Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 481 al 500 
AsuntoAutor
83/04 - LUGAR DEL Humboldt
84/04 - MODERNIZAC Humboldt
85/04 - FOTO VILLA Humboldt
86/04 - VILLA CARL Humboldt
87/04 - PASEOS POR Humboldt
88/04 - PRIMERA CI Humboldt
89/04 - EL JUEGO D Humboldt
90/04 - SEXTO ENCU Humboldt
91/04 - ARANCELES Humboldt
92/04 - EL HÁBITAT Humboldt
93/04 - FICHA DE I Humboldt
94/04 - PERCEPCIÓN Humboldt
95/04 - VUELOS BUE Humboldt
96/04 - VUELOS MAR Humboldt
97/04 - LAS SOCIED Humboldt
98/04 - EL PROCESO Humboldt
99/04 - VUELOS MEN Humboldt
100/04 - LOS NUEVO Humboldt
101/04 - VUELOS SA Humboldt
102/04 - CLIMA DE Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 519     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 94/04 - PERCEPCIÓN DE LAS TRANSFORMACIONES RECIENTES EN LA CIUDAD DE BAHIA BLANCA
Fecha:Sabado, 3 de Abril, 2004  01:28:04 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

PERCEPCIÓN DE LAS TRANSFORMACIONES RECIENTES EN LA CIUDAD DE BAHIA BLANCA

 

Eduardo Gárriz

Silvia Marenco

Nidia Formiga[1]

 

INTRODUCCION

En el espacio urbano bahiense se observa una serie de transformaciones como consecuencia de un conjunto de importantes inversiones relacionadas con emprendimientos que llevan a cabo empresas transnacionales, prontas a entrar en funcionamiento, que colocan a la ciudad en un importante rol internacional en el sector petroquímico. Esta nueva etapa se inicia en el año 1997, cuando se confirman las inversiones por más de 2.000 millones de dólares, en las plantas existentes del Polo Petroquímico y los nuevos emprendimientos que corresponden al Proyecto Mega de Repsol-YPF-Petrobras y Dow Chemical, como así también la planta de fertilizantes de Profertil. Con la concreción de estas inversiones amplía el sector productivo existente y se conforma una importante área portuario-industrial localizada en la franja costera del estuario. También la significación de la ciudad  ha cobrado sentido en un contexto más amplio, a partir de la articulación en la región del Mercosur, como nodo de importantes corredores internacionales y bioceánicos, en los cuales se destaca el protagonismo del complejo portuario de Ing. White y Galván, así como integrante de redes urbanas de amplia proyección y funcionalidad.

En este trabajo se presentan los resultados de una encuesta realizada en el tercer cuatrimestre de 1998, en el marco del Proyecto de Investigación “Relaciones entre desarrollo y medio ambiente en la dinámica urbana: los contrastes en la ciudad de Bahía Blanca. Segunda parte”. La encuesta abarcó al conjunto de la ciudad, para establecer comportamientos, preferencias y posturas de los habitantes referido a distintos aspectos del funcionamiento de la misma. En este caso se analizaron las preguntas de las consideraciones más generales, con el propósito de poner de manifiesto la imagen que tienen los habitantes de la ciudad y de las perspectivas económicas que se presentan en el futuro inmediato.

Las preguntas fueron abiertas para captar en su verdadera dimensión la diversidad de opiniones, de allí que se incorporen las más representativas en el análisis de los distintos cuadros. Se debe destacar la participación y la disposición de los encuestados que quedan reflejadas en los resultados obtenidos.

El trabajo se desarrolla tomando en cuenta las opiniones de los habitantes respecto a los aspectos de mayor relevancia de la ciudad, las percepciones del sector céntrico, la complacencia de vivir en Bahía Blanca y la imagen que tienen de ella. En forma más específica, se incorporan al análisis las opiniones sobre las nuevas inversiones y cómo interpretan su incidencia en un futuro inmediato. Se complementa  con la imagen que surge del discurso de los funcionarios.

 

BAHIA BLANCA Y SUS PERSPECTIVAS

Hay un notable cambio en la dinámica urbana bahiense como resultado de las  transformaciones recientes que proceden de las nuevas formas de producción, organización  y gestión introducidas por las empresas que, en estos últimos años, han elegido como ámbito de actuación a esta ciudad.

Los rasgos prevalecientes en las nuevas áreas de consumo y producción ponen en evidencia la acción de agentes cuyo ámbito  de gestión es el espacio globalizado.

 

Diversas imágenes urbanas

El propósito de las preguntas siguientes es poner de manifiesto la imagen que tienen los habitantes de la ciudad que es captada, en especial, a partir de las respuestas obtenidas en cuanto a sus aspectos más significativos  y a la forma en que perciben el centro, que son complementadas con las percepciones que resultan de vivir en Bahía Blanca.

Al solicitarles que identifiquen los aspectos más significativos de la ciudad, las opiniones están un poco divididas, aunque una parte importante la caracteriza  reconociendo sus funciones regionales, que se sintetizan al conceptualizarla como centro cultural y comercial; por estar estrechamente relacionadas, se puede agregar la opinión de aquellos que ponen el énfasis sólo en sus funciones educativas, en especial “la oferta educativa superior”. Las evocaciones hacen referencia a “que es una ciudad comercial, industrial, de buen nivel educativo, etc.”, “sus múltiples ofertas”, “el progreso de emprendimientos por los nuevos shoppings”, o se destacan tanto facetas económicas como edificios del patrimonio urbano y áreas emblemáticas, tales como el  “desarrollo comercial”, “los nuevos emprendimientos”, “comercios chicos  y grandes, mueven mucho dinero”, “centros comerciales,  polo petroquímico, puerto”, “teatros, UNS, parques, museos”, funciones que permiten considerarla como la “capital o puerta del sur argentino”.

 

Bahía Blanca: Aspectos significativos

Frecuencia relativa

1 Ciudad moderna y progresista

15%

2 Centro educativo

5%

3 Centro cultural y comercial

33%

4 Centro industrial

15%

5 Ciudad tranquila

16%

6 Ciudad insegura

4%

7 Sociedad abierta, solidaria

3%

8 Sociedad cerrada, fría

1%

9 Otros

8%

 

Por otra parte, como imágenes más vinculadas a la situación local, también se puede considerar  en forma conjunta el ser una ciudad moderna y progresista  con la condición destacada de centro industrial, que se expresan al resaltar los “grandes cambios, mucha actividad cultural y recreativa”, las “nuevas empresas que contribuyen con fuentes de trabajo y esparcimiento”, la “pujanza, expectativas para el futuro”, el ser una “ciudad moderna que crece”, que “tiene poder de cambio”.

Un porcentaje importante de las respuestas corresponde a la mención de ciudad tranquila, que está asociada al hecho de ser una ciudad mediana, con todos los servicios.

El resto, con menor incidencia, hace referencia a problemas de inseguridad (robos, prostitución), y a opiniones encontradas respecto a las características de la sociedad bahiense, entre las cuales alcanzan mayor representatividad las opiniones favorables, que ponen de manifiesto “una sociedad abierta”, la “solidaridad” y “la gente amable”. 

Son interesante las apreciaciones respecto al centro de la ciudad, ya que las opiniones de los encuestados presentan un amplio espectro que abarca desde las posiciones muy positivas y elogiosas, hasta el extremo opuesto, con los calificativos más duros. Tomando en cuenta la frecuencia relativa, las opiniones se reparten, de manera importante, entre: a) quienes se declaran conformes, pues lo encuentran “muy lindo”, “importante”, “espectacular”, cualidades a las que se agrega  que detectan un “mayor dinamismo”, que se “está reactivando”, “mejorando”, “progresando”, los cuales alcanzan un porcentaje de 39%; y b) aquellos que ponen de manifiesto situaciones conflictivas, al calificarlo de “congestionado”, “ruidoso”, a lo que se agrega “desordenado”, “caos en el tránsito”, “feo”, etc., con opiniones que también pesan (33%.

 

Centro de Bahía Blanca

Frecuencia relativa

1 Lindo, importante

39%

2 Monótono, cubre necesidades

  5%

3 Peligroso, congestionado

33%

4  Falta renovación

15%

5 Decadente

  4%

6 Inseguro

   1%

7 Otros

   2%

 

 El tercer puesto lo ocupan los que hacen referencia a que “falta renovación”, que se acompaña con indicaciones como “podría ser mejor” y señalan algunas carencias como “poco verde”, “chico”, “muy concentrado”, que “necesita cambios” o, en forma específica, se indica la necesidad de una peatonal, de iluminación  y más espectáculos públicos, y hasta se menciona la “falta identidad”.

Con bajas frecuencias relativas se ubican los que consideran el centro dotado sólo con lo suficiente, que se resume en un centro monótono y que cubre las necesidades, que le atribuyen calificativos como “dividido”, “aburrido”, “triste”, con indicaciones de que la plaza impide la integración. Las opiniones más extremistas, con fuertes críticas, que lo caracterizan como decadente (“venido a menos”, “degradado”, “se extingue”) e inseguro, alcanzan los porcentajes más bajos y son poco significativos.

Por los resultados obtenidos de las encuestas y a pesar de las actitudes críticas, en general se registra un neto predominio de los que  les gusta vivir en Bahía Blanca.

 

Complacencia de vivir en Bahía Blanca

Frecuencia relativa

1 Sí

85%

2 No

14%

3 Más o menos

  1%

 

Parece ser que el atractivo mayor, con relación a su tamaño, es ser una ciudad tranquila  y confortable,  a la cual se sienten “arraigados”.

 

Percepciones de Bahía Blanca

Frecuencia relativa

1 Ciudad grande y progresista

  9%

2 Tranquila,  que  genera arraigo

68%

3 Satisface necesidades

12%

4 Insegura y hostil

  7%

5 Contaminada y clima desagradable

  4%

 

En cierta medida relacionado con los anteriores, un porcentaje no despreciable la identifica como una ciudad “progresista” y “en desarrollo”, con otros atributos como ser una ciudad “con futuro”, “con trabajo y oportunidades”. En menor medida se la caracteriza con una actitud de indiferencia: como una ciudad que “satisface necesidades”, con “pocos atractivos”, “monótona”, “no conoce otra” o a la cual “está acostumbrada”.  Con un peso relativo semejante, se encuentran aquellos a los que no les gusta la ciudad o que adoptan una posición más crítica (11% entre  las categorías 4 y 5), y le imputan constituir  “una sociedad apática”, “fría”, “hostil”, así como el ser una ciudad “insegura”, “con pocos espacios verdes”, “ruidosa”, “con problemas de contaminación” y “clima desagradable”. Es evidente la segregación en comentarios como “la gente decepciona”, “he sufrido mucho en esta ciudad”, así como la discriminación basada en las apariencias que se traduce en considerar que es "gente muy careta” o una “ciudad careta”.  Entre estas opiniones se detecta la presencia de inmigrantes, al comentar que “no nos tienen en cuenta”, “no me gusta la ciudad ni la gente”, y se hace referencia a la  preferencia por el pueblo o el campo.

 

Nuevas inversiones y  transformaciones en la economía bahiense

Es interesante contar con la perspectiva que tienen los habitantes de los cambios que se están registrando en la ciudad y en qué medida se sienten involucrados. Al preguntar sobre la incidencia en su trabajo, evidentemente, la mayoría percibe que no  lo afecta, en tanto los grandes emprendimientos, recientes y en marcha, no tienen que ver directamente con su actividad.

 

Incidencia de  emprendimientos

Frecuencia relativa

1 Sí

33%

2 No

67%

 

Y al explicitar las razones, participan los que se sienten afectados y los que no. La incidencia se interpreta por sus efectos en el empleo y en la demanda de bienes y servicios: los favorables están representados por un incremento en los mercados correspondientes, en tanto los negativos son derivados de la competencia. Entre aquellos en los que inciden en su trabajo, se detecta una posición   decididamente positiva, ya que un 44 % destaca que “aumentaron las ventas”, hay “mucha construcción”, así como un énfasis en que la nueva situación se vincula a “oportunidades de trabajo”, “crea fuentes de trabajo”, lo que se comprende por los problemas de empleo que presenta la ciudad. A ellos se agregan los encuestados que generan una imagen global de progreso y crecimiento a partir de los nuevos emprendimientos, en cuanto se señala la “llegada de muchas empresas”, que “cambia la sociedad”, el “aumento en el flujo de capitales”, “mayor demanda de servicios”, etc.

 

 

Opinión de los involucrados

Frecuencia relativa

1 Progreso, crecimiento

31%

2 Oportunidades de trabajo

44%

3 No tan positivos

  9%

4 Efectos negativos

16%

 

Por otro lado, también están los que destacan los aspectos negativos (16%), más relacionados con los efectos de la llegada de los grandes supermercados sobre los comercios locales, que perciben un incremento en los problemas laborales al redundar en “más desocupación”, “más inseguridad”, que “perjudican al pequeño comerciante”, “afecta la economía de la familia”, “el capital se va de la ciudad”. O bien, aquellos que adoptan una actitud más recelosa, al indicar que “no son tan favorables como parecen”, “no depende de los avances de la ciudad”, “a los mayores de 30 años no los tiene en cuenta”, “vienen profesionales de afuera de la ciudad”. Es interesante que se hacen varias referencias al elevado nivel de calificación que se requiere en esas empresas y  la necesidad de capacitación.

Entre los que perciben que las nuevas actividades no inciden en sus trabajos, la gran mayoría destaca “no estar involucrado”, que se encuentran al margen, como que no los afecta.

 

Opinión de los no afectados

Frecuencia relativa

1 Empresas de afuera con limitados efectos positivos

  8%

2 No se sienten involucrados

53%

3 Al margen de los cambios

39%

 

Aunque en una baja proporción, algunos ponen de manifiesto las características de las empresas, en cuanto a que “las decisiones no están en la ciudad”, que “requieren alta calificación” y  “no se ocupa mano de obra local”.

Sin embargo, se detecta un marcado interés en aportar su opinión sobre los cambios en la ciudad. Una importante mayoría pone de manifiesto su incertidumbre al adoptar una actitud cautelosa, al hacer hincapié en que tienen “pros y contras”, “no me convencen”,  “deben regularse”, “planificarse”,  “son repentinos”, “si son para mejor, bien”, “el tiempo lo dirá”. Pero también es notorio el porcentaje de los que interpretan que es un cambio importante para la ciudad, que “la dinamizan”, “la modernizan”, que  son “necesarios”, “debemos prepararnos”, “importantes para el crecimiento” económico, “mejoran la ciudad y las condiciones de vida”.

 

Opiniones  sobre cambios

Frecuencia relativa

1 Dinamizan, importantes para el crecimiento

31%

2 Deben regularse, planificarse

52%

3 Efectos variables para comercio local

  2%

4 Inevitables, excesivos, no favorables

13%

5 Indiferencia

  2%

 

Desde una posición negativa, aunque no tan significativa, se los caracteriza como “inevitables”, probablemente al vincularlos al proceso de globalización, “excesivos para el tamaño de la ciudad”,  recalcan que  “no son favorables”, que “no darán tanto trabajo” como algunos piensan, que producirán “más contaminación con efectos sobre la salud”. Algunos perciben consecuencias sociales negativas, como el aumento del desempleo, la marginalidad y la inseguridad.  Por el tipo de empresas involucradas, hay quien resalta el hecho de que “no nos permiten tener una identidad”.

Una pequeña proporción se refiere a los efectos sobre el comercio local, con opiniones encontradas. Para algunos implica “variedad en mercadería y químicos” y que “hacen bien al comercio”, “me parece bien, en comercio cada vez mejor calidad y más trabajo para la gente”, ”buenos para los consumidores”. Sin embargo, otros piensan que son “demasiados comercios para esta ciudad”, así como subrayan los efectos “negativos para el comercio en general”, de los grandes supermercados para los comercios locales, en particular los pequeños,  como cuando se menciona que “empresas [industriales] sí, supermercados no”; en clara alusión a los shoppings, se dice que son  “malos, vacían el centro”. Es importante que sólo un limitado número de encuestados se muestra indiferente respecto a los cambios que están acaeciendo  en la ciudad.

 

El discurso institucional

         La nueva proyección de la ciudad, a partir de la confirmación de las grandes inversiones en el Polo Petroquímico  y en el área portuaria, es evidente en las imágenes institucionales que se manejan en los medios de comunicación masiva. El acento está en la función industrial, en el nuevo posicionamiento de la ciudad en el espacio global y  en las nuevas redes urbanas, para lo cual se reconoce el aporte fundamental del gobierno local como promotor y dinamizador de las acciones de los agentes locales y en generar un ambiente adecuado a las nuevas iniciativas empresariales. En los años 1998 y 1999 el discurso se focaliza en el proceso de elaboración del Plan Estratégico.

         El diputado nacional Juan Pablo Baylac destaca la situación y los recursos de Bahía Blanca, que fue resultado de la acción mancomunada de empresas, universidades, representaciones políticas y gobierno, que llevaron a que el mercado la seleccionara como ámbito de inversión. Respecto a las Mercociudades explica el Secretario Municipal de Coordinación y Planeamiento, "estamos generando equipos de trabajo en los municipios y esta asociación que formamos nos permite potenciar tales aspiraciones"[2]. Y opina que "la verdadera integración en el ámbito del Mercosur, debe darse a partir de los gobiernos locales, porque son las ciudades los verdaderos órganos en los que los ciudadanos se ven representados en su vida cotidiana"[3]. Respecto a la promoción del desarrollo tecnológico "si apuntamos a financiar proyectos de pymes donde la actividad tecnológica está volcada al mercado, podemos generar un crecimiento diferente en la economía regional"[4].

         En el mes de octubre, en una entrevista de La Nueva Provincia, previa al acto electoral, decía el intendente Jaime Linares que las nuevas realidades indican que, en el actual proceso de apertura económica y globalización de la producción, las ciudades y las regiones adquieren un protagonismo desconocido en el último siglo. Destaca los impactos de los adelantos tecnológicos en los sistemas productivos y en la demanda de nuevos servicios. Frente al desafío de lograr la incorporación de las producciones locales y regionales en el mercado global en condiciones competitivas, "nosotros venimos advirtiendo la insinuación de este nuevo escenario desde hace bastante tiempo y, con énfasis, en los últimos dos años, iniciamos una metodología de planificación que incluye todos los sectores públicos y privados de la ciudad, para definir por consenso programas que nos permitan  adelantarnos a esas nuevas realidades y definir un proyecto de ciudad". Indica que Bahía Blanca, por sus características, se encuentra entre las ciudades a las que se les exige un cambio de rol, para lo cual la planificación estratégica y el consenso son más importantes que las cuestiones técnicas. Al asumir el tercer período de gobierno municipal, dice Jaime Linares: "Este es el momento. Tenemos la posibilidad de ser el motor de una región importante y de poder insertar su economía a escala mundial ... Ahora tenemos mucha más experiencia. Además, la realidad de la ciudad es totalmente distinta; hoy, tenemos esperanza. En el 91, todo se presentaba muy complicado; en el 95, esbozamos un futuro mejor y, hoy, esas perspectivas ya están consolidadas."[5] Remarca la futura instalación de la zona franca y el puerto de tercera generación como los ejes centrales del desarrollo de posibilidades futuras.

         Si bien reconoce el jefe comunal que el problema laboral es la principal preocupación, considera que Bahía Blanca se encuentra en mejores condiciones que otras ciudades ante las oportunidades que se abren con los nuevos emprendimientos, con las posibilidades de que se instalen empresas satélites relacionadas con los mismos.[6]

         La proyección de constituir un parque tecnológico, se suma a las nuevas significaciones vinculadas al espacio bahiense.

 

CONCLUSIONES

Al hacer una revisión de los resultados presentados en los cuadros sobre los aspectos más significativos, del centro y el arraigo a la ciudad, se puede captar la imagen que tienen los habitantes de Bahía Blanca. Aunque no hay unanimidad en las opiniones, en una gran parte de las respuestas es evidente el reconocimiento de las funciones regionales, que surgen de las imágenes  urbanas que la caracterizan como centro cultural y comercial, así como los que ponen el énfasis sólo en sus funciones educativas. También hay una referencia implícita a sus relaciones con un área de influencia en aquellos que la perciben como una ciudad moderna y progresista, o bien que la destacan  como centro industrial. A partir de las respuestas obtenidas  se  puede inferir que, en la población, hay un amplio reconocimiento de la importancia económica y del rol regional de la ciudad.

Pero, al considerar la forma en que se percibe el centro, en cuanto a ser un componente de la estructura urbana importante en la formación de la imagen urbana, que influye en la legibilidad de la ciudad y en el desarrollo del sentido de pertenencia y arraigo, las discrepancias observadas ponen de manifiesto la necesidad de revalorizar el área central. Si bien es un lugar que resulta atractivo, en tanto es el único que dispone de una oferta diversificada y especializada, son varios los  aspectos que requieren un ordenamiento para establecer condiciones adecuadas como lugar de encuentro e incorporar y/o rescatar elementos morfológicos que resulten significativos dentro de la simbología urbana.

Las imágenes positivas se reflejan en la conformidad de vivir en esta ciudad, tranquila y confortable, a la cual se sienten “arraigados”. Además, se reitera  la percepción del dinamismo económico que comienza a manifestarse en el centro urbano cuando se la identifica como una ciudad “progresista” y “en desarrollo”.

En general, se puede decir que hay un adecuado conocimiento de los cambios que están ocurriendo en la ciudad y sus implicaciones. Las  opiniones reflejan el modo en que se ven afectados los intereses particulares: generación de empleos, mayor oferta, competencia, diversificación de la demanda. En parte, se  reconocen los efectos de la globalización y los riesgos que involucra la introducción de las compañías trasnacionales y la sustitución de empresas y capitales locales o nacionales. Algunos expresan fuertes críticas y cuestionan la incorporación de las grandes firmas supermercadistas que han introducido una competencia implacable con una secuela  de cierres de pequeños comercios. Es de hacer notar la toma de conciencia que se observa en cuanto a las exigencias de un elevado nivel de calificación que se requiere en esas empresas y la necesidad de capacitación para poder acceder a las oportunidades laborales.

De los resultados obtenidos en las encuestas se desprende una posición   decididamente positiva respecto a las nuevas inversiones, que genera una imagen global de progreso y crecimiento a partir de los proyectos que están en ejecución, pero también se evidencia la conciencia de los riesgos, cuando ponen de manifiesto su incertidumbre ante los cambios tan importantes que se están produciendo en la estructura económica y la envergadura de los nuevos establecimientos, que los lleva a adoptar una actitud cautelosa.

En general, también en el discurso de los funcionarios locales predomina una imagen positiva de la ciudad, reconociendo sus cualidades de ciudad media y se detectan las expectativas respecto a las posibilidades que se van a generar, especialmente en el mercado laboral, con la puesta en marcha de los nuevos emprendimientos industriales y, por lo tanto, de interesantes perspectivas económicas a corto plazo.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Borja, J., Castells, M. (1998): Local y global. La gestión de las ciudades en la era de la información. Madrid, UNCHS-Taurus. 1ra 1997 2da ed.

Carreras I Verdaguer, C. (1995):"Los nuevos espacios del consumo en Barcelona". En Revista  de Geografía, vol. XXIX, nº 2, jul.-sept., pp.69-77.

Castells, M. (1997): La era de la información. Economía, sociedad y cultura. “Tomo 1: La sociedad red”. Madrid, Alianza.

Ciccolella, P. (1999):"Globalización y dualización en la Región Metropolitana de Buenos Aires. Grandes inversiones y reestructuración socioterritorial en los años noventa". En Eure, Vol.XXV, Nº 76, pp.5-27.

Formiga, Nidia(1998): Perspectivas de la inserción de Bahía Blanca en el Mercosur”. pp. 200 a 219. En Eduardo MUSCAR Coordinador y Compilador: Innovación y desarrollo en Latinoamérica. Nuevas dinámicas en ciudades y regiones. Edit. CERSSA -TAIBAM. Madrid.

Formiga, N. Bustos Cara, R., Marenco, S. (1999): Bahía Blanca como nodo de integración norpatagónica. En Actas de III Jornadas de Geógrafos Patagónicos. Patagonia/Mundo. Dpto de Geografía. Facultad de Humanidades. Universidad Nacional del Comahue. Neuquén, 7 y 8 de octubre. Pp 87-101.

Formiga, N. – Garriz, E.(1999): Los impactos del crecimiento urbano en el área Nordeste bahiense.   Congreso Nacional de Geografía.  60 Semana de Geografía. San Juan, 17 al 21 de setiembre. En Contribuciones Científicas, pp.253-264.

García Ballesteros, A. (1998b): “Nuevos espacios del consumo y exclusión social”. En Anales de Geografía de la Universidad Complutense, n°18, pp.47-63.

Marenco, S – Pascale, Juan C(1999): Expansión de áreas periféricas en ciudades intermedias. El sector Noroeste de la ciudad de Bahía Blanca. En I Encuentro Internacional Humboldt, Buenos Aires, 1 al 5 de noviembre de 1999. Publicación electrónica C:D:

Mignaqui, I. (1998). “Dinámica inmobiliaria y transformaciones metropolitanas. La producción del espacio residencial en la región metropolitana de Buenos Aires en los ’90: una aproximación a la geografía de la riqueza”. En Gorenstein, S. y Bustos C., R.(comp.), Ciudades y regiones frente al avance de la globalización. Bahía Blanca, Dpto Economía  - Dpto Geografía – ediUNS. op. cit. pp.255-284.

Santos, M. (1996c) : A natureza do espaço.Técnica e tempo. Razão e Emoção. São Paulo, HUCITEC.

 

 



[1] Depto Geografía Universidad Nacional del Sur. Bahía Blanca.

[2] La Nueva Provincia, 19-11-1999

[3] La Nueva Provincia, 19-4-2000

[4] La Nueva Provincia, 24-4-2000

[5] La Nueva Provincia, 12-12-1999

[6] La Nueva Provincia, 1-4-2000


Ponencia presentada en el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.