Inicio > Mis eListas > encuentrohumboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 447 al 466 
AsuntoAutor
49/04 - La comarca Humboldt
50/04 - PLANIFICAC Humboldt
51/04 - DESARROLLO Humboldt
52/04 - HACIA LA C Humboldt
53/04 - LAS EXPRES Humboldt
54/04 - ARANCELES Humboldt
55/04 - FICHA DE I Humboldt
56/04 - LA REVOLUC Humboldt
57/04 - NUEVAS TER Humboldt
58/04 - MEDIO AMBI Humboldt
59/04 - HOTEL LIBE Humboldt
60/04 - RELACIONES Humboldt
61/04 - ARANCELES Humboldt
62/04 - LAS INFRAE humboldt
63/04 - DESDE UN L Humboldt
64/04 - VILLA CARL Humboldt
65/04 - LUGAR DEL Humboldt
66/04 - POLÍTICAS Humboldt
67/04 - ¿Dónde que Humboldt
68/04 - POLÍTICA E Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
ENCUENTRO HUMBOLDT
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 474     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:[encuentrohumboldt] 49/04 - La comarca en una estructura no globalizada
Fecha:Martes, 2 de Marzo, 2004  00:36:36 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
 

La comarca en una estructura no globalizada”

 

Enrique Hugo Fabregat

 

Universidad Nacional del Comahue

Centro Regional Zona Atlántica


 

INTRODUCCION

 

La ciudad de Viedma y Patagones conforman la denominada comarca en el valle inferior del río Negro, localizado en el extremo sur de la provincia de Buenos Aires y nordeste de la provincia de Río Negro. La primera desde 1957 es la capital provisional hasta que se declara por ley del año 1973 capital de la provincia, y la segunda es cabecera del partido más meridional de la provincia de Buenos Aires.

 

Esta localización, por cierto fuera de los principales ejes de circulación de la Argentina, es uno de los elementos que ha conspirado permanentemente contra el crecimiento  sostenido de estas ciudades. 

Durante el siglo XX, diferentes situaciones afectaron las posibilidades de desarrollo de la zona. A principios del siglo, cuando la Argentina oligárquica vivía su apogeo, se había integrado a la economía mundial y la pampa húmeda, al menos, se había modernizado con la agricultura y la ganadería, la inmigración y los ferrocarriles. En nuestra región, la realización de proyectos imaginados desde Buenos Aires la afectaron negativamente. En efecto, en 1899 se inaugura la línea ferroviaria que unía el Alto valle de Río Negro con Bahia Blanca, vía Choele Choel. De todas maneras, históricamente Viedma fue marginada de las posibilidades de desarrollo, así en el momento de elegir fortalecer y poblar una región, se optó por el Alto Valle de río Negro, en la época de una Argentina en crecimiento entre 1880 y 1940 aproximadamente. Este valle con condiciones físico naturales para la explotación agrícola tenia posibilidades de ser trabajado. Por lo tanto, el trazado de las vías de circulación y la llegada del ferrocarril aparecen antes en la región del alto valle que en el valle inferior.(1)

A partir de la provincialización del territorio de Río  Negro, la economía regional que se basaba en la ganadería ovina extensiva, pierde peso frente al rol significativo que va adquiriendo la administración pública.

El mayor factor transformador del paisaje es, en esta región, la utilización del río Negro para el desarrollo de la agricultura bajo riego. Después de declararse a Viedma capital de la provincia, se comenzó a pensar en un proyecto de desarrollo económico que contuviera a la región y permitiera a Viedma y Patagones pensar fuera de una economía tan atada a la administración pública

En 1961 próspera la idea de modificar el paisaje del valle inferior incorporando una importante área bajo riego, el Instituto de Desarrollo del Valle Inferior como ente rector del proyecto prevé la incorporación de 65000 has. bajo riego en la margen sur  del río Negro. Se trata de la implantación de un paisaje rural planificado. El proyecto ya en marcha prevé también la instalación de un área de agroindustrias asociadas y la creación de un  centro de servicios rurales.

Sin embargo este proyecto, agropecuario de explotación agrícolo-ganadera bajo riego, que significo una gran inversión y de un potencial económico interesante para la comarca, tampoco logró los objetivos la inserción que este modelo agropecuario se pensaba que iba a tener en la región, según lo que se había proyectado.

Con el IDEVI se intentó poner en valor los recursos naturales del extenso valle, mediante una fuerte inversión pública en obras de infraestructura de riego, drenaje y caminos con el agregado estratégico del Puerto de San Antonio Este. Se ampliaba la frontera agropecuaria, con la integración secano-riego en lo ganadero y la producción de frutas y hortalizas bajo riego. Se sumaría a ello un valor agregado a ambas actividades a partir de asentamientos industriales. En el caso de Viedma, el protagonismo alcanzado por su posición ventajosa como capital de provincia, la construcción de la obra de riego en el valle inferior del río Negro y sus posibilidades de ampliación, no sirvieron como respuestas ante la crisis de los estados provinciales y las reformas realizadas en la administración pública provincial ni significaron un cambio profundo en las economías dependientes de un estado que provee de sueldos, en forma mensual, a un gran número de trabajadores. El proceso que se da en otros lados, y también se manifiesta aquí con la desaparición de subsidios y se pierden además actividades productivas. Se diluyo así la esperanza de que ante la crisis del estado, la solución estaría en las actividades agropecuarias propicias para la zona.

El binomio urbano Viedma - Carmen de Patagones, que aquí se analiza, con aproximadamente setenta mil habitantes, organiza toda el área de influencia circundante. Ambas ciudades, que transcurrieron los cien primeros años de vida juntas, luego separadas juridiscionalmente al crearse la gobernación de la Patagonia, siguen unidas en los aspectos funcionales.

Durante la década del sesenta y setenta se hicieron esfuerzos por replicar un estado de bienestar en estas latitudes que permitiera a la sociedad vivir con cierto grado de seguridad y confort bajo la protección del estado. Es así, que la región en cuestión, por ser eminentemente administrativa, se vio fuertemente favorecida por esta situación, con una concepción urbana de crecimiento moderado, con algunos momentos históricos de fuerte crecimiento edilicio por iniciativa pública principalmente y de participación privada con apoyo del estado. No obstante estas transformaciones no significaron cambios en lo económico sino solamente en la estructura edilicia de la comarca, generando sólo mano de obra requerida para trabajar en la construcción. Pero el verdadero cambio esperado, que podía significar la radicación de industrias en la región principalmente relacionadas con las actividades agropecuarias, no se dio y las pocas industrias que se radicaron en la zona terminaron  emigrando a otras localizaciones más convenientes o directamente se cerraron en forma definitiva. Los problemas que se observan en la comarca son propios de una base económica estatal, donde es interesante la masa de dinero que entra, que a su ves se encuentra con la desventaja que perjudica el incentivo a correr riesgos de invertir.

Por otra parte, en el año 1986 la propuesta de traslado de la capital de la república a la región de Viedma y Patagones abrió la posibilidad de cambios y transformaciones profundas en este espacio, pero el proyecto no próspero y una vez más la región vio fracasar la posibilidad de salir de la posición marginal en la que se encuentra.

En cuanto a la tendencia mundial, podemos observar que los tres fenómenos indisolublemente entrelazados que inciden en la dinámica territorial como resultado del avance de la globalización y de la desregulación son, según Carlos A. de Mattos :“a. La creciente autonomización del capital, tanto en lo que respecta a las indicaciones públicas como a sus relaciones con lo material, aparece como resultado lógico de la consolidación del protagonismo efectivo del capital privado en las decisiones sobre acumulación y crecimiento, estimulado por las condiciones generales establecidas por la desregulación. Este hecho ha redundado en lo fundamental, en una progresiva pérdida de la capacidad de los estados naciones para regular los movimientos del capital que, cada día con mayor fuerza, tienden a sobrepasar las regulaciones y las fronteras nacionales en pos de los destinos sectoriales o territoriales percibidos como más rentables. Al mismo tiempo, como componente del mismo proceso, el mercado del dinero paulatinamente se ha ido divorciando del de las mercancías de manera que el flujo internacional de capitales ha ido perdiendo relación con el volumen del comercio mercantil en una secuencia de progresiva autonomización del componente financiero por el cual el dinero por sí mismo ha pasado a ser una mercancía.

b. La persistente intensificación de la secular tendencia a la conglomeración del capital en un cuadro donde las fusiones, adquisiciones, joint ventures, etc. han adquirido el carácter de hechos cotidianos en el noticiero de la economía mundial con el obvio resultado de que un número creciente de estructuras empresariales imbricadas en redes globales, se han constituído en los protagonistas centrales de la vida económica en el nuevo escenario, pasando a comandar la dinámica productiva a escala mundial.

c. El progresivo debilitamiento de las raíces territoriales del capital, consecuencia natural de la formación, expansión y consolidación de enormes estructuras empresariales multinacionales y multi-regionales, cuya presencia se ha afirmado en la cúpula de los procesos internacionales y nacionales de acumulación. Consecuentemente el capital tiende a moverse más libre y velozmente en una incesante búsqueda de los nichos sectoriales o territoriales de mayor rentabilidad dejando de lado toda consideración sobre sus orígenes o vinculaciones nacionales o regionales”.

Durante algunos años de relativo optimismo en los que se creía que las nuevas formas de organización del trabajo llevarían a una  más equitativa distribución territorial de la acumulación y el crecimiento, la tendencia a la concentración ha vuelto a presentarse como una de las consecuencias más nítidas de la nueva dinámica económica. La característica más prominente de la distribución geográfica es la concentración, fenómeno que se dio en la zona, no existiendo ningún indicador aparente que nos lleve a pensar en una posible transformación. (2)

Las cuestiones tecnológicas constituyen otro de los elementos que hay que tener  en cuenta en una posible transformación y que sirve de potencial si pensamos en futuros cambios que se van a dar en el espacio. Se puede decir, en una panorámica general que el cambio tecnológico actual trae de acuerdo con lo puntualizado por Ricardo Mendez en su Geografía Económica.

1. Una modificación de las relaciones espacio-tiempo a partir de la mejora de las comunicaciones que permite operar en tiempo real y de forma simultanea desde lugares múltiples.

2. Una densificación de las redes de flujos tangibles e intangibles que interconectan las empresas y los territorios, facilitando un funcionamiento sistémico en escalas espaciales cada ves más amplias.  

3. Una nueva división espacial del trabajo, en función de la desigual capacidad mostrada por cada territorio para producir o incorporar innovaciones tecnológicas origen de nuevos contrastes espaciales de carácter más cualitativo y cuantitativo.

4. Una creciente presencia de las actuaciones tendientes a promover la innovación tecnológica y su difusión en el tejido productivo y social, dentro de las políticas de desarrollo y ordenamiento territorial.(3)

 

Esta situación planteada, a nivel mundial, no se manifiesta en la zona que estamos analizando. Hoy día existe un amplio debate, acerca de las ciudades en una  economía global que marca un tipo particular de ciudad en la economía mundial desde principios de los ochenta. Básicamente, es el resultado de la intersección de dos procesos fundamentales. Uno es el gran crecimiento de la globalización de la actividad económica y el otro es el crecimiento de la intensidad de los servicios en la organización de la economía. Si trasladamos estas consideraciones a la zona analizada podemos observar que ninguna de estas particularidades se da aquí.

Ante estas perspectivas la región llega al proceso de reestructuración y globalización imperante en el mundo desde la década del ochenta sin tener una política clara respecto a cual es el rol que estas dos ciudades van a jugar en este modelo, los cambios producidos en la organización y la distribución territorial de los mercados pareciera como que no ha tenido incidencia en esta región en cuanto a los procesos de urbanización y de metropolización, teniendo en cuenta el papel que juegan las ciudades en el nuevo escenario globalizado.

Existe hoy en el mundo una demanda creciente de servicios por parte de las empresas, y las ciudades son sitios preferidos de producción para dichos servicios, sea en los niveles global, nacional y  regional. Aquí no existen empresas que demanden servicios sofisticados en una escala media; las demandas son mínimas y en cuanto a mano de obra las mismas son cubiertas por la oferta local. (4) 

A partir de este marco general y en este contexto, es que se tratará de analizar la necesidad de una política regional que permita pensar en la inserción y luego en la permanencia de la región en una estructura globalizada. El contexto aludido se enmarca durante el siglo XX en la falta de una política clara que permita incluir a Viedma y a  Patagones en el esquema nacional de la estructura vial del país para ayudar así a la integración de la zona. Desde la traza de las vías de comunicación ferrocamineras, la falta de una política de incentivo a la producción agrícola del IDEVI, la frustración de un proyecto nacional como el traslado de la capital federal, etc. fueron sucesivos proyectos, que no se decidieron en la región, que llevan a pensar si han  sido bien elegidos y si esto no ha sido un  motivo más de estancamiento debido a la suma de los efectos negativos de la frustración que dejan los proyectos truncos.

 

 

DESARROLLO

EL CASO VIEDMA - PATAGONES

 

En este contexto global se encuentra Viedma - Patagones con una sociedad fuertemente marcada por su dependencia  del estado provincial, sujeta a un proceso de ajuste y a procesos sociales desmovilizadores, que significan realizar un esfuerzo muy grande para poner en marcha un proceso conjunto de crecimiento y desarrollo.

Todas las transformaciones  ocurridas en el mundo y que se caracterizaron por las situaciones antes descriptas, no se dan aparentemente en este lugar o no han tenido un efecto directo sobre la región. Sobretodo hay que destacar el rol del estado en función de la sociedad en general y también las sucesivas crisis fiscales provinciales que repercutieron en la región, cuya población esta muy ligada a la administración pública.

Esta situación de crisis económica trajo como consecuencia la suspensión o atrasos en el pago de los sueldos, la reducción de los mismos y de la planta de personal, provocando una depresión socioeconómica importante en la zona, con efectos de paralización en cuanto a iniciativas y emprendimientos.

Además, estas dos ciudades no forman parte de una política regional, que refleje coherencia entre los objetivos de la ciudad y la región, no existe coordinación entre ambas e incluso, a veces, los objetivos pueden llegar a ser contradictorios. No ha existido una desburocratización de la administración que permita una acción flexible y orientada al mercado. Tampoco ha existido una participación activa de los diferentes actores involucrados que haya permitido hacer efectivo el sistema. Por otra parte la comarca no adopta una “imagen corporativa” o “imagen de marca”, basada en ventajas diferenciales o puntos fuertes que ésta posea. Esto exige un planteamiento global en lugar de acciones sectoriales como se han venido dando. El objetivo principal debe ser la promoción del bienestar, y a los beneficios económicos deben agregarse los sociales y culturales.

Es necesario tener en cuenta que el lugar debe ser atractivo por alguna condición ya sea para el establecimiento de empresas o para la atracción de visitantes. Se impone hacer de la ciudad un lugar agradable para vivir y esto implica la necesidad de adoptar políticas coordenadas de desarrollo, renovación y promoción urbana. Las condiciones a tener en cuenta están relacionadas con los servicios e infraestructura, con la mano de obra disponible y con las condiciones del lugar.

Si reflexionamos acerca de las condiciones que debe tener un lugar para la instalación de empresas podemos decir, a partir del análisis de los servicios actuales de la ciudad, que dichas condiciones son deficientes en esta zona, sobre todo en algunos servicios imprescindibles para el funcionamiento de las mismas, tales como las comunicaciones y la aplicación de tecnologías.

Los principales requerimientos de las empresas son los servicios terciarios y tecnológicos, buenas vías de comunicación, un aeropuerto bien equipado de rápido acceso y comunicación y buenas posibilidades de conexión con otros aeropuertos del país y del extranjero. Las condiciones actuales del aeropuerto de Viedma solo ofrece servicios muy escasos, con apenas un vuelo de lunes a viernes de Buenos Aires a Viedma ida y vuelta, con extensión hasta Comodoro Rivadavia un vuelo provincial de lunes a viernes que une las ciudades de San Carlos de Bariloche, General Roca y Viedma ida y vuelta, y apenas un vuelo regional dos veces por semana que llega a Trelew, Neuquen, Puerto Madryn, Bahia Blanca y Mar del Plata. De todas formas, la infraestructura  es mayor que la que hoy requiere el sector privado de la comarca. Aquí surge la pregunta que es antes la empresa o la infraestructura.  

Observamos a continuación un cuadro de la actividad desarrollada según el censo de 1991, que muestra el escaso desarrollo de las ocupaciones relacionadas con potenciales empresas:

 

Población de 14 años y más ocupada por rama de actividad económica.

Departamento de Adolfo Alsina. 1991

 

 

 

Concepto

Valores

 

 

Absolutos

Relativos %

 

 

 

Total

        17.755

100,00

 

 

 

Agricultura, ganadería y silvicultura

         1.817

10,23

Pesca

              12

0,07

Minería

              -  

0,00

Industria

            879

4,95

Electricidad, Gas y Agua

            301

1,70

Construcción

         1.413

7,96

Comercio

         2.190

12,33

Restaurantes y Hoteles

            276

1,55

Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones

            454

2,56

Intermediarios Financieros y seguros

            338

1,90

Act. Inmobiliaria y Servicios a las empresas

            366

2,06

Actividades Inmobiliarias

39

0,22

Alquiler de maquinarias y equipos s/ operador

16

0,09

Informática y actividades conexas

28

0,16

Investigación y Desarrollo

20

0,11

Otras Actividades Empresariales

263

1,48

Administración Pública

         4.747

26,74

Educación

         1.599

9,01

Salud y Servicios Sociales

            825

4,65

Servicios Comunitarios, sociales y personales

            549

3,09

Servicios Domésticos

         1.820

10,25

Desconocido

            169

0,95

Fuente. Censo Nacional de Población y Vivienda. INDEC

 

De la observación de este cuadro podemos ver que para el departamento Adolfo Alsina que comprende las localidades de Viedma, Guardia Mitre, San Javier y El Cóndor, la primera cumple la función de ciudad capital como ya se dijo, las dos siguientes son centros de servicios rurales y el cuarto es un centro de servicios turísticos. La actividad principal es la administración pública con 4747 personas a los que se suman 1599 personas que corresponden a educación y se los considera como empleados públicos. Solo 1735 en actividades inmobiliarias y de servicios a las empresas, personas ocupadas en electricidad, gas y agua, restaurantes y hoteles, transporte, almacenamiento y comunicaciones, financieras y seguros. Del total solo 366 ocupadas en servicios a las empresas e inmobiliarias. Vemos que directamente relacionadas con potenciales empresas el valor es muy bajo, con una gran diversidad de ocupaciones, con casi un 35% menos de lo que ocupa la administración pública exclusivamente. Con respecto a la actividad industrial, sólo 879 personas del total están ocupadas en este rubro.

La disparidad de valores que presenta para el año 91 se mantiene, dado que las transformaciones de esta última década por cierto no han modificado demasiado la estructura de ocupación de la población en la región del Valle Inferior. Podemos inferir por las características de Patagones, que la situación es similar y difícil de revertir en el contexto actual.

Esta tendencia sigue aparentemente igual sin existir indicadores precisos que permitan pensar en cambios a corto, mediano plazo. La administración pública y la educación son hoy las principales fuentes de trabajo en la región.

 

 

Población de 14 años y más según calificación ocupacional

Departamento Adolfo Alsina y provincia de Río Negro. Año 1991

 

Total                            17.755      %        196.151      %   

profesional                       893       5            8.484       4

técnico                           3.293     19          32.374     17

operativa                        6.819     38          72.538     36

no calificada                  4.191      23          55.663     28

sin información             1.625

desconocido                     104

ignorado                           830         

 

Según la calificación ocupacional se observa que aproximadamente el 50% de la población se ubica en el sector profesional técnico y operativa. Mientras que el personal capacitado para Viedma es del 24% para el total de la provincia de Río Negro es del 21%. Esto permite elaborar un supuesto que, en caso de que este porcentaje se traslade a las actividades relacionadas con el sector privado, esta capacitado para trabajar en el mismo. La inserción en una modalidad totalmente distinta de actividad supone una adaptación y una capacitación en la rama que vaya a desempeñarse. El conocimiento es otro de los elementos importantes en el crecimiento económico hoy, es este caso lo que  esta haciendo es una transferencia de tecnología.

En Viedma, el total de depósitos en los bancos es de noventa millones de pesos, de los cuales veinticinco millones pertenecen al sector público y el resto al sector privado. Una suma nada despreciable si se piensa en las situaciones planteadas anteriormente y a futuro con un encuentro entre los propietarios del capital versus técnicos y científicos que conforman la masa crítica capacitada de la zona.

Como lugar atractivo para los visitantes Viedma-Patagones tiene condiciones histórico, físicas y naturales de fuerte valor paisajístico que hacen del lugar un espacio potencialmente rico. De todas maneras, se requieren inversiones significativas que mejoren los servicios para todo aquel que recorra la zona y pretenda permanecer unos días en ella.

 

La posibilidad de acceder a tecnologías que hagan posible el establecimiento de empresas modernas exige determinadas actuaciones urbanas y dotaciones (parques de empresas, científicos o tecnológicos). El parque industrial de Viedma que en algún momento llegó a tener cinco empresas instaladas y funcionando, más diferentes obradores de empresas de  construcción y caminos, sólo quedó reducido a un  frigorífico y otras de menor importancia. De todas maneras las instalaciones están, pero ponerlas en funcionamiento significa hacer inversiones que el sector público no esta dispuesto a hacer ni tampoco puede. Se debe considerar que la innovación tecnológica permite el acercamiento de los territorios, que conlleva a una reinterpretación de espacio-tiempo, sobretodo, la innovación en los medios de transporte y comunicaciones estrechamente vinculados al modelo de producción flexible que reemplaza la distancia-espacio por la distancia-tiempo. Ante esta posibilidad de aproximación de los lugares no participa la comarca de los beneficios de la integración con otros espacios del país o del mundo.

Es preciso tener en cuenta la calidad de las redes físicas (autopistas, aeropuertos, telecomunicaciones, ferrocarril, transporte urbano, etc.). Es un factor sumamente imprescindible en el momento de pensar en una estrategia de radicación de empresas en la zona, ya que en las condiciones actuales estas dos ciudades sufren el deterioro permanente de sus enlaces de comunicación, sin definir cuál va a ser la política de transporte para la zona. Se observa  la suspensión constante de vuelos, la desaparición del ferrocarril tanto de pasajeros como de cargas, la falta de conexión con algunos puntos del país por medio del transporte por colectivo al menos en forma directa. La falta de una red vial en buenas condiciones demanda la necesidad de programar grandes obras de infraestructura, como así también el mejoramiento de los servicios ya existentes. Si se quiere pensar en una  ciudad que se inserte en el nuevo modelo globalizado será necesario emprender este camino. (5)

Por lo tanto, en cuanto a elementos que sean motivo de convergencia empresarial se puede afirmar que está muy atrasada, con respecto a otros lugares de la región y del país con buenas condiciones de sitio. En cambio se puede decir que evaluadas las condiciones naturales del sitio, las ciudades de Viedma y Patagones estarían en inmejorables condiciones para ubicarse como una ciudad atractiva para aumentar el caudal de visitantes y lugar de residencia

En este sentido, es necesario analizar y evaluar otros factores que determinan el atractivo de los lugares, por ejemplo: la calidad de los recursos humanos y el paisaje natural:

a. La mejora de la oferta cualitativa de mano de obra (recursos humanos) implica una política de dotaciones universitarias, formación profesional. En este caso la comarca posee una interesante masa crítica formada en otras universidades del país y en la propia Universidad Nacional del Comahue en el Centro Regional Zona Atlántica con asiento en la ciudad de Viedma y con veintiseis años de existencia en la región. De esta universidad han egresado más de doscientos profesionales de las carreras de Administración Pública, Historia, Letras, Agronomía y Psicopedagogía, con mayor cantidad de oferta académica en los últimos dos años.

 

b. Ambas ciudades se insertan en un paisaje natural de calidad, con río, islas, mar, playas, etc. y con condiciones climáticas buenas que hacen de la zona un lugar atractivo para vivir.

 

A partir de los problemas que se detectan hoy en la ciudad, se pueden plantear las siguientes necesidades: es indispensable mejorar los servicios urbanos, crear empleos y diversificar la economía urbana. Estas dos ciudades están muy atadas, y más Viedma, al salario proveniente de la administración pública y ante la reducción del estado y las reformas emprendidas por éste, el nivel de vida de la población se vio afectado de tal manera, que significó cambios de hábitos en los habitantes, restricciones en las ventas en los comercios y una alteración en el ritmo de vida, marcando un deterioro que aún continúa.

En consecuencia, es necesario, en estas ciudades incrementar el presupuesto municipal destinado a mejorar la ciudad y el poder político de las mismas, dotar de bases comparativas a las bases del conocimiento, dar soluciones a los problemas sociales que se han incrementado debido a la reforma del estado, el cierre de empresas, los conflictos laborales, la delincuencia y la inseguridad. Todas estas últimas situaciones son producto de las problemáticas planteadas anteriormente y a las que se vieron sometidas estas ciudades en la última década,  sin encontrar todavía una estrategia coherente que les permita insertarse aunque sea lentamente en el mundo globalizado.

Ante tal situación se impone la búsqueda de diversas estrategias, dependiendo siempre de los caracteres geográficos de cada región. Una alternativa es la asociación de ciudades próximas que aúnen sus esfuerzos de crecimiento en pos de un desarrollo en  el que se complementen eficazmente las políticas individuales. Prueba de estos son las experiencias iniciadas hace poco tiempo en temas relacionados con el turismo como el corredor de las playas que involucra a las provincias de Buenos Aires, Río Negro y Chubut.

Si se adopta una perspectiva más amplia, se puede pensar en modelos estratégicos de asociación, que descansando en los principios de la especialización y la complementariedad, configuran las relaciones urbanas horizontales y verticales formando un modelo de integración de redes urbanas regionales.

Esta idea supone que las ciudades vecinas deben asociarse, repartiéndose entre ellas ventajas y equipamientos, lo cual no siempre es fácil de lograr en la realidad. Sin embargo, según Precedo Ledo estas políticas suelen ser las más adecuadas para este tipo de estructura regional, en razón de la proximidad a otras ciudades de tamaño mediano o pequeño.

De este modo en el caso particular que nos ocupa, el esquema de redes urbanas está asociado a la actual estructura de caminos de la región que conectan diferentes localidades; una red conecta Buenos Aires, Bahía Blanca con Patagones y Viedma, ésta es una relación muy directa, sobretodo con la última ciudad. De aquí al sur pierde fuerza la red que se mantiene hasta la ciudad de San Antonio Oeste y Las Grutas con un intercambio y relación significativa. Más al sur, comienza a sentirse la presencia de Trelew y Comodoro Rivadavia. Hacia el oeste la comunicación es con el Alto Valle de Río Negro y Neuquen, pero si bien es fuerte en cuanto a las actividades de la administración pública no lo es en el aspecto económico.

 

El modelo de redes constituye una estrategia complementaria muy útil para las ciudades medias que, mediante el proceso de asociacionismo y complementariedad, podrían competir con los grandes centros urbanos, lo cual de otro modo sería difícil de lograr.

Podemos observar que pese a las diferentes situaciones complejas por las que pasó la historia de estas dos localidades, ellas, han seguido un crecimiento permanente con una identidad regional que hace de la comarca un elemento organizador del espacio en el extremo sur de la provincia de Buenos Aires y nordeste de la provincia de Río Negro. Pero no se observa, por lo menos aparentemente, ningún indicador del sistema económico globalizado, que nos permita pensar en la entrada de este lugar en ese esquema.

Considero que cada uno de los elementos aquí considerados como potenciales para incluir este lugar, necesitan de un análisis mucho más profundo y puesto en valor para competir con otras zonas del país.

Podemos ver que cada una de las situaciones que hicieron pensar en un retroceso o avance para la zona como la llegada del ferrocarril, la construcción del área de riego, etc., todos fueron momentos que significaron cambios en la economía y en la organización del espacio regional. Pero que no lograron marcarle un rumbo ascendente hacia el futuro. Ahora sí ha llegado el momento impostergable de preparar ese camino.

 

 

CONCLUSION

 

La comarca de Viedma y Patagones posee una localización que genera una estructura de ubicación marginal en el esquema de circulación entre centros en Argentina. La infraestructura de transporte es deficiente y no se ve que tenga posibilidades de modificarse o mejorar en el corto plazo.

Esta zona se relaciona con un crecimiento espontáneo conectado a políticas públicas y fuerzas económicas locales, sin participar del crecimiento que rige el modelo globalizado y que solo beneficia a algunos sectores del espacio nacional.

La crisis en el estado ha golpeado con fuerza las estructuras del Valle Inferior pero, a pesar de esto, sigue siendo todavía una alternativa válida el empleo en la administración pública, que permite permanecer en el mercado de trabajo, aunque sea con un  mínimo de seguridad.

Como núcleo urbano constituye el centro de un proceso de integración regional incipiente que se irá consolidando en la medida que permita la inserción activa en un mundo complejo. La consolidación de una identidad juega un papel decisivo en el desarrollo local.

Tal cual hoy se presenta la región, las posibilidades de incorporación al mercado laboral de las futuras generaciones no será fácil, esta región se presenta como expulsora de población, cuando históricamente fue receptora.

La región, debe poner fuerza en reivindicar sus potencialidades físico naturales que hacen de esta zona un lugar con buenas condiciones para vivir. Como así también, una importante masa crítica que permite incorporarse previa capacitación a un mercado de trabajo diferente al de la administración pública.

Las posibilidades de desarrollo económico vinculados al sector productivo agrícolo-ganadero, con las limitaciones propias del medio físico- natural, es uno de los factores que hacen potencialmente viable una de las salidas para la región.

Es necesario la coordinación de políticas de promoción y renovación urbana, de un lado y de las políticas de desarrollo de las ciudades vecinas, de otro, constituyen dos dimensiones básicas para la adopción de estrategias integradas de promoción y desarrollo urbano.

 

 

 

CITAS BIBLIOGRAFICAS

1.     Rey, Hector y otros. Historia del Valle Inferior. El nuevo distrito federal. Editorial Plus Ultra. Buenos Aires 1987 

2.     de Mattos, Carlos. Globalización, movimiento y capital. Fronteiras na américa latina. Editora da Universidade. 

3.     Mendez, Ricardo. Geografía económica: la lógica espacial del capitalismo global. Editorial Ariel Geografía. Barcelona 1997.

4.     Sassen, Saskia. Ciudades en la Economía Global.

5.     Precedo Ledo. Marketing Urbano. Cap. II

6.      

 

BIBLIOGRAFIA GENERAL

 

Elva Roulet.. La Nueva Capital. Presidencia del honorable Senado de la Provincia de Buenos Aires. Banco de la Provincia de Buenos Aires. 1987

El Traslado de la Capital de la Provincia de Río Negro. Consejo Federal de Inversiones, Secretaria de Planeamiento de la Provincia de Río Negro. 1887.

 



RESUMEN

 

El presente trabajo tiene como objetivo analizar la situación de dos localidades, Carmen de Patagones y Viedma, en un espacio no integrado o muy poco integrado a la globalización. Localización, por cierto fuera de los principales ejes de circulación de la Argentina y como uno de los elementos que ha conspirado permanentemente contra el crecimiento sostenido de estas ciudades.

El trabajo comprende, una primera parte de contextualización de la situación en este abordada, el desarrollo del caso, con una descripción desde diferentes sectores como la administración pública, como principal motor de la economía de la zona, las vías de circulación, las políticas públicas,  el valle bajo riego  y  otros elementos que se han manifestado como organizadores del espacio, en la región en la que se encuentra la comarca.

Finalmente a modo de conclusión –diagnóstico se hace una descripción  de la situación  actual que permite continuar trabajando sobre estas líneas para poder explicar mejor, el fenómeno de los lugares no alcanzados por la globalización. Se intenta con  esto abrir la puerta a la investigación de los posibles lugares no alcanzados por la fuerzas positivas o negativas de la globalización. Y es necesario observar y explicar el comportamiento de estas regiones, como insumo al conocimiento y a la toma de decisiones sobre las mismas.


Ponencia presentada en el Segundo Encuentro Internacional Humboldt. Mar del Plata, Argentina. Octubre de 2000.