Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 461 al 480 
AsuntoAutor
63/04 - DESDE UN L Humboldt
64/04 - VILLA CARL Humboldt
65/04 - LUGAR DEL Humboldt
66/04 - POLÍTICAS Humboldt
67/04 - ¿Dónde que Humboldt
68/04 - POLÍTICA E Humboldt
69/04 - SEXTO ENCU Humboldt
70/04 - SEGREGACIÓ Humboldt
71/04 - SEXTO ENCU Humboldt
72/04 - EL RACISMO Humboldt
73/04 - SEXTO ENCU Humboldt
74/04 - “INVISIBIL Humboldt
75/04 - SEXTO ENCU Humboldt
76/04 - SEXTO ENCU Humboldt
77/04 - LUGAR DE Humboldt
78/04 - ACERCA DE Humboldt
79/04 - ¿Dónde que Humboldt
80/04 - AREA SUR D Humboldt
81/04 - PRIMERA CI Humboldt
82/04 - Ciudad de Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 505     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 80/04 - AREA SUR DE BUENOS AIRES: IDAS Y VUELTAS DE UNA ZONA POSTERGADA
Fecha:Jueves, 25 de Marzo, 2004  02:32:44 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

AREA SUR DE BUENOS AIRES: IDAS Y VUELTAS DE UNA ZONA POSTERGADA

 

Arq.DPU. Sonia Vidal-Koppmann

Lic. Cesira Morano

Facultad de Arquitectura y Urbanismo

CONICET

Universidad de Buenos Aires

 

 

1 – INTRODUCCION

 

Desde las primeras décadas de este siglo, la ciudad de Buenos Aires ha sido, en mayor o menor medida, objeto de estudio y así lo confirman los análisis encarados con el fin de encauzar los procesos de desarrollo y de ordenamiento urbano.

No obstante, en casi todos los estudios realizados, se ponen en evidencia las falencias de algunas áreas de la ciudad con respecto a otras. Y sólo en algunos de ellos aparecen propuestas concretas para “equilibrar” la ciudad.

En este sentido la Zona Sur que podría abarcar la porción de la ciudad al sur de la avenida Rivadavia, es un claro ejemplo de un área que ha sido postergada con el transcurso de las décadas.

Con el paso del tiempo los barrios de Pompeya, La Boca, Barracas han aumentado su grado de obsolescencia, quedando además desproveídos de equipamientos comunitarios y con serias deficiencias en su infraestructura de servicios y de comunicaciones.

Las diferencias en la calidad del entorno urbano al Norte y al Sur de la Avenida Rivadavia constituyen una realidad indiscutible.

Una política ambiental y de planeamiento urbano coherente debería contribuir a la corrección de las fuertes asimetrías que la ciudad presenta y que se expresan en la exclusión de importantes sectores de población.

Así lo entendieron autoridades y técnicos, quienes en distintas épocas elaboraron estudios y propuestas para la ciudad. En todos estos trabajos se observa no sólo la preocupación por lograr el equilibrio territorial de Buenos Aires, sino también las recomendaciones para acceder a condiciones de equidad con respecto a los espacios públicos, al uso del suelo y a la distribución de equipamientos.

A partir de 1906 comienzan los primeros análisis sistemáticos de la ciudad, encomendados por la entonces Municipalidad de Buenos Aires.

En estos primeros estudios sobresale la presencia de urbanistas extranjeros, tal es el caso de Bouvard y Le Corbusier, que brindaron su asesoramiento a los equipos técnicos nacionales.

Sin embargo, estas contribuciones quedaron muchas veces condensadas en extensos volúmenes, sin que en la práctica se produjeran transformaciones en la ciudad.

Creemos, no obstante, que para encarar un nuevo proceso de análisis del Area Sur es conveniente realizar una recopilación y una síntesis de aquellos trabajos que hayan encarado esta problemática.

 

 

2 – ESTUDIOS ANTERIORES A LA DECADA DEL 50

 

El primer antecedente que se registra a principios de este siglo es el Plano de Transformación de la Ciudad de Buenos Aires dirigido por el Arq. Bouvard y encargado por la Municipalidad de Buenos Aires, en 1906.

En dicho plano se da preponderancia al trazado de plazas y espacios públicos y a las avenidas y diagonales que convergen a ellas.

Los espacios abiertos de la Zona Sur quedan abarcados en este estudio.

Sin embargo, uno de los estudios de mayor envergadura que se consigna para la década del 20, es el plan preparado por la Comisión de Estética Edilicia (1925).

La Comisión de Estética Edilicia fue constituída en 1923, y estaba integrada por el Arq. René Karman y por los Arqtos. Carlos Morra (representante de la Sociedad Central de Arquitectos), Martín Noel (Presidente de la Comisión Nacional de Bellas Artes) y el Ing. Sebastián Ghigliazza (Director de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la Nación).

El Plan fue comenzado durante la gestión del Intendente Dr. Carlos M. Noel, y estuvo dirigido por el Arq. Karman, como representante de la Comisión anteriormente citada.

Dentro de los contenidos del “Programa Edilicio”, aparece como uno de los subtítulos preponderantes el “Embellecimiento del Barrio Sur. El Barrio Tradicional”.

La Comisión da cuenta de que este tradicional barrio había quedado postergado ante la evolución progresista de otras zonas y propone algunas acciones para recuperar su antigua fisonomía.

Para conseguir este objetivo se proponen los siguientes proyectos:

 

a)    La localización de la Escuela Superior de Bellas Artes en el Parque Lezama y la creación en este mismo predio del Museo de Arquitectura y Escultura.

b)    La localización de la Facultad de Filosofía y Letras, en las proximidades del parque mencionado, junto con los edificios del Conservatorio Nacional de Música, del Archivo Nacional y del Museo Histórico.

c)    La expropiación y restauración arqueológica de las “casas-esquinas” de la calle Defensa para instalar el Museo Municipal.

d)    La restauración de las plazuelas de Santo Domingo y San Francisco.

e)    Los trabajos de embellecimiento del Paseo de la Costanera Sur.

 

Como puede observarse estas medidas tendían a localizar equipamientos de alto nivel cultural en el Area Sur, con el fin de generar un mayor atractivo para la zona que en esa época ya se encontraba abandonada. Asimismo el plan trataba de rescatar los valores del patrimonio arquitectónico del barrio más antiguo de Buenos Aires.

Dentro del informe de la Comisión de Estética Edilicia merece mencionarse el proyecto de creación y de remodelación de los espacios verdes dirigido por el arquitecto J.C.N. Forestier y en los que también colaboró el Ing. Carlos Thays.

En sus lineamientos generales el Plan de la citada Comisión se ve fuertemente influenciado por las teorías de la “beautiful city”, que irrumpieron en los EE.UU. a principios del siglo XX.

Cabe agregar que, más allá de los fundamentos esteticistas que orientan el Plan, la Comisión posee como mérito fundamental el sentar los precedentes para la creación del Servicio Técnico del Plan de Urbanización, que con el transcurso de los años devendrá en el organismo máximo de Planeamiento para la Ciudad de Buenos Aires.

En efecto, entre los años 1934 y 1943 el servicio técnico se transforma en la Dirección del Plan de Urbanización y es presidido por el Ing. Carlos María Della Paolera. En esta época comienzan los estudios del denominado Expediente Urbano, trabajos que serán preliminares al Plan Director de 1937. En dichos estudios se sistematiza toda la información sobre la ciudad, a través de exhaustivos relevamientos que dan cuenta de la localización de los distintos usos del suelo y de la población; como así también aparece detallado el sistema de transporte y de las principales arterias de comunicación.

Pero el Expediente Urbano va más allá del análisis, su objetivo es elaborar propuestas para las distintas áreas de la ciudad. Así aparecen específicamente propuestas para la Zona Sur. Tal es el caso del estudio de los inquilinatos en la zona de La Boca y Barracas, la propuesta para el área circundante a la Plaza Constitución, la creación de un parque urbano en Barracas, etc.

Es de destacar que la Dirección del Plan de Urbanización formó una Comisión especial de técnicos para  los proyectos de los barrios de La Boca y Barracas, para los cuales propusieron importantes acciones de renovación urbana. Asimismo se consigna el proyecto de creación del Parque del Sur, encarado conjuntamente con la articulación de nuevos espacios verdes para la zona.

Contemporáneo del Expediente Urbano, es el Plan Director para Buenos Aires, elaborado en el estudio de Le Corbusier en París entre los años 1937-38 y en el que intervinieron también los arquitectos argentinos Jorge Ferrari-Hardoy y Juan Kurchan. Con posterioridad estos dos arquitectos tuvieron una activa participación en la reorganización de las oficinas de Planeamiento de la Municipalidad.

Las propuestas del Plan de Le Corbusier generaron bastante polémica. No obstante este trabajo merece mencionarse por cuanto plantea específicamente la necesidad de re-equilibrar la ciudad, es decir, mejorar las condiciones del Area Sur para equipararla con el Area Norte. Específicamente la publicación del plan dedica un capítulo a lo que denomina “El despertar del Sur”.

En dicho capítulo se pone de manifiesto cómo la Avenida Rivadavia y la Avenida de Mayo marcan la divisoria entre los dos sectores de la ciudad y destaca, sin embargo, la posición ventajosa del Barrio Sur por estar tan próximo al Area Central de la ciudad. La propuesta para mejorar las condiciones del sur de la ciudad, se basa en la apertura de una gran arteria en sentido Norte-Sur, que permitiría la relocalización de actividades y por consiguiente, la reactivación del área manteniendo la actividad industrial de la misma.

En el transcurso de la década del 40, una serie de avatares políticos incidieron en la organización de las oficinas de Planeamiento de la Municipalidad de Buenos Aires.

 A pesar de ello, entre 1947 y 1950 se concreta el Estudio del Plan de Buenos Aires (EPBA) dirigido por el Arq. Ferrari Hardoy y posteriormente por el Arq. Juan Kurchan, quien consigue reorganizar la oficina de Planeamiento con los equipos técnicos del EPBA. Esta situación adquiere gran relevancia por ser el antecedente más cercano a la Organización del Plan regulador de Buenos Aires.

Por último, en lo que respecta al Area Sur, el EPBA aborda esta problemática. En efecto, dentro de los estudios analíticos encarados para la ciudad en su conjunto, se se trata en particular el caso del Barrio de La Boca.

 

 

3 – LA DECADA DEL PLAN REGULADOR

 

Entre los años 1952 y 1957, se configuró la Dirección de Urbanismo, que luego pasó a llamarse Dirección de Arquitectura y Urbanismo y que estuvo presidida por el Arq. Juan Kurchan. Como se dijera anteriormente esta oficina retoma la problemática del planeamiento de la ciudad y da origen a la creación de la Organización del Plan Regulador de Buenos Aires.

Según lo expresado por la Arq. Odilia Suárez en una de sus numerosas publicaciones, dicho organismo se crea a fines de 1957 y es presidido por el Arq. Eduardo Sarrailh y secundado por un conjunto de notables especialistas.

Como resultado de esta gestión, en 1962 es aprobado el Plan Director para la Capital (Decreto 9064) y publicado por la MCBA en 1968.

Sin lugar a duda, el Plan Regulador ha sido la base para la planificación de la Ciudad y para la elaboración del Código de Planeamiento Urbano. Por otra parte, en lo referente al tema del Area Sur, el Plan subraya el marcado desequilibrio existente entre las zonas Norte y Sur de la ciudad.

Por tal motivo, insiste en la necesidad de una distribución más equilibrada de la población, con el fin de disminuir la concentración en el norte de la ciudad y de conservar las distintas tipologías residenciales.

Asimismo propone acciones concretas para lograr equiparar la Zona Sur. En este punto hay que señalar las medidas para la recuperación del Bañado de Flores y su posterior transformación en un sector urbano organizado; las acciones de renovación urbana del Barrio Sur y la extensión de la red de subterráneos hacia dicha zona (Plan Cóndor). También se enfatiza la necesidad de proveer de espacios verdes al Area;  para lo cual se plantea el proyecto del Parque Almirante Brown y para la zona Noroeste la creación de un parque en los terrenos ocupados por la Facultad de Agronomía y Veterinaria.

Merece destacarse que en el análisis urbano de la ciudad, este plan detecta las áreas de centralidad y las categoriza. De tal manera que en la Zona Sur figuran como centros de primera categoría Patricios y Constitución; como de segunda categoría Barracas Sur, Boca, Nueva Pompeya, San Telmo, y en la tercera categoría aparecen Barracas Norte, Constitución Norte y Parque Patricios Este.

Por otra parte las acciones de Remodelación Urbana del Plan se concentran específicamente en esta zona de la ciudad y en la zona de La Paternal. En el primer caso aparece una propuesta detallada para el Parque Almirante Brown, para el sector de Catalinas Sur, para la zona de Casa Amarilla como parte de la renovación del barrio de La Boca, para el Arsenal Esteban de Luca y para el área de Puerto Madero. En el segundo caso, los proyectos propuestos abarcan el predio de la Facultad de Agronomía y Veterinaria y los terrenos de la Chacra Saavedra.

Por último, cabe agregar que muchas de las obras propuestas no fueron concretadas y según la opinión de la Arq. O. Suárez, durante el período 1976–83, se implementaron proyectos contrarios al espíritu del Plan que, dicho sea de paso, no había sido derogado.

Con un alcance más modesto pero de la misma época, cabe agregar también el Plan de Remodelación de la Zona Sudeste de la Capital Federal, concebido dentro del ámbito del Banco Hipotecario Nacional. Este estudio urbanístico, legal y financiero data de 1957 y fue dirigido por el Arq. Antonio Bonet.

El área de estudio estaba circunscripta a las Avenidas 9 de Julio, Paseo Colón y Belgrano y a la calle Caseros.

La propuesta toma en cuenta el aprovechamiento de las vías de circulación rápida y divide al área en seis sectores, configurando cada uno de ellos una unidad de vecindad.

En estos conjuntos residenciales se conjugan distintas tipologías edilicias, desde viviendas de baja altura hasta torres de 36 pisos, y encierran en su interior espacios verdes de uso comunitario. Se incluyen sectores de equipamiento y servicios y las circulaciones peatonales y vehiculares, se encuentran separadas para un mejor funcionamiento.

El proyecto fue concebido de tal manera que su ejecución se realizara por etapas, contando para su financiación con el apoyo crediticio otorgado por el Banco Hipotecario. Por otra parte, una de sus premisas que se destaca es la de unir armónicamente los nuevos conjuntos residenciales con la ciudad existente; para ello se utiliza la continuación de la trama circulatoria, se sobreeleva una parte de la Avenida 9 de Julio y se respetan los edificios históricos subyacentes en las proximidades.

Finalmente, resta agregar que para su puesta en marcha el Plan contiene un estudio de factibilidad financiera y aporta un conjunto de normas edilicias para la nueva área a crear.

 

 

4 – ESTUDIOS POSTERIORES A 1970

 

Durante los años 1970 y 1971 se llevó a cabo el Plan de Renovación de la Zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires. Este Plan fue la consecuencia de una decisión adoptada por las autoridades de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires en función de las precisiones y directivas contenidas en el Plan Regulador anteriormente citado.

A los efectos del control y la coordinación de las tareas se constituyó en la Municipalidad el Ente de Renovación de la Zona Sur, cuyo Comité Ejecutivo se formó con el Director General del Plan Regulador, Arq. Héctor Losi, el Director General de Arquitectura y Urbanismo, Arq. Jorge Prego, y un Delegado del Departamento Ejecutivo.

Asimismo se conformaron dos comisiones técnicas, una Municipal y otra de Servicios Públicos, en donde se incluyeron representantes de los distintos sectores de la Comunidad y de los organismos encargados de las infraestructuras de servicios.

La elaboración del plan fue confiada al Arq. Juan Kurchan y a un equipo de especialistas.

El área de estudio abarcó dos zonas diferenciadas: el Sector I constituido por la parte más antigua de la ciudad (San Telmo y Monserrat), y el Sector II, integrado por Puerto Madero y la zona del Río, pasible de habilitarse mediante relleno.

El Plan señala el estado de estancamiento del Sector I y la necesidad de conservar edificios que forman parte del patrimonio histórico arquitectónico de la ciudad. Asimismo destaca la obsolescencia de Puerto Madero y las potencialidades del área como centro de recreación y esparcimiento.

Por este motivo el estudio plantea la formulación de acciones para los dos sectores. En el caso del primer sector se estableció  como uso predominante el de la vivienda, a desarrollarse a través de la iniciativa privada, y la provisión de equipamientos urbanos acordes con las futuras necesidades.

En cuanto al sector II, se esbozan algunos lineamientos generales acerca de la refuncionalización del área aunque con menor grado de detalle que en el caso anterior. Esto se debió a que en su mayoría las tierras eran fiscales y pertenecían a diferentes jurisdicciones.

También formaron parte del Plan los análisis financieros necesarios para la factibilidad de los proyectos y la medición y determinación del impacto de las obras propuestas, especialmente en la ciudad y en los partidos vecinos del Conurbano.

Con posterioridad a 1971, la Dirección General del Plan Regulador dio lugar a otro organismo de planeamiento para la ciudad: el Consejo de Planificación Urbana (Decreto 1170/74). Dentro de este ámbito se continuaron algunas de las acciones propuestas por el Plan Director que, como se recordará, no había sido derogado; y además se plantearon acciones a futuro.

En este conjunto de medidas aparecen acciones específicas para la Zona Sur. En este sentido merecen mencionarse el estudio de nuevas normas para el Barrio Sur, los estudios de nuevas localizaciones en el Parque Almirante Brown, las normas para los conjuntos residenciales de Villa Sodati y Villa Lugano, etc.

Como es sabido los procesos de planeamiento están estrechamente vinculados a la realidad socioeconómica y política imperante. por eso no debería sorprendernos la discontinuidad que se produjo entre los años 1976 y 1983. En ese lapso las propuestas de planificación no fueron coherentes con el Plan Director; sino que algunas de ellas eran contrarias a los objetivos del mismo.

 

 

5 – LAS PROPUESTAS ENTRE LOS AÑOS 1980 Y 1990

 

Los proyectos realizados a partir de los últimos años de la década del 80 fueron acciones puntuales que de ninguna forma se encuadran dentro de un plan general. La Zona Sur se vio favorecida por algunas de estas intervenciones que se realizaron  en el marco de programas de cooperación con especialistas españoles y franceses.

Dentro de esta línea puede mencionarse el Proyecto RECUP Boca, que se inició a fines de 1984: El mismo surge a través de un convenio de cooperación técnica entre la Subsecretaria de Desarrollo Urbano de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y el Consejo Regional de Nord-Pas de Calais, con el fin de formar el Equipo Técnico para la recuperación integral del barrio de la Boca.

 En el mes de mayo de 1985, se explicitaron los criterios generales en el Seminario Franco–Argentino realizado en la ciudad de Buenos Aires y el Proyecto fue declarado de interés para la cooperación técnica francesa.

El Proyecto RECUP Boca, dirigido por la Arq. Margarita Charrière, consistió en una propuesta de desarrollo social y urbano, para brindar soluciones posibles a problemas de infraestructura; de rehabilitación urbana, y modificaciones al Código de Edificación. Asimismo estudia diversas problemáticas tales como la refuncionalización del puerto de Buenos Aires; las medidas necesarias para la limpieza del Riachuelo; la construcción de un puente transbordador; la traza de la futura autopista y el recorrido de un tren histórico turístico, entre otros.

El Programa del mismo explicita dos grandes objetivos:

-       Mejorar las condiciones del hábitat para una población con escasos recursos

-       Recuperar para la ciudad en su totalidad un área degradada

En setiembre de 1985 se firma el Decreto 6426/85, declarando “Area Problema” al barrio de La Boca y en sus considerandos expresa la necesidad de desarrollar el Programa Recup, para lo que se crean dos comisiones de trabajo.

A partir de este decreto y durante los dos años siguientes, las comisiones elaboraron una serie de informes, en los se presenta un diagnóstico del área y un conjunto de propuestas y acciones a encarar.

Básicamente la estructura del Proyecto se dividió en dos partes: los “ejes de desarrollo global” y los programas anuales a cargo de unidades ejecutoras de la Municipalidad de Buenos Aires. Los temas prioritarios se agruparon en seis áreas de trabajo: Inundabilidad e Infraestructura; Hábitat; Actividades; Espacios Públicos: Identidad y Vida Social y Asociativa.

Este Programa fue continuado en 1987, en el ámbito del Consejo de Planificación Urbana y dirigido por el Arq. Eduardo Ellis.

Bajo la denominación “ La Boca, identificación de proyectos para su puesta en valor”, se realizó un inventario de los proyectos más significativos para la refuncionalización de distintos sectores del barrio. La puesta en valor de ciertos elementos urbanos los convertiría en generadores de procesos de revitalización.

En dicho inventario se destacan como propuestas significativas:

-       Proyecto Recup

-       Rehabilitación urbana

-       Desagües y levantamiento de calles

-       Modificaciones al Código de Edificación

-       Puerto

-       Limpieza del Riachuelo

-       Puente transbordador

-       Tren histórico-turístico

-       Autopista

 Por otra parte, el mencionado estudio consta de una segunda parte en donde se desarrollan diferentes acciones puntuales para el área. Entre las mismas figura la remodelación de fachadas y aceras de la Av. Pedro de Mendoza; la restauración de viviendas desocupadas y la construcción de nuevas unidades para el traslado de los inquilinos; la construcción del Museo de La Boca y la definición de circuitos turísticos y recreativos, etc.

Como síntesis, este trabajo señala la necesidad de prestación de servicios tanto a los visitantes del barrio como a los residentes.

Con otras características pero para la misma área de la ciudad (La Boca). En 1989 se publicó el estudio “Buenos Aires. La Boca 1885–1970”, dirigido por la Arq. Graciela Novoa y financiado por el CONICET y la Secretaría de Ciencia y Técnica.

La publicación final del estudio estuvo a cargo del Inventario del Patrimonio Urbano y contó con el auspicio del Banco de la Ciudad de Buenos Aires, de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad y de la Secretaría de Planeamiento de la MCBA, y fue declarado de interés municipal por el Honorable Concejo Deliberante de la mencionada Institución.

El objetivo de esta investigación, además de constatar el estado de deterioro del barrio de La Boca, se propone inventariar y rescatar del olvido aquellos edificios y lugares que forman parte del patrimonio de la comunidad y servir de base para la toma de decisiones que permitan mejorar las condiciones físicas del área.

Para el inventario del patrimonio arquitectónico se utilizaron criterios en los que se destacaba el valor histórico–cultural, el valor arquitectónico y el valor urbano–ambiental.

La intención de las autoras al encarar esta investigación fue la de colaborar con los estudios iniciados por el Proyecto Recup Boca, realizando una tarea de divulgación de los edificios valiosos para preservar la historia cotidiana de la ciudad.

Por otra parte y sobre la base de este Catálogo, se proponen criterios para la recuperación y preservación según tres niveles posibles: la protección integral, estructural y ambiental.

Finalmente cabe agregar que esta investigación pretendió ser una herramienta más para el conocimiento, la sistematización y la ordenación del patrimonio y otra forma de explicar la evolución de la ciudad.

En el año 1988 y dentro del marco del Convenio de Cooperación Técnica suscripto entre la Comunidad Autónoma de Madrid y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, se realizó la Exposición de “20 Ideas para la Ciudad de Buenos Aires”.

Esta convocatoria destinada a desarrollar propuestas para temas puntuales, reunió los trabajos de más de un centenar de equipos de arquitectos y urbanistas y los resultados  publicados esbozaban proyectos para diferentes áreas de la ciudad.

Las áreas de estudio fueron sugeridas por el Consejo de Planificación Urbana y abarcaban los barrios de Barracas, Boca, ensanche del Area Central, Mataderos, Agronomía, Liniers y Parque Almirante Brown, entre otras.

La condición común a todas estas zonas fue su falta de estructuración urbano–arquitectónica. En todos los casos se trataba de áreas con problemas de deterioro urbano, como consecuencia de usos del suelo obsoletos o no renovados.

Por otra parte, la mayoría de los sectores urbanos poseía reservas de tierras municipales, aptas para la iniciación de acciones. En general, todos ellos presentaban problemas de transporte, carencias en la identidad y falencias en los espacios públicos.

Indudablemente, entre estas acciones puntuales de la década de los 90 sobresalen los estudios para el antiguo Puerto Madero.

Dentro de este contexto en la Facultad de arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires, el Arq. Juan M. Borthagaray elaboró con su cátedra la “Propuesta para la recuperación y desarrollo del Area de puerto Madero–Costanera Sur y relleno sobre el río”.

El mencionado estudio se realizó a través de un convenio con el Ministerio de Obras y Servicios Públicos, la Secretaría de Transporte y la mencionada Facultad; fue desarrollado entre los años 1986/87 y contó con la colaboración de entes estatales y de asociaciones intermedias no gubernamentales.

Sobre la misma temática y hacia fines de los años 80 fue elaborado el  “Plan para Antiguo Puerto Madero”, en el ámbito de un convenio de cooperación técnica con el Ayuntamiento de Barcelona.

A este plan se llegó después de varios años de gestión, que culminaron en 1989 con una carta del Intendente de la ciudad de Buenos Aires solicitando al Ayuntamiento de Barcelona la asesoría para el diseño urbano y la gestión para la propuesta de recuperación de Puerto Madero.

Este encargo se formalizó posteriormente mediante dos cartas en las que se concretaba el trabajo a realizar bajo la denominación de “Plan Estratégico de Puerto Madero”.

El proyecto fue encomendado a un equipo, Consultores europeos Asociados, dirigido por el Arq. Joan Busquets y el economista Joan Alemany.

Para el desarrollo del Plan Estratégico de Puerto Madero se constituyó una sociedad pública, la Corporación de Puerto Madero, entre los gobiernos de la Nación y la Municipalidad, en particular la Secretaría de Planeamiento por ese entonces a cargo del Arq. Alfredo Garay.

Entre los objetivos del plan estaban los de establecer una nueva relación de la ciudad con el río y la recuperación de la Costanera como espacio verde. Asimismo debido a la cercanía del puerto con el centro de la ciudad, se proponía incorporarlo como área de nueva centralidad con actividades acordes. El proyecto establecía un Eje Principal (centro histórico–reserva ecológica–río), con la directriz de la Avenida de Mayo, vinculando el centro político con el nuevo centro de Puerto Madero.

Cabe agregar, que la transformación de esta zona obsoleta partió de la iniciativa pública pero contó con el aporte de la inversión privada. 

Por otra parte algunas de las propuestas del equipo europeo fueron coincidentes con las del estudio realizado por la Facultad de Arquitectura: aunque conviene señalar que al enmarcarse estos dos proyectos en distintos momentos políticos, las situaciones coyunturales fueron las que marcaron la diferencia.

 

 

6 – LOS PLANES DE ALCANCE NACIONAL

 

La década del 70 puede caracterizarse también por la elaboración de planes que abarcaron la totalidad del Area Metropolitana.

Si bien en los mismos no existen propuestas en detalle para el Area Sur, no se pueden ignorar las consecuencias de los mismos sobre el área de estudio. Entre estos estudios merecen citarse el Esquema Director del Año 2000 y el Estudio Preliminar del Transporte para el Area Metropolitana.

El Esquema Director Año 2000 fue elaborado por la Oficina Regional de desarrollo Area Metropolitana de Buenos Aires, dirigida por el Arq. Juan Ballester Peña. Los estudios comenzaron en diciembre de 1969 y la publicación de la totalidad del trabajo data de 1970.

El plan propiciaba el crecimiento continuo del Area Metropolitana hasta alcanzar una población de 13.000.000 de habitantes, tomando como año horizonte el 2000. Las nuevas zonas de expansión se orientarían en sentido lineal Noroeste – Sudeste. Para lograr este finalidad, el esquema proponía el trazado de tres autopistas en la dirección señalada y de un nuevo ferrocarril metropolitano denominado Red Expreso Regional.

Cabe agregar que la implementación de esta propuesta habría implicado una fuerte inversión en infraestructura y probablemente este gran corredor de transporte, habría generado un impacto ambiental negativo en la urbanización existente.

No obstante, en el Plan se hace un estudio detallado del funcionamiento en conjunto del Area Metropolitana y se puede apreciar, en lo que respecta a la Zona Sur, que es el sector con mayores deficiencias en infraestructura y con áreas inundables.

Es de destacar que la propuesta de los corredores de alta velocidad incidiría directamente sobre el área de la ciudad al sur de la Avenida Rivadavia; ya que el punto de partida se localizaba en Constitución.

Por otra parte, se considera la ampliación y remodelación del Area Central hacia el Sur y la creación de espacios verdes (Parque Central Metropolitano), localizados en el sector del Puerto.

También de carácter regional fue el Estudio Preliminar del Transporte de la Región Metropolitana. Dicho trabajo fue realizado por el Ministerio de Obras y Servicios Públicos en 1972 y estuvo dirigido por el Ing. Ezequiel Ogueta. Contó además con una Comisión Asesora integrada por los Directores de la Oficina Regional de Desarrollo del Area Metropolitana, de Subterráneos de Buenos Aires, de Ferrocarriles Argentinos, de la Dirección de Vialidad, del Plan Regulador de la Municipalidad de Buenos Aires, entre otros.

Este trabajo tenía por finalidad caracterizar las modalidades del transporte en el área. Si bien no trata específicamente el tema del Area Sur, presenta un detalle de la ciudad en lo que respecta a la distribución de población y empleos y a la generación de viajes y tránsito de cargas. Pueden verificarse en el mismo los niveles socioeconómicos para la zona de estudio y las implicancias del transporte de cargas en la misma.

Por otra parte, en lo concerniente al transporte de pasajeros, establece los volúmenes diarios de movimiento de personas haciendo un análisis desagregado para la Capital Federal. Lo que permite inferir el importante movimiento del Area Sur y su conexión con los partidos limítrofes.

A pesar del carácter sectorial del mencionado estudio, no puede ignorarse la envergadura del mismo y el aporte de información pertinente para realizar un diagnóstico de la zona.

Otro caso similar al anterior es el estudio producido por los Arqtos. Horacio Torres y Marta Schteingart, denominado “La estructura espacial interna de la región metropolitana de Buenos Aires en 1970. Caracterización social y funcional.”

El estudio citado toma como área de estudio la región metropolitana definida por el Estudio preliminar del Transporte, del cual ya hablamos oportunamente. A los fines metodológicos dicha área fue dividida en una estructura de anillos y sectores, dando como resultado su partición en 44 distritos. Entre ellos encontramos los barrios de La Boca, Barracas, San Telmo, Centro Sur, Parque Patricios, Parque Alte. Brown y Mataderos.

A posteriori, las unidades espaciales de análisis resultaron de agrupar las 44 zonas en las que había sido dividida la región, en anillos. El criterio de agrupamiento seguido fue concebido para resaltar las grandes pautas espaciales de distribución de población y actividades.

Se debe destacar que el esquema de variables utilizado provenía de una categorización de las actividades urbanas en residenciales, comerciales y laborales, las que junto con sus interacciones, permitían describir el sistema espacial en su nivel más general.

El resultado de la aplicación de estos indicadores pone en evidencia, una vez más, que la Zona sur de la ciudad, y particularmente el sudoeste, es la peor servida y donde se detectan los niveles socioecómicos más bajos.

Finalmente resta consignar que este trabajo de análisis fue comenzado en 1970 y publicado por la Revista Interamericana de Planificación en 1973.

De carácter mucho más reciente, es el Plan Estratégico Consensuado para la Ciudad de Buenos Aires. Sus comienzos datan de 1994 cuando se lanzó la convocatoria  a través del Programa Buenos Aires 2000, auspiciado por la Universidad de Buenos Aires y el Instituto de la Administración Pública (INAP).

Dicha convocatoria tuvo como objetivo generar un espacio participativo, con el fin de obtener consenso acerca de las grandes visiones de la Ciudad.

Como metas a alcanzar mediante este proceso, se destaca la necesidad de elaborar un diagnóstico de la Ciudad, de desarrollar la identidad de la misma y de proponer estrategias para encaminar las acciones de planeamiento.

Resulta interesante señalar que mediante esta convocatoria se logró la participación de Organizaciones No Gubernamentales; de empresas de servicios públicos y privados; de funcionarios del Gobierno Nacional, Provincial y Municipal; de representantes de Colegios de Graduados y de legisladores, técnicos docentes e investigadores.

En el transcurso de 1995, se definió la estructura operativa de la Asamblea General, se organizaron las Comisiones de Trabajo, se firmo el Acta final de compromiso para la Elaboración del Plan Estratégico Buenos Aires 2000 y se realizaron seminarios de trabajo con la participación de expertos españoles.

Los principales temas a los que se abocaron las Comisiones fueron: Política Institucional, Economía Urbana y Financiamiento, Espacio Público, Calidad de Vida y Programa de Acción del Plan Estratégico.

Como resultado del trabajo de las comisiones a principios de 1996 se publicó la etapa de diagnóstico. Posteriormente se organizaron Seminarios Internacionales y se arribó a la presentación de Escenarios Alternativos y a la confección de un Perfil Estratégico para la Ciudad, donde se señalaron sus fortalezas y debilidades.

La publicación del Informe Final sobre “Visión, Estrategias y Objetivos de la Ciudad de Buenos Aires” conjuntamente con la producción del material audiovisual, datan de principios de 1997, año en el que también se realizaron una serie de encuentros en la ciudad de Barcelona, como tareas previas a la concreción del Coloquio “Hacia una estrategia para Buenos Aires”.

En conclusión, la detección de las áreas–problema de la ciudad, las propuestas de posibles soluciones y el avance para la concreción del Plan Urbano Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires, pueden señalarse como los puntos más favorables del Programa Buenos Aires 2000; además de la amplia participación de los diferentes sectores de la Comunidad.

 

 

7 – POLITICAS HABITACIONALES PARA EL AREA

 

Al hablar de vivienda no podemos dejar de referirnos a los planes concretos de viviendas de interés social y cómo estos están relacionados con programas de gobierno, 0es decir con la dimensión política.

Nuestro país, según un trabajo de investigación publicado hace algunas décadas por el Arq. O. Yunovsky, se desarrolló de acuerdo con el modelo hegemónico impuesto por las clases que detentaban el poder y las características sociales de la época histórica  considerada. 

Hay que señalar que en la década de los 80, los planes de vivienda de interés social están ausentes en las políticas sectoriales de planeamiento.Recién a partir de 1996 el Gobierno de la Ciudad por intermedio de la Secretaría de Planeamiento Urbano y la Comisión Nacional de la Vivienda comienza la ejecución de varios proyectos de viviendas nuevas dirigidos a sectores de recursos medios y medios bajos no cubiertos por la actividad privada. La información suministrada consigna las siguientes cifras: en desarrollo y ejecución 3784 viviendas; entregadas 814 y créditos para emergencias, 319 soluciones. Entre las nuevas urbanizaciones (consolidación y saneamiento de villas), figura la de Flores Sur (ex villa1-11-14) con 659 viviendas; la de Lugano (ex villa 20) con 168 viviendas; y la de Cildáñez (ex villa 6) con 52 viviendas. Entre otras acciones se destaca la renovación de conventillos en La Boca (en total veintiuno), de los cuales están terminados y entregados los correspondientes a la primera etapa y en ejecución los de la segunda.

 

 

8 – LOS TRABAJOS EN CURSO

 

La Ciudad de Buenos Aires cambia su status político a partir de la Reforma Constitucional de 1994, con algunas excepciones, pasa a tener una autonomía similar a la de las provincias. De esta forma, el Gobierno de la Ciudad comienza a delinear el Plan Estratégico y un Plan Urbano Ambiental, convocando a los sectores e instituciones más representativos. En el apartado anterior se intentó esbozar una breve cronología de este proceso.

Como continuación de las acciones mencionadas y dentro del marco de la Secretaría de Planeamiento se han organizado Talleres, cuya finalidad consiste en consultar a los actores sociales involucrados para enriquecer, mejorar y corregir los diagnósticos por ella elaborados.

Entre los Programas de Desarrollo Urbano encarados por el Gobierno de la Ciudad hay varios que involucran a la Zona Sur. A continuación se presenta una síntesis de los mismos:

 

-PROGRAMA 1- Buenos Aires y el Río

La Boca: obras de control de inundaciones y nueva rambla costera. Políticas de mejor calidad para los usos residenciales.

Dársena Sur: vinculación del área con Puerto Madero y el espacio público de Costanera Sur. Mejoras en el transporte en general.

Puerto Madero: Mejoras en el transporte público y tratamiento del impacto urbano de la autopista La Plata - Buenos Aires.

Reserva Ecológica: protección y control de áreas de la misma. Proyecto de nuevas áreas parque para actividades recreativas con llegada a la costa del río.

Costanera Sur: Paseo Parque unificador de toda el área. Preservación de las obras escultóricas. Exclusión del tránsito pesado. Mejoras en los espacios públicos. 

 

-PROGRAMA 2- Área Sur

Constitución: optimización de las transferencias de los transportes y sus accesos. Recuperación del espacio bajo la autopista 9 de Julio para uso público.

Barracas: reordenamiento del tránsito. Redefinición del área ferroviaria con transferencias de carga, playa de camiones en tránsito y servicios generales. Estudio del destino del área de hospitales. Proyecto para la nueva costanera de Borde del Riachuelo.

Patricios–Pompeya: programas de radicación de pequeñas y medianas empresas. Renovación del área inmediata al Club Huracán. Optimización del uso de parrillas de vías del ferrocarril. Generación de una nueva infraestructura para la radicación de villas.

Soldatti–Lugano: reordenamiento urbano de las áreas recreativas, de transferencia, de equipamiento, comercio y residencia en el área directa y de influencia del Parque Alte. Brown. Adecuación la estación Virreyes como área de nueva centralidad del barrio. Desarrollo del centro de transporte y ordenamiento general de Puente La Noria. Promoción de un nuevo centro de actividades con carácter metropolitano.

Mataderos: radicación de pequeña y mediana industria no contaminante. Mejora del espacio público, tránsito y transporte.

 

-PROGRAMA 5 – Montserrat - San Telmo

Montserrat- San Telmo: reafirmación del valor patrimonial del área. Consolidar el circuito de la calle Balcarce y su área de influencia. Recuperar el tejido residencial. Adecuación del recorrido de museos y centros culturales. Enfatizar el rol del Parque Lezama. Vinculación con el impacto positivo para el área de Puerto Madero

 

 

9 – A MODO DE SINTESIS

 

Como corolario de todo lo expuesto, puede afirmarse que si bien en distintas épocas existió la preocupación de lograr el equilibrio de la ciudad de Buenos Aires, y dicha preocupación se tradujo a estudios y propuestas que en mayor o menor medida, tomaban a la Zona Sur como eje centralizador de proyectos.

Sin embargo, la realidad nos muestra aún queda un largo camino por recorrer.

En los planos que se incluyen al final de este trabajo, puede observarse la crítica situación sociohabitacional que padece el área.

En efecto, de la avenida Rivadavia hacia el sur, el déficit en materia de vivienda es más que evidente. El área sur concentra la mayoría de las “villas miseria” de la ciudad.

Tal vez por este motivo, entre los planes prioritarios está el de la consolidación de los asentamientos espontáneos a través de la provisión de infraestructuras de servicios y equipamientos, para integrar estos núcleos al conjunto de la ciudad.

Otra propuesta que podría mejorar la situación del sector habitacional, consiste en la reconversión de los conventillos e inquilinatos, que también se concentran en la zona sur (La Boca, Barracas, Constitución, San Telmo).

La propuesta de reconversión de espacios productivos; la renovación de áreas degradadas y la recuperación de espacios verdes, son otros de los tantos temas que el Gobierno de la Ciudad tendrá que encarar, para mejorar las condiciones de esta extensa zona urbana.

Por lo tanto es de esperar esta vez, que todos los objetivos divulgados por el Plan Urbano Ambiental, lleguen a concretarse en el corto y mediano plazo. porque de lo contrario, el Area Sur seguirá siendo un problema que en diferentes instancias de planeamiento ha sido detectado; pero cuya solución nunca llega.

 

 

10 - BIBLIOGRAFIA

 

Boletín informativo Techint (1987). La Boca. Identificación del proyecto para su puesta en valor. Buenos Aires.

Consultores Europeos Asociados S.A. (1990). Plan Estratégico de Antiguo Puerto Madero. Doc.A. Buenos Aires.

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires(1998) Plan Urbano Ambiental. Buenos Aires

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Junta de Andalucía, ICI (1997). La Manzana de San Francisco. Buenos Aires.

Intendencia Municipal, Comisión de Estética Edilicia (1925): Proyecto Orgánico para la Urbanización del Municipio. El Plano Regulador y de Reforma de la Capital Federal. Buenos Ares, Ed. Peuser

Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires (1971) Plan de Renovación Urbana de la Zona Sur de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires

Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Secretaría de Obras Públicas, Consejo de Planificación Urbana (1987). La Boca. Programa “Recup Boca”. Buenos Aires.

Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires. Organización del Plan Regulador (1968), Descripción Sintética del Plan Regulador. Buenos Aires.

Rev. La Arquitectura de Hoy(1947). Le Corbusier. Plan Director para Buenos Aires.

Rev. S.C.A. (1955) Evolución del Gran Buenos Aires en Tiempo y Espacio. Buenos Aires.

Rev. S.C.A. Nº 186 (1997)

Suárez Odilia. Planes y Códigos para Buenos Aires (1925 – 1985) (1986), FADU. Buenos Aires.


Ponencia presentada en el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.