como región de migración

 La longitud total de la Quebrada de Humahuaca, el valle más septentrional del territorio argentino, es de 180 km y se haya ubicado entre la localidad de Tres Cruces al borde de la Puna y las cercanías de la capital provincial, San Salvador de Jujuy. A lo largo de su recorrido por la parte central de la provincia, el valle profundo del Río Grande, bordeado al este y oeste por dos cadenas montañosas de la Cordillera Oriental, baja desde los 3700 hacia los 1300 metros sobre el nivel del mar, pasando entre otras, por las localidades de Iturbe, Humahuaca, Uquía, Huacalera, Tilcara, Maimará, Tumbaya, Volcán, León y Yala. (CHOQUEVILCA 1999, 1; FORGIONE 1973, 828; SECA 1989, 13).

 

El colector principal de la red de drenaje es el Río Grande, al cual confluyen varias quebradas menores. Debido al régimen de precipitaciones que se concentran de forma estival y torrencial entre noviembre y abril, el río es, durante la época seca, un arroyuelo poco caudaloso que puede ser cruzado a pie por cualquier punto. Sus afluentes son durante esos meses casi inexistentes, mientras que en el verano, alimentado por las lluvias torrenciales, el río llena todo su cauce, transportando ruidosamente las masas de rodados y barro de los arroyos laterales hacia San Salvador de Jujuy (KÜHN 1924, 10 -11).

 

El perfil del valle tiene la forma de una V con un fondo plano y tiene un ancho que oscila entre uno y cuatro kilómetros (REBORATTI 1997, 221; KÜHN 1924, 14). Es allí donde se produce la actividad principal de la Quebrada, una agricultura intensiva bajo riego. La tierra está distribuida en minifundios con producción campesina y en su mayor parte, dedicada, según el último Censo Nacional Agropecuario del año 1988, a la producción de hortalizas y frutas (67%), forrajeras (20%) y cereales como el maíz (7%). Otra actividad agropecuaria importante es el ganado, sobre todo ovinos y caprinos. Hacia el principio de la década del 90, más de un cuarto de la población activa de la Quebrada, se dedicaba a estas actividades (ARZENO y CASTRO 1998, 45; INDEC 1988).

 

Los departamentos de Tumbaya, Tilcara y Humahuaca que forman parte de la Quebrada de Humahuaca, cuentan, según los datos del Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, con una población total de 30.821 personas. Como la Quebrada no abarca la totalidad de los tres departamentos, las cifras poblacionales son claramente inferiores: Las fracciones censales correspondientes a la Quebrada de Humahuaca, reúnen sólo 20.633 habitantes (ARZENO y CASTRO 1998, 33). La discrepancia entre los dos cifras se basa en gran parte en la localización de la población del pueblo minero de El Aguilar en el departamento de Humahuaca que no forma parte de la Quebrada y contaba, en el año 1991, con una población de más de 6.000 habitantes (INDEC 1991b, 69). De la población de la Quebrada, un 44 % del total vive en núcleos urbanos con más de 2.000 habitantes y un 69 % en algún tipo de localidad (ARZENO y CASTRO 1998, 34).

 

Cuadro 1: La evolución de la población de distintas localidades en la Quebrada de Humahuaca entre los años 1970 y 1999.

 

Año

 

Localidad

(Distancia desde S.S. de Jujuy)

1970

1980

1991

1999

Humahuaca (124 km)

2.918

3.991

6.158

7.862

Uquía (114 km)

357

336

369

- - -

Huacalera (97 km)

715

538

444

- - -

Tilcara (80 km)

2.082

1.612

2.976

3.518

Maimará (73 km)

1.392

1.353

1.907

- - -

Purmamarca (58 km)

269

314

339

- - -

Tumbaya (46 km)

338

276

220

- - -

Volcán (39 km)

1.013

998

1.036

1.086

 

Fuentes:               ARZENO y CASTRO 1998, 35.

 

                MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 9, 1999.

 

                MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 10, 1999.

 

                MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 18, 2000.

 

SECA 1989, 25.

 

 

El núcleo urbano principal de la Quebrada es la ciudad cabecera del mismo departamento de Humahuaca, que cuenta con una población de 6.158 personas (INDEC 1991b, 69). Desde el año 1960, Humahuaca se encuentra en un fuerte proceso de expansión con tasas de crecimiento anuales que oscilan entre 4 y 5 % y que superan claramente las tasas de crecimiento poblacional del mismo departamento. Durante la década del 90, este crecimiento continuó en magnitud parecida, llegando a 7.862 habitantes en el mes de agosto del 1999 (Cuadro 1). El segundo pueblo en tamaño de la Quebrada es Tilcara, contando con 2.976 habitantes en el 1991 y 3.518 en el 1999. Maimará, en las cercanías de Tilcara, es el tercer polo de la región, presentando, al igual que Tilcara, un alza poblacional a partir del  1980.  Contrariamente  a  esos  tres  polos  dinámicos  con  crecimiento  rápido, la mayoría de los asentamientos pequeños registra, como se puede observar en el Cuadro 1, una disminución o constancia de la cantidad de habitantes a lo largo de las últimas décadas.

 

En términos generales, el noroeste de la Argentina es una región periférica, que presenta una magnitud de pobreza mayor a los niveles promedios del país. La pobreza se acumula sobre todo en los áreas rurales, llegando el índice de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) de la Quebrada a un promedio mayor al 30 % (ARZENO y CASTRO 1999, 42). Además, entre un 10,7 y 14,6 % de los jefes de hogares nunca asistieron a la escuela y más de un tercio hasta casi la mitad cuentan con estudios primarios incompletos (CEPA 1994). Estas cifras son mucho más altas en el ámbito rural que en los pueblos, donde la asistencia escolar llega al 97 % y alrededor del 80 % de la población terminó la escuela primaria. Los ingresos monetarios son sumamente bajos y tres cuartos de las familias no llegan a los 500 pesos mensuales (Encuesta Quebrada, 1999; INDEC 2000).

 

En el ámbito de la Quebrada de Humahuaca hay que distinguir dos procesos de migración de largo plazo que se superponen: “Vino mucha gente de El Aguilar en los noventa” y “todos los jóvenes se van a Jujuy, Salta o Córdoba cuando terminan el colegio”, son las respuestas habituales de los lugareños para explicar los procesos migratorios, tanto de gente humilde como de muchos funcionarios en los pueblos.

 

Sin embargo, la realidad se muestra mucho más compleja. En este sentido, se pueden analizar los siguientes resultados del estudio. Para comenzar, se observa una migración a escala subregional y local destinada a los núcleos urbanos principales de la Quebrada (gráfico 1). Este proceso migratorio abarca por un lado, el clásico éxodo rural, que se dirige a localidades cercanas como Humahuaca o Tilcara, en general, debido a contar en esos lugares con relaciones de parentesco. A menudo, esta tendencia comienza con los niños que deben alejarse de los pequeños pueblos natales para asistir a la escuela en las áreas centrales. En muchos casos, estos movimientos representan el primer paso para la migración definitiva posterior. En realidad, el cuadro descrito se ha agudizado en el departamento de Humahuaca debido a la pérdida de grandes fuentes de trabajo, por la reducción y posterior cierre de la mina de cinc y plomo de El Aguilar. A comienzos de los años 90, más de 800 familias de mineros despedidos debieron buscar en la zona nuevas viviendas. Más de un tercio de esas familias se establecieron en los pueblos de la Quebrada. Por este motivo, la mitad del crecimiento poblacional se reduce al asentamiento de los antiguos mineros y de sus familias en la zona (Encuesta Quebrada 1999).

 

Paralelamente existe un flujo migratorio desde los núcleos poblacionales de la Quebrada hacia zonas urbanas a nivel regional y nacional. En el 60 % de las familias en los asentamientos urbanos de la Quebrada, podemos encontrar casos de migración expulsiva. En promedio, un 40 % de las personas tienen hermanos que se fueron, del 20 % se fue uno o más hijos y del 6,5 % de las casas emigró algún padre. La búsqueda de trabajo es la razón principal para la migración expulsiva: el 70,6 % se va debido a esa motivación. En segundo plano, tienen importancia los estudios que motivan el 24,3 % de los movimientos. En un 3 % el casamiento es el factor principal para el abandono del pueblo de nacimiento. La influencia de la razón de estudios es marcadamente más alta en el grupo de hijos salientes de Humahuaca, y llega a un nivel superior al 40 por ciento (Encuesta Quebrada 1999).

 

Analizando la migración desde el punto de vista de la edad de las personas en el momento de la salida, cabe destacar que se sucede en dos etapas: hay alrededor de un cuarto de la cantidad total de migrantes que salen ya antes de haber cumplido los 18 años, de lo cual podemos concluir que salen sin haber terminado los estudios secundarios. Posteriormente, tenemos un fuerte flujo migratorio entre los 18 y 20 años. En ese momento, se va más de un tercio de los jóvenes. Después de esa edad, el flujo migratorio, relativamente estable a lo largo de las últimas décadas y proveniente en un porcentaje mayor de familias con recursos financieros escasos, se reduce a casos solitarios (Encuesta Quebrada 1999). La migración alcanza tal magnitud que en los pueblos se siente objetivamente la falta de jóvenes en la edad entre 18 y 25 años. Esta conclusión se justifica a través del procesamiento de datos del Censo Nacional de Población y Vivienda del 1991 (INDEC 2000).

 

Los destinos migratorios están fuertemente concentrados. Hay una predominancia fuerte de dos lugares, la capital provincial San Salvador de Jujuy y el Área Metropolitana de Buenos Aires. Más de un tercio de la juventud que sale de la Quebrada elige como lugar de destino a San Salvador, tasa que es más alta (39 %) en Tilcara y más baja en Humahuaca (32,5 %). El AMBA atrae al 24 por ciento de los migrantes. Otros lugares de destino son las capitales regionales como Salta (7,5 %), Tucumán (4 %) y además, la ciudad de Córdoba (7,8 %) (Encuesta Quebrada 1999).

 

El 20 % de la migración expulsiva que no tiene destino en los asentamientos ya mencionados se distribuye en forma poco significativa en otras ciudades grandes del país como Mendoza, Catamarca, Santa Fe o Rosario, pero de tal manera que ninguna parte de alguna ciudad en el saldo migratorio total supera el dos por ciento. Fuera de eso, existe un flujo hacia ciudades medianas a nivel regional, sobre todo, a los polos industriales o agro-industriales como Palpalá, Perico, San Pedro o Libertador General San Martín (Ledesma). Y finalmente, cabe destacar la existencia de un flujo migratorio intra-quebradeño entre Tilcara y Humahuaca y también hacia pueblos mayores de la Puna como Abra Pampa, La Quiaca y El Aguilar que, en los últimos años, retomó un nuevo ritmo de lento crecimiento de la mano de obra (Encuesta Quebrada 1999, gráfico 1).

 

 

3. El desarrollo turístico en Argentina y en la Quebrada de Humahuaca

 Una de las características centrales y además un componente importante de la creciente globalización es la consecuente intensificación y expansión del turismo que se desarrolló en las últimas cinco décadas como una de las más importantes y dinámicas ramas de la economía internacional. El movimiento de turistas internacionales aumentó de sólo 25,3 millones en el año 1950 a 663 millones en 1999. Para el futuro, se espera una tasa de aumento constante sobre el crecimiento general de la economía (VORLAUFER 1996, 8; GORMSEN 1996, 12; WTO 2000a).

 

Argentina registra desde 1983 un boom turístico cuya tasa de crecimiento se encuentra por encima del promedio general para el turismo dentro de América y aún para el contexto internacional. La suma total de turistas extranjeros se cuadruplicó y pasó de 1,31 millones en los últimos 17 años a la cifra récord de 5,97 millones en 1999. Una parte creciente del total del turismo proviene de Europa y Estados Unidos y en general, se trata de un turismo con gran poder adquisitivo. Después de los países miembros del Nafta, Argentina es el cuarto destino más importante en el continente americano superando incluso a Brasil. En los últimos años, los ingresos provenientes del turismo internacional ascendieron a 5 y 6 millones de dólares (por año) y en 1996, el 16,1 % del ingreso de divisas en Argentina se produjo a través del turismo internacional (Argentina - Secretaría de Turismo de la Nación 1994; GTZ 1998, 28; WTO 2000b). El turismo, aún el nacional que está absolutamente subestimado, contribuye de manera considerable a la creación de puestos de trabajo. Según algunas fuentes, basadas en diferentes cálculos, el turismo en general generó entre 1,2 y 1,45 millones de puestos de trabajo genuinos. (Diario La Nación, 20 de Febrero de 2000, Argentina - Secretaría de Turismo de la Nación 1999).

 

En términos geográficos, el turismo posee una tendencia a ir hacia la periferia. Generalmente, se tratan de zonas cuyo espacio natural constituye una clara diferencia con las regiones de las cuales viene la mayoría de los turistas. Con excepción de la costa atlántica, las regiones montañosas, empezando ya con la Sierra de Tandil y la Sierra de la Ventana, pasando por las alturas medias de la Sierra de Córdoba hasta la cordillera andina, son casi sin excepciones las zonas preferidas de aquellos que buscan descanso. El noroeste conforma junto con las provincias de Tucumán, Salta y Jujuy una región turística cuyo potencial abarca desde escenarios naturales privilegiados hasta bienes culturales de gran importancia (BÜNSTORF 1992, 182-187).

 

La construcción del ferrocarril entre 1904 y 1906, que unió a San Salvador de Jujuy con La Quiaca en la frontera argentino boliviana, permitió echar las bases estructurales para un tránsito regular de personas en la región y por ende de la aparición de cierto turismo regional. La posibilidad de alcanzar en menos de un día de viaje el estrecho valle en la montaña; la ventaja de tener, aún durante la temporada de lluvias en las tierras bajas, un clima seco y fresco; y la falta de „paludismo“ que durante los húmedos meses de verano hacía estragos en las tierras bajas, fueron las excepcionales condiciones que ofrecía esta región para el naciente turismo. A partir de la segunda mitad de la primera década del siglo pasado muchas familias, sobre todo, las pudientes, trasladaron sus lugares de veraneo desde la capital de la provincia y desde el centro de las vecinas Tucumán y Salta al clima más favorable de la parte central entre Humahuaca y Maimará (MÁRQUEZ MIRANDA 1944, 123; SECA 1989, 95; SOLARI 1907, 53). En pocos años, toda la región, sobre todo Tilcara, se transformó en un punto turístico preferencial. En este pueblo, durante los meses de verano, el número de habitantes pasaba de 800 a 1500 personas. Aparte de la incipiente industria hotelera, el sector comercial y de la construcción también se vieron favorecidos por la situación. Una cantidad nada despreciable de turistas comenzó a regresar con regularidad cada año e hizo construir sus propias casas de veraneo. En consecuencia, en muchos pueblos comenzaron a aparecer „villas veraniegas“ (SECA 1989, 96-97).

 

Recién con las reformas económicas estructurales del gobierno peronista, algunas de las cuales modificaron el comportamiento de las clases dominantes en el NOA se puso fin a la anteriormente descripta época turística de „verano fresco“. Las transformaciones sociales de esa década posibilitaron la incorporación de importantes estratos de la población a las actividades turísticas (BÜNSTORF 1992, 186; SECA 1989, 97). Al mismo tiempo, el comportamiento del turismo se modificó de manera drástica. A partir de los años 60, los veraneantes de altos ingresos que permanecían largo tiempo en la región fueron relevados por los veraneantes de poco tiempo, de fin de semana y los visitantes de un día. Entre tanto, los meses invernales de julio y agosto se convirtieron en la época preferencial para las vacaciones en las antiguas „villas veraniegas“. Sólo las fiestas culturales locales eran capaces de atraer a grandes grupos de turistas que viajaban a la región aún fuera de esos meses. Esta situación se mantiene estable hasta el día de hoy.

 

De la mano de análisis empíricos y entrevistas cualitativas a promotores y agentes turísticos, es posible dividir la estructura turística actual de la Quebrada de Humahuaca en cuatro grupos con diferentes características y campos de interés siguiendo así tipologías de estilo de vida (FREYER 1995, 74-76):

 

o        turistas regionales ocasionales. Por lo regular, se trata de visitas de un día, que individualmente o en grupos organizados en ómnibus visitan el valle. La mayor parte de las veces, se trata de programas regulares que les permite recorrer Humahuaca – Tilcara – Purmamarca. El programa básico se conforma de una visita al mercado de artesanías (Humahuaca, Tilcara), a diversas atracciones culturales (museos, cementerios prehispánicos en Tilcara, etc.) o a lugares geográficos de interés (Cerro de los siete Colores en Purmamarca). Los programas terminan con el regreso al lugar de origen en la tarde del mismo día (en general, Jujuy, Salta o San Miguel de Tucumán). Las posibilidades de obtener réditos económicos para los habitantes del lugar son mínimas, dado que regularmente los turistas traen sus propios alimentos o los mismos están incluidos en las ofertas del viaje. Solamente los artesanos pueden aprovechar el interés de compra espontáneo de los visitantes. A menudo, el contacto con los habitantes de la zona es muy reducido.

o        turistas regionales festivos. Son turistas cuyas motivaciones son los atractivos de las fiestas culturales o religiosas (Carnaval, Procesión de Pascuas, Enero Tilcareño, etc.). El viaje se lleva a cabo con transporte propio o público y en general, se regresa durante el día o por la noche. Las posibilidades de ganancias para la población del lugar son de moderadas a escasas. Los gastos generales se reducen a los alimentos y bebidas (alcohólicas). Sin embargo, a través del alto número de turistas, particularmente durante los fines de semana del Enero Tilcareño donde llegan a varios miles, se ven muy beneficiados los comerciantes del lugar. El contacto con la población es mediano.

o        turistas provinciales o nacionales (cuyo origen es Buenos Aires), en su mayoría jóvenes. Son turistas de temporada concentrándose, sobre todo, en las vacaciones de invierno y verano.  En general, visitan la Quebrada de Humahuaca durante el día o buscan pernoctar en el Valle en camino a Bolivia, que es su meta final. Este turismo nunca realiza grandes gastos en el Valle, con seguridad, debido a que éste representa apenas una parada intermedia en su viaje al país vecino, donde los precios son notablemente más bajos que en Argentina. Respecto de este turismo, como podemos ver, las posibilidades de obtener beneficios económicos son módicas. El contacto de estos turistas con los habitantes del lugar es moderado.

o        turistas internacionales, la mayoría turistas adultos jóvenes (de 25 a 45 años) que visitan la Quebrada por motivos culturales o recreativos y pernoctan allí. Este turismo no está organizado y puede permanecer bastante tiempo en el lugar. Si bien se trata de turistas de paso rumbo a Bolivia y además, la cercanía de la frontera permite confrontar de manera permanente la relación de precios entre los países, este perfil de turista se muestra flexible y positivamente influenciable. Esto significa que puede alterar su presupuesto original y hacer gastos superiores a los planeados. En este caso, las posibilidades potenciales de beneficios económicos son altas pero dependen fuertemente del nivel de calidad y comercialización de los servicios ofrecidos. Estos grupos de turistas (europeos y norteamericanos) viajan a la región sobre todo durante la temporada veraniega del norte, es decir, entre julio y septiembre. Pero en un número más reducido, se mantiene estable durante el resto del año.

 

Si ahora se analizan y generalizan los cuatro grupos en cuestión, se puede constatar la siguiente situación:

 

1.      La Quebrada de Humahuaca no constituye un punto de atracción para el turismo masivo (con excepción de algunos eventos particulares). Esta observación se comprueba a través de la capacidad de alojamiento que permanece ociosa y del bajo número de turistas que arriban a la región.

2.      La permanencia de los turistas es muy corta. La masa de turistas “por un día“ no pernoctan en la zona. El promedio de permanencia de los 30.000 visitantes anuales que pasan la noche en el lugar apenas alcanza a 1,8 días. (PROVINCIA DE JUJUY – SECRETARIA DE TURISMO, 1999).

3.      El sector del turismo con mayor dinámica de crecimiento es el internacional. A su vez, es el sector más interesante desde el punto de vista económico para la región y el que muestra mayor interés por los bienes culturales de la zona. Precisamente, en los últimos años, este sector del turismo aumentó del 6% al 15%, al punto de constituirse en el tercer grupo de importancia, después del turismo de la zona y del proveniente de Buenos Aires (PROVINCIA DE JUJUY – SECRETARIA DE TURISMO, 1999).

 

A partir de estos datos es posible desarrollar los siguientes objetivos:

o        La promoción del turismo debería estar orientada al turismo internacional

o        y contribuir a la prolongación de la estadía de los turistas en la región

 

 

4.      La promoción del turismo como contribución al desarrollo regional autónomo

 Con la retirada del Estado argentino de la promoción activa de la economía y el abandono de una política de desarrollo para las regiones periféricas del país, se hizo necesario en los años 90, desarrollar alternativas propias de desarrollo regional autónomo. Bajo esta premisa, se puede comprender la movilización de recursos y capacidades con le objetivo de alcanzar metas propias y la promoción de una identidad regional independiente. Los caminos a seguir pasan por el refuerzo de la autonomía económica, política y sociocultural de la región. Esto no debería significar el descuido o deterioro del medio ambiente (BRENNER 1996, 52; FREUND 1999, 9).

 

En este sentido, la situación actual del mercado de trabajo en la Quebrada de Humahuaca permite afirmar que el potencial industrial de la región, con excepción de una fábrica de cal ubicada a la salida del pueblo Volcán, es prácticamente inexistente. En todos los pueblos, el Estado sigue siendo la mayor fuente de trabajo de la zona. El 46,6 % de los puestos son estatales, tanto nacional, provincial o municipal. Esta cuota es todavía mayor en Humahuaca, superando notablemente el 50 % y menor con un 40,7 % en Tilcara. Dentro de la actividad estatal, la docencia es la más importante, seguida por la administración municipal, los hospitales, la policía, museos y la vialidad. Los trabajos privados se concentran en cuatro actividades principales: el grupo de servicios privados es el de mayor importancia (13,8 %) respecto de todo el mercado laboral y abarca tanto las compañías de luz o teléfono como peluqueros y fotocopiadoras. La actividad de los servicios privados es mucho más importante en Humahuaca debido al tamaño de la ciudad y por ser el núcleo urbano más importante en más de 100 km a la redonda. Le siguen en importancia, el comercio (11,9 %) y la actividad turística (9,7 %). Ambas actividades tienen un peso mucho mayor en Tilcara. La cuarta actividad es la construcción que emplea al 6 % del total (Encuesta Quebrada 1999).

 

En la rama del sector privado, solamente el turismo y el comercio (en gran parte relacionado con el turismo) tienen una actividad dinámica. Esto también resulta claro para los habitantes que experimentan a diario el provecho que sus pueblos pueden obtener del turismo, por ejemplo, casi un tercio percibe con claridad los beneficios generales del turismo, un cuarto distingue el provecho que trae para el comercio de la zona (incluida la venta de artesanías), un 8% nota que el turismo implica una posibilidad laboral, y el 9 % cree que implica un reforzamiento de las actividades culturales y de la identidad regional. En total, casi el 90 % de la población considera que el turismo es algo positivo y como una posibilidad de mejoramiento personal futuro. Otro 6 % tiene expectativas positivas depositadas en el turismo pero es crítico de la estructura oficial actual o del déficit de educación de la población. Sólo una minoría del 5 % rechaza la obtención de cualquier provecho del turismo. (Encuesta Quebrada 1999).

 

La situación financiera de las comunas de la Quebrada es tan problemática que carece de los fondos mínimos para realizar cualquier proyecto de inversión de capital. Por este motivo, el municipio de Tilcara ofrece terrenos atractivos a los inversores nacionales para construir en un lugar privilegiado un complejo hotelero de alta calidad. Los agentes turísticos de la región presionan hace años al municipio para que promocione el desarrollo del sector hotelero en su segmento de 3 a 4 estrellas.  El municipio ha cedido a estas iniciativas y favorece en la actualidad la construcción del complejo hotelero. La apuesta es que la construcción demande mano de obra y que los servicios que se generen posteriormente, permita desarrollar un mercado de trabajo estable en la zona. En este sentido, parece olvidarse que la mano de obra necesaria para sostener este complejo no demanda una calificación especial y por lo tanto, no tendrá una buena remuneración. Por otra parte, los puestos más atractivos de administración estarán en manos de profesionales no regionales. Además, existe el peligro de que dicho complejo desplace a los competidores locales que no se encuentran en condiciones de competir a su altura. Una consecuencia posible sería un peligroso descenso de la demanda de mano de obra local. Por otra parte, un complejo de esta envergadura significaría una ruptura para el tejido edilicio local y una amenaza para los escasos recursos naturales de la zona, por ejemplo, el agua potable.

 

Por esto, es necesario presentar una estrategia alternativa que tome en cuenta estos problemas y que al mismo tiempo sirva para desarrollar en términos realistas, el potencial turístico de la región. Esto significa apuntar a aumentar el atractivo que tiene la zona para los turistas extranjeros y prolongar su permanencia en el lugar.

 

Esta propuesta debería desarrollarse en dos áreas:

1.      Cooperación regional de los pueblos y Marketing innovador.

En este sentido, deberían desarrollarse estrategias agresivas de marketing, publicación de folletos informativos, publicidades, y sobre todo aunar el esfuerzo de todos los pueblos de la zona para el desarrollo de una política común de incentivo del turismo regional. Esto tendría la finalidad de mejorar las posibilidades de oferta de la región de la Quebrada de Humahuaca. El objetivo debe estar orientado a Buenos Aires (el lugar de llegada del turismo internacional en Argentina), a Jujuy (el lugar regional de llegada del turismo) y a las localidades de la zona. En relación con esto, es importante alcanzar transparencia en los precios de los servicios, buena información sobre las ofertas turísticas e interlocutores que puedan ayudar e informar a los turistas y que se encuentren a disposición en los lugares centrales de los pueblos de la zona. De este modo, la Quebrada podría diferenciarse de otros pueblos y regiones del noroeste argentino que tienen espacios naturales y ofertas culturales parecidas o similares.

2.      Desarrollar una nueva oferta recreativa.

Para esto, es necesario desarrollar la formación especializada de guías turísticos en relación con la historia, la cultura y las tradiciones mitológicas de la zona; y establecer acuerdos razonables respecto de precios con los artesanos, baqueanos, guías, con los organizadores de cabalgatas, etc. También es importante mejorar el conocimiento de lenguas extranjeras. Sobre el punto es imprescindible recordar que respecto de los turistas extranjeros, el conocimiento del inglés no se reduce a ser un problema de confianza sino que constituye en muchos casos, la única posibilidad de comunicación real.

 

Frente a la propuesta de la construcción de un complejo hotelero que privilegia a un determinado actor económico, esta estrategia apunta a consolidar la estructura de la oferta turística de la Quebrada de Humahuaca sin desatender las necesidades de los pequeños actores sociales y económicos comprometidos con la región, por ejemplo, los comerciantes, artesanos, proveedores de servicios, etc.

 

A través de la realización y comercialización profesional de estos conceptos innovadores es posible aumentar la demanda en el mercado de trabajo de jóvenes dinámicos y comprometidos que pueden trabajar en los nuevos áreas laborales. La necesidad de financiamiento de las actividades se podría conseguir a través de la formación de cooperativas con los distintos actores económicos y sociales.

 

 

5. Conclusión

 Las actividades turísticas, cuya importancia y dinamismo son vitales para la economía de la Quebrada de Humahuaca, poseen todavía un potencial desaprovechado que es posible usar para aumentar su intensidad. En este sentido, resulta necesario y vital el mejoramiento de estrategias que se concentren en el grupo de turistas extranjeros que tiene mayor crecimiento y mejores posibilidades económicas. En el contexto de la pobreza de recursos y de la fragilidad ecológica es desaconsejable emprender grandes proyectos de transformación. A esto se suma el peligro de destrucción de estructuras turísticas que se desarrollaron naturalmente sólo para conseguir unos pocos trabajos no calificados en el sector hotelero. La promoción del turismo debe ser llevada a cabo a través del  mejoramiento de factores hasta ahora no considerados, como el marketing y la aplicación de conceptos innovadores. De este modo, podrían generarse puestos de trabajo interesantes que demanden cierta calificación y al mismo tiempo, obtener réditos secundarios en áreas subsidiarias, por ejemplo, la producción de artesanías, etc. Por supuesto, resulta difícil determinar si a través de estas medidas, es posible aumentar directamente el atractivo de la zona rural de la Quebrada de Humahuaca frente a los centros urbanos y frenar el éxodo migratorio. Sobre este punto, es importante recordar que dichos centros urbanos ofrecen continuamente a través de los medios de comunicación, una oferta de estilo de vida interesante (moderno y urbano) para la población. Pero sí es posible afirmar, que el mejoramiento de las posibilidades de subsistencia en la región sirva para abrir a los jóvenes una segunda opción tal vez más aceptable que la migración a la ciudad.


6. Bibliografía

 ARGENTINA - SECRETARIA DE TURISMO DE LA NACIÓN (1994): El Turismo en Cifras, Años 1983 – 1993. Buenos Aires.

 ARGENTINA - SECRETARIA DE TURISMO DE LA NACIÓN (1999): El Turismo en Cifras, Años 1990 – 1998. Buenos Aires.

 ARZENO, M y H. CASTRO (1998): Caracterización socio-ambiental de la Quebrada de Humahuaca. Buenos Aires.

 BRENNER, L (1996): Eigenständige Regionalentwicklung durch Kulturtourismus. Selbstverlag der Geographischen Gesellschaft Trier.

 BÜNSTORF, J (1992): Argentinien. Stuttgart. (= Klett Länderprofile Argentinien)

 CEPA – COMITÉ EJECUTIVO PARA EL ESTUDIO DE LA PORBREZA EN LA ARGENTINA (1994): Mapas de la Pobreza en la Argentina, Documento de Trabajo N° 4.

 CHOQUEVILCA, M. (1999): Fortalecimiento y recuperación de recursos genéticos en la Quebrada de Humahuaca, Provincia de Jujuy, Argentina. En: HOLLE, M. y A. M. PONCE (mod.): Foro Electrónico IN SITU 99. http://www.condesan.org/infoandina/Foros/insitu99/choque.htm, Download 23 de Enero de 2000.

 DIARIO LA NACIÓN, 20 de Febrero de 2000.

 FORGIONE, C. A. (1973): El hombre de la Quebrada de Humahuaca en un proceso de cambio inducido. En: América Indígena 33, vol. 3, pp. 825 – 851.

FREUND, M. (1999): Tourismus im Kontext der Regionalentwicklung auf der Halbinsel Paria, Venezuela. Berlin.

 FREYER, W. (1995): Tourismus – Einführung in die Fremdenverkehrsökonomie, 5. Auflage. München, Wien.

 GORMSEN, E. (1996): Tourismus in der Dritten Welt – Ein Überblick über drei Jahrzehnte kontroverser Diskussion. En: MEYER, G. y A. THIMM (Ed.): Tourismus in der Dritten Welt. Mainz. (= Interdisziplinärer Arbeitskreis Dritte Welt, Veröffentlichungen Bd. 10)

 GTZ (Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit) - (Ed.) - (1998): Tourismus in der Technischen Zusammenarbeit: Ein Leitfaden zur Konzeption, Planung und Durchführung von projektbegleitenden Maßnahmen in der ländlichen Entwicklung und im Naturschutz. Eschborn.

 INDEC – INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICAS Y CENSOS (1988): Censo Nacional Agropecuario 1988, Resultados generales, Provincia de Jujuy. Buenos Aires.

 INDEC (1991a): Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, Características generales, provincia de Jujuy. Buenos Aires.

 INDEC (1991b): Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, Resultados definitivos, Serie G, por localidad. Buenos Aires.

 INDEC (2000): Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, Procesamiento especial de datos censales de las localidades de Humahuaca, Tilcara y Volcán. Buenos Aires

 JANZEN, J. (1999): Einführende Gedanken zum Thema “Räumliche Mobilität und Existenzsicherung”. En: JANZEN, J. (Ed.): Räumliche Mobilität und Existenzsicherung, S. 1 – 10. (= Abhandlungen des Instituts für Geographische Wissenschaften der Freien Universität Berlin, Band 60)

 KÜHN, F. (1924): Die Tallandschaft von Humahuaca im nordwestlichen Argentinien. En: Geographische Zeitschrift 30, vol. 1, pp. 7-17.

 MÁRQUEZ MIRANDA, F. (1944): Dos investigaciones en el pucará de Humahuaca (1933 y 1944). En: Revista del Museo de La Plata, 1944-45, p. 123 – 141.

MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 9 (1999): Estadística poblacional del pueblo de Tilcara al mes de agosto de 1999. Tilcara.

 MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 10 (1999): Estadística poblacional de la ciudad de Humahuaca al mes de agosto de 1999. Humahuaca.

 MINISTERIO DE BIENESTAR SOCIAL DE LA PROVINCIA DE JUJUY, DEPARTAMENTO DE A. P. S. ÁREA PROGRAMÁTICA N° 18 (2000): Estadística poblacional del pueblo de Volcán al mes de diciembre de 1999. Volcán.

 PROVINCIA DE JUJUY – SECRETARIA DE TURISMO (1999): Estadística hotelera – Provincia de Jujuy. San Salvador de Jujuy.

 REBORATTI, C. (1997): Estructura y Crisis del Mundo Campesino del Noroeste Argentino. En: MUTSUO, Y.: Ciudad y Campo en América Latina. Osaka. (= International Area Studies Conference II, Japan Center for Area Studies Symposium Series 2)

 SECA, M. A. (1989): Introducción a la Geografía histórica de la Quebrada de Humahuaca – con especial referencia al pueblo de Tilcara. Tilcara. (=Cuadernos de Investigación del Instituto Interdisciplinario Tilcara N° 1)

 SOLARI, E. (1907): Geografía de la Provincia de Jujuy. Buenos Aires.

 VORLAUFER, K. (1996): Tourismus in Entwicklungsländern: Möglichkeiten und Grenzen einer nachhaltigen Entwicklung durch Fremdenverkehr. Darmstadt.

 WTO (World Tourism Organization = Organización Mundial de Turismo) (2000a): World Tourism Results Revised Upwards. http://www.world-tourism.org/pressrel/00_5_11.htm. Download: 26 de mayo del 2000.

 WTO (2000b): News from the World Tourism Organization: Asia/Pacific Comes Back to Drive World Tourism, Tables Main Tourist Destinations International Tourist Arrivals, International Tourism Receipts. http://www.world-tourism.org/pressrel/00_01_25.htm. Download: 26 de mayo del 2000.

 


 Ponencia presentada en el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.