Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 487 al 506 
AsuntoAutor
89/04 - EL JUEGO D Humboldt
90/04 - SEXTO ENCU Humboldt
91/04 - ARANCELES Humboldt
92/04 - EL HÁBITAT Humboldt
93/04 - FICHA DE I Humboldt
94/04 - PERCEPCIÓN Humboldt
95/04 - VUELOS BUE Humboldt
96/04 - VUELOS MAR Humboldt
97/04 - LAS SOCIED Humboldt
98/04 - EL PROCESO Humboldt
99/04 - VUELOS MEN Humboldt
100/04 - LOS NUEVO Humboldt
101/04 - VUELOS SA Humboldt
102/04 - CLIMA DE Humboldt
103/04 - PROVINCIA Humboldt
104/04 - La Comarc Humboldt
105/04 - SITUACIÓN Humboldt
106/04 - DESEQUILI Humboldt
107/04 - CARTA SAT Humboldt
108/04 - Magnitud Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 514     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 89/04 - EL JUEGO DEL DESARROLLO ECONOMICO EN UNA CIUDAD INTERMEDIA DE CHILE
Fecha:Jueves, 1 de Abril, 2004  00:33:17 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

New Page

EL JUEGO DEL DESARROLLO ECONOMICO

EN UNA CIUDAD INTERMEDIA DE CHILE

 

Dídima Olave Farías

Universidad del Bío-Bío

 

RESUMEN

 

Los escenarios del desarrollo contemporáneo otorgan importancia fundamenta la sociedad local, sus actores y capacidad de estimular los cambios de la globalidad.

Para Boisier (1999), “el desarrollo bien entendido es un fenómeno de una ecuación de orden cualitativo tanto como cuantitativo”, se acuña la idea de capital sinergético, esto es lo que potencia y articula nuevas formas de capital, casi todas de carácter intangible. Se trata de cuestiones cognitivas, simbólicas, culturales, sociales, cívicas y otras, que parecen vincularse más estrechamente en lo que es una concepción contemporánea de desarrollo. La construcción de infraestructura u otras acciones materiales, aspectos que también son muy valiosos en sí mismos, pero que sin los otros, no ecuacionan con el desarrollo.

Los factores intangibles del desarrollo son un capital sinergético o relaciones de capacidad latente en todos los grupos sociales organizados, que deben ser potenciados en una región o ciudad. Es necesario darle direccionalidad y entonces jugarán un papel fuerte en la globalidad frente a las variables económicas, donde su fuerte es lo endógeno, pero es lo exógeno lo que lo determina, permite el crecimiento económico porque es lo que atrae capitales y tecnología. Para que esto ocurra la forma de actuar de una comunidad es presentar una actitud nueva, la de atracción o de buscador, generar confianza, modernidad, y buena comunicación.

Se ha considerado importante ver el juego que estos actores presentan en la ciudad Intermedia de Chillán desde los valores sinergéticos y los impactos de la tecnología.

 

 

 

 

Los elementos anteriores integrados con lo intangible permiten un escenario nuevo en el desarrollo. Este conjunto que se denomina Capital Intangible, lo constituyen: CAPITAL COGNITIVO: saberes en el seno de la comunidad que se expresan en ciclos tecnológicos (conocer lo que se produce y saber del ciclo productivo), sistemas de investigación científico y tecnológico. Estos provienen de lo endógeno; es lo que la ciudad misma es capaz de alcanzar, pero a su vez, se relaciona con lo exógeno en la posibilidad de captar lo externo.

CAPITAL SIMBOLICO: Es la capacidad de construir una realidad a partir de mensajes, es necesario crear esta simbología, darle vida. Esta dado por lo humano, es la población de una comunidad la que debe valorar estos símbolos, es parte de la voluntad.

CAPITAL CULTURAL: Corresponde a un acervo de tradiciones, mitos, relaciones sociales, formas de producir en una comunidad. Esto es una fuerza para el desarrollo, genera nichos para recepcionar lo internacional (especialmente nuevas actividades económicas: ej. el turismo). Hoy los países desarrollados apetecen el valor de una cultura propia, con tradiciones. El valor histórico cultural impulsa el desarrollo y una ciudad con estas características entra en lo mundial y a su vez lo global no la subdivide.

CAPITAL SICOSOCIAL: Liga el pensamiento a la acción y está conformada por la mente y corazón de las personas, tiene que ver con la autoconfianza colectiva, valores positivos humanos, gente con arraigo y fuerza de comunidad: ejemplo en Chile: la comunidad mapuche.

CAPITAL SOCIAL: Se refiere a la confianza en la estructura, en el ámbito cotidiano, puntualidad, la respuesta de una población de creer depende en sí mismo. Chile en general tiene poco de esto. Se refiere a la cooperación social, reciprocidad.

En la actualidad el individualismo apremia y va tomando auge con el sistema económico liberal, rompiendo la fraternidad de la comunidad. Es necesario revivirla; en una ciudad media esto aún puede conservarse o fomentarse más rápidamente.

CAPITAL INSTITUCIONAL: Nos lleva al clima institucional; este debe ser con gran interacción, muy dúctil, libre para actuar y demostrar posible rapidez para la acción. Una institución será fuerte si es creíble, respetada, con autoridad y fraternidad, descentralizada, con capacidad para gestar y apoyar iniciativas; se transforma así en un organismo con madurez, es una capital para negociar y proveer el desarrollo de un espacio.

CAPITAL CIVICO: Confianza en las instituciones locales, regionales y nacionales. En el caso de Chile esto se perdió, se está reconstituyendo, por lo tanto tiene un carácter meridiano. La ciudad media alcanza más rápidamente esta confianza, se está mas cerca de la institución local, pueden convivir más sus actores.

CAPITAL HUMANO: Lo constituye un stock de educación, salud personal, calidad de vida. En una ciudad media se facilita el crecimiento de este capital. Es necesario que esté bien distribuido y con una fuerte recepción para crecer.

En general, no se ha valorizado lo que significa para el desarrollo el capital intangible, falta hacer mayor inversión en este capital. Algunas de las variables que lo componen falta reconsiderarlas, motivarlas y así se alcanzará un territorio urbano virtuoso con mejor calidad de vida. Sólo de esta manera, una ciudad o región podrá planificar su matriz de desarrollo y a su vez obtener fuerte innovación acorde a una efervescencia con creatividad local y con decisión para la equidad.

CAPITAL TECNOLOGICO: No entra en lo sinergético, sino en lo económico. ¿Por qué resulta importante conocer y diagnosticar el estado de los sistemas de innovación tecnológica? En primer lugar, porque innovación es un componente fundamental para el desarrollo de la competitividad. En segundo lugar porque a nivel de territorio, la innovación puede aportar simultáneamente a la dimensión del crecimiento y de la equidad facilitando procesos de endogenización del desarrollo. En tercer lugar porque para que lo anterior ocurra es fundamental observar la innovación, no como un suceso aislado, sino como uno que se inserta en ciertas redes de actores (más fuertes o más débiles), los cuales determinan en una gran medida la posibilidad de difusión tecnológica y de generación de sinergias que favorecen el tejido urbano en su conjunto; esto conduce  a conocer los actores urbanos. Elaborar una visión estratégica para que estos actores sueñen a futuro. Detectar los focos de innovación tecnológica en su historia, características y redes que se insertan para conocer su dinámica, al describir la morfología de las redes. Son todos aspectos que se enlazan a las variables anteriores.

 

 

RESULTADOS

 

De la integración de esta propuesta metodológica, entre el capital sinergético y lo tecnológico, al aplicarla en la ciudad intermedia de Chillán se obtiene lo siguiente:

Para la ciudad algunas de las variables del capital intangible aparecen más desarrolladas que otras, esto posibilita la recepción de la tecnología y su inserción como ciudad nodal a nivel regional y nacional, frente a la globalidad aparece como un centro urbano menos opaco que otras ciudades intermedias de Chile central.

En su Capital Cultural este centro urbano reúne hitos históricos nacionales como también su entorno, lo que la transforma en una ciudad de Chile central histórica. En segundo lugar tiene en su cultura literaria, musical y artística que  dan fuerza regional y nacional. Su entorno es fuerte, atractivo para el agroturismo, y de flujos de hiterland diariamente en su población.

Sin embargo, el entorno fuerte de ruralidad cultural, presenta atractivos, pero a su vez impide generar circuitos en modernidad y claridad para la globalidad con rapidez como se requiere en el mundo moderno del siglo XXI.

El capital Sicosocial es de fuerte arraigo a la ciudad (Olave D., 1995), y con predominancia en sectores, y a su vez atrae flujos de su entorno y nacionales.

Otro capital que resalta es el humano. Chillán es una ciudad de 150.000.- habitantes, con alrededor de un 30% de población de edad menor a 19 años y un 45% de población entre los 20 y 64 años, con índice de masculinidad de 96% (Censo 1992). Condición que genera beneficios para la inserción del desarrollo económico y recepción de tecnologías. En lo educacional más de un 26% de total de la población tiene estudios universitarios, situación que se ve favorecida por contar con dos universidades regionales que poseen campus universitarios.

La cercanía al área metropolitana regional a la que se accede en una hora es otro aspecto que favorece a su población para la acción, recepción de tecnología y desarrollo.  

Las otras variables del capital sinérgico son posibles de potenciar rápidamente, requieren de estímulos locales y nacionales, algunas se interrelacionan con lo congnitivo, lo simbólico, lo sicosocial.

Estas características conjugadas con las interacciones económicas y tecnológicas pueden determinar las capacidades de la gestión colectiva y la capacidad de reflexión estratégica y la forma de asumir las competencias.

El capital humano permite tener capacidad de reflexión, sin embargo, aun no se presenta una gran masa crítica suficiente para participar en la formulación como comunidad de proyectos estratégicos, lo que hace que la gestación parta aún en el poder local. 

Para captar el ingreso de la tecnología existen condiciones de resistencia sobre todo en el entorno rural, el centralismo del poder y la falta de relaciones rápidas con la empresa. La estructura Política local sigue siendo con dependencia de lo nacional por falta de recursos propios. 

Por otro lado la presión que ejerce una economía abierta ha dado posibilidades para la introducción de innovaciones tecnológicas que quiebran el círculo de la tradición, el autoconsumo y el mercado local, se incrementa la especialización y se disminuye la autonomía local. La apertura de la economía nacional y crecimiento de la globalización determinan a la ciudad de Chillán con fuerte entorno rural, pero a su vez se rompe con la presión ciudad-campo. El suelo agrícola adquiere mayor rentabilidad y esto tiene efectos sobre el suelo urbano. Aparece así el primer gran impacto de los cambios del mercado y tecnología. Un segundo aspecto es el impacto de ofertas como indicadores de cambio. Estos son marcados por la dinámica del mercado, por lo tanto son muy fluctuantes, pero aún así se observan impactos, tales como:

a)    Aumento del consumo energético. Crece la venta de KWH de 17.489.000 a 39.600.000.- en la década del 90 y el número de cooperados sube de 6.200 a 12.480 en los últimos años. (Cooperativa de Consumo de Energía Eléctrica de Chillán).

b)    Cambios en el valor del suelo urbano: Estos han jugado durante la década del 90, en cambio en los valores comerciales, como efecto del libre mercado del suelo, por un lado pero por otra parte adquieren cambio de valor por efecto de inserción tecnológica y cambios espaciales de las actividades económicas, se abren nuevos centros comerciales lo que eleva su valor en estos sectores.

c)    Efectos de la Construcción: la ciudad empieza a perder su carácter de morfología plana para abrir paso a la verticalidad; lo que cambia el valor del suelo que se usa, y también aparecen nuevos valores según sea la altura del piso. Esta oferta es por tecnología y panorama visual. No queda ajeno a estos cambios de la construcción residencial ya sea en su verticalidad que siempre se localiza en el centro, también aparecen nuevas dimensiones de vivienda con carácter de localización periférica, cambiando el valor del suelo de estos sectores y generando una nueva espina social urbana (Griffin 1982). Así se va generando una segregación espacial social, no existente antes de 1990 en la ciudad de Chillán. Como efecto de la construcción, mercado e innovaciones se acelera el proceso de privatización del suelo urbano en la ciudad.

d)    Efectos nodal de la ciudad con su entorno: Chillán es la capital de la Provincia de Ñuble, asiento administrativo, comercial y de servicios. Un 34% de su población activa tiene ocupación los servicios, otro porcentaje alto lo tiene el comercio, esto la transforma en centro o mercado provincial.

Esta función urbana le da a la ciudad una tendencia centrípeta, concentrándose en el área centro las funciones anteriores dotadas de alta tecnología; también en este sector está establecida la banca con toda la automatización requerida. Se establece en el área central urbana una concentración de actividades con función de policentro.

Los agentes del mercado mueven el espacio urbano interno de Chillán desde las últimas décadas y se genera un juego de conflictos de intereses. Nuevas dinámicas del comercio global, las finanzas (40%) y servicios (20%), actividades que pugnan por un espacio para una localización optima, dándole alta funcionalidad al área como centro de negocios, esta se expande horizontalmente y verticalmente homogeneizándose el sector central donde los anillos que la rodean pasan a ser residenciales.

 

 

CONCLUSIONES:

 

La ciudad de Chillán fue receptora de migrantes rurales de su entorno hasta la década del 70. Esto condicionó una expansión horizontal de la ciudad, a su vez, ha obligado a disponer al Gobierno local la dotación de infraestructura básica a estos sectores, su incremento ha sido lento y aún quedan vías con baja calidad, como tampoco hay una capital para el espacio, de  recreación y el ocio bien distribuido, son factores negativos que producen retroceso a su población e inserción en la modernidad.

La fuerte ruralidad cultural que circunda a Chillán impide generar circuitos para la globalidad, y la acogida de la tecnología se hace más lenta, al no tener claridad y madurez cultural para participar en políticas de mercado global.

Las instituciones locales no han alcanzado una madurez de gestión y descentralización lo que la une a falta de autonomía sujetas a cambios de legislación nacional. Esta condición del capital institucional frena la acogida de cambios tecnológicos que rebotan en la población de la ciudad.

La oferta de servicios modernos ha sido muy buena en los de tipo finanzas privada; sin embargo, el servicio público estatal es lento para entrar en la modernidad tecnológica, aparece en juego el capital sicosocial, la población de estos centros urbanos dificulta la gestión privada de inversión. El proceso cultural global es manejado por muy pocos habitantes, valorando la inserción tecnológica, en los medios de comunicación, construcción y finanzas. Presentan resistencia a la inversión de privados en servicios básicos por la incorporación de nuevas tecnologías, lo que rebota en desplazamiento del hombre-trabajo. Juega aquí la menor oferta que llega a la ciudad Intermedia.

Sin embargo, la energía que abastece a la ciudad es eminentemente privada y dotada de una buena tecnología lo que ha crecido en consumo y cooperados.

Las empresas, para la construcción en general son privadas, es la otra oferta que llega a la ciudad Intermedia a la cual la resistencia es menor.

La banca y el comercio mayor son de consorcios nacionales e internacionales, el segundo desplaza al comercio local e impone la nueva tecnología y dinámica laboral moderna que en una ciudad Intermedia ofrece poca oferta y la población joven se ha adaptado a este mercado laboral.



Ponencia presentada en el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.